Archivo de la etiqueta: Diego Arboleda

“Lupas y Nanai nueva colección en Anaya Infantil Juvenil” con texto de Diego Arboleda e ilustraciones de Ana Zurita

Para lectores de 6 – 7 años

«Literatura para hacer lectores desde la diversión
y la pasión por los libros»

Una colección especialmente pensada para enganchar a los primeros lectores a través del humor, de la intriga y la ilustración. El eslabón perfecto entre el álbum ilustrado y las novelas más extensas.

Un misterio de fuego, Un misterio de Aire, Un misterio de agua y Un misterio de tierra componen esta serie de cuatro libros dedicados a los cuatro elementos. Cuatro misterios que tienen que investigar el lobo Lupas y la jirafa Nanai y para ello tendrán que viajar a cuatro culturas antiguas (la Europa medieval, China, la Grecia clásica y el Egipto de los faraones).
Pero Lupas y Nanai son mucho más que dos animales. El lobo cuenta con su imaginación y sus extrañas lupas; la jirafa, con su inteligencia y su audacia. Pero junto a los dos protagonistas el escritor Diego Arboleda y la ilustradora Ana Zurita despliegan un abanico de diversidad animal sorprenderte y muy atractivo.

Los cuatro misterios que componen Lupas y Nanai están hechos para hacer disfrutar al lector. El humor disparatado, terreno en el que es especialista Diego Arboleda, impregna los cuatro libros de la primera a la última de sus páginas.
Además, en torno a una trama en apariencia sencilla, Arboleda introduce una riqueza lingüística y literaria sorprendente.
Cada libro incluye dos limericks, uno al comienzo y otro al final. Dos poemas humorísticos en la tradición de la literatura monsense. Ese tono divertido y extravagante se mantiene durante todo el texto, plagado de juegos de palabras y un uso desenfadado y lúdico del lenguaje.
En cada misterio se describe la cultura escrita de la época: el lector visita un scriptorium medieval, conoce los ideogramas chinos, las fábulas y la escritura griega y los jeroglíficos egipcios.
Las fantásticas ilustraciones de Ana Zurita son esenciales a la hora de mostrar la variedad cultural que poseen estos libros. Texto y dibujos se combinan para que el lector disfrute de una experiencia estimulante y enriquecedora.

Y ahora vamos a los libros:
Todos tienen el mismo formato (14 x 18.5 cm) y 96 páginas. Encuadernados en rústica con solapas.

Lupas y Nanai. Un misterio de fuego.
Un castillo al revés, una reina abeja, una dentista de dragones, armaduras, lanzas, espadas, libros antiguos… ¿Qué le falta a este misterio para ser perfecto? Fuego, mucho fuego.
Un misterio muy original, muy animal y muy medieval.
Lee y disfruta del primer capítulo del libro.
Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

El misterio del fuego

Lupas y Nanai. El misterio del fuego

Lupas y Nanai. Un misterio de aire.
Un emperador desaparecido y una ciudad prohibida, un unicornio chino, una muralla interminable, nubes dibujadas con tinta… ¿Qué le falta a este misterio para ser perfecto? Aire, mucho aire.
Un misterio muy especial, muy celestial y muy oriental.
Lee y disfruta del primer capítulo del libro.
Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

El misterio del aire

Lupas y Manai. El misterio del aire

Lupas y Nanai. Un misterio de agua.
Nueve musas musarañas, un oso fabuloso, una ceramista ceramítica, atletas con aletas, monstruos con varias cabezas, caballos con hipo… ¿Qué le falta a este misterio para ser perfecto? Agua, mucha agua.
Un misterio enigmático, muy simpático y muy acuático.
Lee y disfruta del primer capítulo del libro.
Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

El misterio del agua

Lupas y Nanai. El misterio del agua

Lupas y Nanai. Un misterio de tierra.
Una pirámide invisible, una faraona asombrada, una escriba que no escribe, un desierto en el que nieva, papiros, jeroglíficos… ¿Qué le falta a este misterio para ser perfecto? Tierra, mucha tierra.
Un misterio muy asombroso, muy arenoso y muy caluroso.
Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.
Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

El misterio de tierra

Lupas y Nanai. El misterio de la tierra

El autor:
Diego Arboleda nació en Estocolmo, Suecia, en 1976, y unos años después se licenció en Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid. Ha trabajado en una de las librerías más grandes de esta ciudad. Ganó en dos ocasiones el Premio de Cuentos Ilustrados Ciudad de Badajoz junto a la ilustradora Eugenia Ábalos, y en 2012 obtuvo el Premio Lazarillo de creación literaria por su obra Prohibido leer a Lewis Carroll, libro con el que ganaría el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil en 2014. En colaboración con el ilustrador Raúl Sagospe, además de Prohibido leer a Lewis Carroll, también ha publicado Mil millones de tuberías, Aventuras en espiral, Papeles arrugados, Los descazadores de especies perdidas y Elio.

La ilustradora:
Ana Zurita (Valencia, 1976) cursó Bellas Artes en Valencia, su ciudad natal, y tras finalizar sus estudios comenzó su carrera como ilustradora, especializándose en el libro infantil. Desde entonces ha publicado numerosos cuentos en España, Francia y Estados Unidos, ilustrando los textos de otros autores y también sus propias historias.

.
Para saber más:

Diego Arboleda en Wikipedia.
http://anazurita.com/

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura infantil y Juvenil, Literatura, Narrativa

“Los descazadores de especies perdidas”, de Diego Arboleda (Ilustraciones de Raúl Sagospe)

Para jóvenes a partir de 10 años.
«Genios e ingenios de los años del vapor»

Cubierta de: Los descazadores de especies perdidas

Cubierta de: Los descazadores de especies perdidas

Después del éxito obtenido con sus dos anteriores libros, Papeles arrugados y Prohibido leer a Lewis Carroll, La pareja formada por Diego Arboleda y Raúl Sagospe nos vuelve a sorprender con una nueva historia que han titulado Los descazadores de especies perdidas.
Las ocho historias que componen el libro transcurren en un limitado espacio de tiempo que transcurre entre finales del siglo XVIII y el primer cuarto del siglo XX, que es lo que los autores denominan los años del vapor.
En los años del vapor existió un tipo de gente excepcional que nunca aparece en los libros de historia. No fueron reyes ni reinas, aunque compartieron época con grandes mandatarios, generales e incluso emperadores.
Encontramos una historia que tiene que ver con el vuelo, concretamente con el vuelo a vapor, pero no de la forma en que seguramente estáis pensando –¿en avión?,– sino de una peluca. La peluca que por aquellos tiempos, muy bien empolvada, llevaban los señores elegantes, y Nicolas-Joseph Cugnot lo era. Considerado el inventor del primer automóvil movido por vapor tuvo la mala fortuna de estampar contra una pared su «ingenio mecánico». Fue una tarde de 1771 y la peluca acabó sobre la caldera del «ingenio mecánico» fatalmente chamuscada.

Minerva Vapour

Minerva Vapour

También nos encontraremos con la última descendiente, por ahora, de la dinastía de inventoras y geniales científicas Vapour. Minerva Vapour como he dicho antes última descendiente, por ahora, de las Vapour era una casi genio que quería ser genio, pero para ello tenía que inventar algo extraordinario, y vaya si lo inventó: nada más y nada menos que una máquina de escribir en hojas de otoño, que siguió al famoso soplador de vientos. Con estos grandes inventos siguió la dinastía, de la que forman parte de forma muy destacada Juturna, Abundantia, Victoria, Iris, Deméter, Casandra y tantas otras Vapour.
Ancianos como el señor Bisiesto y jóvenes artistas como el dibujante Benvenuto Farini o Zazel, la mujer bala; y espías incansables, implacables y hasta invisibles, como Mao Tou Ying. Todos ellos excepcionales, todos ellos ilustres y todos, también, olvidados.
Pero, a veces, el azar reúne en un mismo lugar a varias de estas personas destinadas al olvido. Y, cuando esto sucede, puede surgir lo extraordinario.
Solo así se explican los hechos narrados en estas páginas. Cómo la invención del primer automóvil a vapor, creado por monsieur Cugnot en 1769, pudo desembocar ciento cincuenta años más tarde en la más extravagante hazaña de la ciencia moderna.

Son muchos los personajes que contiene esta galería ilustrada, pero aquel que lea este libro no olvidará nunca a tres de ellos, una niña-genio, Minerva Vapour; un despistado fotógrafo de nombre Benedict y un lord inglés llamado William Aimer: los descazadores de especies perdidas.

El autor:
Diego Arboleda nació en Estocolmo, Suecia, en 1976, y unos años después se licenció en Filología Hispánica en la Universidad Autónoma de Madrid. Ha trabajado en una de las librerías más grandes de esta ciudad. Ganó en dos ocasiones el Premio de Cuentos Ilustrados Ciudad de Badajoz junto a la ilustradora Eugenia Ábalos, y en 2012 obtuvo el Premio Lazarillo de creación literaria por su obra Prohibido leer a Lewis Carroll, libro con el que ganaría el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil en 2014. En colaboración con el ilustrador Raúl Sagospe, además de Prohibido leer a Lewis Carroll, también ha publicado Mil millones de tuberías, Aventuras en espiral y Papeles arrugados.

Con Diego Arboleda y Raúl Sagospe

Con Diego Arboleda y Raúl Sagospe

El ilustrador:
Raúl Sagospe nació en Vicálvaro, España, en 1974. Unos años después se licenció en Geografía e Historia en la Universidad de Alcalá de Henares. También cursó estudios de Ilustración en la escuela de Arte Nº10 de Madrid. Nunca los acabó, y actualmente trabaja como Técnico de Marketing.

El libro:
Los descazadores de especies perdidas ha sido publicado por la Editorial Anaya en su Colección Narrativa Infantil. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 256 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:

http://sagospe.blogspot.com.es/

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura infantil y Juvenil, Literatura, Narrativa