Archivo de la etiqueta: Amin Maalouf

“Nuestros inesperados hermanos”, de Amin Maalouf

«A través de la ficción y de la parábola, el autor trata en una narración los grandes temas abordados en sus ensayos como “Identidades asesinas”, “El desajuste del mundo” y “El naufragio de las civilizaciones”…; pero abriendo la puerta a la esperanza que nos brindan “nuestros inesperados hermanos”

.

Cubierta de 'Nuestros inesperados hermanos'

Cubierta de: ‘Nuestros inesperados hermanos’

¿Qué puede suceder en esta isla diminuta de Antioquía la más pequeña de un archipiélago de cuatro que se llama «los Quirones», frente a la costa atlántica? Habiendo heredado este pedazo de isla deshabitada, el dibujante Alexander o si lo preferís por su nombre artístico Alec Zander pasa allí unos días tranquilos. Hasta el día en que todo cambió: “La lámpara de doscientos vatios parpadeó en el techo como una raquítica vela de iglesia y se apagó.” 
Con esta frase comienza Nuestros inesperados hermanos una distopía hecha de humor y crítica mordaz; la nueva novela de Amin Maalouf nos adentra en un escenario épico y escalofriante. Mientras las potencias nucleares juegan al matón, aquí hay una hermandad de humanos que adoptaron el nombre de «los amigos de Empédocles», con poderes asombrosos que intervienen para evitar que el mundo se autodestruya. “No están al servicio de ninguna nación ni de ninguna potencia, y tienen un solo objetivo: prevenir un cataclismo planetario. Estarán ansiosos por volver a su papel de espectadores tan pronto como pase el peligro. “

“Nos ha dado la impresión de ser unos curanderos indígenas proponiéndole sus servicios al gran médico blanco”.  [Pág. 206]

Pero una vez en el lugar, estos hermanos inesperados que vienen de quién sabe adónde van más allá: alimentados de sabiduría griega y dotados de una inteligencia superior, cuidan, sanan y rejuvenecen a la población, organizan los suministros… Pero esta generosidad es muy mal comprendida y nada recompensada por ciertos sectores.

El artista narra en cuatro libretas los hechos, gracias a la información Agamenón el batelero, de su viejo amigo Moro asesor del presidente en la Casa Blanca y de Ève Saint-Gilles, su vecina más cercana, autora de una única novela con un título premonitorio: El futuro ya no vive en esta dirección. No solo está en juego el poder temporal, sino los mismos cimientos de la sociedad: “¿Qué será de nuestras ciencias, nuestros lenguajes, nuestras religiones, nuestras leyendas, nuestros héroes, todas esas cosas de las que estamos orgullosos y cuya memoria recordamos?”. Es al pie del muro que medimos lo que valoramos: “ Parece que nuestra civilización, a pesar de sus espectaculares avances, padecía una astuta enfermedad que iba a triunfar.”

“Toda la vida normal está ahora suspendida, en todo el planeta”, escrito mucho antes de la pandemia, este relato filosófico, decimoctavo libro del académico, golpea nuestras noticias de salud, con esos aires de amenaza planetaria, aislamiento y de incertidumbre. “Los trabajadores ya no trabajan, los estudiantes ya no estudian, los gobernantes ya no gobiernan, los consumidores solo consumen lo estrictamente necesario, y hasta los delitos son raros.” 

Sinopsis:
Alec, dibujante de mediana edad, y Ève, novelista de un mítico éxito editorial, son los únicos habitantes de un islote diminuto de la costa atlántica. Se evitan, hasta el día en que una inexplicable avería de todos los medios de comunicación les fuerza a salir de su celosa soledad. ¿Qué está pasando? ¿Ha sufrido un cataclismo el planeta tras las amenazas continuas de un conflicto nuclear y de atentados terroristas a gran escala? ¿Qué ha ocurrido en las islas cercanas, en la costa, en el resto del país, en el resto del planeta? Alec resolverá, poco a poco, el misterio. Gracias a su viejo amigo Moro, convertido en uno de los consejeros de confianza del presidente de Estados Unidos, conseguirá reconstruir el desarrollo de los acontecimientos, hasta descubrir que, si bien hemos escapado al desastre, lo hemos hecho de una manera tan extraña e inesperada que la Historia no podrá retomar su curso como hasta ahora. El tumultuoso encuentro de nuestros contemporáneos desorientados con sus “inesperados hermanos”, pertenecientes a una misteriosa civilización que se proclama heredera de la antigua Grecia y que ha alcanzado un saber médico mucho más avanzado que el nuestro, convierte a esta novela en un cuento moderno de gran fuerza dramática.

Lee y disfruta de las primeras páginas de la novela.

Amin Maalouf

Amin Maalouf

El autor:
Amin Maalouf nació en Líbano, en 1949. Estudió economía, política y sociología. Trabajó en el diario “An Nahar” como responsable de la sección de internacional. En 1975, cuando estalló la guerra de Líbano, se exilió en Francia en donde trabajó como redactor-jefe de la revista “Jeune Afrique”. Actualmente se dedica en exclusiva a la creación literaria. Cultiva la narrativa, el ensayo y la ópera. Toda su obra está publicada en Alianza Editorial. Entre los numerosos premios que ha recibido cabe destacar el Maison de Presse por su novela Samarcanda, el Goncourt por La roca de Tanios, el Aujourd’hui 2019 al mejor libro de geopolítica por El naufragio de las civilizaciones; y el Príncipe de Asturias 2010 en reconocimiento a toda su obra y a su empeño en estrechar lazos entre Oriente y Occidente. En junio de 2012 ingresó en la Academia Francesa.

El libro:
Nuestros inesperados hermanos (título original: Nos frères inattendus, 2020) ha sido publicado por Alianza Editorial en su Colección Alianza Literaturas. Traducción de María Teresa Gallego Urrutia y Amaya García Gallego, 2020. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 296 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que Valeria Ciompi (directora editorial de Alianza) entrevista a Amin Maalouf por motivo de su novela Nuestros inesperados hermanos.

.
Para saber más:
Amin Maalouf en Wikipedia.

1 comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

“El primer siglo después de Béatrice”, de Amin Maalouf

«Fue en El Cairo donde comenzó todo, durante una laboriosa
semana de febrero, hace cuarenta y cuatro años…»
.

Cubierta de 'El primer siglo después de Béatrice'

Cubierta de: ‘El primer siglo después de Béatrice’

Con esta frase comienza el capítulo ‘B’ de El primer siglo después de Béatrice. La novela de Amin Maalouf esta dividida curiosamente en veintiséis capítulos “enlazados por la simple concatenación de las letras de mi alfabeto, de la ‘A’ a la ‘Z’” [Pág. 216]. Con su estilo particular, utilizando en su novela la historia en primera persona y su lenguaje animado, el autor nos ofrece en esta novela una hipótesis inquietante: la raza humana puede desaparecer porque los viejos prejuicios otorgan más importancia a la herencia masculina. Si se puede elegir el sexo de los niños (o más precisamente en esta novela, si los padres que prefieren un niño tienen la opción), la humanidad se lanza hacia su destrucción.

“—Esto lo compré ayer por la tarde en la Gran Plaza de El Cairo, en Maydan al-Tahir. Vean, son unas cápsulas aplastadas en forma de gruesas habas, llamadas precisamente «habas del escarabajo». Dentro hay un polvo que, según el folleto, aumentará la potencia viril del hombre que lo tome, quien, además, será recompensado por su fogosidad con el nacimiento de un hijo.”  [Pág. 20]

La historia comienza en una fecha indeterminada en torno al año 2040 cuando un entomólogo francés compra en la Gran Plaza de El Cairo unos misteriosos polvos que prometen aumentar la potencia viril del hombre, asegurándole además a quien los tome el nacimiento de un hijo varón. Esa misteriosa sustancia, recuperada de un cajón en el que permanecía olvidada, será el punto de partida de una investigación destinada a revelar los orígenes de un proceso de desintegración que llegará a poner en peligro el futuro de la humanidad.
El narrador, recibe a Clarence, una periodista con la cual entablará una relación sentimental y hará realidad su sueño de tener una hija a la que siempre ha asignado el nombre de Béatrice. Paralelamente corre, sin embargo, la investigación de Clarence en torno a unos sospechosos comprimidos que, bajo distintos nombres, se venden en el Tercer Mundo bajo el auspicio de aumentar el vigor sexual pero, sobre todo, de garantizar la concepción de varones… y que coincide con un inesperado cambio en las tendencias demográficas.

Cronista de su tiempo y de su propia historia, a la vez que protagonista de una doble historia de amor, el narrador, testigo de El primer siglo después de Béatrice, da cuenta de los acontecimientos que han convertido a la Tierra en un planeta sombrío y dividido por el odio.
Si hasta el momento Amin Maalouf había negado en su narrativa la escisión entre Oriente y Occidente, en El primer siglo después de Béatrice convierte en objeto de preocupación la «falla horizontal» que divide el mundo en un norte de población estable y acomodada y un sur que se empobrece al compás de su crecimiento demográfico. El primer siglo después de Béatrice refleja las contradicciones de nuestra época. Se nos presenta como una advertencia, una defensa de la «feminidad del mundo» y una afirmación de la inagotable capacidad de supervivencia que caracteriza al ser humano.

Quiero concluir esta reseña con una reflexión con la que Maalouf termina el libro:

“Pienso a menudo en esos futuros que murieron, e incluso a veces, dejándome llevar por mis sueños durante mis paseos cotidianos por los senderos de mi montaña, retrocedo sesenta años, mucho antes del comienzo del siglo de Béatrice, y trato de imaginar los caminos que habría podido seguir la irritante especie a la que pertenezco.
Reconstruyo entonces, en el espacio de un paseo, un mundo diferente. Un mundo en el que la libertad y la prosperidad se habrían esparcido progresivamente como las ondas en la superficie del agua. Un mundo en el que la medicina, después de haber vencido a todas las enfermedades y aniquilado todas las epidemias, no tendría otro desafío que hacer retroceder indefinidamente a la vejez y a la muerte. Un mundo del que la ignorancia y la violencia habrían sido desterradas. Un mundo liberado de las últimas zonas de oscuridad. Sí, una humanidad reconciliada, generosa y conquistadora, con los ojos clavados en las estrellas de la eternidad.
A esa especie, yo habría estado orgulloso de pertenecer.”
[Pág. 218]

Amin Maalouf

Amin Maalouf

El autor:
Amin Maalouf nació en Líbano, en 1949. Estudió economía, política y sociología. Trabajó en el diario “An Nahar” como responsable de la sección de internacional. En 1975, cuando estalló la guerra de Líbano, se exilió en Francia en donde trabajó como redactor-jefe de la revista “Jeune Afrique”. Actualmente se dedica en exclusiva a la creación literaria. Cultiva la narrativa, el ensayo y la ópera. Toda su obra está publicada en Alianza Editorial. Entre los numerosos premios que ha recibido cabe destacar el Maison de Presse por su novela Samarcanda, el Goncourt por La roca de Tanios, y el Príncipe de Asturias 2010 en reconocimiento a toda su obra y a su empeño en estrechar lazos entre Oriente y Occidente. En junio de 2012 ingresó en la Academia Francesa.
El naufragio de las civilizaciones ha sido galardonado con el premio Aujourd’hui 2019, al mejor libro de geopolítica.

El libro:
El primer siglo después de Béatrice (título original: Le Premier Siècle après Béatrice, 1992) ha sido publicado por Alianza Editorial en su Colección 13/20. Traducción de María Concepción García-Lomas Pradera. Encuadernado en tapa dura, tiene 222 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
Amin Maalouf en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa