Archivo de la etiqueta: Fermín Bocos

“Algo va mal” de Fermín Bocos

«Un hombre poderoso asesinado. Un político intachable. Un lobby internacional que lucha por mantener sus intereses.
¿Es posible salir impune?»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

Cubierta de 'Algo va mal'

Cubierta de: ‘Algo va mal’

Hace mucho viento en Madrid y el día está oscuro, pero se que me espera un rato agradable charlando con un periodista de los de antes, de los que saben apreciar el honor y el amor a la verdad. La lectura es un acto solitario, un placer que necesita silencio, dice él, pero hablar de un libro con el autor después de haberlo leído, ayuda a entender y matizar. Pone las cosas en su sitio, y es un gusto cuando el interlocutor es un buen comunicador.

Estoy con Fermín Bocos, autor de Algo va mal, un libro que arranca y nos retrotrae a un momento clave de la historia reciente, los inicios de la Guerra contra Iraq que él vivió de cerca, fue realmente una operación diseñada para confundir a la opinión pública…  aquello tenía un fin… cómo se puede llegar a crear un estado de opinión a través de la opinión publicada previamente, pero esta es de libro, diseñada al milímetro… Su novela habla de la relación entre los poderes políticos y la prensa poderosa también, de la corrupción, del asesinato… hay tipos que han aprovechado esa situación de preeminencia circunstancial para actuar como si fueran realmente detentadores de un poder que no es suyo, que es de los lectores…

Le digo que me parece una novela dura, incluso cruel. Siento que no hay esperanza porque los poderosos siempre encuentran la manera de salirse con la suya. Hasta los crímenes quedan impunes en este thriller donde son pocos los que se salvan.  Es absolutamente desesperanzador la consideración que hace uno de los personajes: no me preocupa la sangre, me preocupa la tinta. La prensa, los medios y el escándalo… La historia nos remite a un mundo que Fermín conoce muy bien. Me cuenta que ha conocido periodistas extraordinarios que han arriesgado sus vidas y puestos de trabajo por cubrir con honradez lo que en un momento determinado puede ser lo más parecido a la verdad, y en cambio he conocido también a personajes del mundo de la comunicación sin escrúpulos que se creían en condiciones de quitar y poner gobiernos y que habían confundido, lo que a mi juicio es, la esencia del periodismo.  Fermín apuesta fuerte en la denuncia, aunque no lo dice él, lo dicen los personajes… Nunca deja que la verdad arruine un reportaje, afirman los periodistas del director de El Diario. Estremece la frase por lo que implica, por la corrupción que descompone a los que detentan el poder y construyen realidades paralelas a la medida del que paga, manipulan la opinión y juegan con los románticos y los ingenuos. Por eso me parece descarnada, porque no ganan los buenos. No quiere trasladar una opinión desesperanzada, pero, afirma, esta novela policíaca es muy realista.

La historia transcurre en varios escenarios españoles, Madrid, Gibraltar, Sotogrande… y nos transporta también a la que en estos momentos es la capital de la cultura europea para Fermín, Berlín,  cuna de la Stasi con su edificio siniestro que aún provoca terror; París, New York aparecen también, y La Haya, donde se reúne el poderoso y selecto Club Bilderberg, y donde se produce el primer asesinato doble que da origen al título del libro cuando la policía española ve el informe que han elaborado sus colegas holandeses… algo va mal, porque algo no encaja

Todo, en ‘Algo va mal’, es una ficción, que quede claro, pero que a veces se comporta como un anticipo de la realidad. Y es que la ficción permite explicar muchas cosas, en este caso, la corrupción, el abuso del poder para obtener beneficios y la ocultación de noticias que podrían hacer tambalear los cimientos que sustentan un gobierno incluso, porque en lo que atañe a los medios de comunicación, si uno de ellos tiene noticias de un caso de corrupción y lo oculta, está participando en la corrupción.  Y es que la polarización política entre dos bloque, acaba arrastrando también a la prensa.

¿No hay salida?, le pregunto al final. La salida normalmente, querida Maudy es individual, me responde. Todos tenemos un precio, lo que pasa es que no todos cobran de la misma manera.

En la novela no se juzga, insiste Fermín, porque las circunstancias que llevan a cada uno a asumir un determinado rol son distintas y no se pueden pedir mártires en épocas como estas. Pero es verdad que en cuanto veo un santo, lo admiro. En cuanto veo un héroe, le sigo. En cuanto veo que alguien se la juega, es para mi digno de admiración.

Encontramos también profesionales impecables en el thriller, un policía que busca la verdad sin descanso y a pesar de los obstáculos y presiones que no allanan el camino; periodistas que, aún temiendo por su vida, continúan una investigación que puede acabar con su carrera profesional; y un asesino que hace su trabajo con pulcritud y sin ensañamientos innecesario; le redimen, en parte su amor al arte y su gusto por la música.

Novela policíaca con muchos ingredientes para la reflexión. ¿Denuncia también? Políticos incompetentes que tocan de oído; periódicos que pueden destruir famas a la vez que crean mitos… Tendrás que leerla para poder opinar.

PERSONAJES:

  • Cosme Damián, dueño y patrón de EL Diario, asiste en La Haya a su primera reunión con el Club Bilderberg, donde cree rozar la gloria. Es un canalla, sin escrúpulos, con amigos poderosos aunque no cuenta con ninguna simpatía entre sus colegas. Todos le temen. Siempre a la caza de un escándalo y queriendo publicar el primero. Casado con una mujer tan bella como fría en un matrimonio de conveniencia.
  • Gabriel Montañés es inspector de la Policía Nacional y tiene un raro instinto para atar cabos. Tenaz, trabajador solitario, es un romántico que cree en la ley y la justicia. Honrado hasta las últimas consecuencias. Buen profesional.
  • Aquilino Malvar es comisario de la Brigada Criminal y se siente muy presionado por sus superiores, por lo que conmina a sus colaboradores a que resuelvan el caso cuanto antes de malos modos. Pero estos saben que nunca los va a dejar tirados.
  • Julián Santaeugenia vive en “Las Hadas”. Colecciona arte y amantes. Constructor poderoso de un imperio que se tambalea. Odia a Damián y se considera perseguido.
  • Walter de la Roux es marsellés. De pequeño asfixiaba gorriones, ahora es un asesino minucioso curtido por la soledad y el autocontrol. Políglota. Gusta de placeres caros e infrecuentes, como disfrutar de obras de arte únicas mientras escucha música clásica. Cuando suena el teléfono, sabe que hay un “pasajero” que tiene que ser “sancionado”.  
  • Valeria Ulloa trabaja en El Universal, competencia de El Diario; tiene treinta años y es inteligente. Acaba compartiendo información con el inspector a cambio de exclusivas. Algo por algo, pero jugando limpio.
  • Telmo Salcedo se muestra indiferente ante el asesinato del magnate, desde el despacho de acero y cristal que posee en una de las zonas más exclusivas de Madrid. Diputado del principal partido de la oposición. Hará cualquier cosa porque su carrera política no se vea salpicada por un escándalo.
  • Clara Miranda de Celis, viuda de Cosme. Hierática, bella y distante.
  • Mordekai Rojo, Aladino, de origen sefardí tiene triple nacionalidad. Tiene buen olfato para la bolsa y las inversiones, muchos negocios y ninguno limpio.
  • Mikel Azuera investiga la relación con la Stasi de un político poderosa. Destacan en él la ética y el compromiso. Y ahora, el miedo
  • El fiscal Antonio Monteverde, de la Audiencia Nacional presiona a la policía para que no investiguen a alguien que tiene mucho poder…

Y Felipe Mazarrasa, el Club Bilderberg, y muchos más que tendrás que descubrir…

SINOPSIS de Algo va mal:
«Algo va mal. Aquí hay algo que no cuadra», dijo el comisario encargado del caso señalando uno de los dos cuerpos que aparecían en la foto con el rostro desfigurado por el impacto de una bala.
El cadáver de Cosme Damián, magnate de los medios de comunicación y director del influyente El Diario, aparece en su habitación de hotel en Ámsterdam la víspera de una de las elitistas reuniones internacionales del Club Bilderberg a la que iba a asistir.
La intriga se desarrolla en escenarios que transportan al lector a las reuniones privadas del Club Bilderberg en los días previos a la guerra de Iraq; al París del mundo secreto del tráfico de obras de arte; a Berlín cuando todavía operaba la Stasi, la temible policía política de la RDA, la Alemania comunista; o a Gibraltar, puerto de negocios turbios y refugio de espías.
Un thriller trepidante en el que el autor vuelca con inteligencia y solidez narrativa su experiencia como periodista y construye un retrato acerado de la relación no siempre limpia entre la prensa y el poder, con la corrupción como telón de fondo en la España de nuestros días.

“Un thriller trepidante que traspasa las barreras de la ficción.”

Fermín Bocos con Maudy Ventosa

Fermín Bocos con Maudy Ventosa

El autor:
Fermín Bocos (1949) nació en Santander y tiene tres hijos. Es escritor y periodista. Ha dirigido y presentado diversos informativos y programas de actualidad tanto en emisoras de radio como en televisión. Ha sido profesor asociado de la Universidad Carlos III de Madrid y es columnista político de la agencia Europa Press. Ha publicado las novelas El libro de Michael (1998), El resplandor de la gloria (1999), La venganza de Byron (2005) y El informe San Marcos (2009). En el ámbito del ensayo, es el autor de Tecnología bélica y censura en la Guerra del Golfo y Ellas (en coautoría con otros escritores) y el libro de viajes Viaje a las puertas del Infierno (2015).

El libro:
Algo va mal ha sido publicado por Ediciones Destino en su Colección Áncora & Delfín. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 336 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo de la presentación de la novela «Algo va mal» de Fermín Bocos en la sede del Instituto Cervantes de Madrid.

.
Para saber más:
Fermín Bocos en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra, Por Maudy Ventosa