«La biblioteca de fuego», de María Zaragoza

♦Premio Azorín de Novela 2022♦

«El día del Libro de 1939 se celebró con una quema de ejemplares en la Universidad Central de Madrid: un auto de fe, lo llamaron, como si regresáramos a los tiempos en que judíos, herejes y sospechosos de brujería eran condenados al fuego.»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

El Premio Azorín de Novela 2022, publicado por la Editorial Planeta, ha sido otorgado a un libro que habla del amor a los libros: La biblioteca de fuego, escrito por la manchega, nacida en Campo de Criptana, María Zaragoza.

Cubierta de 'La biblioteca de fuego'

Cubierta de: ‘La biblioteca de fuego’

En la Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense de Madrid, conocida como Biblioteca Marqués de Valdecilla, pudimos conversar con María Zaragoza y asistir a la presentación de La biblioteca de fuego. El marco elegido era el idóneo, porque la presentación comenzó con un recorrido por la exposición “Malheridos. Las huellas del tiempo en los libros”. Fue el propio director de la biblioteca, Juan Manuel Lizárraga Echaide, el encargado de acompañarnos en ese “viaje” por las vitrinas que contienen libros rescatados de un pasado cercano y terrible que hirió y casi acaba con un fondo editorial de incalculable valor. Muchos libros se perdieron durante la guerra fratricida, pero otros muchos pudieron ser salvados gracias a la entrega y generosidad de cientos de funcionarios y voluntarios que amaban, por encima de cualquier ideología, la literatura. Pudimos contemplar libros expurgados por los propios censores: solo determinados párrafos, otros con páginas arrancadas (era el método más habitual); hojas pegadas de otros libros sobre el texto que se quería ocultar; expurgo con cal; hojas pegadas o las manchas de tinta… Lo que se censuraba dependía del propio censor, nos explica el director, y no solo se censuraba lo escrito, sino también los grabados… La Biblioteca de la Complutense sufrió muchos daños; la de Filosofía y Letras se trasladó antes de la guerra civil a la Ciudad Universitaria, el edificio es bombardeado y se pierde casi todo –códices e incunables del Cardenal Cisneros, que tenía una magnífica biblioteca, la más importante de Madrid hasta la inauguración de la Biblioteca Nacional. Cien mil volúmenes más un nutrido fondo antiguo–.

20220610_122130

Ahora estamos ante la vitrina de los libros que salvan vidas, en los que puede verse las huellas de las balas, y como nos cuenta María Zaragoza en su novela, los de las Brigadas Internacionales abrieron troneras demasiado grandes en los muros de la Facultad de Filosofía y Letras, y decidieron taparlos con libros. Tienen calculado que trescientas páginas son suficientes para salvar la vida de un hombre.

La autora nos habla del sentido de su libro: es una historia de amor por los libros. Para escribir esta obra, María ha hecho una excelente labor de investigación. Y se nota. Junto a personajes ficticios, conviven una serie de personas reales que tienen su cometido en la novela, “actúan”, representando su propio papel en la vida real. Me divertí mucho con los personajes que eran reconocibles y fáciles de encontrar, Lorca… -nos confiesa-; sin embargo, con los personajes no tan reconocibles, lo pasé muy mal, había más responsabilidad para darlos a conocer de una forma lo suficientemente accesible para que la gente sintiera curiosidad. Yo quería que mi libro fuera un libro de aventuras, que estuviera lleno de detalles, de vida, de acción y de cosas porque, si la gente que lo leía se aburría, no iba a sentir curiosidad por esos personajes y, para mí, era muy importante que sintieran curiosidad por ellos. Fue la hija de Blanca Chacel la que le proporcionó todo el material sobre la historia de su madre, cómo sacó las maletas que no cabían en los camiones con las fichas de los libros y cruzó la frontera hasta llegar a Perpiñán esquivando acabar en un campo de concentración francés. Todo, sin darse importancia. María siente respeto y responsabilidad por dar lugar en la historia a esta mujer, decidida y valiente, que no dudó en poner su vida en peligro por proteger un legado que es de todos.

Otros personajes reales de La biblioteca de fuego, además de Lorca y Blanca Chacel, son María de Maeztu, María Lejárraga, Zenobia Camprubí –estas últimas eclipsadas por sus maridos, Gregorio Martínez Sierra y Juan Ramón Jiménez–; Hildegart, asesinada por su madre como “obra defectuosa”; María Teresa León y Juana Capdevielle, entre otros.

María Zaragoza y Juan Manuel Lizarraga Echaide

María Zaragoza y Juan Manuel Lizarraga Echaideen

La propia autora hace una sinopsis breve de su libro: es la historia de Tina, una niña bien que va a Madrid para estudiar en la facultad de Filosofía y Letras y conoce a Carlos, que viene de una familia pobre, y quiere estudiar medicina, y a Veva, que es revolucionaria sin saberlo. Tina y Carlos se alojan en la pensión de la tía Paca, espiritista –cuando la mayoría de los espiritistas de la época eran católicos, porque esta doctrina es absolutamente compatible con cualquier religión. Muchos de ellos apoyarían el golpe de los facciosos y se darían cuenta, más tarde, de que el espiritismo sería una de las cosas con las que acaba el franquismo; la España Mágica, los románticos y todo lo que tuviera que ver con fantasía quedaría completamente censurado y proscrito-.

Hay una historia de amor, una pasión, por salvar libros irremplazables y otra paralela por salvar y evacuar a las personas que están en peligro. Todo esto envuelto por la tragedia de una guerra cruel y sangrienta en la que importa la supervivencia, no solo de la propia vida, sino también de la cultura. Y ahí van a actuar muchas personas anónimas –otras que pasaron a la historia, como el bedel al que llamaban El Ángel de los libros– que trabajaron sin descanso, con pocos medios y en entredicho cuando la victoria cambiaba de bando. Por ello, esta novela reivindica y visualiza el papel de los funcionarios de las bibliotecas y el de tantos voluntarios que fueron capaces de salvar obras que, sin su ayuda, hubieran sido destruidas sin remedio. La Biblioteca Invisible es una esperanza y una propuesta… ¿o sigue todavía donde la encontró Metafísica?

Siempre hay esperanza cuando la voluntad, el amor y la generosidad se unen para hacer cosas que merezcan la pena. La protagonista tuvo claro que su libertad como mujer no era negociable, por eso amó con todas sus fuerzas al que le dio la forma de libertad que ella siempre había elegido. Por eso ¿seguirá el consejo de la tía Paca? No te cases nunca con alguien que no haga que los días parezcan fiestas.

La respuesta está en La Biblioteca de Fuego. Les invito a que se sumerjan en la obra, a que disfruten y a que aprendan. Es imposible no amar los libros y a las personas que los dedican su vida después de su lectura.

PERSONAJES:

  • (Agustina Catalina) Tina Vallejo, engañó a todos excepto a la mujer de la boina roja que prendió la pira de libros en la Biblioteca Central… Siempre quiso ser bibliotecaria. Logrará salvar un libro muy importante al que le acompaña una maldición…
  • Carlos estudia Medicina. Piel oscura y tersa; nariz perfecta, desafiante, ojos grandes castaños y de aire melancólico; pelo rebelde y oscuro.
  • Genoveva Villar, Veva incumple las tres cosas que una mujer decente no puede hacer: fumar, vestir pantalones y montar en bicicleta. Estudia en el Cardenal Cisneros. Tampoco lleva sombrero. Pelo muy negro y rizado, rostro pálido, ojos brillantes y encendidos. Labios pintados. Su padre es un riquísimo ganadero andaluz. Parece un muchacho salvaje. Lleva mal las imposiciones.
  • Tía Paca, hermana del padre, es la dueña de la pensión Colmenar. Es alta, huesuda, pelo oscuro y abundante dentadura prominente, aire cordial de permanente sonrisa. La casaron con un médico militar viudo, mayor y adinerado. Vital.
  • Felipe, es su único mejor amigo. Su familia, también es rica. Y ambas han decidido que de mayores se casarían. Taciturno, le gustan los libros como a Tina, ambos soñadores y callados. Refinado, muy alto, de mirada soñadora y pómulos muy marcados.
  • Tía Lolita no sabe caminar con tacones y ama los libros, comer, ir al cine, bailar, fumar cigarrillos a escondidas y cortarse el pelo. Ella misma amaba la vida.

Y el misterioso Rayo de Luna, defensor infatigable de la Biblioteca Invisible; y El Conde Duque que especula con las maravillas; y Estrellita la Rápida, que canta canciones en las noches madrileñas; y María Consolación Esperanza Ramírez de Villegas, doña Consolación. La madre de Tina. Mujer estricta; Fernando Villalón, el marido de la tía Lolita tiene debilidad por la magia, la alquimia y los aparecidos; los toros y la poesía; y José Álvarez de Luna, director de la Biblioteca Universitaria desde que empezó la guerra; y María de Maeztu, María la Brava, es la directora de la Residencia de Señoritas; fue también la presidenta del Lyceum Club, cuya dirección es Casa de las Siete Chimeneas, Calle de las Infantas, 31. Madrid.

Lee y disfruta de las primeras páginas de la novela.

20220610_125310

María Zaragoza

La autora:
María Zaragoza (Campo de Criptana, 1982). Narradora y guionista, ha publicado una docena de títulos entre novelas, cómics y libros de relatos, por los que ha sido galardonada con los premios Ateneo Joven de Sevilla y Ateneo de Valladolid, entre otros. Además, sus relatos se han incluido en numerosas antologías y publicaciones especializadas. También se ha adentrado en la literatura infantil y juvenil con Baba Yagá, obra ilustrada por el Rubencio.

Fue becaria en la tercera promoción de la Fundación Antonio Gala para jóvenes creadores. En 2011, el Instituto de la Mujer de la Junta de Comunidades Castilla-La Mancha reconoció su trabajo a favor de la igualdad de género. Su obra Realidades de humo ha sido adaptada al cine por Joaquín Loustaunau, y en 2019 recibió el XXVII Premio de Guion Radiofónico Margarita Xirgu de RNE por “Un candidato para el fin del mundo”.
Actualmente compagina la escritura de guiones de cine con sus labores como tutora de narrativa y dramaturgia en a Fundación Antonio Gala de Córdoba, y es columnista del diario Manchainformación.

El libro:
La biblioteca de fuego ha sido publicado por la Editorial Planeta en su Colección Autores Españoles e Iberoamericanos. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 528 páginas.

Como complemento pongo un vídeo en el que María Zaragoza nos habla de su libro La biblioteca de fuego.

.
Para saber más:
María Zaragoza en Wikipedia.
https://www.instagram.com/mariazaragoza00/
https://www.facebook.com/MariaZaragozaOF/

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Nombramientos y Premios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s