Archivo de la etiqueta: Ariel

“Por qué. Qué nos hace ser curiosos”, de Mario Livio

«Mario Livio -un astrofísico que ha escrito sobre matemáticas, biología y ahora psicología y neurociencia- explora este tema irresistible de una manera lúcida y entretenida que cautivará a cualquiera que tenga curiosidad por la curiosidad.»
.

¿A qué se debe la curiosidad? ¿Cuales son los mecanismos subyacentes a la curiosidad y la exploración?

Cubierta de Por qué. Que nos hace ser curiosos

Cubierta de: ‘Por qué. Que nos hace ser curiosos’

Mario Livio reconoce que siempre ha tenido curiosidad por los mecanismos de la curiosidad,  pero no estaba seguro de si podría escribir un libro sobre esto, porque la psicología y la neurociencia no eran sus campos de experiencia. Luego, hace unos cinco años, le invitaron a dar una charla sobre TedxMidAtlantic , y le permitieron elegir el tema. Entonces pensó: esta es una oportunidad. “Déjenme pasar unos seis meses más o menos explorando el tema de la curiosidad, que será suficiente para mi charla, y esto me dará una idea de si soy capaz de profundizar en el tema y escribir un libro”. Luego pasó los siguientes cuatro años descubriendo qué resultados de investigación se estaban produciendo tanto en el lado de la psicología como en el de la neurociencia, entrevistando a muchos científicos que trabajaban en el campo y visitando laboratorios.

Mario Livio investiga quizás la más humana de todas nuestras características, la curiosidad, mientras explora nuestro deseo innato de saber Por qué. Los experimentos demuestran que las personas se distraen más cuando escuchan una conversación telefónica -donde pueden conocer solo un lado del diálogo- que cuando escuchan a dos personas hablar y conocer a ambas partes. ¿Por qué media conversación nos hace más curiosos que una conversación completa?
En el siempre fascinante ¿Por qué? Mario Livio entrevistó a científicos en varios campos para explorar la naturaleza de la curiosidad. Examinó las vidas de dos de los genios más curiosos de la historia, Leonardo da Vinci que es quizás la persona más curiosa que jamás haya vivido, y sobre Richard Feynman. Pero también entrevisté a nueve personas que están vivas hoy en día, gente como Brian May, el guitarrista principal de Queen, quien también tiene un doctorado en astrofísica. O Fabiola Gianotti, quien ayudó a descubrir el bosón de Higgs y también una consumada pianista que se evade del mundo tocando a Schubert. O Story Musgrave astronauta con títulos en matemáticas, informática, biología, química, literatura y medicina. ¿Qué impulsa a estas personas a sentir curiosidad por tantos temas? Estoy seguro de que hay algunos lectores, tal vez, que realmente no están tan interesados ​​en los mecanismos precisos en el cerebro, pero aún pueden estar intrigados por esta gente.

La curiosidad está en el corazón del misterio y las novelas de suspense. Es esencial para otras formas de arte, desde la pintura hasta la escultura y la música. Es el principal impulsor de la investigación científica básica. Aun así, todavía no existe un consenso científico definitivo sobre por qué los seres humanos somos tan curiosos o acerca de los mecanismos en nuestro cerebro que son responsables de la curiosidad.

“La curiosidad inspira las cosas más emocionantes en nuestras vidas, desde la conversación hasta la lectura de libros y ver películas. Impulsa toda la investigación científica y la educación. Otras especies son curiosas, pero no tienen la capacidad de preguntar por qué. Esto es exclusivamente humano. Creo que todos deberían sentir curiosidad por la curiosidad.”

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

Mario Livio. (Foto J. Coyle Jr.)

Mario Livio. (Foto: J. Coyle Jr.)

El autor:
Mario Livio (nació en 1945 en Bucarest, Rumanía)  abandonó Rumania a los cinco años con sus abuelos, y la familia se estableció en Israel . De 1991 a 2015 fue astrofísico y miembro del Space Telescope Science Institute, organismo encargado de operar el Telescopio Espacial Hubble. Es autor de La proporción áurea, un libro que, además de haber sido un éxito en todo el mundo, le proporcionó el premio Pitagoras y el Peano. También ha escrito los libros ¿Es Dios un matemático? y La ecuación jamás resueltatodos ellos publicados en Ariel.

El libro:
Por qué. Qué nos hace ser curiosos (título original: Why? What Makes Us Curious, 2017) ha sido publicado por la Editorial Ariel en su Colección Ariel. Traducido del inglés por Joan Soler Chic, 2018. Encuadernado en rústica con solapas tiene 271 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo grabado en Google en el cual Mario Livio habla de su último libro Por qué. Qué nos hace ser curiosos.

Para saber más:
http://www.mario-livio.com/
Mario Livio en Wikipedia.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia y tecnología, Ensayo - Crítica literaria, Literatura

“Tengo, tengo, tengo. Los ritmos de la lengua”, de José Antonio Millán González

«Una visión diferente y rica de los mecanismos que oculta la lengua que hablamos todos los días.»
.

«Éste no es un libro para especialistas. Está dirigido a un tipo de personas que he descubierto con placer a lo largo de los años que cuenta con muchísimos miembros: aquellos que disfrutan reflexionando sobre su lengua y aprendiendo nuevas cosas sobre ella.»
José Antonio Millán

Cubierta de Tengo, tengo, tengo. Los ritmos de la lengua

Cubierta de: ‘Tengo, tengo, tengo. Los ritmos de la lengua’

«Hay ritmo y música en muchos aspectos de nuestra lengua que no son poéticos, y explorarlos es precisamente el objetivo de este libro. Recorrerlos nos llevará a esquinas extrañas de la vida de las palabras: unas risibles, otras sobrecogedoras; unas antiquísimas y otras que son creaciones recientes. Entre otras cosas, recorreremos las canciones y las fórmulas que se dicen a los niños, o que éstos utilizan entre sí; las frases que utilizan el ritmo para fijarse en la memoria, y a veces llevan siglos reproduciéndose; las que acompañan a las tareas repetitivas o a los trabajos en común; las que usan los colectivos que quieren decir cosas al unísono; las palabras extranjeras (reales o inventadas) que crean ritmos, las palabras juguetonas que pueden animar nuestra lengua: en suma, todas las formas de utilizar pautas en la lengua sin un propósito directamente literario o artístico.
Cuando alguien dice “a otra cosa, mariposa”, cuando se aplaca a un niño con el “cura, sana… “, cuando se nos quiere consolar con un “ojos que no ven, corazón que no siente”, cuando los manifestantes repiten “Luego diréis que somos cinco o seis”, cuando la televisión pregunta “Si no tomas Danao, ¿qué has desayunao?”, cuando los hinchas gritan “Alirón, alirón, el Atleti campeón”, cuando el rapero suelta una de sus tiradas, cuando los niños baten palmas y entonan “Y po y me y po po po”, cuando el estudiante memoriza un versito que le ayuda a recordar algo, o recita la tabla de multiplicar, cuando el subastador desgrana una sucesión de cifras, y en muchas ocasiones normales y extraordinarias, los seres humanos apelan al ritmo para jugar, para animar una enumeración, para pautar sus movimientos, para sencillamente entregarse a él.
Éste no es un libro para especialistas. Está dirigido a un tipo de personas que he descubierto con placer a lo largo de los años que cuenta con muchísimos miembros: aquellos que disfrutan reflexionando sobre su lengua y aprendiendo nuevas cosas sobre ella. Sus ejemplos provienen básicamente del español, sobre todo del de España, pero también del americano, aunque en ocasiones se ha echado mano de otras lenguas para ilustrar la universalidad de los fenómenos que se tratan.
El autor aspira a que quien lea este libro y penetre en sus ejemplos acabe con una visión diferente y más rica de los mecanismos que oculta la lengua que habla todos los días.»

Este libro consta de diez partes:

  • La primera explora qué entendemos por ritmo, y específicamente por ritmo en la lengua.
  • La segunda analiza la función de las palabras inventadas en el contexto de los juegos infantiles.
  • La tercera cuenta cómo las fórmulas que aspiran a envolverse en un prestigio antiguo recurren al ritmo.
  • La cuarta vuelve a las dinámicas que movilizan los juegos de los niños, ahora en sus aspectos más mágicos y encantatorios.
  • La quinta sigue la suerte de los sonidos africanos en el seno del castellano.
  • La sexta analiza los procedimientos orales para acompasar las acciones de los hombres.
  • La séptima sigue los comportamientos verbales de quienes toman la palabra en público para anunciar o dirimir algo.
  • La octava analiza ejemplos en los que las cadencias de la lengua se ponen al servicio de la memoria.
  • La novena estudia los restos rítmicos en el seno de las actividades más prosaicas.
  • La décima y última resume lo tratado.

«Un libro para aquellos que disfrutan reflexionando sobre su lengua y aprendiendo nuevas cosas sobre ella.»

Lee y disfruta de las primeras páginas en las que podrás leer el índice.

José Antonio Millán

José Antonio Millán

El autor:
José Antonio Millán (Madrid, 1954) es el bien conocido autor de libros de divulgación lingüística como Perdón imposible. Guía para una puntuación más rica y consciente o El candidato melancólico. De dónde vienen las palabras, cómo viajan, por qué cambian y qué historias cuentan. Es, además, autor de novelas, libros infantiles y ensayos sobre edición, lectura, educación y nuevas tecnologías. En su sitio web jamillan.com explora, desde hace más de veinte años, sus temas predilectos.

El libro:
Tengo, tengo, tengo. Los ritmos de la lengua ha sido publicado por el Sello Ariel. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 296 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con casa del Libro.

Para saber más:
En la web dedicada a este libro se puede encontrar un riquísimo conjunto de notas, referencias bibliográficas y ejemplos multimedia: jamillan.com/tengotengotengo.

http://jamillan.com/tengotengotengo/

Deja un comentario

Archivado bajo Ensayo - Crítica literaria, Literatura