Archivo de la etiqueta: Anne-Hélène Suárez Girard

“Sufismo y Taoísmo. Ibn ‘Arabî, Laozi y Zhuangzi”, de Toshihiko Izutsu

“Nota a la nueva edición de Victoria Cirlot”

«Un «diálogo metahistórico» entre diferentes sistemas filosóficos que, sin tener una conexión directa, esconden preocupaciones metafísicas comunes.»
.

Victoria Cirlot ya nos lo deja muy claro en la nota escrita para la presente edición: “Esta obra del profesor Izutsu, publicada por vez primera en Japón en los años sesenta, revisada y reeditada en 1981, y traducida al castellano por Ediciones Siruela en 1997 (2ª edición, 2004), continúa siendo no sólo imprescindible para todo estudioso del sufismo y taoísmo, sino necesaria para cualquiera que esté interesado en el proceso de realización espiritual: tal es su claridad y precisión, su rigor y comprensión. Se trata de un estudio comparativo de estas dos corrientes místicas ejemplificadas, la primera en Ibn ‘Arabî (1165- 1240) y concretamente en su Los engarces de la sabiduría o Fusus al-Hikam, y la segunda en el Dao de jing y el Zhuangzi (ss. IV-III a J. C.). Es, por tanto, un estudio comparativo entre autores y obras situadas aproximadamente a más de quince siglos de distancia.”

Cubierta de Sufismo y Taoísmo

Cubierta de: ‘Sufismo y Taoísmo’

Adentrarse en el mundo de Toshihiko Izutsu es como adentrarse en un universo pues en 1958 completó la primera traducción directa del Corán del árabe al japonés. Su traducción es aún reconocida por su precisión lingüística y ampliamente utilizada para trabajos académicos. Tuvo un talento especial en el aprendizaje de lenguas extranjeras pues hablaba fluidamente más de 30 idiomas, incluyendo árabe, persa, sánscrito, pali, chino, japonés, ruso y griego; y terminó la lectura del Corán un mes después de comenzar a aprender árabe. Aunque centró sus investigaciones en el islam, también se interesó por otras escuelas de sabiduría oriental como la hindú advaita vedanta, el budismo zen y el taoísmo.
El origen de este libro hay que buscarlo, en la época en que Toshihiko Izutsu enseñaba filosofía islámica en el Instituto de Estudios Islámicos de la Universidad McGill, en Montreal, Canadá, después de pasar por la Universidad de Keio en Tokio y por el Instituto Iraní de Filosofía de Teherán. En aquella época, empezó a tomar consciencia de que iniciaba gradualmente una fase de su vida intelectual, en el que buscaba a tientas un nuevo tipo de filosofía oriental basado en una serie de estudios rigurosamente filológicos y comparativos de los términos clave de diversas tradiciones filosóficas de todo Oriente. Este libro fue el primer producto de mi empeño en este sentido.

El principal propósito de esta obra es intentar una comparación estructural entre la cosmovisión sufí, representada por Ibn ‘Arabî, y la cosmovisión taoísta, representada por Laozi y Zhuangzi. Pero tenemos que tener en cuenta que una comparación hecha de forma gratuita entre dos sistemas de pensamiento que no tienen conexión histórica puede desembocar en la observación superficial y carente de rigor científico, de los parecidos y diferencias. Para evitar caer en este error, el autor puso de relieve la estructura fundamental de cada una de ambas visiones del mundo, de forma independiente y con el máximo rigor posible, antes de proceder a cualquier consideración comparativa.

Bajo este enfoque, el libro se divide en tres partes. La primera parte está enteramente dedicada a un intento de aislar y analizar los principales conceptos ontológicos en que se basa la cosmovisión de Ibn ‘Arabî, cuyos ejes principales son lo Absoluto y el Hombre Perfecto. Mientras que, en la segunda parte, se hará exactamente el mismo tipo de estudio analítico acerca de la cosmovisión de Laozi y Zhuangzi, de modo que ambas partes constituyan dos estudios totalmente independientes, uno sobre Ibn ‘Arabî y otro sobre el taoísmo antiguo. Sólo en la tercera parte se hará una tentativa de comparación y coordinación de los conceptos clave de ambas interpretaciones, previamente analizadas sin consideración alguna de las similitudes y diferencias que existan entre ambas.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

Toshihiko Izutsu

Toshihiko Izutsu

El autor:
Toshihiko Izutsu (井筒俊彦; n. 4 de mayo de 1914, en Tokio, Japón – 1 de julio de 1993) entró en contacto con el budismo zen a través de su padre, un hombre de negocios que además era calígrafo y practicante laico de zen. Se graduó en la Facultad de Letras de la Universidad Keio en Tokio, en cuyo Instituto de Estudios Culturales y Lingüísticos fue más tarde profesor. Posteriormente, impartió docencia en la Academia Imperial Iraní de Filosofía en Teherán y en el Instituto de Estudios Islámicos de la Universidad McGill en Montreal. Conocedor de cerca de treinta lenguas ?entre ellas, árabe, persa, sánscrito, pali, chino, ruso y griego, en 1958 completó la primera traducción del Corán del árabe al japonés. Aunque centró sus investigaciones en el islam, también se interesó por otras escuelas de sabiduría oriental como la hindú advaita vedanta, el budismo zen y el taoísmo. Es autor, entre otras obras, de Sufismo y taoísmo. Un estudio comparativo de conceptos filosóficos clave (1983; trad. cast. Ediciones Siruela, 1997), Language and Magic. Studies in the Magical Function of Speech (1956), Ethico-Religious Concepts in the Quran (1966), God and Man in the Koran (1980), Creation and the Timeless Order of Things: Essays in Islamic Mystical Philosophy (1994) y, junto a Toyo Izutsu, The Theory of Beauty in the Classic Aesthetics of Japan (1981). Biografía cedida por Editorial Trotta.

El libro:
Sufismo y Taoísmo. Ibn ‘Arabî, Laozi y Zhuangzi (título original: Sufism and Taoism: A Comparative Study of Key Philosophical Concepts, 1983) ha sido publicado por el Sello Siruela en su Colección El Árbol del Paraíso, 95. Traducción del inglés de Anne-Hélène Suárez Girard. Nota a la nueva edición de Victoria Cirlot. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 514 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que el profesor Pablo Beneito, presidente de la sociedad MIAS-Latina ofreció el 9 de febrero de 2015 esta conferencia inaugural en Casa Árabe, que marca el comienzo de un año en el que Ibn Arabi tendrá un protagonismo muy especial. Fue presentado por Eduardo López Busquets, director general de Casa Árabe.

.
Para saber más:
Toshihiko Izutsu en Wikipedia (en inglés).
Ibn ‘Arabî en Wikipedia.
Lao-Tse en Wikipedia.
Zhuangzi en Wikipedia.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura

“Fluye el Sena. Tres casos del comisario Adamsberg”, de Fred Vargas (seudónimo)

«Salud y libertad», «La noche de los brutos» «Cinco francos unidad»

Por Ricardo Martínez.

Cubierta de Fluye el Sena

Cubierta de: ‘Fluye el Sena’

Los fenómenos literarios que irradian con la fuerza de (casi obligados) best seller se convierten para el lector atento, tanto en objetos de curiosidad como en objetos de sospecha. Quiere en ello decirse que no caben, no, de pronto, excelencias obvias inmediatas en un tema literario (menos en la novela negra, con tan digna historia detrás) ni, por extensión, autores presentados como si fuesen unos ‘clásicos de nacimiento’. Otra cosa es que el comercio editorial haya de invertir en una novedad –mejor si es femenina, al parecer- para mostrársenos como reflejo de una verdad social, de una acaso audacia expresiva como testimonio de un tiempo determinado.

Particularmente a mí me ha parecido observar, sí, un ritmo muy dinámico en la narración de estos relatos, pero, a la vez, de escasa altura literaria, de riqueza expresiva cuestionable. Hay, por el contrario, ese ritmo imparable que exige un lenguaje muy a ras de calle, tan intenso como perecedero: “Ése caminaba mucho, sonreía a menudo, hablaba de buena gana, pero no parecía llevar mucho dinero en el bolsillo”. Este fragmento, como tantos otros del libro, refleja más, desde luego, un dinamismo cinematográfico que no un discurso medido, elaborado, donde la acción o lo descriptivo no tiene por qué estar ausente (En ocasiones, al leer estos textos tan dinámicos y un si es no es ansiosos, me pregunto cómo lo escribiría, para expresar la misma idea, un autor como Thomas Mann, o Cartarescu, por ejemplo)

Alguien dirá, y eso es cierto, que cada voz nueva es una forma de decir distinta, una forma de comunicación renovadora, pero, hablando de literatura, alguien ha llegado a decir que el discurso implicador y de gusto ha de ser como la tortilla: o lleva huevo o no lo lleva. Y si no lo lleva ‘como ingrediente’, se parecerá a tortilla, pero será otra cosa de lo entendido como tal.

No quisiera dar la impresión de denostar sin más un ejercicio literario que tiene agilidad, cierta capacidad de sugerencia, un leve tic de ingenio que recuerda al sentido del humor, pero, en lo esencial del nudo dramático, la resolución de la casuística –sobre todo en títulos como ‘Salud y libertad’ y ‘Cinco francos por unidad’–  la conclusión repentina y fugaz respecto de toda la trama montada hasta ese momento en torno al ‘problema’ viene cogida tan por los pelos, es tan electrica como difícil de sostener en una situación normal. Ni Vasco ni ‘Pi’ tendrían, considero, motivos hondos suficientes para convertirse, de pronto, en colaboradores obedientes de la policía. No, se advierte aquí un ejercicio literario que sería como subir los peldaños bailando, trastabillando a la vez; algo así, al decir de algún crítico, como una cierta forma epiléptica de narrar, de establecer la lógica, material y humana, de los casos, que no está asentada. Un texto, pues, entretenido, pero anecdótico, circunstancial; tal vez el hecho de que hayan aparecido como colaboraciones en revistas suponga una justificación de un apriorismo excesivo, sin elaboración suficiente.

Señalaría, como una convención bienintencionada, los guiños que se hacen, más o menos indirectos, a la figura de Maigret (ironía, observación del agua –río o lluvia-, una cierta propensión a la comprensión en favor del desheredado) pero ahí queda todo. Repito, demasiada repentización, una casuística traída de una manera narrativa nerviosa.

Una escritura virtual en sentido técnico; diríase, de ordenador: apresurada, no mesurada, de quita y pon con su aquel trivial y, desde luego, un lenguaje perversamente directo por desnudo, para causar exageración, exceso de llamada: “Te lo aseguro, cara de cabrón. Es pálido, con el pelo muy fino y muy negro, y unos dientes que no se ven. Viste bastante bien, pero el corte no es inglés”. ¡Ay, si doña Agatha hubiera de esgrimir su pluma en una descripción similar! O bien, ¿se imaginan la cara de asombro del relamido Poirot aludiendo a un personaje así como una forma de personalidad, de definición humana, de ‘contenido trágico’

Repito, los lenguajes descriptivos, emocionales, cambian como cambian los tiempos y con ello los autores, pero todo bípedo lector sigue yendo dotado de una ontología que se debería reflejar, como trasfondo,  más conscientemente  a fin de sentirse implicado, comprometido incluso.  Lectura es amistosa compañía, entretenimiento inteligente con su aquel de trasfondo, de gravedad incluso

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Fred Vargas

Fred Vargas

La autora:
Fred Vargas (seudónimo de Frédérique Audoin-Rouzeau, París, 1957), arqueóloga de formación, es mundialmente conocida como autora de novelas policíacas; hasta el momento ha escrito catorce (todas ellas publicadas por Siruela). Además del Premio Princesa de Asturias de las Letras 2018, ha ganado los más importantes galardones, incluido el prestigioso International Dagger, que le ha sido concedido en tres ocasiones consecutivas. También ha recibido, entre otros, el Prix mystère de la critique (1996 y 2000), el Gran premio de novela negra del Festival de Cognac (1999), el Trofeo 813 o el Giallo Grinzane (2006). Sus novelas han sido traducidas a múltiples idiomas con un gran éxito de ventas, alguna de ellas incluso se ha llevado al cine.

El libro:
Fluye el Sena. Tres casos del comisario Adamsberg (título original: Coule la Seine, 2005) ha sido publicado por Ediciones Siruela en su Colección Nuevos Tiempos 231. Traducción del francés de Anne-Hélène Suárez Girard. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 136 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en francés de Le mur d’après cinq francs pièce de Fred Vargas.

.
Para saber más:

Fred Vargas en Wikipedia
Fred Vargas en Wikipedia (en francés).

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra, Por Ricardo Martínez