«El último hombre blanco», de Nuria Labari

«Tras ‘La mejor madre del mundo’, Nuria Labari fija su incisiva y lúcida mirada sobre el mundo del trabajo, un eslabón de la justicia social que aún queda intacto, y dinamita las viejas estructuras patriarcales.»

.

Cubierta de 'El último hombre blanco'

Cubierta de: ‘El último hombre blanco’

El último hombre blanco parece una distopía, se lee y se comprende como tal, pero su sociedad es la nuestra. Es la crónica magníficamente documentada de una infiltrada en el mercado laboral, una llamada de atención, un grito: ¡hasta aquí hemos llegado! Por seguir un ejemplo de la autora, se trata ya de corregir un guiso milenario, hay que cambiar los ingredientes, la hora en que se come, el número de comensales…
A lo largo de esta novela, en la que Labari vuelve a romper las convenciones de lo narrativo, se invita a una mesa en la que el menú está servido, pero es imprescindible dudar de lo que han puesto en nuestro plato y, sobre todo, es indispensable hacer una larga sobremesa. Porque su autora, con mano firme y sutil, nos guía, nos susurra: hay que repensar las reglas, sagradas, que se perpetúan sin ser realmente cuestionadas y que han puesto la soga al cuello a la humanidad en beneficio de algunos pocos hombres blancos. Una reflexión necesaria y urgente que podría salvarnos la vida o, aún mejor, darnos una nueva.

Como en un ensayo, las ideas se presentan y se desarrollan, se deshilachan, se entrelazan, se juega con ellas y con la estructura que provocan: Tesis. Tiempo; Antítesis. Cuerpos; Síntesis. Alma, y Contra la ortodoxia. Vida, como han sido tituladas cada una de las partes. El cuerpo como fuente de productividad, el dolor por haber aceptado un destino que nos atrapa y asfixia, la herida del amor perdido cuando «… el amor es justo eso que reúne cuerpo y alma para plantar cara al tiempo …». El trabajo, punto de encuentro donde hombre y mujer podrán caminar en verdadera igualdad, tendida la trampa todo es inercia. No hay nada orgánico en la organización del tiempo y los afectos. Todo está medido. La banca nunca pierde.
La conversión/igualdad se articula en conceptos por todos conocidos, en ideas y teorías tan arraigadas en la sociedad como las de La riqueza de las naciones, de Adam Smith, el darwinismo social, la cultura del esfuerzo y su falsa meritocracia… Reglas todas creadas e impuestas por ellos: los poderosos hombres blancos. Descubierto el engaño, quedan las ganas de hacer saltar la banca. Hay que borrar los principios. Acabar con la cultura del esfuerzo que legitima a los privilegiados de nacimiento, que añade socios a un club que se rige por las reglas del dinero y el poder, patriarcal, que asegura que el destino es predecible y los pobres, «vagos o hijos de vagos». Una cultura que celebra a tipos como Jordan Belfort, porque ganar dinero es siempre admirable, incluso estafando. Al trabajo no le importa el origen, tampoco el cómo, solo la productividad. Y devora cuerpos. Y tiempo.

Dura, clara, arrolladora, reveladora, de una belleza extraña y fascinante… El último hombre blanco es la biografía de una mujer engañada que se revuelve para morder la mano que le puso el collar y volver a su naturaleza libre, salvaje, sin las reglas ni los prejuicios impuestos. Una mujer que desea ser ella misma, sin comparaciones que la igualen a un prototipo fracasado y obsoleto, y confía en volver al amor y crear desde él una sociedad nueva.

A sus cuarenta y cuatro años, la mujer que protagoniza esta novela se ha convertido en un auténtico «hombre» de negocios: gana doscientos mil euros al año y ha modelado su cuerpo, su tiempo, su lenguaje y hasta sus relaciones sexuales para conseguir tener tanto poder como un hombre, ser aceptada en sus círculos, ganarse su total confianza y convertirse, por fin, en uno de ellos. En la cima de su carrera profesional, cuando lleva años viviendo, pensando y ganando exactamente lo mismo que sus colegas masculinos, echa la vista atrás y observa su metamorfosis, desde la primera vez que pensó que había nacido en el bando equivocado hasta el momento en que comprende que su éxito profesional es también el resultado de una monstruosa transformación personal.

El último hombre blanco puede leerse como la crónica de una infiltrada en las costuras del mercado laboral o como el testimonio de un hombre poderoso y opaco que por primera vez toma la palabra dispuesto a decir la verdad. La prosa incisiva y lúcida de Nuria Labari sirve para contar la historia de una mujer que creyó que necesitaba escalar una montaña y de cómo, una vez que consiguió llegar a la cumbre, deseó hacerla estallar.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Nuria Labari

Nuria Labari

La autora:
Nuria Labari (Santander, 1979) es escritora y periodista. Estudió Ciencias Políticas en la Universidad del País Vasco y Relaciones Internacionales en el Instituto Ortega y Gasset. Escribió el libro de cuentos Los borrachos de mi vida (Lengua de trapo, 2009), ganador del VII Premio de Narrativa de Caja Madrid. En 2016 publicó su primera novela, Cosas que brillan cuando están rotas (Círculo de Tiza) y en 2019 publicó La mejor madre del mundo (Literatura Random House). Su última novela es El último hombre blanco (Literatura Random House, 2022). Su obra ha sido traducida al inglés, al rumano y al sueco. Su vida profesional ha estado ligada a la transformación digital de los medios de comunicación. Actualmente tiene un cargo de dirección en Megamedia, una productora especializada en creación de contenido digital. Semanalmente, escribe artículos de opinión en El País.

El libro:
El último hombre blanco ha sido publicado por la Editorial Literatura Random House. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 272 páginas.

Como complemento pongo una muestra del audiolibro «El último hombre blanco». La versión completa tiene una duración total de 7 h 40 min. Escúchala aquí: https://bit.ly/3wtOrXk

.
Para saber más:
Nuria Labari en Wikipedia.
https://twitter.com/nuria_labari?lang=es
https://www.instagram.com/nurialabari/
https://www.facebook.com/NuriaLabari

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s