Archivo de la etiqueta: editorial minúscula

“Silencio en Milán” de Anna Maria Ortese

Fragmentos de recuerdos de una ciudad que ya no existe.

Cubierta de: Silencio en Milán

Cubierta de: Silencio en Milán

Cuando uno coge entre sus manos un libro de Anna Maria Ortese, lo abre, y empieza a leerlo ocurre un hecho misterioso. Tus ojos, que leen el libro, ya no son tus ojos. Son los ojos de Anna Maria Ortese que te pasea por cualquier lugar, por cualquier ciudad. A través de ellos no solo ves el paisaje sino también el paisanaje. Ves las gentes, van de un lado a otro, unos tristes, otros distraídos, pero todos con una historia. Y esa historia en la que nos cuenta Ortese en sus libros.

Y Silencio en Milán no iba a ser menos. ¿Qué se puede decir de Milán?. ¿Qué esconde entre sus calles esta pequeña ciudad?. ¿Cuáles son los rincones que nos depara esta localidad italiana?. “Silencio en Milán” no es una guía turística. De hecho, si alguien pretende tomar referencias para poder visitar la ciudad, se llevará un pequeño desengaño. Entonces, ¿qué es “Silencio en Milán”si está incluido en el género de literatura de viajes?. Lo que nos ofrece Anna Maria Ortese es un paseo por los sentimientos de su gente, desde la estación de trenes hasta los aparthoteles que la pueblan. Un viaje al interior de personas envueltas en una pequeña locura, en los desengaños que crea una ciudad caminando por sus calles, y en cómo la historia teje numerosas trampas para volver a repetir situaciones, ideas y momentos que nos han llegado muy dentro.

Silencio en Milán es un libro de relatos. De siete relatos:

  • Una noche en la estación
  • Los chicos de Arese
  • Locales nocturnos 
  • Las pirámides de Milán
  • La ciudad está vendida y
  • La mudanza

Todos son muy interesantes, nos describen aspectos de como era Milán en 1958. Los  escribió en las páginas del semanario L’Expresso  y las publicó después, en forma de libro. De todos destacaría dos el primero, Una noche en la estación, pues al leerlo me transportó literalmente a la estación de Milán de ese año, con sus pasillos mal iluminados, el peso de las amplias bóvedas negras y las marquesinas igualmente negras…

Y La mudanza. Es increíble como de la mano de Masa y Alberto Sanipoli, hijos de del difunto Piero Sanipoli; y a través de los ojos de Hortese, nos hagan sentir la capacidad de explicar al lector una cosa tan cotidiana, como lo es una mudanza, y comprobar que dentro de las despedidas con las pequeñas y grandes historias que se viven entre las paredes, y los nuevos inicios, se encierran tal torrente de sentimientos que uno no es capaz de imaginar.

El único problema del libro es que cuando estemos en el Milán de hoy no reconoceremos nada del Milán de Ortese. Y lo mismo pasa con El mar no baña Nápoles también de la misma autora y publicado por minúscula.

Lee las primeras paginas.

Anna Maria Ortese nació en Roma, Italia, el 13 de junio de 1914 y moría en Rapallo, Italia,  el 9 de marzo de 1998. Pasó sus

Anna Maria Ortese

Anna Maria Ortese

primeros años de infancia en Libia y luego vivió en distintas ciudades italianas, entre ellas Nápoles, que abandonó a mediados de los cincuenta. En 1975 se instaló en Liguria. Escritora precoz, se dio a conocer en 1937 con Angelici dolori, un volumen de cuentos que llamó inmediatamente la atención de la crítica por su originalidad. El mar no baña Nápoles, de 1953, obtuvo el premio Viareggio y su publicación supuso la ruptura con sus amigos de la revista Sud, disconformes con el retrato que hace de ellos en el libro. A lo largo de su vida nómada y atribulada, escribió novelas, relatos y ensayos que conforman una de las obras más destacadas de la literatura italiana del siglo XX. En castellano han aparecido La iguanaEntre vela y sueñoEl puerto de Toledo y El colorín afligido.

Silencio en Milán (título original: Silenzio a Milano, 1958) ha sido publicado por la Editorial Minúscula en su Colección Paisajes Narrados. Traducido del italiano por César Palma; está editado en rústica con solapas y tiene 170 páginas.

Como complemento pongo el primer vídeo de una serie de cinco que editó RaiEdu sobre Anna Maria Ortese titulado:

Anna Maria Ortese

Para saber más:

http://it.wikipedia.org/wiki/Anna_Maria_Ortese

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Narrativa

“La frontera” de Franco Vegliani

La fron­tera de Franco Vegliani es una de las mejo­res nove­las publi­ca­das en 2012.

“Uno dei libri più belli della letteratura triestina del dopoguerra, ricco di malinconia e di asciutta poesia. Una frontiera divide due mondi, ma è diversa da entrambi, e non contiene altra speranza e altro dovere che il suo imperativo: varcare, separare, separarsi”. Sellerio Editore Palermo

Cubierta de "La frontera"

Cubierta de “La frontera”

Con la Pri­mera Gue­rra Mun­dial como punto de par­tida de una iden­ti­fi­ca­ción de los des­ti­nos de dos sol­da­dos en dife­ren­tes déca­das, en un con­texto social y polí­tico plu­ral en iden­ti­da­des e idio­mas. La inten­si­dad de la hon­ra­dez y la (des)lealtad con uno mismo, y con quie­nes les rodean, y las tram­pas ideo­ló­gi­cas junto al sen­ti­miento de culpa que les aguar­dan, son el epi­cen­tro de la his­to­ria: todo un políe­dro de cir­cuns­tan­cias sen­ti­men­ta­les y polí­ti­cas que desem­bo­can en una cri­sis per­so­nal e iden­ti­ta­ria. Franco Vegliani nos habla de la liber­tad y de sus lími­tes. Del reco­no­ci­miento de las pro­pias fron­te­ras y de la ines­ta­bi­li­dad de éstas (per­so­na­les y geográficas).

En el verano de 1941, en una isla de Dalmacia, un oficial italiano que está de permiso por convalecencia entabla amistad con Simeone, un anciano con el que pasa las horas pescando. Este le cuenta el caso de Emidio Orlich, su sobrino, un alférez del ejército austríaco, muerto en el frente durante la Primera Guerra Mundial en circunstancias en las que se mezclan coraje, sacrificio y traición. Simeone se quedò con las per­te­nen­cias del joven de veinte años: car­tas que Emi­dio no llegó a enviar junto a la ver­da­dera his­to­ria de su trá­gico final. Un dia­rio exhausto de sus últi­mos días. Sus foto­gra­fías y la expre­sión tur­bada por un pre­sa­gio. Su his­to­ria man­ten­drá ocu­pado sen­ti­men­tal­mente al pro­ta­go­nista hasta des­pués de la gue­rra con esas con­ce­sio­nes explí­ci­tas mar adentro. El hombre suscita la fascinación del oficial por la suerte de Emidio e instaura, poco a poco, un juego de identificación entre los destinos de ambos soldados. Las vicisitudes de dos jóvenes de generaciones distintas, envueltos en guerras también diferentes, convergen en el sugestivo aunque herido paisaje adriático.

Cubierta de la edición italiana

Cubierta de la edición italiana

El estilo narra­tivo de Franco Vegliani nos va des­cu­briendo los secre­tos, las con­tra­dic­cio­nes, así como el pasado emo­cio­nal e idio­má­tico, que en pri­mera ins­tan­cia es vivida con natu­ra­li­dad y sin sig­ni­fi­ca­dos polí­ti­cos, y que van adqui­riendo ele­men­tos oscu­ros, como el recelo, según la pro­ce­den­cia o el lugar de ori­gen. La fron­tera es una reli­quia de los secre­tos del pasado, la pugna de los afec­tos emo­cio­na­les y la cons­truc­ción ideo­ló­gica de las heri­das polí­ti­cas y terri­to­ria­les.

Con una escri­tura melan­có­lica y refle­xiva el autor bor­dea las casua­li­da­des y los enig­mas de un des­tino ambí­güo en una tie­rra en época de gue­rra y ofrece una obra que rezuma desde su sufri­miento una belleza inte­rior y, en oca­sio­nes, oculta y repri­mida por todos los costados.

Claudio Magris afirmó, con ocasión del fallecimiento de Franco Vegliani, que este era «el autor de una novela repleta de melancolía y sobria poesía, La frontera, uno de los libros más hermosos de la literatura triestina de posguerra».

Franco Vegliani nació en Trieste , el 17 de febrero 1915 y murió en  Malcesine el 31 de julio 1982. de madre triestina y de padre

Franco Vegliani

Franco Vegliani

originario de Fiume (la actual Rijeka), nació en lo que por ese entonces era el gran puerto del imperio austrohúngaro. Pasó su infancia entre Trieste, Volosca (hoy Volosko), la isla de Veglia (Krk) y Fiume. Se convirtió en ciudadano italiano después de la Gran Guerra. Durante la Segunda Guerra Mundial participó en la Campaña de África, fue hecho prisionero y permaneció cuatro años en Egipto. A su regreso a Italia, después de la guerra, se estableció en Milán, donde ejerció el periodismo. Entre sus obras destacan, además de La frontera (1964), Un uomo del tempo (1941), Malaparte (1957) y Processo a Volosca (1958).

La frontera (título original: La frontiera, 1964) ha sido publicado por editorial minúscula en su Colección Paisajes Narrados. Traducido del italiano por Miguel Izquierdo, está encuadernado en rústica y tiene 234 páginas.

Como complemento pongo un vídeo entresacado de la película La frontiera dirigida por Franco Giraldi con  los actores Raul Bova , Claudia Pandolfi , Homero Antonutti y Marco Leonardi ( 1996 ) y fue proyectada en el Festival de Cine de Venecia.

La frontiera – Franco Giraldi

Para saber más:

http://it.wikipedia.org/wiki/Franco_Vegliani

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Narrativa