Archivo mensual: julio 2022

«Recuérdame, Alice», de Marta Santés

«No sabía si ponerme a escribir la reseña con los sentimientos a flor de piel después de haber acabado esta novela o esperarme a procesar todo. He optado por la primera opción por lo que que aquí estoy, con una resaca emocional de primera.»

María VillacañasReseña escrita por María Villacañas Sánchez.

Cubierta de 'Recuérdame, Alice'Conozco a Marta Santés desde hace un año cuando me conquistó con Retrato de una piel desnuda, novela con la que ganó el VII Premio Titania y me gustó tanto que se convirtió en una de mis novelas favoritas. Comencé Recuérdame, Alice con cierto recelo pues tenía las expectativas muy altas y las ha superado con creces. A día de hoy puedo decir que cualquier cosa que escriba Marta Santés me va a gustar, en mayor o menor medida, pero no me va a dejar indiferente.

Cuando Mario, consigue trabajo en una residencia de ancianos lo último que esperaba era descubrir la historia de vida de una anciana de nombre Alice y que sufre pérdidas de memoria. Mario le lleva unas cintas donde la propia Alice narra su vida, y de esta manera los dos se sumergen de lleno en la Italia de los años 80 donde la vida de Alice se verá envuelta por el amor, el riesgo, la lucha y la superación.

La novela cuenta con dos líneas temporales: el presente donde también conocemos bastante a Mario y la lucha interna que bate acerca de su orientación sexual, algo que sería mucho mas fácil de sobrellevar si sus padres no fueran tan conservadores; y el pasado de Alice. Esto es algo característico de esta autora y que parece dominar a la perfección, entrelazando con tanta sensibilidad estas dos historias.

No solo tenemos a estos dos personajes, también nos toparemos con Liam, el prohibido interés amoroso de la joven Alice, y a quien conocemos gracias a los escritos de su diario. Por lo que esta novela estará narrada a tres voces, conocer todas las perspectivas y sus debates internos me ha resultado muy enriquecedor como lectora.

Liam me parece un personaje muy complejo y aunque pintaba ser el típico cliché de chico misterioso, ha demostrado ser mucho más. Leer el camino que muestra su evolución es gratificante, este personaje tiene un hueco en mi corazón.
Alice no se queda atrás, es posiblemente de los personajes femeninos que más me han gustado. Que en los años 80 llegara con una idea de la enseñanza completamente diferente, con pensamientos feministas y defensora del colectivo LGTBIQ+ hace de ella un personaje revolucionario y destacable.

Esta novela ha sido como un soplo de aire fresco entre los clichés, pues aunque sea un amor prohibido, que esta vez el personaje femenino sea mayor que el masculino me parece algo bastante “innovador” y que sin duda me ha gustado mucho.

Cabe destacar que la novela gira entorno a un suceso histórico que no diré y se nota lo mucho que se ha documentado la autora y lo bien que ha sabido llevar los tiempos.

Creo que Recuérdame, Alice es perfecta para verano pues en un día se puede leer, es una novela autoconclusiva que sin duda alguna recordaréis por mucho tiempo y unos personajes que os robarán un trocito de corazón.

Fragmento del libro: “Aprovecha hasta el último instante las cosas que te hacen feliz aunque sepas que las vas a perder. Sé valiente, enfréntate a tus sentimientos. Te arrepentirás más tarde si fuiste una cobarde”.

Sinopsis.
¿Por qué está tan mal si nos hace sentir tan vivos?

Él olía a prohibición, olía a una noche de verano en algún lugar exótico, a frutas exquisitas que nunca había probado, olía a deseo, a vida. A amor del que duele… Era su alumno, un muchacho solitario adicto a los libros y a la música que apenas sonreía. Él había invadido sus sueños incluso antes de conocerle tras un violento accidente en el que su cabeza se estropeó, impidiéndole retener sus recuerdos. Él la hizo enloquecer. Él empezó a desearla. La deseó tanto y tan fuerte que sintió que deliraba. Pero eran profesora y alumno en el marco de un orfanato de la Bolonia de Italia en pleno 1980. No podían quererse. Estaba mal. Y aun así lo hicieron.
Ahora Mario conoce a esa mujer, a sus sesenta y cinco años, que olvida sin remedio al amor de su vida y a sí misma. Mario, que sabe que su forma de amar también está bien, trata por todos los medios que recuerde. Entonces encuentra unas cintas de vídeo llenas de la vida de ella, en las que se cuenta a sí misma todo lo que luchó, todo lo que quiso a ese muchacho de pelo rizado y olor a vida.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

La autora:

Marta Santés con María Villacañas

Marta Santés con María Villacañas

Marta Santés (Requena, 1991), licenciada en Magisterio Infantil por la Universidad de Valencia, ha publicado tres novelas hasta el momento con una pequeña editorial. Tiene una en papel, “Quédate Siempre”, y dos en digital: la bilogía “Vértigo”. Las tres han tenido una buena aceptación, sobre todo “Quédate Siempre”, que ha obtenido críticas muy positivas tanto en Amazon, como en Goodreads y en blogs literarios. Al escribir, Marta busca que las personas que lean sus historias salgan de ellas sin ser las mismas; que los personajes y la trama lleguen a sus corazones y permanezcan allí para siempre.

El libro:
Recuérdame, Alice ha sido publicado por la Editorial Titania en la Colección Titania fresh. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 352 páginas.

Para saber más:
http://www.martasantes.com/
https://twitter.com/marta_santes
https://www.instagram.com/martasantes/

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura infantil y Juvenil, Literatura, Narrativa, Por María Villacañas Sánchez

«Los guardianes del Prado», de Javier Alandes

«Una novela sobre la fascinante historia del traslado a Valencia
de las obras maestras del Prado durante la Guerra Civil»

.

Cubierta de 'Los guardianes del Prado'

Cubierta de: ‘Los guardianes del Prado’

Los guardianes del Prado discurre en dos hilos argumentales distintos, que van alternándose, situados en dos períodos históricos diferentes. Ambas tramas se centran en los mismos hechos, conectados por una figura ambigua: el empresario Félix Santurce, convertido durante la Transición en un héroe de la República. En el hilo situado en 1936/1937, el lector es testigo directo de los acontecimientos, mientras que en el de 1980/1981, el protagonista intenta conocer aquella lejana verdad, silenciada, deformada y oculta por décadas de mentiras y de medias verdades promovidas por intereses políticos. El marco de ambos hilos es la ciudad de Valencia, aunque parte de la acción discurre en escenarios tan distintos como Hendaya, Salamanca, Madrid o Berlín.

Los guardianes del Prado está narrada en una tercera persona omnisciente. Javier Alandes incorpora documentos, cartas y textos periodísticos de la época. No todos son reales, eso sí.”

La novela se estructura en tres partes. Un prólogo nos lleva a unos días antes del golpe de Estado del 18 de julio, y un epílogo muy revelador coloca todas las piezas en su sitio. Estas tres partes están formadas por capítulos cuya numeración se reinicia en cada una de ellas: 22 en la primera, 19 en la segunda y 13 en la tercera. Los capítulos son de extensión variable y se dividen en apartados, presentados siempre con una referencia al escenario y/o a la fecha en la que se sitúa la acción. Uno de ellos nos traslada a la Corte española en 1656.
Uno de los puntos fuertes de la novela es la integración de los hechos históricos en la ficción. No solo la enmarcan y nos señalan puntos de inflexión generales, también influyen directamente en la trama. Los nombramientos de Francisco Largo Caballero y de Juan Negrín como presidentes del Consejo de Ministros de la República, el 4 de septiembre y el 4 de noviembre de 1936, respectivamente, y el bombardeo de Guernica, el 26 de abril de 1937, por ejemplo, afectan de forma directa al destino de los protagonistas.

Javier Alandes domina con solvencia distintos recursos narrativos: dosifica el suspense; acelera y ralentiza la narración, según las necesidades argumentales; integra las descripciones en la acción; utiliza el amor, los sentimientos y los dramas personales para dar mayor volumen a los personajes… y usa la ironía —hasta el humor— con maestría (son impagables los encuentros entre el general Gallardo y el nazi Von Schimmer).

En 1936, el ambicioso general Gallardo, designado por Franco para negociar las contraprestaciones por el apoyo de Alemania en la Guerra Civil española, se reúne con el general nazi Jurgen Von Schimmer, representante del gobierno alemán, para tratar de llegar a un acuerdo. Pero lo que este le pide a cambio es casi un imposible: por la aviación alemana para bombardear puntos clave en España, la valiosísima colección de monedas de oro del Museo Arqueológico Nacional; por enviar las tropas terrestres nazi, que acabarán con la guerra de un plumazo, el Autorretrato de Durero que descansa en El Prado, y… Las Meninas.
Gallardo, preso de una ambición desmedida, acepta dicho trato por su cuenta y riesgo y, junto con un grupo de hombres sin escrúpulos, orquesta un plan para hacerse con todo ese Patrimonio Nacional y entregarlo a los nazis.

Un momento en el que todo estaba a punto de cambiar…

En 1980, Fernando Poveda, periodista en horas bajas, recibe el encargo de escribir un reportaje sobre Félix Santurce, empresario valenciano colaborador del Gobierno Republicano durante la Guerra Civil, que en 1937 fue ejecutado en Berlín por el general Jurgen Von Schimmer mientras solicitaba la neutralidad de Alemania en la guerra española. El Ayuntamiento de Valencia quiere rendir un homenaje póstumo al empresario en su condición de héroe y mártir de la República.
El periodista comenzará una investigación sobre la vida de Santurce, que le llevará a descubrir un complot organizado para el robo de Las Meninas, cuadro que estaba en Valencia en 1936. Un complejo entramado de traiciones y mentiras, donde funcionarios corruptos, contrabandistas y militares, fueron capaces de cualquier cosa por dinero y poder.

En su búsqueda, Fernando también se encontrará con la historia de Alejandro Santoro, un joven arquitecto designado por el Gobierno como custodio de los cuadros en Valencia. Con fuertes convicciones del deber y el honor, Alejandro conocerá el amor, y vivirá el horror de una guerra cruel, entrando de lleno en el conflicto debido al plan para robar los cuadros que él custodia. Y entrará en contacto con la figura de Mateo Aguirre, hombre designado para ejecutar el robo de Las Meninas en Valencia ¿Conseguirá Alejandro detener el robo de arte más importante de la historia?

Y una ciudad a merced de un destino incierto…

Los guardianes del Prado es un viaje trepidante en el tiempo, donde el lector podrá ser partícipe de la evolución de la ciudad de Valencia en un momento en el que es invadida por la bruma y en su búsqueda constante por la luz.

Lee y disfruta de las primeras páginas de la novela.

El autor:Javier Alandes
Javier Alandes (Valencia, 1974) es Licenciado en Economía y desarrolla su carrera profesional, además de cómo escritor, como formador y conferenciante en emprendimiento, Storytelling y competencias transversales. Es autor de las novelas Partido de vuelta (2018), La balada de David Crowe (The Force Books, 2019), y Las tres vidas del pintor de la luz (Editorial Sargantana, 2019), una ficción histórica sobre un cuadro atribuido a Joaquín Sorolla que le ha situado en el panorama literario español.

El libro:
Los guardianes del Prado ha sido publicado por la Editorial Espasa en su Colección Espasa Narrativa. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 544 páginas.

.
Para saber más:
https://twitter.com/j_alandes
https://www.instagram.com/j_alandes/

Deja un comentario

Archivado bajo Historia, Literatura, Literatura, Narrativa