Archivo de la etiqueta: Colección Áncora & Delfín

«El pozo», de Berna González Harbour

«Un thriller periodístico y una apasionada crítica al sensacionalismo mediático narrados con una franqueza sobrecogedora»

.

Cubierta de 'El pozo'

Cubierta de: ‘El pozo’

Creo que las casualidades no existen y lo digo porque la mañana anterior a la entrevista con Berna González Harbour y escuchando en la radio el programa de Pepa Fernández en Radio Nacional coincidió con una entrevista al periodista Manuel Campo Vidal y dijo una frase que en el fondo no me sorprendió: “Hoy día prima más la velocidad que la veracidad”. Creo que esta afirmación viene muy al caso de la novela que hoy nos ocupa pues El pozo es un thriller que reflexiona sobre el mundo del periodismo y critica ferozmente el sensacionalismo mediático a partir de la recreación ficcionada de un caso que monopolizó la atención mediática española como fue el caso de Julen en Totalán en 2019.

La nueva novela de Berna González Harbour es un thriller periodístico, una apasionada crítica al sensacionalismo mediático narrados con una franqueza sobrecogedora. 
La protagonista es Greta Cadaqués, una reportera de televisión, enviada a cubrir el caso de una niña que ha caído en un pozo a las afueras de Madrid. Mientras no deja de pensar en un juicio al que tiene que asistir como jurado popular, su cámara, Juan Quatremer, y su jefe, un hombre ávido de audiencia, la apremian a sacar a la luz todos los detalles del caso del que el país entero está pendiente.
Aunque pronto descubrirá que las intenciones de ambos hombres son muy distintas: Juan pretende cubrir el suceso de la forma más rigurosa posible, pero su jefe la coaccionará para que consiga las exclusivas más impactantes, aunque eso signifique difundir noticias falsas. Greta deberá enfrentarse a una encrucijada personal y profesional que la llevará a cuestionarse el papel de los medios de comunicación y los límites éticos de su trabajo.

“La verdad puede ser muy relativa en función de quién la mente
y lo que quiera conseguir con ella”

Porque los grandes despliegues informativos se pueden llenar de morbo, de basura, de especulaciones, de ángulos excéntricos, de exageraciones, de postureo y de protagonismo de los propios narradores, y no de las víctimas; pero también de noticias, de avances, de datos que permitían profundizar, comprender.
La verdad puede ser muy relativa en función de quién la cuente y lo que quiera conseguir con ella, también el periodismo.
La protagonista de esta novela tiene muy claras las reglas de supervivencia en este oficio:

  • Primera regla: uno vale lo que vale su última crónica, a la que hay que restarle los días transcurridos, las incógnitas que abre y las crónicas de los demás.
  • Segunda regla: en la relación con las fuentes, esto es lo que funciona: tú ganas, yo gano.
  • Tercera regla: volver al campamento base, el bar, el lugar donde se reconstituyen todas las alianzas entre periodistas, bomberos, buscavidas y torreznos tras las batallas del día, algo obligatorio en plena crisis.
  • Cuarta regla: descubrir, no ser descubierto. Venir a contar, no a ser contado. La regla definitiva. La más difícil. La que se incumple.

Greta Cadaqués hace lo que le gusta: coberturas en directo. Droga dura. Adora la última hora, los sucesos, la improvisación, las exclusivas y por encima de todo nada más adictivo que desentrañar realidades que no están a la vista, las que alguien prefiere ocultar. «Si además lograbas un pico de audiencia, el día estaba arreglado. El pique constante al que la sometía el jefe era parte de ese juego. Adicción es adicción.»

La noticia o la nada. Y en esta novela la nada no solo es el fracaso del rescate, sino de las noticias en sí. Del Periodismo en mayúsculas.
«Nada era no tener novedad, no alcanzar a la niña. Pero nada es también entrevistar a gilipollas, entretener a la audiencia, fantasear con el público en teorías de la conspiración, pasar el rato dando zarpazos al ratón medio muerto que era la familia de la niña, como si el público fuera un gato gordo y aburrido que matara por jugar, no por comer. Nada era mucho peor que meterse las manos en los bolsillos y esperar la noticia. Mucho peor que la responsabilidad. Mucho peor que aburrirse en lugar de entretenerse. Nada era caer en el pozo para que muriera no la niña, sino el periodismo.»

Tengo una nota de la autora titulada «Periodismo, ¿por qué?» que reproduzco a continuación.
“Hay muchas razones para ser periodista: casualidades, pasión por escribir y por contar historias, y por volar y escapar. Estas son las grandes razones que hacen del periodismo una profesión suprema. Por eso, por ese torrente de vocaciones, impulsos y ambición de contar, este libro no es un ataque al periodismo, sino un homenaje al periodismo de verdad.
Mientras escribía mi nueva novela El pozo, que nació como una crítica frontal al sensacionalismo, me fue creciendo además la reconciliación con la belleza de nuestra profesión, con la vocación, con la entrega que requiere y con la causa de la verdad si se lleva a cabo debidamente. Ese es el valor de nuestro oficio. En mayúsculas. A veces hay que analizar lo feo, lo que nos hace daño, para redescubrir lo bueno, lo genial de una profesión que nos conecta ferozmente con la realidad; y que —vosotros lo sabéis mejor que nadie— es esencial para una sociedad libre e informada. A algunos os pregunté por qué elegisteis el periodismo y de vuestras respuestas también aprendí. Como lo harán los lectores.
Espero que os guste. Espero que abra debates. Y espero que nos encontremos en ellos.”

Un pequeño detalle que me ha gustado de la novela es que un personaje clave de su anterior novela (El sueño de la razón, 2019) como es Goya vuelve a aparecer en esta pero no ya como pintor, sino como periodista pues cuando Greta junto a Daniel observan en el Museo del Prado las pinturas negras, Daniel le espeta:

—Esto es periodismo, Greta. Goya era periodismo. ¿O qué es periodismo sino buscar, mirar y descubrir la realidad?
—¿Tú crees que estamos buscando la realidad? ¿O estamos buscando la audiencia mientras creamos otra realidad?
[Pág. 241]

Creo que Berna González Harbour nos deparará más alegrías gracias a su admirado Francisco de Goya y Lucientes.

Lee y disfruta de las primeras páginas de la novela.

Con Berna durante la entrevista

Con Berna durante la entrevista

La autora:
Berna González Harbour es premio Dashiell Hammett 2020, que concede la Semana Negra de Gijón a la mejor novela del género en español, por su anterior novela, El sueño de la razón (Destino, 2019). Creadora de la comisaria Ruiz y una de los «nueve novísimos» de la literatura española negrocriminal según Paco Camarasa, fue finalista del mismo premio en 2018 con Las lágrimas de Claire Jones (Destino) y es premio José Estrañi 2020, premio de los libreros de Cantabria 2018 y miembro de varios jurados literarios. También es periodista, analista política y colaboradora cultural. Es subdirectora de El País, donde ha sido editora de Babelia y enviada especial a numerosos países en conflicto. Conduce el programa sobre libros «¿Qué estás leyendo?» y participa en la tertulia de «Hoy por hoy», en la Cadena Ser.

El libro:
El pozo ha sido publicado por Ediciones Destino en su Colección Áncora & Delfín. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 302 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que Berna González Harbour nos habla de su novela El pozo. La entrevista y grabación del vídeo la realizamos en la estupenda librería Velázquez del Paseo de Extremadura en Madrid que tan bien dirige Laura Velázquez.

.
Para saber más:
https://twitter.com/BernaGHarbour
https://www.facebook.com/bernagonzalezharbour
Berna González Harbour en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

«Los crímenes de la carretera», de J.D. Barker y James Patterson

«Un detective y un agente del FBI unen fuerzas en la búsqueda de un asesino en serie a sangre fría en este intenso thriller psicológico»

.

Cubierta de 'Los crímenes de la carretera'

Cubierta de ‘Los crímenes de la carretera’

No es la primera vez que James Patterson une fuerzas con otro escritor y se pasean por este blog, pues hace un par de años Patterson unió fuerzas con el expresidente Bill Clinton en una entretenida novela titulada El presidente ha desaparecido, cuyo motivo central en que nuestra sociedad se ha vuelto completamente dependiente de la tecnología. En esta ocasión Patterson une fuerzas nada menos que con J. D. Barker —o Barker con Patterson—, bien conocido por sus novelas imaginativas, siempre con un giro…, o cinco, sobre asesinos en serie —la trilogía de El Cuarto Mono—y de otro tipo. Cabría esperar que los talentos combinados de estos escritores saliera una obra al menos igual a la alabanza anticipada que les precede.

Los crímenes de la carretera es un fascinante y salvaje viaje de un extremo al otro del país. Michael Kepler, un conductor de camión de larga distancia acaba de regresar a su residencia en Los Ángeles después de una entrega y espera poder dormir bien. Pero antes de que pueda hacer eso, descubre el cuerpo de una mujer sumergida en su bañera. Michael llama a la policía y pronto encuentra su vida sumida en la confusión. No recuerda haber conocido ni visto a la víctima antes, sin embargo, parece que han tenido una relación en curso. Hay fotos de ellos por todo el apartamento de la víctima, hay un video íntimo de ellos juntos, y cada uno tiene ropa en la residencia del otro.
Nada de eso tiene sentido para Michael. Tampoco lo hace la aparición de una agente especial del FBI, Jessica Gimble, que ha estado investigando una serie de asesinatos en todo el país que es capaz de vincularlos con Michael. Parece ser cierto. Las ubicaciones documentadas por el dispositivo de rastreo en su camión coinciden con las fechas y horas de varios asesinatos cometidos allí. Los antecedentes de Michael son otro factor complejo, considerando que su madre, una drogadicta, murió en circunstancias misteriosas, lo que resultó en su adopción por parte de los Fitzerald, un matrimonio de psicólogos. Michael protesta por su inocencia casi en vano.
Gimble, una agente del FBI que se encuentra muy motivada, lentamente comienza a dudar de su propio caso. Hay una serie de agencias invisibles en el trabajo que parecen estar decididas a liberar a Michael o matarlo. Ninguno de ellos, sin embargo, está interesado en la verdad, que se vuelve demasiado aparente cuando la novela llega a su conclusión final.

Aviso: No te apegues demasiado a ningún personaje en particular, ya que es posible que no llegue al final de esta historia muy bien escrita y llena de acción.

Sinopsis:
Los hermanos Fitzgerald comparten un oscuro y terrible pasado. Adoptados por una célebre pareja de intelectuales, fueron criados en un ambiente experimental y aislados del mundo real, y lo son todo el uno para el otro, no tienen ni confían en nadie más. Una noche, al volver del supermercado, Michael FitzgeraldMichael Kepler— descubre a una joven muerta en su bañera. Al lado del cadáver hay una pluma de gorrión. Aterrorizado, llama a la policía y esta le interroga sobre la víctima, Alyssa Tepper, a la que él asegura no conocer. El detective Dobbs y la agente Gimble, del FBI, unen fuerzas en lo que parece un simple asesinato: en el momento en el que salen a la luz fotos en las que Michael aparece besando a Alyssa, es arrestado de inmediato, pero a las pocas horas aparece otra víctima, también con una pluma de gorrión colocada al lado del cuerpo.

Cuando el macabro patrón se repite, no solamente en Los Ángeles sino por todo el país, tienen claro que se enfrentan a un nuevo serial killer, un ingenioso psicópata que está sembrando el terror y que va siempre un paso por delante de ellos al que apodan Birdman.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

Los autores:
J. D. Barker (Lombard, Illinois, 1971) es autor de varias novelas, entre las que destacan Los crímenes de la carretera,Drácula, el origen y la trilogía El Cuarto Mono (compuesta por El Cuarto Mono,La quinta víctima y La sexta trampa; AVISO: habrá un cuarto libro The Sixth Wicked Child) con la que ha cosechado un impresionante éxito de crítica y lectores en todo el mundo. Sus novelas se han traducido a veinte idiomas. J. D. Barker vive en New Hampshire con su familia. Con James Patterson también ha escrito The noise.

J. D. Barker y James Patterson

J. D. Barker y James Patterson

James Patterson (Newburgh, Nueva York, 1947) fue galardonado en 2015 con el Literarian Award por su servicio excepcional a la comunidad literaria norteamericana que concede la National Book Foundation.
Ostenta el récord Guinness de autor con mayor números 1 en la lista de más vendidos de The New York Times, y sus obras han vendido más de 375 millones de ejemplares en todo el mundo. Defensor infatigable del poder de los libros y de la lectura, Patterson fundó una nueva editorial para niños, JIMMY Patterson Books, cuya misión es simple: «Queremos que cada niño que termine un libro de JIMMY diga “Quiero leer otro”». Ha donado más de un millón de libros a estudiantes y soldados, además de haber proporcionado más de cuatrocientas becas de educación para docentes en veinticuatro institutos y universidades.
Ha donado también millones de dólares a librerías independientes y a bibliotecas escolares. Patterson invierte los ingresos de las ventas de los libros de JIMMY Patterson Books en iniciativas de promoción de la lectura.
Con J. D. Barker también ha escrito The noise.

El libro:
Los crímenes de la carretera (título original: The Coast -to- Coast Murders, 2020) ha sido publicado por Ediciones Destino en su Colección Áncora & Delfín. Traducción de Julio Hermoso Oliveras. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 620 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que J.D. Barker y Juan Gómez-Jurado conversan sobre novela negra.

.
Para saber más:
https://jdbarker.com/aboutjd/
https://www.jamespatterson.com/

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura. Novela Negra