Archivo de la etiqueta: Carlos Abreu Fetter

“El Zorro”, de Frederick Forsyth

«¿Y si el arma más peligrosa del mundo no fuera un misil inteligente, un submarino sigiloso o un virus informático?»

«MIS, MIG, GCHQ, NCSC, SAS, SIS, COBRA, SBS, SRR, FBI, CIA, ICE, NSA, SAD, SUR, Departamento V, FSB, MOSAD, Sayeret, Matkal, FEDAT, ÁVO, PASDARÁN, SAVAMA, VAJA, RUSI, Lobos Nocturnos, ELINT…»

Y seguro que me dejo alguna de las agencias, centros de espionaje, centros de inteligencia…, que figuran en la nueva novela de Frederick Forsyth. La guerra fría se ha transformado en la guerra cibernética. y tengo que añadir que los agentes de inteligencia del Reino Unido —como no podía ser menos— son mucho más inteligentes que sus equivalentes rusos, iraníes o coreanos del norte. La prueba, en la novela.
Por cierto, para no perdernos, al final del libro hay una casi imprescindible ‘Lista de personajes y organizaciones’.

Cubierta de El Zorro

Cubierta de: ‘El Zorro’

Han pasado casi cincuenta años desde que en 1971 Forsyth publicara El día del Chacal aunque la edición española se publicó solo como Chacal. Magnífica novela que tuvo mucho éxito y que dio a conocer a un joven Forsyth como uno de los mejores novelistas del mundo. Ahora con ochenta años publica su novela número diecisiete, ingeniosa y muy bien documentada, asesorado por expertos en ciberseguridad y muy centrada en los verdaderos conflictos internacionales.

En la novela hay tres personajes principales. Los dos primeros difícilmente podrían ser más diferentes. Sir Adrian Weston es un alto funcionario de inteligencia británico retirado, de 70 años que sigue siendo influyente porque la Primera Ministra Marjory Graham (cuadra a la perfección con Theresa May. Más adelante nos daremos cuenta de que también están retratados Donald Trump; Vladimir Putin, hombrecillo de mirada fría o el coreano Kim Jong-un) confía en él. Sir Adrian es el cerebro, la conciencia y el héroe de la novela.
El otro personaje principal es Luke Jennings, un joven de 18 años que sufre un caso grave de síndrome de Asperger. Al principio, Luke vive con sus padres en una casa modesta en un suburbio de Londres, donde pasa la mayor parte del tiempo en el ático con su ordenador. Luke de alguna manera ha desarrollado una habilidad inexplicable para romper las defensas de los sistemas de seguridad más sofisticados. Esa habilidad es el argumento principal de la novela de Forsyth.
Un día, asombrados funcionarios de seguridad estadounidenses descubren que sus bases de datos más secretas guardadas en los ordenadores de Fort Meade, que durante mucho tiempo fueron inexpugnables, han sido hackeadas por un intruso que no había robado, saboteado ni destruido nada, se había limitado a entrar, echar un vistazo y marcharse. Para ir más rápido diré que una investigación intensiva identifica a Luke Jennings como el culpable.
Sigo adelantando.
En una reunión en la Casa Blanca, el presidente, al que se define en el libro como “La enorme cabeza de cabellera rubia” (a que se parece a Donald Trump), exige que se entregue a Luke para ser juzgado y encarcelado. Pero Sir Adrian insiste en que el chico puede ser más útil en Londres al obtener acceso a bases de datos supuestamente impenetrables en Irán, Corea del Norte y Rusia. Luke procede a romper las defensas más elaboradas de esas naciones para extraer inteligencia invaluable, a menudo sobre planes nucleares.
Después de hacer encallar en el paso de Calais al buque insignia de la Flota del Pacífico rusa, el Alomirante Nájimov, el vozhd (¿Putin?) ordena enviar al francotirador más letal de Rusia, conocido solo como Misha, a Inglaterra para eliminar al adolescente problemático. Forsyth compara a Misha con Vasily Zaitsev, el legendario francotirador ruso que en el invierno de 1942 en Stalingrado, cubierto de nieve, se le atribuyó la eliminación de cientos de soldados alemanes.

¿Pero puede Misha encontrar a Luke? ¿O puede Sir Adrian proteger al niño y preservar la paz mundial? El resultado es emocionante, sorprendente y muy satisfactorio.

También tendría que hablar de los coreanos, de sus misiles intercontinentales con cargas  nucleares, o de los iraníes. Prefiero que lo leáis, son 280 páginas que no tienen desperdicio.

La habilidad de Luke (El Zorro) para romper los códigos de los ordenadores nunca se aclara. Se le llama “cybergenio” con una habilidad “desconcertante”, pero lo aceptamos porque está de nuestro lado, es divertido y el resto del libro está profundamente arraigado en la realidad.
Forsyth está sumamente bien informado sobre los asuntos mundiales, la política, la diplomacia, el armamento y los misterios del espionaje. En El zorro, como en todas sus novelas, las presenta con brillante detalle.

El jovenLuke es la guinda del pastel.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Frederick Forsyth

Frederick Forsyth

El autor:
Frederick Forsyth nació en  Ashford, Reino Unido, 25 de agosto de 1938. Es ex piloto de la RAF y periodista de investigación, modernizó el género del thriller cuando publicó Chacal, una novela que combina a la perfección la documentación periodística con un estilo narrativo ágil y rápido. Desde entonces ha escrito numerosas novelas que se han convertido en verdaderos super-ventas mundiales. Odessa, Los perros de la guerra, La alternativa del diablo, El cuarto protocolo, El negociador, El manipulador, El manifiesto negro, El puño de Dios, El veterano, Vengador, El afgano, Cobra o La lista. Además ha publicado recientemente El intruso. Mi vida en clave de intriga, sus memorias. Vive en Hertfordshire, Inglaterra.

El Libro:
El zorro (título original: The fox, 2018) ha sido publicado por la Editorial Plaza y Janés en su Colección Éxitos. Traducido del inglés por Carlos Abreu Fetter y Efrén del Valle Peñamil. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 286 páginas.1

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en inglés grabado por Penguin Books South Africa en el que Frederick Forsyth habla de su libro El zorro.

.
Para saber más:
Web de Frederick Forsyth en Penguin.
Frederick Forsyth en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

“El hombre de tiza”, de C.J. Tudor

«¿Quieres leer algo bueno? Si te gusta lo que escribo,
te gustará El Hombre de Tiza, de C. J. Tudor.»

STEPHEN KING
.

Reseña escrita por Maudy Ventosa.

“Ya podía morir”, cuenta emocionada C. J. Tudor, después de leer la elogiosa frase que le dedicó Stephen King, y añade, que es gran admiradora de este autor y, de hecho, hay muchos guiños deliberados -que no oculta-, en esta historia, pero el libro avanza con personalidad propia, “porque tienes que tener tu propia voz sin copiar a nadie”.

Cubierta de El hombre de tiza

Cubierta de: ‘El hombre de tiza’

La idea surge cuando a su niñita unos amigos la regalan un cubo de tizas de colores. Dibuja muñecos con ella una tarde en el jardín de su casa. Después de cenar, al salir de noche, la luz ilumina esos muñecos, que adquieren una nueva dimensión. Al día siguiente comenzó a escribir.

Su infancia transcurre también en un pueblito pequeño, como la de los niños de este thriller, porque “una de las claves de esta novela es la infancia. “Siempre creemos que está teñida de rosa, pero es un tiempo oscuro, de mucho conflicto y desasosiego”, “los niños viven en un mundo paralelo, de abusos, de historias feas. Cosas que no cuentan a sus padres”. De este material es del que se ha nutrido para escribir esta novela de intriga, de suspense, de misterio…“Encantada de que no lo pilles hasta el final”.

Se inspiró en su pandilla,
“aunque hay cosas que no son tan divertidas”

Dice que tiene mucho de Eddie, y también de Nicky, “porque ella era también un chicazo”. Para el personaje de la madre de Ed, se inspira en su abuela. En los 80, se empieza a concebir que sea la madre la que hace una carrera universitaria y trabaje fuera y  sea el padre el que se queda en casa. Homenaje a este periodo y al Reino Unido, porque la historia ocurre en una ciudad pequeña, como en la que ella vive; y a Stephen King. “Es un ejercicio de honestidad”.

1986, 2016…La historia transcurre de forma paralela, porque el pasado siempre vuelve. “Es muy fácil escribir sobre la infancia” -1986- , y para que el texto fluya, intercala un tiempo y otro. “Sirve para mantener el misterio en una época y otra”.

1986. Eddie “Munster”, Gav “El Gordo”, “Metal” Mickey, “Hoppo” (David Hopkins) y Nicky (la única chica) son los miembros de la panda. Disfrutan de la feria que todos los años se instala en su pequeña ciudad; Anderbury, pero también les encanta acercarse con sus bicicletas al bosque a jugar… hasta que aparece el cadáver de una joven… pero, dónde está la cabeza. Pese al esfuerzo de la policía, la búsqueda es infructuosa. Nunca pudieron recomponer el cuerpo porque alguien se la llevó.

Los chicos de la pandilla siguen mandándose mensajes en clave a través de los monigotes que pintan con sus tizas de colores… ¿o los dibujos empiezan a aparecer por sí solos?

2016. Treinta años después, Eddie recibe un correo. Dentro del sobre, el dibujo de un muñeco y una tiza. La historia continúa, el pasado acecha de nuevo con fuerza. Tendrán que enfrentarse otra vez a sus demonios y a todo lo que quedó sin resolver, a las personas en las que se han convertido, a sus miedos…Tendrán que preocuparse de salvar sus vida hasta conocer la verdad.

PERSONAJES
Eddie
“Munster”  (por la Familia Adams) vive con su madre, médica pero hace “otras cosas”  y su  padre, que se queda en casa y escribe artículos. Treinta años después, es profesor de instituto y está solo.

Gav, “El Gordo”,  recibe en su cumpleaños un cubo con tizas de colores. Siempre dice que todo es ”un zurullo como el estado de Texas”. Treinta años después, los músculos superiores siguen siendo  fuertes y ágiles, mientras que  sus piernas descansan  en una silla de rueda

Nicky, hija del oscuro y siniestro reverendo Martin, párroco local. Pelopanocha. Dice tacos y se sube a los árboles. Nadie sabe lo que ocurre en su casa. Pronto se larga lo más lejos que puede… pero también aparece pasados treinta años.

“Metal” Mickey, hermano de Sean Cooper, el matón de la pandilla de los mayores. Cuando muere, Mickey pasa a ocupar su lugar en la pandilla adquiriendo sus peores hábitos.

“Hoppo”, David Hopkins, vive con su madre que es responsable de un equipo de limpieza. Se convierte en fontanero.

“El Hombre Pálido”, el señor Halloran. Albino. El nuevo profesor que salva a La chica de la Ola, Elisa, y se enamora de ella. Le gusta pintar, pero es un hombre triste, perdido.

Clhoe, juvenil, moderna. Su inquilina. Esconde un secreto importante que tiene que ver con el pasado de la pandilla y por el que se acerca a Ed.

SINOPSIS
Hay juegos que solo tienen un final posible.

Echando la vista atrás, todo comenzó el día del terrible accidente durante la feria, cuando Eddie, de doce años, conoció al Hombre de Tiza.
Fue el Hombre de Tiza quien le dio la idea de los dibujos: una manera de dejar mensajes secretos entre el grupo de amigos.
Fue divertido hasta que los dibujos condujeron al cuerpo sin vida de una niña.
Sucedió hace treinta años y Ed pensaba que todo había quedado olvidado.
Sin embargo, recibe una carta que contiene solo dos cosas: una tiza y el dibujo de un muñeco.
La historia se repite y Ed se da cuenta de que el juego en realidad nunca terminó…

Todos tenemos secretos.
Todos somos culpables de algo.
Y los niños no son siempre tan inocentes.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

C. J. Tudor con Maudy Ventosa

C. J. Tudor con Maudy Ventosa

La autora:
C.J. TUDOR nació en Salisbury y creció en Nottingham, donde todavía vive con su pareja y su pequeña hija. Desde muy pequeña mostró interés por la escritura. Salió de la escuela a los dieciséis años y ha tenido diversos trabajos a lo largo de los años, como periodista en prácticas, guionista de radio, dependienta, redactora publicitaria y voz en off.
A principios de los años noventa, cayó en un trabajo como presentadora de televisión para un espectáculo en el Canal 4 llamado Moviewatch. Aunque es una presentadora terrible, pudo entrevistar a leyendas actuantes como Sigourney Weaver, Michael Douglas, Emma Thompson y Robin Williams. También molestó a Tim Robbins al hacerle una pregunta sobre los senos de Susan Sarandon y se sintió extremadamente halagada cuando Robert Downey Junior le mostró su cofre.
Suele leer todas las novelas de Stephen King, Michael Marshall y Harlan Coben.  Sus películas favoritas son Ghostbusters y The Lost Boys. Apasionada de todo lo oscuro y macabro. El hombre de tiza es su primera novela. Todos la llaman Caz.

El libro:
El hombre de tiza (The Chalk Man, 2018)  ha sido publicado por la Editorial Plaza & Janés en su Colección Éxitos. Traducción de Carlos Abreu Fetter. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 352 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en inglés, en el que C.J. Tudor presenta su novela debut, The Chalk Man (El hombre de tiza).

Para saber más:
C. J. Tudor en Wikipedia.
Cuenta oficial en Facebook.
Cuenta oficial en Twitter.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra, Por Maudy Ventosa