Archivo de la etiqueta: Etimologías para sobrevivir al caos

“Etimologías para sobrevivir al caos. Viaje al origen de 99 palabras”, de Andrea Marcolongo (con entrevista a la autora)

«El arte de reconstruir las etimologías es, por tanto,
cualquier cosa menos estéril: es un fin en sí mismo»

.

Hace unos días tuve la suerte de poder entrevistar a Andrea Marcolongo en la sede de Penguin Random House en Madrid, y tengo que reconocer una cosa: si hay algo más interesante, si cabe, que leer sus libros es charlar con la autora. Etimologías para sobrevivir al caos es el tercer libro de la autora junto a La lengua de los Dioses (2017) y La medida de los héroes (2019) publicados los tres en español por la Editorial Taurus.

Agradezco a Susana Rodríguez su ayuda para la traducción del italiano.

P. Como nació Etimologías para sobrevivir al caos.
R. Este libro nació mucho antes de la pandemia, y cogió forma en febrero de 2020 en Francia, cuando empezábamos a tener miedo. Nace de mi curiosidad por las palabras y las lenguas, y de siempre me ha interesado la etimología de las palabras, tengo un montón de cuadernos desde que era más joven con las palabras anotadas que me interesaban. Algunos amigos me decían, que rollo, siempre estás con as palabras, que si en latín, que si en griego…, y al final decidí hacer un libro.

P. Que relación tiene el arte de la etimología con la ‘bizarría’.
R. Creo que con la palabra bizarría en la introducción se convierten en cien. Etimológicamente significa picar, como pica un insecto y nos hace saltar de la silla y por eso la etimología para mí no es un pasatiempo, es como una palabra que te pica, que te recuerda que están vivas y que tenemos que usarlas.
(Aquí quiero comentar que el libro pierde en algunos apartados al traducirlo al español, su significado en italiano).

P. ¿La imaginación está contenida en la historia de las palabras?
R. No tanto en la historia de las palabras como en las propias palabras. Las palabras son un perímetro dentro del cual podemos pensar, ya que no podemos pensar algo si no existe la palabra para decirlo. De hecho, la palabra es como la etiqueta que ponemos encima de la realidad para poderla nombrar. Es el dedo que señala algo.

P. En el libro hablas de sentir la palabras, ¿qué significa sentir las palabras?
R. No solo saber, sino sentir; creo que es una maravilla lo que experimento frente a las palabras. Decimos que nuestro idioma está sufriendo una crisis, que el lenguaje es frágil, pero no nos paramos a pensar cual maravillosa es la historia de las lenguas latinas que tienen una fuente común, el Mediterráneo.

P. ¿La palabras son migrantes?
R. La lengua es cambiante y acepta palabras que vienen de fuera, palabras que viajan porque están vivas y están vivas porque los seres humanos que las hablan están vivos. Es imposible levantar muros para rechazar palabras que vienen de fuera. Cuando las lenguas dejan de acoger palabras es porque están muertas también las personas que las hablan.

P. ¿Quieres añadir algo más?
R. Las cosas no son como las ves, sino como las llamas. Shakespeare decía que la rosa seguiría teniendo el mismo perfume aunque se llamara de otra manera. Las cosas son como las llamamos pero es una manera de darlas forma en la cabeza. Las palabras ponen límite a la realidad.
Hay una palabra con una etimología realmente fascinante: Mariposa (español), pero también Farfalla (italiano), Papillon (francés), Falter (alemán), Butterfly (inglés). En páginas 237-239 lo puedes encontrar.

Sinopsis de la editorial:
Las palabras dan forma a nuestra idea del mundo. Cuando elegimos un término con atención ponemos cierto orden en el caos, y esa es también una bonita manera de cuidarnos. Un discurso pobre, impreciso, insípido y sin relieves refleja un pensamiento equivalente. ¿Cómo escapar del desconcierto de la indefinición? ¿Cómo recuperar el sentido de las cosas? Andrea Marcolongo dibuja un atlas etimológico lleno de sorpresas que nos lleva a los orígenes de nuestra historia, revela quiénes hemos sido y nos invita a pensar quiénes queremos ser.
Explorar las raíces de los términos, saborear sus matices, asombrarse ante los desplazamientos que han sufrido a través de los siglos y los lugares equivale a trazar la evolución de nuestra lectura del mundo. El arte de reconstruir las etimologías es, por tanto, cualquier cosa menos estéril: es un fin en sí mismo.
¿Desde qué lugar lejano ha viajado cada palabra antes de llegar a nosotros? ¿Qué otros paisajes ha recorrido, influyendo en otros idiomas y moldeándose a su vez? Quizá no haya mejor lección sobre nuestra esencia que la que ofrecen estas viajeras cuya supervivencia depende de la evolución, la mezcla y el movimiento.

El libro incorpora una amplia bibliografía.

Lee y disfruta de un fragmento del libro.

La autora:Andrea
Andrea Marcolongo (Milán, 1987), escritora y periodista, es licenciada en Letras Clásicas por la Universidad de Milán. Es autora del fenómeno literario La lengua de los dioses (Taurus, 2017), de La medida de los héroes (Taurus, 2019) y de La lezione di Enea (Laterza, 2020, de próxima publicación por Taurus). Sus libros han sido traducidos a 28 lenguas. Actualmente vive en París.

El libro:
Etimologías para sobrevivir al caos (título original: Alla fonte delle parole. 99 etimologie che ci parlano di noi, 2019) ha sido publicado por al Editorial Taurus en su Colección Lenguaje. Traducción de Teófilo de Lozoya y Juan Rabasseda. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 334 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que Andrea Marcolongo nos habla de su libro Etimologías para sobrevivir al caos.

.
Para saber más:
https://www.facebook.com/andrea.marcolong
https://twitter.com/AndreaMarcolong
https://www.instagram.com/andrea.marcolong/
Andrea Marcolongo en Wikipedia (en inglés)

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa