«La presidenta», de Alicia Giménez Bartlett

«El primer caso de Berta y Marta Miralles,
dos inspectoras que hacen historia»

.

Cubierta de 'La presidenta'

Cubierta de: ‘La presidenta’

En un hotel de Madrid aparece muerta Vita Castellá una de las políticas más influyentes y populares de nuestro país. Implicada en varios casos de corrupción en la Comunidad Valenciana, debía declarar al día siguiente ante el Tribunal Supremo. Su jefe de comunicación, Salvador Badía, ha sido quien ha encontrado el cadáver y ha avisado a la policía. ¿Muerte natural? ¿Asesinato? En medio de la consternación, se impone la discreción absoluta sobre el fallecimiento hasta que no lleguen los primeros informes policiales.
En las altas esferas políticas hay nervios y miedo a que el caso les salpique. Los resultados de la autopsia son claros: muerte por envenenamiento. El ministro de Interior llama al director nacional de la Policía, Juan Quesada Montilla, y entre los dos deciden que esa información no puede llegar al gran público. Pactan una versión oficial: muerte por infarto, pero para que no haya suspicacias entre los partidos de la oposición inician una investigación paralela condenada a no obtener ningún resultado.
Es entonces cuando deciden que las candidatas ideales para llevar el caso son dos jóvenes inspectoras recién licenciadas de la Academia, con excelentes expedientes, pero sin ninguna experiencia.

Las dos mujeres son las hermanas Miralles: Berta y Marta.

Las inspectoras Miralles llegan a la comisaría de Valencia, desde donde se coordinará la investigación, y en seguida descubren que las únicas que tienen interés en el caso son ellas. El comisario, el juez… todos  parecen preferir que estén en el despacho redactando informes insulsos que realizando una verdadera investigación. La misma sensación ha tenido Badía cuando habló con la policía. El responsable de comunicación, fiel a Vita Castellá a pesar de los defectos y errores de su jefa, teme correr su suerte y quiere averiguar quién ha sido el responsable de su muerte.
Las inspectoras Miralles necesitan ayuda, y la encuentran en Badía, quien les explicará cómo era la presidenta, como así llamaban en sus círculos íntimos a Vita Castellá, y quiénes podrían desear su muerte. La lista es larga porque en los varios mandatos consecutivos de la presidenta la corrupción ha anidado en la Comunidad Valenciana, favoreciendo a unos y dejando caer a otros cuando empezaron a saltar las primeras alarmas.

En ese perseguir la verdad e intentar descubrir al asesino o asesina de Vita Castellá, las hermanas Miralles van conociendo las actividades delictivas que se fraguaban en torno a la presidenta, desde comisiones ilegales, tráfico de influencias, enriquecimientos ilícitos, hasta fiestas sexuales de extraña índole. Aunque lo peor es cuando empiezan a comprobar que la separación de poderes se diluye y la corrupción alcanza a los cuerpos policiales y a las altas instituciones. ¿Cómo pueden luchar dos inspectoras novatas contra ello? La voluntad y la vocación las empujan a intentarlo porque, a pesar del sistema corrupto, saben que existe gente que tiene fe en la justicia y lucha por ella. El problema muchas veces es encontrarla.

Entre los naranjos del Maestrat castellonense, los arroces al forn, las cervecitas al sol y las calles de Valencia, Alicia Giménez Bartlett ambienta una trepidante historia con ágiles diálogos, en la que las mujeres rompen tópicos y estereotipos para superar con nota todas las trabas que les surgen. Una historia que a muchos de los lectores les puede remitir a graves y vergonzosos sucesos ocurridos en nuestro país, pero como advierte la autora al lector en la introducción: «aunque algunos elementos de esta novela se inspiran en la realidad, la autora ha dado rienda suelta a su imaginación mediante unos personajes y una intriga de ficción, que no se corresponden en ningún caso con personas ni hechos reales.»

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

© Leticia Díaz de la Morena

© Leticia Díaz de la Morena

La autora:
Alicia Giménez Bartlett (Almansa, Albacete, 1951) es autora de ensayos como El misterio de los sexos y La deuda de Eva, pero es conocida especialmente por sus novelas, entre las que destacan ExitCaídos en el valleVida sentimental de un camionero, Una habitación ajena (Premio Femenino Lumen 1997), Secreta PenélopeDonde nadie te encuentre (Premio Nadal de Novela 2011) y Hombres desnudos (Premio Planeta 2015). Con Ritos de muerte inició la serie protagonizada por la inspectora Petra Delicado, a la que han seguido once títulos más y cuyo éxito le ha valido premios como el Women Fiction Festival de Matera Award, el Grinzane Cavour, el Fregene Internazionale, el Raymond Chandler, el Pepe Carvalho de Novela Negra y el José Luis Sampedro de Getafe Negro. Con La presidenta, llega a Alfaguara Negra la gran autora española del género policiaco.

El libro:
La presidenta ha sido publicado por la Editorial Alfaguara en su Colección Alfaguara Negra. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 344 páginas.

Como complemento pongo una muestra del audiolibro «La presidenta». La versión completa tiene una duración total de 9 h 42 min.
Encuentra este audiolibro completo en: https://bit.ly/lapresidenta-audiolibro.

.
Para saber más:
http://www.aliciagimenezbartlett.es/

1 comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

Una respuesta a “«La presidenta», de Alicia Giménez Bartlett

  1. Leo

    No s ficción, en Argentina ocurrió

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s