Archivo diario: 14 marzo, 2022

«Aquí hay dragones», de Álvaro Bermejo

«La imagen de este endriago tiene algo de apocalíptico, como si fuera el emisario de la gran catástrofe planetaria que se nos anuncia periódicamente por medio de profecías mayas, vaticinios esotéricos, pandemias víricas y hasta macroeconómicas…»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

Cubierta de 'Aquí hay dragones'

Cubierta de: ‘Aquí hay dragones’

La Editorial Algaida acaba de publicar el último libro del escritor, antropólogo e historiador Álvaro Bermejo, Aquí hay dragones, con un mensaje muy claro y directo al lector: invitarte a un viaje a lo desconocido, un laberinto apasionante cuyas puertas se abren apenas a unos pasos de tu casa. ¿Nos atrevemos a aceptar este reto? Yo, desde luego, estoy deseando comenzar esta aventura de su mano de experto. Creo que tendremos que empezar a sumergirnos en la Edad de los Sueños, esa época en la que todo era posible y esos seres fantásticos vivían cerca de los humanos… Emprendemos nuestro rito de iniciación buscando, no solo a la bestia sino, al protector mágico que implica todo buen dragón.

Historias contadas junto al fuego en noches gélidas por gentes supersticiosas y temerosas; películas y series millonarias plagadas de efectos especiales y grandes dosis de creatividad; lienzos colgados en las mejores pinacotecas cuya contemplación estremece por la violencia implícita que transmite el héroe, por el deseo de matar lo que no entiende y le aterroriza… Así hemos interiorizado una imagen terrible de la bestia alada provista de garras y colmillos, su piel cubierta de escamas tan duras como el metal, sus ojos encendidos y un volcán de fuego manando de sus fauces. Pero, como nos cuenta Álvaro, no es la única. La simbología del dragón también implica ser el precursor de una regeneración del hombre y del mundo. En China prodiga fecundidad, vinculándolo a las energías de agua; abraza el Yin, y el Yan por ser emblema de las energías activas del cielo. Estoy segura de que a todos los niños les encantaría poder abrazar a Fuyu, el dragón blanco de la suerte de La Historia Interminable; ligero como una nubecilla de verano, con escamas de color madreperla y ojos de rubí.

Aquí hay dragones viaja al pasado, remontándose a la antigua Mesopotamia, para buscar las raíces que alimentaron y sustentaron las creencias de pueblos que ya plasmaban sus leyendas en tablillas de arcilla y que batallaban con unos monstruos que ya existían antes de la creación del mundo y que tuvieron que ver con sus orígenes. ¿Es posible que llevemos a los dragones en nuestra sangre? El autor realiza una excelente labor de documentación mostrado al lector imágenes que sustentan sus aseveraciones, El Bastón de Apsu y Tiamat, El Muschchush de la Puerta de Isthar… y todo un mosaico de representaciones posteriores que continúan enriqueciendo el texto.

Griegos, aztecas, nórdicos… un big-bang mítico; ese abismo primigenio estalla generando una galaxia infinita de soles y lunas.

Quien sueña con dragones o lee sus historias o se tatúa un dragón en la piel intuye que lo lleva grabado en las capas más profundas, no solo de su cerebro reptiliano, sino también de nuestro inconsciente colectivo.

Álvaro Bermejo se atreve con el inconsciente colectivo —término acuñado por el psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo Carl Gustav Jung, creador de la psicología analítica; determina lo que está más allá de la consciencia pero que a la vez es común a la experiencia de otros—; habla de los arquetipos como patrones e imágenes arcaicas universales que proceden de nuestro archivo hereditario, que se transmite de generación en generación, en forma de sueños, fantasías, mitos, relatos…Y aparece la Sombra y es magnífico el broche del autor, porque el héroe quiere liberar a la doncella cautiva del monstruo: ve en la alegoría de nuestra ánima y en el tesoro la clave de nuestra personalidad secreta… Estás en una batalla que tú también tendrás que lidiar: la batalla por la conquista de uno mismo.

Álvaro Bermejo con Maudy Ventosa (foto de archivo)

Álvaro Bermejo con Maudy Ventosa (foto de archivo)

Y por fin llegamos a lo que los romanos denominaron Hispania, conocida por el extraño nombre de Ofiusa: la tierra de las serpientes. Galicia constituía la meta de peregrinaciones prehistóricas que seguían la Ruta de las Estrellas; en Titulcia, a cuarenta kilómetros de la Puerta del Sol en Madrid, aparece una Pátera con un dragón de cuya boca salen serpientes; una frondosa mitología acompaña al pueblo vasco, Urtzi como dios supremo y Mari como diosa madre, hadas, lamias, gigantes, duendecillos, sacerdotisas o viejas brujas, y el Eguzkilore que confunde a las criaturas de la noche; el dragón famoso y cruel Cuélebre de Asturias a Cantabria, que se alimenta de ganado local y exige el tributo anual de una doncella; el dragón y la Coca —Cocatrix, cocodrilo— de Galicia; el hermano de la Coca de Redondela, el dragón más famoso de la vecina Portugal, el de Monção; Tarascas en ambas Castillas, cuyos padres pueden ser los dragantes de origen vetón; el ragón de la Puerta Cerrada de Madrid; el macizo de los Siete Picos de Navacerrada, antes Sierra del Dragón; la Extremadura mágica, porque en Cáceres San Jorge es patrón y protector; Sierpes, Saetones y lagartos en Andalucía, y Drácula en Peñíscola; y San Jorge en Cataluña… y nos queda Canarias, Baleares, Aragón, La Rioja y Navarra. Algo que no se le escapa a Álvaro Bermejo en este libro indispensable para saber de dragones en nuestra Península Ibérica. Y por supuesto, para acudir a las raíces en las que se esconden y fructifican las leyendas. Y nuestra memoria colectiva.

Enhorabuena Álvaro por acercarnos a ellos.
Estaban tan cerca… o ¿están?

PERSONAJES:

  • -. Draco, Fújur, Davor y Cornwall, Mushu, Norberto, Dragona, Shaphira, Grendel, Eustace, Smaug, Rhaegal, Viserion y Drogon… Eran ¡de película!
  • -. Ladon —custodio del jardín de las Hespérides—; Tifón, Lamia; El dragón de Delfos o Pitón, Amphisbaena (dragón de dos cabezas que nació de la sangre de Medusa cuando cayó una gota en el desierto de Libia), basilisco y la hidra de Lerma… Eran ¡mitológicos!
  • -. El dragón catalán, Cuélebre —serpiente alada—, la Tarasca o Herensuge —espíritu demoníaco parecido a un dragón—; Lagarto de la Malena —Gran Sierpe o Dragón—… ¡Eran nuestros vecinos!
  • -. Y Santa Marta, y San Jorge… hasta Don Quijote… Todos están en Aquí hay dragones, pero tendrás que seguir su ruta…

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

Álvaro Bermejo

Álvaro Bermejo

El autor:
Álvaro Bermejo nació en San Sebastián en 1959. Licenciado en Historia y Antropología por la UAB, entiende la vida como un viaje donde cada mirada revierte en literatura. Como narrador ha sido galardonado en numerosos certámenes, entre los que cabe destacar tres Pío Baroja, dos Ateneos de Sevilla, un Salamanca y el último, un Alfons el Magnánim concedido por unanimidad del jurado.

Siempre aborda temas particularmente vibrantes: la posible segunda vida de Cristo tras su crucifixión en El evangelio del Tíbet, la Creta del Minotauro en El laberinto de la Atlántida, la vida secreta de El Greco en El Ingenioso Hidalgo, el origen escocés del mito vampírico en Eternamente tuya, el estudio de un libro imposible al que se le atribuyen las claves de la piedra filosofal en El secreto del alquimista, o la brujería vasca en Como el bosque en la noche.
Colaborador habitual en publicaciones como Más Allá, Qué leer, o El Diario Vasco, en 2009 resultó finalista del prestigioso premio de periodismo Solos de Clarín; y, en 2012 su ensayo La historia de la Gula mereció el Gourmand WorldCookbook Award, considerado el Óscar de la literatura gastronómica. Asimismo, participa como asesor en proyectos culturales como la red internacional E-Biolab, centrada en la simbiosis biológica, cognitiva y ambiental.

El libro:
Aquí hay dragones ha sido publicado por la Editorial Algaida en su Colección NÚMEROS 1. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 232 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que Álvaro Bermejo nos habla de su libro Aquí hay dragones.

.
Para saber más:
Álvaro Bermejo en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa