Archivo de la etiqueta: Editorial GeoPlaneta

“Las mejores rutas del mundo por carretera”, por Lonely Planet

«Recopilación de las mejores rutas por carretera del mundo, combinando relatos de experiencias propias y bonitas fotografías.»
.

Cubierta de Las mejores rutas del mundo por carretera

Cubierta de: ‘Las mejores rutas del mundo por carretera’

Los recorridos inolvidables por carretera son una fuente inagotable de anécdotas y buenos recuerdos durante años. Así surgieron, sin ir más lejos, las primeras guías de Lonely Planet, en 1972. Los ‘road trips’ están de moda y es fácil encontrar decenas de razones de peso por las que decidirse, solo o acompañado, a coger el coche, ponerse delante del volante y lanzarse a la aventura.
El resto corre a cuenta de este libro, que promete una selección de los cincuenta mejores itinerarios por todo el mundo, recomendados por grandes escritores de viajes que los han recorrido en primera persona. Desde la Ruta 66 y la Pacific Coast Highway de California hasta la Great Ocean Road en Australia o la carretera de circunvalación de Islandia. Costas alucinantes para motoristas errantes, excursiones sencillas para los más tranquilos y desafíos para los más atrevidos con rutas por Vietnam, Bután o Nepal, entre otros. Para todas las edades, presupuestos y deseos; este volumen recoge planes para motivar a todo tipo de viajeros a hacer la maleta en un santiamén y salir a explorar nuevos parajes.

TODO EL MUNDO DEBERÍA HACER UN ‘ROAD TRIP’ UNA VEZ EN SU VIDA

Los largos viajes en carretera están de moda, pero no son ninguna novedad. Sería imposible llegar a un acuerdo sobre cuál fue el primer ‘road trip’ de la historia, pero hay muy dignas candidaturas. En agosto de 1888, Bertha Benz, al volante de un Benz Patent-Motorwagen recorrió junto a sus dos hijos más de 100 kilómetros al sur de Mannheim (Alemania) para visitar a su madre, en Pforzheim. Hoy día su ruta, pavimentada como entonces no lo estaba, es frecuentada por numerosos viajeros.
Si nos remontamos 1903, un médico llamado Horatio Nelson Jackson decidió ir de San Francisco a Nueva York, asumiendo más de 5.000 kilómetros con su coche, un Winton Tourer modelo de aquel mismo año. ¿El motivo? Una apuesta. Tardó solo 63 días en lograrlo.
Pero el hito más pintoresco tiene lugar en 1968, cuando seis abuelas británicas compraron dos Land Rover de segunda mano, llenaros unos cuantos tuppers de comida y viajaron de Londres a Australia, atravesando Turquía, Irán y la India por el paso Jáiber.Sin título

No importa si se es joven o maduro, si se viaja solo o en familia; la carretera es irresistible para todos los viajeros y es una opción con grandes ventajas. No hay nada que planear, basta con tener el coche a punto. Es una forma ideal de acabar con las desquiciantes esperas en los aeropuertos y estaciones, las colas, las prisas, los horarios… todas esas cosas que, en realidad, limitan las vacaciones. ¿No es acaso incompatible?
Este libro ha procurado incluir rutas para todo tipo de conductores: hay rutas recorridas y escritas por motociclistas, e incluso un circuito en vehículo eléctrico por el norte de California. Algunas de estas rutas duran un día, pero hay otras que se disfrutan a lo largo de un fin de semana, una semana o más. Casi todas ellas son rutas famosas –desde la Going-to-the-Sun Road que cruza las Montañas Rocosas en Montana hasta la Wild Atlantic Way en Irlanda– y están señalizadas para minimizar el riesgo de perderse. Algunas de ellas, sobre todo las que se hallan en las partes más remotas de Australia, Asia y Sudamérica, requieren de una buena planificación logística, un buen nivel de mecánica (¡al menos, comprobar que se lleva una rueda de recambio y un gato!) y una actitud intrépida.

Con las sofisticadas aplicaciones de mapas que existen hoy en día, no son necesarias indicaciones muy específicas. Las rutas por carretera permiten conectar varios puntos de interés, como la insuperable colección de parques nacionales del sur de Utah, completar un peregrinaje musical o, simplemente, disfrutar recorriendo bellísimos paisajes y parando allí donde más apetezca. Lo que tienen en común es que el viajero es totalmente independiente. Lo que cuenta es disfrutar del viaje. Conducir un coche no tiene por qué aislar a los pasajeros del entorno: si se para de vez en cuando a explorar y a conocer a la gente del lugar y su cultura, la experiencia resulta de lo más gratificante.

Como muestra un botón:
ÁFRICA: DE MARRAKECH A TARUDANT
Etain O’ Carroll propone empezar en Marrakech y recorrer los laberínticos callejones de los zocos, envolviéndose en el caos de personas, burros, tiendas de alfombras, acróbatas que saltan y narradores que cautivan a multitudes. Después, habrá que dejar atrás el encanto atemporal de un lugar fascinante pero caótico para poner rumbo al Gran Atlas, rodeados de montañas imponentes. A sus pies, Asni, una zona de cultivo frutal entre colinas boscosas, donde florecen los almendros y pasean niños, cabras y anciano, es una bonita parada. La sugerencia: pasar la noche en un riad tradicional y despertarse con la llamada a la oración. Más allá de Asni, aguardan las gargantas y cañones más increíbles. El pico más alto del Norte de África, el monte Tubgal, no tardará en aparecer.
Uirgane es otro pueblo para detenerse a conocer, para llegar a Tin Mal y deambular por una mezquita del s. XII, de muros rosados y aspecto de fortaleza. A partir de ahí, la conducción se vuelve más exigente, la carretera es más tortuosa y cada curva revela otro paisaje a medida que se sube a la cima de la Tizi n’Test. Y después de los vertiginosos acantilados, todo el valle de Sous se abre ante el viajero. El Alto Atlas acuna a izquierda y derecha, el Anti-Atlas cubre la retaguardia y la carretera se enrosca ofreciendo un descenso de curvas cerradas hasta Tarudant, una concurrida ciudad-mercado fortificada en la que pasear por zocos y avenidas de naranjos, hibiscos y buganvillas, o disfrutar de una puesta de sol. El ajetreo de Marrakech queda a años luz.
HOJA DE RUTA
Inicio: Marrakech
Final: Tarudant
Distancia: 227 km
Cómo llegar: Volar a Marrakech y alquilar un automóvil.
Cuándo ir: De mediados de abril a mediados de junio o de septiembre a octubre. En verano hace demasiado calor. En invierno el puerto puede cerrar por nieve, desprendimientos o arroyadas.
Cómo circular: Conducir de día, por seguridad y por las vistas. Pero, para saborear de verdad el paisaje, lo mejor es que conduzca otro.
Qué llevar: El depósito lleno y abundante agua, una guía de conversación si no se habla francés o árabe, calzado de montaña y, sobre todo, una cámara fotográfica.
Peligros: Cambios de tiempo, conductores temerarios, asnos errantes, cabras, camellos y vendedores ambulantes pesados.

El libro:
Las mejores rutas del mundo por carretera (título original: Epic Drives of the World, 2017) ha sido publicado por la Editorial GeoPlaneta en su Colección Ilustrados. Traducción de Blanca Ribera de Madariaga, Delia Álvarez González y Raquel García Ulldemolins. Encuadernado en cartoné, tiene 328 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en inglés titulado Road trips are EPIC with Lonely Planet.

Para saber más:
https://www.lonelyplanet.es/

Rutas que se incluyen en el libro:
ÁFRICA Y ORIENTE MEDIO
Un safari por cuenta propia (Zambia)
Recorriendo Clarence Drive (Sudáfrica)
Cruzando el Kalahari (Botsuana)
Digna de un rey: Jebel Hafeet (EAU)
De paso por la Panorama Route (Sudáfrica)
De Marrakech a Tarudant (Marruecos)

AMÉRICA
La carretera de Hana, en Hawái (EE UU)
A la aventura por la Ruta 66 (EE UU)
Una ruta fresca: la Icefields Parkway de Canadá
El Salar de Uyuni (Bolivia)
Conducir por la Costa Verde de Brasil
Circuito por la Gaspésie en Quebec (Canadá)
A través de la Carretera Austral (Chile)
Por los Valles Calchaquíes (Argentina)
Los parques nacionales del sur de Utah (EE UU)
En las Montañas Blancas (EE UU)
La Pacific Coast Highway (EE UU)
De La Habana a Viñales (Cuba)
En ruta por Lonesome Pine (EE UU)
El Cabot Trail en Cabo Bretón (Canadá)
Buscar el sol en el Parque Nacional delos Glaciares (EE UU)
Cargar baterías en el valle de Napa (EE UU)
La Highway 61 otra vez (EE UU)

ASIA
De Thimbu a Gangtey (Bután)
La carretera de Srinagar a Manali (India)
La Ruta Ho Chi Minh (Vietnam)
Ruta circular de Katmandú (Nepal)
Corea del Sur de arriba abajo

EUROPA
La desapacible Wild Atlantic Way (Irlanda)
El Círculo Mágico (Islandia)
Entre viñedos: Ruta del Vino de Alsacia
Las tres cornisas de la Costa Azul (Francia)
Un paseo por el Báltico: de Estonia a Lituania
Croacia: carretera del Adriático
Altos de la Selva Negra (Alemania)
En pos de la Targa Florio (Italia)
Un día en la vuelta de Belfast (Irlanda del Norte)
Zigzagueo por la costa oeste de Noruega
La mítica carretera 59 de Eslovaquia
Por los Picos de Europa (España)
Al alcance de la isla de Skye (Escocia)
Los agrestes Abruzos (Italia)

OCEANÍA
Explorando los Alpes del Sur (Nueva Zelanda)
La Great Ocean Road (Australia)
Northland y la bahía de las Islas (Nueva Zelanda)
Un paseo de Hobart a Queenstown (Australia)
A través de Kimberley: la Gibb River Road (Australia)
Por la Captain Cook Highway (Australia)
La Great Alpine Road (Australia)
De Alice Springs a Darwin: The Track (Australia)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Viajes y tiempo libre

“Atlas de los exploradores españoles (2ª edición)”, realizado por la Sociedad Geográfica Española.

«GeoPlaneta publica una nueva edición, revisada y actualizada, de este Atlas imprescindible para conocer los grandes logros de los exploradores españoles a lo largo de todas las épocas.»

“Hay pocos países en el mundo que hayan aportado a la exploración del planeta tanto como España. Este hecho, incontestable para los historiadores rigurosos, no ha sido suficientemente valorado por el resto del gran público, incluidos los propios españoles, que a menudo han sentido mayor admiración por las gestas de viajeros anglosajones, franceses, holandeses, norteamericanos y de otros países que por las de nuestros paisanos, que en nada desmerecen. Muchos españoles han olvidado que durante más de dos siglos protagonizamos la gran aventura de la exploración tanto de América del Norte y del Sur como del Pacífico.”
[Del prólogo. Diego de Azqueta Bernar. Vicepresidente de la Sociedad Geográfica Española.]
.

Cubierta de Atlas de los exploradores españoles (2ª edición)

Cubierta de: ‘Atlas de los exploradores españoles (2ª edición)’

Desde la Antigüedad hasta nuestros días los exploradores y viajeros españoles han contribuido al conocimiento geográfico y científico del mundo y han sido protagonistas relevantes de aventuras extraordinarias, aunque no siempre han recibido el reconocimiento que les correspondía. Muchos permanecen casi en el olvido, mientras que otros han sido injustamente tratados por la historia, eclipsados por exploradores de otras nacionalidades que han sabido divulgar de forma más eficaz la historia de sus viajeros.
El Atlas de los exploradores, realizado por la Sociedad Geográfica Española con la colaboración de los mejores historiadores especialistas en la materia, es una obra de divulgación sin precedentes, que logra reunir de forma casi enciclopédica las aportaciones más importantes de nuestros viajeros. Para ello se han seleccionado más de doscientos personajes entre los que figuran tanto los grandes exploradores más conocidos (y reconocidos), como otros viajeros, científicos y aventureros olvidados, que sorprenden al lector por la relevancia de sus hazañas y descubrimientos.
Una obra de consulta con más de 140 mapas y 800 ilustraciones, perfecto para amantes de la historia, los viajes y el descubrimiento científico, que da testimonio de la importante aportación de nuestro país al conocimiento del mundo.

El libro por dentro 1

Viajeros, aventureros, exploradores, cartógrafos, científicos, botánicos, artistas, antropólogos, fotógrafos… a lo largo de la historia los españoles han viajado por el mundo aportando su granito de arena al conocimiento del planeta. En los siglos XVI y XII, en particular, España lideró las grandes expediciones de exploración del mundo, en particular en América y en el Pacífico, conocido entonces como “el lago español”. En las historias sobre sus viajes, hazañas y hallazgos no falta ningún ingrediente para componer un extraordinario relato de aventuras protagonizado por españoles, desde la primera vuelta al mundo hasta el descubrimiento de las Fuentes del Nilo Azul o los primeros viajes por Japón o la India de occidentales. Hay héroes famosos pero también otros muchos exploradores olvidados que la Sociedad Geográfica Española lleva dos décadas rescatando del olvido.
Este libro es un compendio ilustrado de estos viajes y de estos viajeros, con una selección de casi 200 historias de exploradores, desde la Antigüedad hasta nuestros días. El libro vio la luz hace unos años y ahora se reedita, corregido y renovado. Es un extraordinario volumen de consulta realizado con la participación de los grandes especialistas en cada personaje y el asesoramiento científico de historiadores del CSIC. La obra sintetiza la aportación española al conocimiento geográfico en todos los períodos, reuniendo a los muchos especialistas formados durante los últimos veinte años en este campo, en el cual la investigación historiográfica española ha alcanzado un altísimo nivel internacional, para proponer al gran público un nuevo relato.

El libro por dentro 2

En el Atlas de los exploradores españoles no están todos los que son, pero son todos los que están: la obra ha seleccionado más de 200 exploradores y viajeros entre los muchos que la Sociedad Geográfica Española reunió en una primera selección. Se ha optado por incluir a los imprescindibles e incuestionables protagonistas de la historia de la exploración (no faltan por ejemplo los que todos conocemos, como Juan Sebastián Elcano, Cristóbal Colón, Francisco de Orellana, Hernán Cortés, Vasco Núñez de Balboa, Alejandro Malaspina, o Manuel Iradier), pero también se han incluido otros muchos nombres casi desconocidos que la historia oficial ha olvidado, pero que ayudan a completar el emocionante relato de la historia del descubrimiento del mundo, hecha en muchas ocasiones por personajes casi anónimos.

Le libro por dentro 3

La obra se ha dividido en ocho partes que reflejan tanto períodos históricos como movimientos de exploración y hallazgos viajeros. La primera, «Finis terrae. Viajes desde el fin del mundo», constata la formación histórica y geográfica española en la frontera del Mediterráneo, mientras que la segunda, «Viajeros de las tres culturas», muestra la existencia de movimientos de conocimiento geográfico derivados de la coexistencia y la competencia de cristianos, musulmanes y judíos en la España medieval. Era inevitable que la tercera parte, «La Edad de Oro de los descubrimientos españoles», constituyera un capítulo fundamental, en la medida en que la geografía planetaria se fundamentó en los hallazgos que fueron de los viajes de Colón a Fernández de Quirós, pero contra lo que señala la narrativa dominante, en la cuarta parte, «Un tiempo de transición», mostramos que aquel impulso no desapareció, sino que se especializó y concretó en el siglo XVII para resurgir de manera espléndida en el XVIII. Este se aborda en la quinta parte, «Los curiosos pertinentes. Viajeros y expedicionarios ilustrados». Sin duda es una de las más novedosas gracias a la calidad de las últimas investigaciones, que también han ofrecido buenos resultados para el siglo XIX, la sexta parte, que hemos titulado «Un esfuerzo continuado» porque apreciamos signos fundamentales de continuidad y una reducción del impulso anterior a 1800 menos intenso de lo que se ha supuesto. Finalmente, en la séptima parte «Viajeros de las Españas» se ha incluido una nómina de personajes de extraordinaria y sorprendente creatividad a la hora de imaginar empresas de exploración geográfica, reflejo entre otras cosas de la «Edad de Plata» de la cultura española, mientras que en la octava parte «Los penúltimos» no solo se pone en duda el corte que podría haber supuesto la guerra civil para la tradición de viajes y exploraciones, sino que prolongamos su impulso hasta nuestros días.

Los autores:SGE
La Sociedad Geográfica Española es una asociación heredera de una larga tradición de exploración en España. Su objetivo desde que fue fundada en 1997 ha sido revitalizar el diálogo y el conocimiento en torno a la geografía y el viaje, la exploración del planeta, la difusión del saber científico y la conciencia ecológica. La SGE es una asociación abierta a todo el que se interese por estos temas y se ha consolidado como un proyecto cultural que prima la divulgación y que ha logrado reunir a gentes procedentes de todos los ámbitos con el interés común de reconocer la memoria de los grandes exploradores españoles, así como dar a conocer al mundo las aportaciones actuales de geógrafos y viajeros. Sus expediciones, encuentros con viajeros, conferencias, seminarios, viajes con expertos, tertulias de viajes, publicaciones especializadas y proyectos de investigación pueden consultarse en www.sge.org y en sus redes sociales.

El libro:
Atlas de los exploradores españoles (2ª edición) ha sido publicado por la Editorial GeoPlaneta en su Colección Atlas. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 320 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo titulado Juan de la Cosa y le época de los descubrimientos realizado por Fundacion Museo Naval TV.

Para saber más:
https://sge.org/

Atlas de los exploradores españoles (2ª edición) es para mí el mejor libro del año. No solo por su trascendencia, sino por la aventura que significa su lectura. Aquí os dejo algunas de las cabeceras de los artículos. Leerlo es viajar por el tiempo.

TARTESIOS, FENICIOS, CARTAGINESES Y GRIEGOS DESDE ESPAÑA
CÁDIZ, PLATAFORMA HACIA LO DESCONOCIDO
HANNÓN. Entre los siglos V y IV a.C. Rey cartaginés, navegante y explorador.
HIMILCÓN. Siglo V a.C. Navegante y explorador.
PYTHEAS. Siglo IV a.C. Navegante, geógrafo y astrónomo

ANTONIO DE ANDRADE.
CARTAS DESDE EL TÍBET DEL PRIMER EUROPEO QUE LO PISÓ
Oleiros del Priorato de Crato (Portugal), 1580-Goa (India), 1634
Misionero y explorador.

CATALINA DE ERAUSO, LA «MONJA ALFÉREZ»
LA SORPRENDENTE AVENTURA DE UNA MUJER TRAVESTIDA DE HOMBRE
San Sebastián (Guipúzcoa), 1592-Cuitlaxtla (México), 1635
Religiosa, militar y aventurera.

JOSÉ DE ESCANDÓN Y HELGUERA
COLONIZADOR DE TEXAS Y PRIMER VAQUERO DEL OESTE
Soto de la Marina (Cantabria), 1700-Querétaro (México), 1770
Militar, explorador y fundador.

PEDRO CUBERO SEBASTIÁN
NUEVE AÑOS PARA DAR LA VUELTA AL MUNDO CONTRA EL SOL
El Frasno, cerca de Calatayud (Zaragoza), 1645-¿?, 1697
Misionero, viajero y explorador.

FRANCISCO DE PADILLA
DESCUBRIDOR DE LAS ISLAS PALAOS
Úbeda (Jaén), hacia 1671-Manila (islas Filipinas), ¿?
Navegante y explorador.

FRANCISCO EUSEBIO KINO, PADRE KINO
EL CENTAURO CON HÁBITOS QUE FUNDÓ CALIFORNIA
Segno, cerca de Trento (Italia), 1645-Magdalena (México), 1711
Misionero y cosmógrafo.

JESUITAS EN LA SELVA
DOS VIDAS PARA CARTOGRAFIAR EL AMAZONAS Y EL ORINOCO
SAMUEL FRITZ. Trautenau, Bohemia (hoy, República Checa), 1654-Jeberos, Alto
Amazonas (Perú), 1725. Misionero y explorador
JOSÉ GUMILLA. Cárcer (Valencia), 1686-Los Llanos (Venezuela), 1750. Misionero,
explorador y etnólogo.

MANUEL ROMÁN
EL HALLAZGO DE LA CONEXIÓN AMAZONAS-ORINOCO
Olmedo (Valladolid), 1696-Reducción de Urbana, a orillas del Orinoco, 1764
Religioso y explorador.

JORGE JUAN Y SANTACILIA
LA TIERRA, EN EFECTO, ESTÁ ACHATADA POR LOS POLOS
Novelda (Alicante), 1713-Madrid, 1773
Marino, científico y explorador.

Y muchos, muchos, muchos más.

 

2 comentarios

Archivado bajo Biografías, Ciencia y tecnología, Curiosidades, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Viajes y tiempo libre