«Celama (un recuento)», de Luis Mateo Díez

♦Con estudio de Ángeles Encinar♦

«La tierra que llaman Celama nos hizo hijos del mismo destino
en una noche de invierno»

.

Cubierta de 'Celama (un recuento)'

Cubierta de: ‘Celama (un recuento)’

Luis Mateo Díez, Premio Nacional de las Letras, recupera en Celama (un recuento) la mítica tierra de Celama. Esta recopilación se compone de treinta y ocho historias que transcurren en el territorio imaginario de Celama. La mayoría forman parte de la trilogía compuesta por las novelas El espíritu del páramo, La ruina del cielo y El oscurecer, y otras son inéditas.
Todas las historias de este libro se revisten ahora de un nuevo fulgor al aparecer reordenadas por la afinidad de lo que cuentan. Celama es una metáfora, tan hermosa como compleja, de la desaparición de las culturas rurales y conduce a lo más hondo y misterioso del corazón humano. Las historias nos ofrecen un cómputo de vidas apasionadas, melancólicas, exuberantes, cotidianas o secretas: un reflejo universal de las condiciones adversas de la vida, al que no falta la lucidez que añade el humor.
Los cuentos de Celama han sido revisados (recontados) por el autor para esta edición. Como afirma Ángeles Encinar en el estudio final, estamos, en definitiva, ante un ciclo narrativo polifónico, que mantiene una poderosa unidad simbólica.

“Había una niebla que emboscaba lo que parecía el paisaje de un sueño, en la indeterminación de lo que podía pertenecer a otra geografía si esa niebla se despejase y el paisaje emergiera en su plenitud.
Lo que el viajero podría corroborar era una idea que tuvo muy tempranamente, la que consideraba que la irrealidad era la condición del arte, y que entre los auspicios de su viaje a Celama, en la percepción primera que alentaba un presagio en la frontera de dos ríos, más allá de la niebla y la envoltura del emboscamiento, lo irreal daría sentido a lo que viera y descubriese.
Todo lo cual formaba parte de las sensaciones con que el viajero había ideado su viaje a Celama y cuando ya, entre el acopio de las previsiones, la niebla y la indeterminación resultaban casi sustancias de la imaginación anotada en sus cuadernos sin especiales atisbos de fidelidad, como mera constatación de lo que en sus más íntimas expectativas significaba ya el Territorio que, al tiempo en los esquemas de la ficción, era conocido además como el Páramo o la Llanura, y también como el Reino de Celama en la perspectiva histórica que dotaba la compilación de su totalidad, en la geografía y el tiempo.”
[Así comienza Celama (Un recuerdo]

Celama es un territorio imaginario delimitado, como lo fueron Yoknapatawpha para William Faulkner, Macondo para Gabriel García Márquez o Región para Juan Benet. El Páramo, la Llanura o el Territorio, nombres indistintos para denominar a Celama.
Tres novelas componen El reino de Celama: El espíritu del páramo. Un relato (1996), La ruina del cielo. Un obituario (1999) y El oscurecer. Un encuentro (2002). Al terminar la primera, el autor percibió su magnitud y vio la necesidad de dar continuidad a ese mundo ficcional. Fue «un hallazgo», en sus propias palabras, al que había llegado después de un largo camino, «de una depuración en la escritura». La segunda es la novela más celebrada de la trilogía y, sin lugar a duda, una obra cumbre en la historia de la literatura española. El argumento, la estructura, el despliegue de recursos técnicos y la perfección del lenguaje la singularizan. Con ella obtuvo nuevamente el Premio Nacional de Narrativa y el Premio de la Crítica, y al año siguiente de su publicación, en 2000, fue elegido miembro de la Real Academia Española, señal de ese reconocimiento. También lo son las numerosas ediciones de la trilogía, así como una versión teatral, en colaboración con Fernando Urdiales (2008), y su puesta en escena por el grupo Teatro Corsario; además de una edición crítica aparecida en 2015.
El oscurecer clausuró este tríptico de Celama que, en su totalidad, remite a la existencia del ser humano —desde la niñez del protagonista de la primera obra, pasando por la vida adulta del narrador y supuesto autor de la segunda, hasta la vejez del personaje en la última—, sin olvidar, a su vez, que se trata de una fábula de fin de siglo que subraya el crepúsculo de las culturas rurales.

Celama (un recuerdo) se compone de treinta y ocho cuentos y un preámbulo. Treinta y cinco historias autónomas que forman parte de las novelas de El reino de Celama —ocho de la primera, veintiséis de la segunda y una de a tercera—, a las que se añaden tres más: el cuento Flores del fantasma, publicado en un volumen de 2000; El sol de la nieve o el día que desaparecieron los niños de Celama, de 2008; y Hemina de Ovial, inédito. Se inicia con, un exordio escrito para esta obra. Todos los relatos han sido revisados (vueltos a contar) y modificados adecuadamente —estilo, contenido y titulación de capítulos, antes numerados— por Luis Mateo Díez para este nuevo volumen con entidad propia. Hablamos de un ciclo de cuentos.

«Como afirma Ángeles Encinar en el estudio final, estamos, en definitiva, ante un ciclo narrativo polifónico, que mantiene una poderosa unidad simbólica.»

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Luis Mateo Díez. Archivo

Luis Mateo Díez. Archivo

El autor:
Luis Mateo Díez (Villablino, León 1942) es autor de, entre otras, las novelas La Fuente de la edad (1986 y 2016), con la que obtuvo el Premio Nacional de Literatura y el Premio de la CríticaEl expediente del náufrago (1992), Camino de perdición (1995), La mirada del alma (1997), El paraíso de los mortales (1998), Fantasmas del invierno (2004) Azul serenidad o la muerte de los seres queridos (2010), Pájaro sin vuelo (2011), La soledad de los perdidos (2014) y Vicisitudes (2017), todas ellas publicadas en Alfaguara. El volumen Fábulas del sentimiento (2013) recoge las doce novelas cortas de ese ciclo narrativo. Sus cuentos están recogidos en El árbol de los cuentos (2006). Con La ruina del cielo (2000) obtuvo el Premio Nacional de Literatura y el Premio de la CríticaLa cabeza en llamas (2012) fue distinguida con el Premio Francisco Umbral al libro del año.

Es miembro de la Real Academia Española, Premio Castilla y León de las Letras, Premio Miguel Delibes, Premio de Literatura Observatorio D’Achtall y Premio Rivas Cherif por la adaptación teatral de su trilogía «El reino de Celama». Su obra está muy traducida a otras lenguas, y ha sido llevada al cine y al teatro.

El libro:
Celama (un recuerdo) ha sido publicado por la Editorial Alfaguara en su Colección Hispánica. Estudio de Ángeles Encinar. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 416 páginas.

Como complemento pongo la grabación de la presentación en la sede de la Real Academia de la novela (Celama (un recuerdo) de Luis Mateo Díez y le acompaña la escritora y filóloga Ángeles Encinar, académica. La presentación comienza en el minuto 6:53.

.
Para saber más:
http://Luis Mateo Díez en Wikipedia.
https://www.rae.es/academico/luis-mateo-diez

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s