Archivo de la etiqueta: Estela Baz

“Los niños de Lemóniz”, de Estela Baz

La vida te regala momentos de magia… porque te pone delante a las personas… quiere que lo haga… te los pone delante…

Reseña escrita por Maudy Ventosa.

…nos cuenta una emocionada Estela Baz una tarde hablando de su primera novela “Los niños de Lemóniz”. Tiene los ojos brillantes y transmite emoción, emociones… pura catarsis lo que ha supuesto este libro para ella. Nació en Bilbao y todo pasó cuando  era una niñita… como la protagonista de su novela. Hablo de personas que conozco… y de personas que no conozco. He investigado y leído mucho. Ha hablado con muchas personas que sufrieron aislamiento, horror…

cubierta de los niños de lemóniz

Cubierta de: ‘Los niños de Lemóniz’

La barbarie tiene nombre: ETA. Los años de plomo de la macabra banda están aún grabados a fuego en la historia reciente del País Vasco, de España, porque los muertos son de todos nosotros, y el sufrimiento también.
Han tenido que pasar varias décadas para que surjan voces que nos narren en primera persona el infierno que vivieron miles de personas en los años 80 y 90 ante la mirada impasible de tanta gente que no quería ver, que cerraba los ojos ante lo que pasaba a su alrededor. El miedo es un mal consejero, mejor dicho, el terror a sentirse señalado si hablaban o eran amables con los que estaban en el centro de la diana… y así, “los elegidos” se van quedando aislados como si fueran apestados; obligados, en su propia  tierra, a desarrollar hábitos que pueden salvarles la vida, a observar quién está cerca, quién les mira de reojo…, a hablar casi en silencio, a no salir de casa, a confiar solo en los amigos que sufren lo mismo que ellos… ¿Cómo pudo ocurrir esto? Han pasado muchos años y todavía no encuentro una explicación a tanto horror, a tanta crueldad, a tanto sufrimiento, y sobre todo, a tanto silencio que dejaba hacer…, y a esa justificación que se escuchaba a los que quería lavar su conciencia por no hacer nada… “algo habrán hecho”…
Pero ante tanto dolor, surgieron amistades fuertes, sin reservas, porque las víctimas tenían que estar unidas porque estaban solas. Solo se tenían unos a otros y el círculo se iba reduciendo porque cada vez quedaban menos…

Un ingeniero formado en Estados Unidos forma parte del equipo que va a poner en marcha la central de Lemóniz. Profesional , con una sólida formación y con una familia… una niñita dulce que tiene sueños de niña, anhelos de niña… y que quiere una vida de niña: salir al parque, tener amigos, volar cometas…Observa y escucha a los mayores con sus ojos y su sensibilidad de niña, y se da cuenta de que su vida va cambiando poco a poco, que su valiente y extraordinaria madre inventa juegos nuevos que no la gustan mucho, pero a los que juega porque es una buena niña, como buscar “duendes” debajo del coche, como no coger el teléfono cuando suena si no ha dado tres ring y ha dejado de sonar otras tres veces… aprende a ayudar a su mamá a cuidar a Quique, el hermanito que nace debilucho dentro de todo este terror…

Si no encuentro explicación al horror, también me deja perpleja la fuerza interior y el coraje de los “marcados”, de su generosidad y de la ausencia de ganas de tomarse la justicia por su mano. Quieren proteger a sus hijos, que lleven una vida normal y plena, pero que en su corazón no germine la semilla del odio. Y lo consiguieron, como nos muestra la autora en esta historia novelada de su propia infancia???? La mejor amiga de su madre la ayuda en las lagunas que tiene su mente, pero su mirada sigue siendo limpia. Como cuando tenía cuatro años y los amigos de la ikastola  no vinieron a su cumpleaños.

Historia de hijos invisibles, pero sobre todo, historia de madres fuertes que no se resignaban a que sus hijos fueran aislados y rechazados sin vivir su vida de niños, y a que sus maridos fueran asesinados. Ellas eran las que menos importaban, porque ellas eran las más fuertes.
Es una historia de invisibles, de marcados, de supervivientes. De héroes anónimos que no aparecen en las crónicas del país. Es más, que la historia ha olvidado. Víctimas sin nombre. Muchas de ellas, están solas. Porque sus maridos fueron asesinados.

El libro me genera mucho respeto. Amén de lo que ha llorado para escribirlo. ¡¡¡Un honor haber podido compartir una charla contigo!!! ¡¡Yo te respeto a ti!!

PERSONAJES

  • Ángela, “cascabel” es la hija mayor de Carmen y David. Tiene rizos y es una niña muy buena. Será la narradora, en primera persona, de esta historia de buenos, porque no queremos que los malos formen parte de ella. Inteligente, sensible, intuitiva y alegre. Es obediente, aunque a veces no entienda lo que pasa a su alrededor. Adora a sus padres y tiene su alma gemela en su amiga Laura. Cuando sigue las clases con normalidad, va a la cabeza. Tesón. ¡Da muchos abrazos!
  • Laura es su mejor amiga, su alma gemela. Vidas paralelas, en la ikastola y en la familia, porque sus padres trabajan en Lemóniz, y sus madres sufren igual…
  • Carmen es la madre de Ángela, y es joven. Sus ilusiones están intactas, su casa recién comprada y su proyecto de futuro está junto a su marido, ingeniero en Lemóniz, después de venir de Estados Unidos. Su hija Ángela es una niña dulce y sensible, y espera ¡¡un varón!! ¡¡Qué más se puede pedir!! Ella es fuerte y defenderá a su familia como sea.
  • Isabel es la madre de Laura. Su mejor amiga también. Siempre juntas, siempre unidas. Prepara muy bien las fiestas porque es capaz de improvisar ¡¡y canta genial…!! Divertida, aunque a veces pierde la paciencia. ¡Normal!
  • David es el papá de Ángela y Quique. Está convencido de que todo está controlado y de que Iberduero los protege. Él hace su trabajo y no tiene nada que temer. Seguro que su mujer exagera un poco. Le encantan los besos de Ángela.

Y Silvia, y Gonzalo, y Karlitos, …y  Aarón, y Lázaro y Andrea, y Alba, y Rafael, y Jon que amaba la naturaleza y plantaba árboles …fue el primero en caer… y tantos otros que están o que no están… Tendrás que descubrirlo en “Los niños de Lemóniz”. Es nuestra historia reciente. Nuestra historia más dura…

SINOPSIS:
Mucho se ha hablado del terrorismo de ETA en las décadas de los 70 y 80, pero nunca se había escrito esta historia desde la mirada limpia e inocente de los niños cuyos padres estaban amenazados o fueron asesinados por la organización terrorista. La autora fue uno de esos niños que al igual que otros, vivió unos acontecimientos que ningún niño debería vivir jamás.
El testimonio novelado Los niños de Lemóniz es la suma de recuerdos recuperados. Habla de personas, emociones y situaciones, pero sobre todo habla de niños, de cómo ellos vivieron esa realidad, de cómo sus padres, ante situaciones límite, intentaban ocultar lo que estaba ocurriendo con el único objetivo de protegerlos. Niños que nunca fueron tenidos en cuenta, ni siquiera en las estadísticas. Y también habla de mujeres, de madres que, a pesar de su juventud, fueron extremadamente valientes, generosas, protectoras y luchadoras.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

copia estela baz con maudy ventosa 1 - copia

Estela Baz con Maudy Ventosa

La autora:
Estela Baz nació en Bilbao. Licenciada en Dirección de Empresas y Marketing, cursó estudios de postgrado en la Universidad de Salamanca y ESADE, entre otros. La necesidad de dar respuesta a las emociones propias y de otros la llevó a hacerse experta en Coaching y PNL. trabaja en el mundo audiovisual, donde ocupa un puesto de dirección.
En el año 2016, y de la mano del Grupo Planeta, dirigió la edición del libro 37 almas en una, del cual también es coautora, y en 2017 participó como colaboradora en el libro Mírame España, publicado por Accenture.

El libro:
Los niños de Lemóniz ha sido publicado por la Editorial Espasa fuera de colección. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 488 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo grabado por Maudy Ventosa en el que Estela Baz nos habla de su nuevo libro Los niños de Lemóniz.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa