Archivo de la etiqueta: Editorial Algaida

«El último secreto de Leonardo», de David Zurdo y Ángel Gutiérrez

«Una novela apasionante que describe la relación entre
Leonardo da Vinci y la Sábana Santa,
la más inquietante reliquia de la Cristiandad.»

.

Cubierta de 'El último secreto de Leonardo'

Cubierta de: ‘El último secreto de Leonardo’

Algaida Editores publica El último secreto de Leonardo escrito por David Zurdo y Ángel Gutiérrez, aunque no es primera vez que esta novela ve la luz, pues Robinbook, entre otras editoriales, lo publicó en 2000 con el título de El último secreto de Da Vinci. La ventaja es que los lectores se reencuentran con una novela agotada en sus ediciones anteriores y que si la hubiera firmado Dan Brown sería un best sellers a nivel mundial. 
El tema de la relación de Leonardo Da Vinci y la Sábana Santa no es nuevo, y en 2019 Lynn Picknett y Clive Prince escribieron un libro muy interesante titulado «El gran secreto de Leonardo da Vinci» en el que explican como Da Vinci pudo fabricar una copia de la Síndone (ver las fotos en la reseña).

La historia comienza con un hecho real como es el descubrimiento en el río Sena, debajo del puente “Pont-au-Change”, en 1855 del llamado medallón de Lirey, en el que la reproducción de la Sábana Santa es inconfundible, ya que podemos ver claramente el frontal y el dorso de un cuerpo muy similar a la Sábana Santa de Turín a lo largo de los escudos de las familias (es decir, de Charny, de Vergy) propietarias de la Sábana Santa en Francia alrededor de 1350-1450. Es difícil fechar el medallón con precisión, pero según los escudos de armas, probablemente se produjo entre 1350 y 1418, el período en que la Sábana Santa estuvo en Lirey. Es uno de los medallones más grandes de la colección del museo de Cluny. Quizás esta gran dimensión atestigua la importancia que sus dueños le dieron a la reliquia.

Medallón

El último secreto de Leonardo es una novela de indagación histórica, con varios cruces temporales (tiempos en relación: siglo I, Edad Media, Primera década del siglo XVI, 1888, 1997).
La acción se desarrolla en 1502, cuando Leonardo da Vinci debe enfrentarse a su mayor reto: realizar una copia de la Sábana Santa para los Borgia, que la han sustraído a los Saboya mediante oscuros engaños.
La Síndone, llevada a Edesa por Labeo, fue conservada por los edesenos hasta que en el año 944 pasó a Bizancio, tras el asedio ordenado por Romano Lecapeno. En 1204, durante el saqueo de Constantinopla, Godofredo de Charny puso la reliquia bajo la custodia de la Orden del Temple, y su familia, tras la disolución de los templarios, la guardó hasta que, por hábiles extorsiones, pasó a los Saboya.
César Borgia pretende quedarse con la verdadera Síndone y entregar a los Saboya la copia realizada por Leonardo, pero tampoco él la podrá retener. Pronto será derrotado por el Gran Capitán, que enviará la reliquia al monasterio de Poblet, donde será custodiada por los continuadores templarios que sobrevivieron a la persecución de Felipe IV.
Mucho más tarde, a finales del siglo XIX, en 1888, un pescadero descubrirá en el Sena un extraño medallón que llega a las manos de Gilles Bossuet, que tras estudiarlo se embarca en la búsqueda de la Sábana Santa. El profesor francés seguirá la pista de la reliquia hasta Poblet, y ya nunca regresará a Francia. En 1997, Enrique Castro halla en la Biblioteca Nacional de Madrid una carta dirigida a Bossuet y sigue sus pasos hasta el monasterio de Poblet, donde logrará descifrar las pistas dejadas por Bossuet, que ocultó la Síndone para protegerla durante la Guerra Civil. Aconsejado por Arranz, Castro retornará la Sábana a su legítimo dueño: el Vaticano.

Personajes:

  • Leonardo da Vinci de naturaleza cordial y afable, cuenta con la confianza de los Borgia por las obras defensivas proyectadas en la Romaña. Amante de los saberes prohibidos e iniciáticos, sentirá un profunda veneración por el Santo Sudario, a pesar de su agnosticismo. Aunque tenga dudas sobre si una mano humana podrá copiar tal prodigio, volcará su genio en conseguirlo, aunque lamentará tener que entregarla a los Borgia.
  • César Borgia, enérgico y autoritario, su personalidad queda lastrada por la multitud de crímenes cometidos. En su infinito anhelo de poder, cree que la Sábana Santa será la llave de sus futuros triunfos, aunque su decadencia está cerca. Para perpetrar sus planes, no sólo engañará a los Saboya, sino que hará decapitar a la joven de la que se servirá para sus planes, habiéndola gozado carnalmente.
  • Gilles Bossuet es profesor de matemáticas en la Universidad de la Sórbona y amigo de Jacques, párroco de Sanit Germain. Siguiendo los pasos del extraño medallón que le ha sido confiado, Gilles llegará a Poblet, donde, tras la contemplación del Sudario, y a pesar de ser ateo, se ordenará sacerdote. Llegará a ser el abad del monasterio, y será asesinado por los milicianos durante la Guerra Civil, pero logrará proteger el Sudario.
  • Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, es presentado como miembro y partícipe de los saberes ocultos del Temple secreto que sobrevivió a la extinción de la Orden. Adorado por el pueblo y los soldados, no podrá evitar los celos del rey Fernando. Tras acabar con César Borgia, ocultará a las autoridades el descubrimiento de la Síndone y la hará llegar a Poblet, por lo que tendrá que enfrentarse al cardenal Cisneros.
  • Labeo, embajador de Edesa enviado para invitar a Jesús a abandonar Judea y a predicar en su reino. Tras conocer a Jesucristo, Labeo quedará maravillado y convencido de la santidad, aunque no podrá cumplir su misión, y se quedará en Judea hasta la muerte de Cristo. Será bautizado por Judas como Tadeo, y los discípulos de Jesús, atendiendo sus peticiones y confiando en sus piadosas intenciones, le entregarán el Sudario.
  • Guillermo de Charny, Caballero de la suprema Orden de Saboya emparentado con los duques de Borgoña y capitán de los templarios enviados por el maestre Felipe de Plaissiez al asedio de Constantinopla. Hombre valeroso que había dado prueba de sus capacidades en Tierra Santa, será el único conocedor de que la verdadera intención de los templarios durante el asalto a Constantinopla es hacerse con la Sábana Santa.
  • A Pedro de Charny, entregado a una vida ociosa y mundana, se le aparecerá en sueños su hermano Godofredo, víctima de la persecución de la Orden, para revelarle que debe recuperar en París la arqueta donde se encuentra la Sábana Santa. Unos estigmas en las manos le confirmarán la relevancia de su misión, pero Godofredo no llegará a ver el contenido de la misma, pues morirá el día de la boda de su hijo.
  • Enrique Castro licenciado en Filosofía y Letras por la UNAM, se doctoró en la Universidad Complutense de Madrid con una tesis sobre el «Auge y caída de los caballeros templarios», tema al que luego consagró sus estudios. Mientras ocupa la plaza de profesor en la cátedra de Filosofía y Letras de la UNAM, viajará a Madrid y de allí a Poblet, donde logrará descifrar las pistas dejadas por Bossuet para llegar hasta el Sudario.
  • Germán Arranz, antiguo profesor de Historia Medieval en la Universidad Complutense de Madrid y miembro de los Sacerdotes del Corazón de Jesús. Arranz, que conoció a Castro en un congreso dedicado al Temple, fue defenestrado por sus opiniones poco ortodoxas, a pesar de ser una autoridad en los estudios sobre la Orden. Animará a Castro a seguir con sus investigaciones y entre los dos decidirán enviar la Síndone al Vaticano.

Lee y disfruta de as primeras páginas de la novela.

Los autores:
David Zurdo y Ángel Gutiérrez nacieron en Madrid, donde ambos residen. Juntos han escrito más de veinte libros, entre los que se cuentan las novelas: El mensajero de las sombras, La torre prohibida (Premio Minotauro), El techo del mundo, 97 segundos, El sótano, La señal, 616 todo es infierno, El legado de Jesús y El último secreto de Da Vinci (Premio Hermética). David Zurdo es un escritor, periodista y guionista de televisión y cine español. Ha sido director de la revista Qué leer. Actualmente dirige y presenta el programa El pasado ya no es lo que era en Radio 5 de RNE. También colabora en No es un día cualquiera y Memoria de delfín (ambos en RNE). Durante tres años se encargó de El ojo de la aguja (Radio 5), colaboró en Gente despierta (RNE), La noche (COPE) y Hoy por hoy Madrid (SER). Ha sido guionista de varios programas de televisión de Telemadrid, Antena 3, Televisión Española y Movistar Plus; y de series y documentales de éxito.

David Zurdo y Ángel Gutiérrez

El libro:
El último secreto de Leonardo ha sido publicado por Algaida Editores en su Colección Algaida Histórica. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 360 páginas.

Como complemento pongo un vídeo titulado Descubre la cara oculta de Leonardo da Vinci | Da Vinci, el último hereje.

.
Para saber más:
David Zurdo en Wikipedia.
https://www.angelgutierrezlibros.com/index.html

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Biografías, Curiosidades, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa

Entrevista a Emilio Calderón por su novela «La vida borrada de Amalia Finisterre»

«La vida borrada de Amalia Finisterre es un libro basado en una historia real. Emilio Calderón, durante la prepandemia, hizo un barrido por la prensa digital para saber qué contaba cada diario de la COVID 19 y, en una de esas búsquedas, se encuentra con una noticia en El Español, que habla de una chica, Marta -enfermera-, cuyo novio -camionero-, le había propinado tal paliza que la había dado por muerta… solo que Marta no murió. Calderón quedó impactado y conmovido cuando se entera de que la chica pasa doscientos cincuenta días en coma profundo y otros tantos en planta. Cuando despierta no sabe quién es; se ha convertido en un ser casi vegetal y empieza un proceso de reconstrucción a través de terapias. Al agresor lo exime, ante los jueces, la amnesia que declara padecer cuando ocurrieron los hechos; no recuerda nada.»

MaudyEntrevista realizada por Maudy Ventosa.

Cubierta de 'La vida borrada de Amalia Finisterre'

Cubierta de: ‘La vida borrada de Amalia Finisterre’

Estamos en una sociedad en la que una mujer que ha sufrido tal agresión y no ha muerto, no está considerada víctima de malos tratos; es un sistema extraño y paradójico, afirma Emilio. Esta chica, no está considerada como víctima de violencia de género por no haber muerto. Es una contradicción del sistema, evidentemente. El antes y el después de la imagen de la joven enfermera, toparse con una vida destrozada, es lo que impulsa a Emilio Calderón a escribir su novela ya durante la pandemia. Manifiesta que su estado de ánimo, tampoco era muy boyante. Se identifica con la víctima, porque no sabe qué va a ser de su futuro tampoco. Como ella. Quiere contar la historia de una mujer amnésica, a la que da voz a través de otras voces. Estamos ante una novela coral donde otros personajes nos cuentan qué ha ocurrido con Amalia Finisterre. Ella lo hará a través de sus diarios también. En este libro hay voces femeninas, voces masculinas… uno tiene que mirar dentro de esa parte gris y no en la imagen preestablecida que uno traslada o transmite. Le han ayudado con esas voces, muchos de los testimonios -de maltratadores- que ha ido investigando y de los que ha ido nutriéndose.

Escribes en la intimidad y cuando el libro sale a la luz tienes que exhibirte, en el fondo todos tenemos dentro el bien y el mal y son mecanismos externos los que hacen que uno implosione y se convierta en otro ser.

Episodios personales del autor hacen que la protagonista pase de enfermera a otro servicio en cuidados paliativos.

La novela está impregnada del estilo de Emilio, que cuando se aproxima a un tema tan duro como es la violencia de género, siempre suaviza, con su literatura, lo más desagradable. Algo destacable en esta novela… comenta Mariluz. Es un thriller noir con vocación social, concluye el autor.

Maudy.-Es un libro muy duro, basado en una historia real, que habla de denuncia, de homenaje y de posicionamiento. ¿El thriller le permite hablar sin cortapisas sobre el maltrato?
Emilio.- Sin duda. No solo porque es un género que casi lo permite todo. Es como el bolso de Mary Poppins, lo abres y allí puede haber de todo. Dentro de los muchos géneros que existen en la novela es quizá el más laxo y el que permite jugar con esos artificios que la novela requiere… Era una manera de suavizar la realidad del tema, porque al iniciar una investigación, estás abriendo un camino. Es un género que me permitía hacerlo

M.A la vez, ¿es un homenaje a todas las mujeres que no pueden hablar, a las que han perdido la voz?
E.- Sí, diciendo lo que dices me emociona porque no soy un justiciero; desde el punto de vista social, tolero muy mal las injusticias y, cuando me enfrento a algo que me causa conmoción, como es el caso de la agresión de Marta -vamos a llamarla por su nombre-, no me podía quedar cruzado de brazos. En ese sentido hay una clara denuncia y una clara intención de darle voz a aquellas mujeres que no la tienen. Escribir algo que permita que tomemos conciencia de lo que hay detrás de esta terrible lacra que tenemos. El maltratador ya ha salido a la calle y la familia ha mostrado su indignación porque, este hecho, parece que es un acto de responsabilidad civil, es decir, al maltratador lo condenan por equis años y a darle una indemnización por los daños…

M.- ¿La justicia es tan garantista que protege más a los maltratadores que a las víctimas?
E.-Es un problema y un debate. El problema básico está en la educación, desde la guardería, y en enfocar el mundo y las relaciones de hombres y mujeres de otra manera. Se nos llena la boca con la palabra democracia, que es de donde venimos todos, y en Grecia las mujeres no tenían derecho al voto. Aristóteles, símbolo de la intelectualidad y de los principios del pensamiento occidental, decía que la mujer era inferior al hombre. Hay un déficit y una carencia que viene del principio. Abro el libro con una frase muy breve y muy significativa: nacer hombre es una enfermedad incurable. Y por ahora, casi lo es, porque estamos mal educados en las relaciones. Incluso, los modelos que elegimos, están mal elegidos… como el de Frida Kahlo, modelo de las feministas… sus frases se reproducen en muchas comisarías, cuando sus textos están reflejando el dolor de una mujer sometida. Debieran poner, No ponga usted un diego Rivera en su vida.

M.- ¿Qué estamos dispuestos a hacer para lograr la aceptación del grupo de referencia?
E.- El grupo de referencia tiene que venir a través de la educación; uno tiene que saber qué es lo correcto y lo incorrecto, el modelo a seguir y eso es lo que no nos enseñan. Picasso es un genio como artista, pero en las relaciones con las mujeres -que fueron muchas las que pasaron por su vida-, las trataba mal. De pronto las adoraba, las colmaba de regalos para después, cuando se había acabado la relación, hacerlas la vida imposible.

M.- ¿El macho-dios en el fondo es un pobre hombre que el único recurso que tiene es la fuerza?
E.- Evidentemente. Pasa desapercibido el número de hombres que se suicidad después de matar a su mujer. Cuando se encuentra con que el objeto que a él lo engrandecía, que daba un sentido a su ser ya no existe… solo le queda el último acto del machismo. No es porque la quería tanto que ahora me mato yo, es su último acto machista. Al no tener otra serie de valores, como la empatía…  empieza a fracasar; esa frustración, esa ira, la refleja en su pareja…El padre de Amalia, de pronto lee que un maltratador es una persona normal y corriente.

M.-Y socialmente encantadores
E.- No hay un perfil que diga, el señor que lleva la barba de esta manera… Saben ocultarse y actúan con sutileza, primero apartando de su grupo social a la víctima, la aíslan, destruyen su autoestima… también es fundamental el factor económico.

M.- Si, pero el maltrato se da igual independientemente de la esfera social de las víctimas. Mujeres con estatus social elevado también admiten el maltrato, ¿por qué? ¿Es dependencia?
E.- Para mí es incomprensible. Vuelvo a remitirme al modelo de educación, la mujer se educó en el modelo de un padre que se imponía… algo tiene que haber en el plano psicológico… no tengo respuesta a lo que me estás preguntando… la propia maltratada justifica al maltratador… Algo falla, y está en nuestras costuras del sistema.

M.-¿Busca el maltratador en sus víctimas cualidades que no posee?
E.- Sin duda; es un ser sin autoestima, y la consigue a través de la fuerza física… Es un hombre con muchos complejos.

M.-¿El odio es una enfermedad incurable con metástasis en el alma? ¿El maltratador es alguien que no sabe amar?
E.- Sí. El problema es que esa enfermedad a veces se crea después del amor. Tú no sabes amar, pero crees que sí, piensas que tu modelo sentimental es el correcto, pero no sabes lo que es el amor, por eso es muy fácil que lo que sientes se convierta en posesión y que acaba en odio. No hay empatía, que es un instrumento fundamental a la hora de establecer relaciones sociales y emocionales, y hay gente que sabe ocultarlo. En términos policiales, son psicópatas. Si son capaces de hacer daño a la madre a través de los hijos, es porque nunca han sabido amar. Pero él sí lo ha creído.

M.-¿Qué pasa con el sentimiento de culpa de los supervivientes, por ejemplo, los padres que no supieron verlo…?
E.- El maltrato es una partida de dominó. Después de la víctima van cayendo todas las fichas; no solo afecta a su entorno más directo, sino a toda la sociedad: al sistema policial, al sistema judicial, al sistema sanitario y, estamos entrando en una dinámica peligrosa, y es la de desechar el juguete roto, no arreglarlo. Dentro del sistema es más fácil arreglar al maltratador -de manera que esté en la calle, rehabilitarlo socialmente-, que a la víctima.

M.-¿Solo es amor verdadero cuando te conviertes en el otro? ¿No tiene que existir equivalencia y reciprocidad para que el amor sea completo?
E.-
Es cierto, es una búsqueda tópica del amor. No debería pedirse nada a cambio cuando uno ama.

M.– ¿El problema de muchas preguntas no es que estén faltas de respuestas, sino que son demasiadas las preguntas cuya respuesta está falta de esperanza?
E.- Es puro existencialismo. Las cosas casi nunca son como nos gustaría que fueran, ni siquiera por justicia podrían ser. Las preguntas que nos formulamos, muchas veces tienen respuestas injustas.

M.-Para esquivar la derrota, ¿hay que soñar despierto o vivir dormido?
E.-Muchas veces sueñas en esa vida que te hubiera gustado tener y la vida te pone en otro sueño que a veces es una pesadilla.

M.-¿El amor cura todas las heridas o es el instrumento para causarlas?
E.– Las dos cosas. Es un cuchillo con doble filo. ¿Alguien no ha sufrido o no ha sublimado su vida por amor?

M.-¿El maltratador nace del sistema machista que hemos creado?
E.-
Creo que sí, en muchos casos documentados así es.

M.- ¿Si uno no se quiere a sí mismo está cerrando las puertas para que lo quieran los demás?
E.- Evidentemente, tú tienes que quererte para que te puedan querer. Si no das no recibes. Somos seres sociales. La sociedad es como una escalera y para poder ascender por ella tú necesitas que esos escalones estén bien conformados, sean sólidos para poder ir ascendiendo…

M.- ¿Hay que buscar nuevas respuestas cuando sabes que han cambiado las preguntas?
E.- Eso pasa mucho, sobre todo en ciencia. Cuando te haces preguntas y tardas en contestarlas, al final acaban cambiando las preguntas.

M.-Y que hacemos con la Ley del Talión? La literatura permite determinadas licencias…
E.- Yo dije antes que no soy justiciero, pero sinceramente, creo que la novela no podría terminar de otra manera. Es el final correcto, les guste a unos y no a otros. Es una cuestión de merecimientos; es como reconciliarte con la protagonista.

Emilio Calderón con Maudy Ventosa

Emilio Calderón con Maudy Ventosa

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa