Archivo de la categoría: Ciencia y tecnología

Libros y artículos publicados que son del interés general por su calidad y contenido

«El secreto de la vida», de Howard Markel

«Rosalind Franklin, James Watson, Francis Crick
y el descubrimiento de la doble hélice del ADN»

Una historia de genialidad y perseverancia,
de misoginia y antisemitismo

Cubierta de 'El secreto de la vida'

Cubierta de: ‘El secreto de la vida’

El 28 de febrero de 1953, poco después de que las campanas de la capilla dieran las doce del mediodía, dos hombres bajaban apresuradamente por la escalera del laboratorio de física Cavendish, de la Universidad de Cambridge. Rebosantes de alegría, acababan de hacer el descubrimiento científico de sus vidas y querían contárselo a todos sus compañeros. El primero que llegó al descansillo, con un gran estrépito, fue James D. Watson, un biólogo de veinticinco años, con el pelo enmarañado, procedente de Chicago (Illinois). Pegado a sus talones, pero bajando los escalones con más prudencia, iba Francis H. C. Crick, un físico británico de treinta y siete años, nacido en la aldea de Weston Favell, en Northampton. El destino de aquellos dos jóvenes, esa tarde ventosa y excepcionalmente soleada, era el pub Eagle.” [Pág. 13]
Hasta la década de 1950, ni siquiera las mentes más brillantes de la ciencia sabían cómo los genes transmitían la información esencial para la vida desde un organismo a su descendencia. Cuando el 28 de febrero de 1953 los científicos James Watson y Francis Crick irrumpieron en un pub de Cambridge para proclamar el descubrimiento de la estructura de doble hélice del ácido desoxirribonucleico —el ADN—, nada volvió a ser igual en la historia de la ciencia y de la humanidad.

Lo que acabo de contar parece el comienzo de una película de Hollywood, pero es la realidad de aquel día. Y como toda película, esta necesita un héroe y un villano, y en esta historia son Rosalind Franklin (brillante, mujer, judía, incomprendida) y James Watson, cuyas memorias de 1968 La doble hélice «se apoderaron del registro histórico con una astucia ilimitada». Esta es la historia de cómo se recordó a Watson y Crick por su trabajo y se minimizó la contribución de Rosalind Franklin.

Fotografía 51. Imagen de la estructura del ADN obtenida mediante diracción de rayos X en 1952. Foto Rosalind Franklin - Raymond G. Gosling

Fotografía 51. Imagen de la estructura del ADN obtenida mediante difracción de rayos X en 1952. Foto Rosalind Franklin – Raymond G. Gosling

El descubrimiento de la estructura del ADN es la historia de cinco mentes imponentes que buscan el avance de la ciencia y, para casi todas ellas, la perspectiva de la fama y la inmortalidad: Watson, Crick, Rosalind Franklin, Maurice Wilkins y Linus Pauling. Cada uno era fascinante y brillante, con personalidades fuertes que a menudo chocaban. Howard Markel recrea hábilmente el intenso viaje intelectual y las tensas relaciones personales que finalmente llevaron a un avance espectacular. Pero es Rosalind Franklin, ferozmente decidida, implacable y una extraña en Cambridge y la Universidad de Londres en la década de 1950, como la única mujer judía entre los jóvenes científicos masculinos, quien se convierte en un punto focal para Markel.

El secreto de la vida es una historia de genialidad y perseverancia, pero también una saga de amiguismo, misoginia, antisemitismo y mala conducta. Basándose en una voluminosa investigación de archivo, incluidas entrevistas con James Watson (Tenía 90 años en 2018) y con la hermana de Franklin, Jenifer Glynn, Markel ofrece una mirada fascinante sobre cómo se hace ciencia, cómo se deshacen las reputaciones y cómo se escribe y revisa la historia.
Con una vibrante evocación de Cambridge en la década de 1950, Markel ofrece representaciones coloridas de Watson y Crick, su competitividad, idiosincrasia e inmadurez juvenil, y retratos convincentes de Wilkins, Pauling y, lo que es más convincente, Rosalind Franklin

‘El secreto de la vida’ es una narración viva y amplia de este descubrimiento histórico, uno que finalmente le da a la mujer en el centro de este drama lo que le corresponde.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

El autor:Howard Markel
Howard Markel (Detroit, Michigan, 1960) es doctor en Medicina, profesor distinguido George E. Wantz de Historia de la Medicina y director del Centro para la Historia de la Medicina en la Universidad de Michigan. Asimismo, profesor de Psiquiatría, Pediatría, Enfermedades Transmisibles y de Gestión y Políticas Sanitarias, y colabora habitualmente en medios como The New York Times o The New Yorker.

El libro:
El secreto de la vida. Rosalind Franklin, James Watson, Francis Crick y el descubrimiento de la doble hélice del ADN (título original: The Secret of Life: Rosalind Franklin, James Watson, Francis Crick and the Discovery of DNA’s Double Helix, 2021) ha sido publicado por la Editorial La Esfera de los Libros en su Colección Historia. Traducción de José C. Vales. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 564 páginas.

Como complemento pongo un vídeo en inglés titulado Howard Markel: Rosalind Franklin, James Watson, Francis Crick and the Discovery of DNAs Double Helix realizado en el Churchill College, University of Cambridge.

.
Para saber más:
Howard Markel en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ciencia y tecnología, Efemérides, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura

«El amanecer de todo. Una nueva historia de la humanidad», de David Graeber y David Wengrow

«Una mirada inédita y desafiante que desmonta
las principales teorías evolutivas de la historia.»

.
“La mayoría de la historia de la humanidad se ha perdido de manera irremediable para nosotros. Nuestra especie, Homo sapiens, existe desde hace 200.000 años, pero no tenemos ni idea de lo que ha sucedido durante la mayor parte de ese tiempo. Por ejemplo, en el norte de España, en las cuevas de Altamira, se crearon pinturas y grabados rupestres a lo largo de un periodo de, al menos, 10.000 años, en torno al 25000 y 15000 a. C. Es de suponer que se dieron numerosos acontecimientos drásticos en ese periodo y, aun así, no tenemos manera de conocer la mayoría de ellos.”

Cubierta de 'El amanecer de todo'

Cubierta de: ‘El amanecer de todo’

Con este párrafo comienza el primer capítulo El amanecer del todo, titulado Adiós a la infancia de la humanidad, en el que nos llama la atención sobre la diversidad de las primeras sociedades humanas, criticando las narrativas tradicionales del desarrollo lineal de la historia desde el primitivismo hasta la civilización, pues El amanecer del todo postula que los humanos vivieron en entidades políticas grandes, complejas pero descentralizadas durante milenios. Se basa en la evidencia arqueológica para mostrar que las sociedades primitivas eran diversas y desarrollaron numerosas estructuras políticas.
Los autores sugirieren que las opiniones populares actuales sobre el progreso de la civilización occidental, tal como las presentan Francis Fukuyama, Jared Diamond, Steven Pinker y Yuval Noah Harari, no están respaldadas por pruebas antropológicas o arqueológicas, sino que se deben más a dogmas filosóficos heredados irreflexivamente del Siglo de las Luces. Los autores refutan la visión hobbesiana y rousseauniana sobre el origen del contrato social , afirmando que no existe una única forma original de sociedad humana. Además, argumentan que la transición de la recolección de alimentos a la agricultura no fue una trampa de la civilización. que sentó las bases para la desigualdad social, y que a lo largo de la historia, las sociedades a gran escala a menudo se han desarrollado en ausencia de élites gobernantes y sistemas de gestión de arriba hacia abajo.

Luego, los autores continúan explorando el tema de la escala en la historia humana, con estudios de casos arqueológicos de China temprana, Mesoamérica, Europa (Ucrania), Medio Oriente, el sur de Asia y África (Egipto). Concluyen que, contrariamente a las cuentas estándar, la concentración de personas en asentamientos urbanos no condujo mecánicamente a la pérdida de libertades sociales o al surgimiento de élites gobernantes. Si bien reconocen que, en algunos casos, la estratificación social fue una característica definitoria de la vida urbana desde el principio, también documentan casos de ciudades tempranas que presentan poca o ninguna evidencia de jerarquías sociales, que carecen de elementos tales como templos, palacios, instalaciones centrales de almacenamiento o administración escrita, así como ejemplos de ciudades como Teotihuacan, que comenzaron como asentamientos jerárquicos, pero cambiaron de rumbo para seguir trayectorias más igualitarias, proporcionando viviendas de alta calidad para la mayoría de los ciudadanos. También discuten con cierta extensión el caso de Tlaxcala como ejemplo de democracia urbana indígena en las Américas, antes de la llegada de los europeos, y la existencia de instituciones democráticas como los concejos municipales y las asambleas populares en la antigua Mesopotamia.

Sintetizando estos hallazgos, los autores pasan a descubrir los factores subyacentes del sistema político rígido, jerárquico y altamente burocratizado de la civilización contemporánea. Al rechazar la categoría de «Estado» como una realidad transhistórica, definen en cambio tres fuentes básicas de dominación en las sociedades humanas: control sobre la violencia (soberanía), control sobre la información (burocracia) y competencia carismática (política). Exploran la utilidad de este nuevo enfoque comparando ejemplos de sociedades centralizadas tempranas que eluden la definición como estados, como los olmecas y Chavín de Huántar , así como los incas, China en la dinastía Shang, la civilización maya y Antiguo Egipto. A partir de esto, continúan argumentando que estas civilizaciones no fueron precursoras directas de nuestros estados modernos, sino que operaron con principios muy diferentes. Los orígenes de los estados modernos, concluyen, son más superficiales que profundos y se deben más a la violencia colonial que a la evolución social. Volviendo a América del Norte, los autores traen la historia de la crítica indígena y el círculo completo de Kondiaronk, mostrando cómo los valores de libertad y democracia encontrados por los europeos entre los wendat y los pueblos vecinos tenían raíces históricas en el rechazo de un sistema anterior de jerarquía, con su foco en el centro urbano de Cahokia en el Mississippi.

Con base en sus discusiones acumuladas, los autores concluyen proponiendo un replanteamiento de las cuestiones centrales de la historia humana. En lugar de los orígenes de la desigualdad, sugieren que nuestro dilema central es la cuestión de cómo las sociedades modernas han perdido las cualidades de flexibilidad y creatividad política que alguna vez fueron más comunes. Preguntan cómo es que aparentemente nos «atascamos» en una sola trayectoria de desarrollo y cómo la violencia y la dominación se normalizaron dentro de este sistema dominante. Sin ofrecer respuestas definitivas, los autores finalizan el libro sugiriendo líneas de investigación ulteriores. Estos se centran en la pérdida de tres formas básicas de libertad social, que argumentan que alguna vez fueron comunes: La libertad de escapar del entorno y alejarse, la libertad de desobedecer la autoridad arbitraria, y la libertad de reimaginar y reconstruir la propia sociedad de una forma diferente.

Destacan la pérdida de la autonomía de las mujeres y la inserción de principios de violencia en las nociones básicas de atención social a nivel de las relaciones domésticas y familiares, como factores cruciales para establecer sistemas políticos más rígidos. El libro termina sugiriendo que las narrativas recibidas sobre el desarrollo social son en gran parte mitos, y que las posibilidades de emancipación social se pueden encontrar en una comprensión más precisa de la historia humana, basada en evidencia científica que ha salido a la luz solo en las últimas décadas.

El amanecer de todo es una nueva historia de la humanidad, un texto combativo que transforma nuestra comprensión del pasado y abre camino para imaginar nuevas formas de organización social. Una obra monumental que cuestiona las ideas de pensadores como Jared Diamond, Francis Fukuyama y Yuval Noah Harari. Porque la suposición de que las sociedades se vuelven menos igualitarias y libres a medida que se hacen más complejas y «civilizadas» no es más que un mito.

El libro se complementa con las Notas, una amplia Bibliografía, la Lista de mapas y figuras y un Índice temático.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

Los autores:
David Graeber (Nueva York, 1961-Venecia, 2020)​ fue doctor en Antropología y profesor del Goldsmiths College de Londres. Con un largo historial de activismo y compromiso político, colaboró en medios como The NationThe Guardian o Harper’s Magazine, entre otros. En 2006 la London School of Economics le reconoció como un destacado antropólogo que transformó radicalmente el estudio de la cultura. Entre sus libros destacan En deuda, La utopía de las normas y Trabajos de mierda, todos publicados en Ariel.

David Wengrow (1972) es profesor de Arqueología Comparada en el University College de Londres. Entre 2001 y 2004 obtuvo la beca Henri Frankfort del Warburg Institute y la del Christ Church College de Oxford. Ha realizado excavaciones arqueológicas en África y Oriente Medio, y entre sus libros destaca What Makes Civilization?

El libro:
El amanecer de todo. Una nueva historia de la humanidad (título original: The Dawn of Everything: A New History of Humanity, 2021) ha sido publicado por la Editorial Ariel. Traducción de Joan Andreano Weyland. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 842 páginas.

Como complemento pongo un vídeo en inglés grabado en The British Library titulado The Dawn of Everything: A New History of Humanity. En este evento, David Wengrow habla con Emma Dabiri, así como con los invitados especiales, Ayça Çubukçu y Ahdaf Soueif, sobre las ideas detrás del libro.

.
Para saber más:
https://davidgraeber.org/
David Wengrow en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ciencia y tecnología, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura