Archivo de la etiqueta: Amando Lázaro Ros

“El mundo perdido”, de Arthur Conan Doyle (Ilustrado por Sergio Mora)

«La novela fundacional del género de los dinosaurios creada en 1912 por el padre del detective Sherlock Holmes.»
.

“Lo que dejaba a uno al pronto sin respirar era su volumen; su volumen y su tremendo aspecto. Su cabeza era enorme; no la he visto tan voluminosa sobre los hombros de ningún ser humano. Estoy seguro que si me hubiera probado su sombrero de copa alta, se me habría metido hasta los hombros. Tenía la cara y la barba que a mí me hacen pensar siempre en un toro asirio; la primera de un color vivo, y la segunda, tan negra que apuntaba a ser azul, en forma de pala y cayéndole en ondulaciones sobre el pecho. También la pelambre de su cabeza era especial, teniendo pegado sobre su frente maciza un amasijo que formaba una larga ondulación. Los ojos eran de un azul grisáceo, sombreados por cejas tupidas y largas, y su mirar era directo, penetrante y dominador. Unos hombros anchisimos y un pecho como una barrica eran las otras partes de su cuerpo que sobresalían de la mesa, fuera de unas manazas enormes y cubiertas de vello largo y negro. Toso esto, con la voz de bramido, de rugido, de retumbo, vino a ser mi primera impresión del célebre profesor Challenger.”

Cubierta de El mundo perdido

Cubierta de: ‘El mundo perdido’

Quién esto suscribe es Ed Malone, reportero del Daily Gazette, a quién McArdle, el editor, le envía a entrevistarse con el profesor Challenger pues quiere conseguir una misión peligrosa y aventurera (de modo que pudiera impresionar lo bastante a su amada, Gladys, como para pedirle su mano); una tarea difícil pues el profesor ha agredido a varios otros periodistas enviados a hablar con él sobre su presunto descubrimiento de dinosaurios en Sudamérica. Dicho hallazgo ha sido hasta el momento ridiculizado por la corriente científica principal, pero Challenger convence a Malone de su veracidad y le invita a una expedición al Amazonas venezolano para recoger más evidencias. Otros dos personajes también son incorporados al viaje: el profesor Summerlee, científico calificado para la tarea, y Lord John Roxton, un aventurero que conoce bien el Amazonas, territorio en el que varios años antes se había desempeñado en misiones contra tratantes de esclavos.

El mundo perdido es una novela sobre una expedición a una meseta sudamericana (basada en el monte Roraima de la selva Amazónica Venezolana) en donde aún sobreviven animales prehistóricos. Fue publicada originalmente en la popular Strand Magazine e ilustrado por el artista neozelandés Harry Rountree durante los meses de abril a noviembre de 1912 e introdujo al conocido personaje del profesor Challenger.
Después del largo viaje de rigor, alcanzan la meseta con la ayuda de guías indígenas, que se asustan supersticiosamente al acercarse al área, y huyen mucho antes de que la expedición alcance su meta. Los expedicionarios deciden investigar el mundo perdido. Son atacados por pterodáctilos en un pantano; poco después Roxton encuentra un poco de arcilla azul que le despierta un enorme interés.
Para tratarse de un relato de ficción ambientado en tiempos remotos, el episodio que trata sobre los dinosaurios es sorprendentemente corto: muchas más páginas están dedicadas a una batalla entre una tribu de hombres prehistóricos y un grupo de violentos homínidos primitivos.
Después de muchas aventuras, vicisitudes, secuestros, peleas…, vuelven a Inglaterra llevando con ellos un pterodáctilo, que rápidamente escapa al ser exhibido y es desacreditado por el público presente como alguna clase de pájaro desconocido, pues nadie consigue examinarlo en detalle. En una cena en el apartamento de Roxton con otros miembros de la expedición, éste le muestra la enigmática arcilla azul que, al ser desmenuzada, revela diamantes en su interior. Su valor, de unas 200.000 libras esterlinas, es repartido entre los camaradas. Challenger utiliza su parte para abrir un museo; Summerlee para retirarse; y Roxton para organizar otro viaje al mundo perdido. Malone vuelve a su amor, Gladys, para descubrir que se casó con otro hombre mientras él estaba ausente. Para no quedarse en Inglaterra, se ofreció como voluntario para la segunda expedición de Roxton.

La idea de que los animales prehistóricos sobrevivieran hasta nuestros días no era nueva, ya había sido presentada por Julio Verne en Viaje al centro de la Tierra. En ese libro, publicado en 1864, las criaturas viven bajo la tierra dentro y alrededor de un mar subterráneo. En 1915, el científico ruso Vladimir Obruchev produjo su propia versión del tema “mundo perdido” en la novela Plutonia , que coloca a los dinosaurios y otras especies del Jurásico en un espacio ficticio dentro de la Tierra hueca conectada a la superficie a través de una abertura en el Extremo norte.
En 1916, Edgar Rice Burroughs publicó La tierra olvidada por el tiempo, su versión de El mundo perdido, donde los tripulantes perdidos de un submarino alemán descubrieron su propio mundo perdido de dinosaurios y hombres-mono en la Antártida.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Foto realizada por Arnold Genthe en 1914

Foto realizada por Arnold Genthe en 1914

El autor:
Arthur Ignatius Conan Doyle nació en Edimburgo en 1859, en una familia donde casi todos destacaban en alguna actividad artística. En su ciudad natal se educó en una escuela pública y posteriormente pasó a un colegio de jesuitas, donde conoció bien a los prosistas latinos y a los clásicos ingleses, principalmente a Shakespeare. Posteriormente, estudió Medicina en la Universidad de Edimburgo hasta 1881. En 1886 termina de escribir Estudio en escarlata, donde se definía el personaje de Sherlock Holmes, quien protagonizaría muchas de sus historias hasta 1926 (El signo de los cuatro, El sabueso de los Baskerville, Las aventuras de Sherlock Holmes…). No obstante, Conan Doyle también creó otros personajes singulares, como el profesor Challenger (protagonista de varias novelas, entre ellas El mundo perdido), y escribió novela histórica, que según confesó era su máxima aspiración literaria. En 1902 recibió del gobierno el título de Sir, y falleció en 1930 en Crowborough (Inglaterra) de un ataque al corazón.

El libro:
El mundo perdido (edición ilustrada) (Título original: The Lost World, 1912) ha sido publicado por el Sello Literatura Random House en su Colección Grandes Clásicos. Traducción de Amando Lázaro Ros. Ilustraciones de Sergio Mora. Encuadernado en tapa dura, tiene 300 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el booktrailer de la editorial.

Para saber más:
http://www.arthurconandoyle.com/

Frontispicio de la edición original de 1912, donde se muestra a los protagonistas del libro, de izquierda a derecha E. D. Malone (del Daily Gazette) Profesor Summerlee, Profesor G. E. C

Frontispicio de la edición original de 1912, donde se muestra a los protagonistas del libro, de izquierda a derecha E. D. Malone (del Daily Gazette) Profesor Summerlee, Profesor G. E. Challenger, y Lord John Roxton.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Fantasía y Ciencia Ficción

“Cuentos completos”, de Mark Twain (seudónimo)

«En un texto se puede encontrar cualquier cosa si uno se coloca entre él y el espejo de su propia imaginación.»
«Introducción de Charles Neider»

Cubierta de Cuentos completos de Mark Twain

Cubierta de Cuentos completos de Mark Twain

La publicación de los Cuentos completos de Mark Twain por la  Editorial Penguin Clasicos es un importante esfuerzo editorial que incluye relatos publicados entre 1865 y 1916 (seis años después de su muerte). La lengua oral, la picaresca y el gusto por el absurdo, pero sobre todo el oído sensible hacia la vida del pueblo, resurgen con fuerza y vitalidad en estos cuentos humorísticos que se van tornando más y más oscuros.
Mark Twain empezó a trabajar a los 12 años, en una imprenta, después de que su padre, un comerciante de Missouri, muriera de neumonía. Aprendió el oficio en el pueblo de Hannibal, a orillas del Mississippi, el mismo que serviría como inspiración para el St. Petersburg donde transcurren las aventuras de Tom Sawyer (1876) y Huckleberry Finn (1884), los niños protagonistas de sus dos obras mayores.

“Me gusta una buena historia bien contada. Por esa misma razón, a veces me veo obligado a contarlas yo mismo.”

El presente volumen contiene un total de sesenta relatos magníficamente traducidos, trece de ellos recogidos de libros de no ficción. El texto corresponde a la edición Stormfield de los trabajos de Twain, publicada en 1929 por Harper & Brothers en treinta y siete volúmenes. Los relatos están organizados según el año de su primera publicación, y alfabéticamente cuando en un mismo año se publicó más de uno. Asimismo presenta una excelente y esclarecedora introducción de Charles Neider, reconocido como uno de los mejores especialistas en la vida y la obra de este coloso de las letras.
Sus cuentos se caracterizan por estar hábilmente tramados, por su inventiva inagotable, por sus personajes inolvidables y por un tratamiento del lenguaje que retrata a la perfección la vida en América.

El libro se abre con el famoso relato La célebre rana saltarina del condado de Calaveras y otros relatos (The Celebrated Jumping Frog of Calaveras County and Other Sketches, 1865-1867) el cual tiene su pequeña historia. Publicado inicialmente como Jim Smiley and His Jumping Frog en el diario neoyorquino The Saturday Press en 1865, fue posteriormente revisado y publicado bajo varios títulos, como The Notorius Jumping Frog of Calaveras County, hasta su definitivo título.
Y termina con El forastero misterioso (The Mysterious Stranger: A Romance, 1916). Trabajó en ella forma periódica de 1897 a 1908. El centro de la obra es un comentario social serio de Twain que trata de sus ideas acerca del sentido moral y la “maldita raza humana”. Twain escribió varias versiones de la historia (hasta tres), todas inconclusas y todas con el personaje de “Satanás”.

En fin, que más os puedo contar, pues que hay que leer los Cuentos completos de Mark Twain. 1.070 páginas de la mejor literatura estadounidense, no en vano Ernest Hemingway dijo…
«La literatura estadounidense nace con Twain. No había nada antes. No ha habido nada igual de bueno desde entonces.»

Mark Twain

Mark Twain

El autor:
Mark Twain, seudónimo de Samuel Langhorne Clemens, nació en Florida, Missouri, el 30 de novienbre de 1835. Pasó su infancia y adolescencia en Hannibal, a orillas del río Mississippi. En 1861 viajó a Nevada como ayudante personal de su hermano, que acababa de ser nombrado secretario del gobernador. Más tarde, en San Francisco, trabajó en The Morning Call. En 1866 realizó un viaje de seis meses por las islas Hawái y al año siguiente embarcó hacia Europa. Resultado de este último viaje fue uno de sus primeros éxitos editoriales, Inocentes en el extranjero, publicado en 1869. En 1876 publicó su segunda obra de gran éxito, Las aventuras de Tom Sawyer, y en 1885 la que los críticos consideran su mejor obra, Las aventuras de Huckleberry Finn. Murió el 21 de abril de 1910 en Redding, Connecticut.

El libro:
Cuentos completos ha sido publicado por Penguin Clásicos. Los traductores has sido: Miguel Temprano García, J. Rius, Fernando Trías Beristain, Pedro Elías, Julián Peiro, Leslie Reader, Vicente García Guijarro, Amando Lázaro Ros y Laura Rins. Introducción de Charles Neider. Encuadernado en rústica sin solapas, tiene 1.070 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro

Para saber más:
Mark Twain en Wikipedia (en español)

2 comentarios

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa