Archivo de la etiqueta: Eva María González

“Maximilien Heller”, de Henry Cauvain

¿Fue Maximilien Heller la «inspiración» de Sherlock Holmes?

Cubierta de: Maximilien Heller

Cubierta de: Maximilien Heller

Recibí el libro Maximilien Heller de Henry Cauvain publicado por la Editorial dÉpoca con cierta curiosidad, pues soy un admirador de Arthur Conan Doyle y de su creación el célebre detective de ficción Sherlock Holmes, y tengo que reconocer que si en vez de figurar Maximilien Heller y el Dr. Jules en la novela, esta fuera protagonizada por Sherlock Homes y el Dr. Watson, no me habría sorprendido, pues parecen casi hermanos gemelos, y eso que los separan dieciséis años. Maximilien Heller fue publicada en el año 1871,  y Estudio en escarlata en el año 1887.

 “Conocí al señor Maximilien Heller el tres de enero del año 1845, a las ocho de la tarde.
     Días antes había sido abordado en plena calle por uno de sus amigos. Jules H…, quien, tras un intercambio inicial de cumplidos me dijo con particular insistencia:
     – Hace tiempo que quería visitarle en su casa, querido doctor, para pedirle un gran favor. Uno de mis antiguos colegas abogados, el señor Heller, quien reside muy cerca de aquí, se encuentra en un alarmante estado de salud.”

De esta forma comienza la novela cuando el Dr. Jules visita a Maximilien Heller a petición de un amigo común. Y un poco más adelante nos enteramos que el banquero Brétag-Lenoir aparece muerto, y los sabuesos de la policía dirigen las miradas se dirigen hacia su criado recién contratado. Poco tendría que ver este crimen con Maximilien si no se hubiera dado el caso de que era el vecino del citado criado, Jean-Louis Guérin, motivo por el cual acudió la policía para preguntarle si conocía los hábitos del criado.
De este modo a través de las palabras del doctor, testigo directo o indirecto de las pesquisas de Maximilien para descubrir al verdadero culpable del asesinato del rico banquero, nos adentramos en la historia.

Maximilien Heller visto por Iván Cuervo Berango

Maximilien Heller visto por Iván Cuervo Berango

La novela está estructurada en tres partes: la primera viene narrada por el doctor, quien  en la segunda parte cede la palabra al propio Maximilien Heller al transcribir las cartas que este le envía para contarle la resolución del caso de asesinato. Y la tercera parte cierra con  el avance de como seguirán las vidas de ambos hombres, que parecen haber establecido una curiosa amistad circunstancial. Como dije al principio si no sabemos que no es Sherlock Holmes, no podríamos diferenciarlo.
Nos cuenta la editorial en la sinopsis: Imaginemos la larga silueta de un joven. Es un detective privado prodigiosamente dotado para la observación y la deducción lógica, misántropo, adicto a las drogas y experto en química y en las ciencias forenses de la época. Así mismo, es un gran maestro en el arte del disfraz y sus audaces hazañas son narradas por su amigo y confidente, un médico

Claude Mesplède, experto en detectives de ficción, escribe en el Dictionnaire des Littératures Policières:«Heller es un misántropo neurótico.El hecho de que el héroe sea adicto a las drogas, maestro en el razonamiento deductivo y tenga un médico como confidente, nos podría llevar a sospechar que su autor, Henry Cauvain, habría plagiado el Sherlock de Conan Doyle. Nada más lejos. La novela fue publicada dieciséis años antes de la aparición del famoso detective británico».

Yo lo tengo muy claro, Maximilien Heller de Henry Cauvain lo coloco en la estantería junto a Sherlock Holmes. Obras Completas, escritas por Arthur Ignatius Conan Doyle

Como en todas sus publicaciones de Editorial dÉpoca, el libro está delicadamente editado. Buen papel y un tipo de letra que hace muy fácil la lectura, guía de lectura, unas ilustraciones originales de Iván Cuervo Berango, una estupenda traducción de Eva María González Pardo y no quiero dejar de lado el detalle de las letras capitales al comienzo de cada capítulo.

Henry Cauvain

Henry Cauvain

El autor:
Henry Cauvain nació en París, Francia el 17 de febrero de 1847 y falleció en Laussana, Suiza, en 1899; llevó una doble vida como alto funcionario y escritor. Su carrera como novelista comenzó con la obra que nos ocupa, «Maximilien Heller», publicada por primera vez en 1871, que obtuvo un éxito considerable y fue reimpresa repetidamente en años posteriores. Seguidamente publicó una serie de novelas históricas entre las que destacan «Le chariot d’or» (1875), «Le Roi de Gand» (1877) y «Le Grand Vaincu» (1883); y escribió, así mismo, otras novelas de misterio entre las que podemos destacar «Un cas de folie» (1882) y «La Main sanglante» (1886). Cauvain también colaboró con varios periódicos a lo largo de su vida, aunque su actividad principal siempre fue la de alto funcionario de Hacienda, carrera que concluyó como tesorero general en Annecy y Evreux. Murió en Lausana a los 52 años.

El libro:
Maximilien Heller (título original: Maximilien Heller, 1781) ha sido publicado por la Editorial dÉpoca en su Colección Misterios de Época. Traducido del inglés por Eva María González Pardo. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 201 páginas.

 Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo del booktrailer realizado por la editorial.

Booktrailer de «Maximilien Heller»

Maximilien Heller y el Dr. Jules

Maximilien Heller y el Dr. Jules

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

“El misterio del carruaje”, de Fergus Hume

En 1960, el «Everyman’s Dictionary of Literary Biography» proclamó «El misterio del carruaje» como la novela policíaca más vendida de todos los tiempos.

Cubierta de: El misterio del carruaje.

Cubierta de: El misterio del carruaje.

Fergus Hume aunque nació en Inglaterra, se trasladó a la edad de tres años, con la familia a Nueva Zelanda donde estudió derecho y de ahí, una vez licenciado paso a vivir en Australia.  Era poco menos que un desconocido pasante de abogado en Melbourne. Comenzó a escribir obras de teatro, pero le resultó imposible convencer a los empresarios de espectáculos en Melbourne a aceptar o incluso leerlos. Ya desesperado entró en una librería y pregunto al librero ¿que autor es el que más éxito tiene ahora?
Émile Gaboriau era entonces el autor más popular en Melbourne, compró y leyo todas sus novelas y se decidió a escribir una novela de una temática  similar. El resultado fue la novela  El misterio del carruaje, que tuvo que publicar el mismo, pues ningún editor creía que un pueblerino pudiera escribir algo bueno,  pero se convirtió en un gran éxito. Hume basó sus descripciones de la mala vida urbana en su conocimiento de la calle Little Bourke . Vendió los derechos de publicación para Inglaterra y de los Estados Unidos de la novela por 50 libras, y por lo que recibió pocos beneficios de su éxito. Con el tiempo se convirtió en la mejor novela de misterio de venta de la época victoriana. Esta novela inspiró a Arthur Conan Doyle para escribir Estudio en escarlata, donde introdujo al carismático Sherlock Holmes.

El misterio del carruaje es una novela típicamente victoriana, lo cual resulta muchas veces delicioso al leerla por los giros que utiliza, por ejemplo:

London edition (1888)

London edition (1888)

“Cuando entró el acusado hubo un gran revuelo entre las damas, e incluso algunas de ellas tuvieron el mal gusto de servirse de los anteojos” [Pag. 175];
“No puedo llevar a una dama al lugar donde vive Sal Rawlins”. [Pag.184]

O cuando hace hablar a la gente de los suburbios, como es la Abuela Raterilla: “Entoavía no m’hé muerto, mocosa. […] No me vi’amorir entoavía, mardita sea; me vi’aponer bien y fuerte, y a disfrutar de la vía”. [Pag. 268-269]

Si nos vamos por un momento al argumento de la novela, el propio Hume nos dice: “El argumento central, esto es, el asesinato en el interior del coche de punto, se me ocurrió mientras viajaba en uno de ellos, a una hora intempestiva, en dirección a St. Kilda, un suburbio de Melbourne”.
La novela comienza con una noticia publicada en el periódico Argus de Melbourne:
“ El diario Argus, en su número correspondiente al sábado 28 de julio de 18…, daba cuenta del siguiente suceso: «Se dice que la verdad puede en ocasiones superar a la ficción y, ciertamente, el extraordinario asesinato que tuvo lugar en Melbourne la noche del jueves pasado, o más bien la madrugada del viernes, confirma en gran medida la veracidad de este dicho. Un asesino sin identificar cometió un crimen muy cerca de las principales calles de esta gran ciudad; crimen que, sin duda, está rodeado de un impenetrable misterio»”. [ Pag. 21]

Coche de punto

Coche de punto

La novela es absorbente, con que mezcla con ingenio las dosis perfectas de realismo y melodrama. En los primeros capítulos el autor nos da tal cantidad de material documental que parece más el archivo policial del asesinato. Posteriormente se irán desgranando los detalles intrínsecos del caso, la instrucción material y los avances en las investigaciones policiales.
Los personajes están perfectamente definidos, pues la novela se desenvuelve en varios escenarios que van desde los suburbios, a los salones aristocráticos de los ricos. De entre los varios personajes que intervienen los principales serían Oliver Whyte, el muerto; Brian Fitgerald, el sospechoso; Madge Flettlby, la enamorada del sospechoso; Mark Flettlby, al padre de la enamorada del sospechoso; Calton, el eminente abogado; y Samuel Gorby y Kilsip, dos intrépidos detectives rivales que se alían para desentrañar el entuerto, pues cada uno tiene una teoría y le encantaría quedar por encima del otro. Aunque tampoco debemos olvidar a las caseras, a los cocheros, y mucho menos a la Abuela Raterilla, y a otros muy interesantes que tú, lector, descubrirás cuando leas El misterio del carruaje.

La sinopsis que la editorial proporciona es la siguiente: 
Cuando un hombre es hallado muerto en el interior de un carruaje de alquiler, uno de los más distinguidos ciudadanos de Melbourne es acusado de asesinato. El ilustre joven proclama su inocencia, pero se niega a dar una coartada. Pronto se descubre la identidad de la víctima: un caballero recién llegado a la ciudad, muy bien relacionado con las altas esferas de la sociedad, y que pretendía en matrimonio a la hija de un rico hacendado, Madge Frettlby, que a su vez está enamorada de Brian Fitzgerald, un apuesto irlandés instalado en Melbourne para hacer fortuna.
Desentrañar el misterio será tarea de un eminente abogado y dos intrépidos detectives que llevarán al lector desde los más distinguidos salones de la alta sociedad, al submundo más miserable de los bajos fondos.

Al final del libro figura un posfacio escrito por el autor, que se corresponde con el prefacio de la edición revisada de The Mystery of a Hansom Cab, 1896.

Tengo que agradecer a la Editorial dÉpoca el ejemplar que tan amablemente me ha enviado para la presente reseña, ampliamente acompañado de unos preciosos marcapáginas, que, ni que supiera el editor que los colecciono.

Fergus Hume, 1882

Fergus Hume, 1882

El autor:
Fergus Wright Hume nació en Inglaterra el 8 de julio de 1859,  y falleció en Thundersley,Essex, Inglaterra  el 12 de julio de 1932. Fue un prolífico novelista inglés injustamente olvidado en nuestro país. Publicó cerca de 140 novelas, la mayor parte de las cuales son novelas de misterio ambientadas en Inglaterra, pero también en América y África, continentes que visitó con frecuencia. El conjunto de su obra ocupa un lugar de importancia histórica en el desarrollo de la novela de detectives.

El libro:
El misterio del carruaje (título original: The Mystery of a Hansom Cab, 1886) ha sido publicado por la Editorial dÉpoca en su colección Misterios de Época. Ilustraciones originales de C. Sedano. Traducido del inglés por Rosa Sahuquillo y Eva María González; y con una magnífica introducción de Susanna González. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta y guía de lectura. Tiene 345 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el booktrailer de presentación de El misterio del carruaje, de Fergus Hume.

Para saber más:

http://en.wikipedia.org/wiki/Fergus_Hume

Cartel de la película australiana, 2012.

Cartel de la película australiana, 2012.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra