Archivo diario: 7 febrero, 2022

«El cerebro enamorado. Los mecanismos neuronales del amor», de José Ramón Alonso

«El cuerpo enamorado produce una mente enamorada y lleva esa pasión a todas las células… Piel más suave, ojos más brillantes, los receptores de los dedos y los labios piden tocar y besar…»

MaudyReseña Escrita por Maudy Ventosa.

Cubierta de 'El cerebro enamorado'

Cubierta de: ‘El cerebro enamorado’

Se acerca el día de San Valentín y me da por pensar si Pepín Fernández y Ramón Areces, en vez de corazones, hubieran colocado cerebros con lazos rojos en las cajas de bombones que regalan los enamorados…, tal vez ¡no se hubieran comido un colín! Porque el corazón vende, pero ¿un cerebro gris con una flecha? Para nada. Pero por mucho que nos pese, el corazón se puede acelerar cuando nos acercamos al ser amado, pero es el cerebro el verdadero órgano del amor. Cuando nos ruborizamos, los latidos se aceleran y nos sudan las manos… las responsables son nuestras neuronas. Se activan hormonas, neurotransmisores y receptores proteicos que encierran lo más íntimo y genuino de nuestros sentimientos. Nuestro cerebro crea el amor, vive el amor, rige el amor.

La Editorial Espasa acaba de publicar el último libro del neurobiólogo José Ramón Alonso, El cerebro enamorado. De manera sencilla, didáctica y con buenas pinceladas de humor, el catedrático destruye esos mitos que la literatura ha ido sembrando en mentes sensibles dadas a la ensoñación y alejadas de la realidad científica. Y es que a través de la neuroimagen podemos ver lo que ocurre en el cerebro enamorado. Un análisis bioquímico unido a otro del comportamiento, nos permite comprender las distintas etapas de la atracción, deseo, romance, amor, sexo, vínculo y ruptura o pérdida, afirma el autor.

El amor rige la vida de las personas desde que el mundo es mundo, nos provoca felicidad si somos correspondidos y grandes dosis de desesperanza y frustración si no nos quieren. Somos lo que somos porque amamos.

José Ramón Alonso analiza los orígenes del amor, comparando las relaciones que establecen nuestros parientes cercanos –simios– con los humanos actuales. Y creo que salimos perdiendo, porque ellos no fingen. Nosotros manifestamos el amor en público, pero mantenemos el sexo en privado, lo que favorece la infidelidad –presente, por otra parte, en todas las culturas–; somos capaces de sentir soledad estando rodeados de gente sin necesidad de ser ancianos. No sabemos que sentirse solos acorta la vida, pero tampoco podemos elegir a quién amamos porque, amar a alguien no es algo que decidamos, es algo que nos acontece: una experiencia feliz. Es el cerebro el que nos juega una mala -o buena- pasada, empeñado en buscar compañía, amor y sexo. ¿Responsables? las hormonas.

«Conociendo los mecanismos neuronales del amor podremos paliar frustraciones y fracasos y tratar de alcanzar la plenitud en nuestra vida amorosa.»

El autor explica cuáles son los responsables químicos del amor: la oxitocina –llamada la hormona del amor porque es la encargada, sobre todo, de las caricias…–, la testosterona, los estrógenos, la progesterona, la dopamina, la serotonina, la adrenalina –norepinefrina–, las endorfinas que ejercen como neurotransmisores creando sensación de bienestar… Por supuesto, actúan en equilibrio -casi siempre-, en distintas concentraciones y dependiendo, también, de las condiciones ambientales. ¡Menudo lío tiene el cerebro enamorado con ese mapa tan complejo que implica varias regiones -la ínsula media, la corteza prefrontal, el cíngulo anterior y el hipocampo…- y muchas conexiones! funciones cerebrales como la memoria, emociones como el miedo, la alegría, la excitación…No se asusten, José Ramón Alonso lo explica fenomenal y lo más increíble es que todo ocurre sin que nos demos cuenta, a veces, hasta que ya es tarde para ponerle remedio, porque el amor es natural e ilusionante, pero ¡siempre nos pilla por sorpresa! Desde la fase de enamoramiento hasta la de estabilización, pasando por la locura de amor e incluso por la de la pérdida de juicio analítico. Creo que, los simios lo tienen más fácil también.

El autor hace un recorrido por Las bases del amor, Los diez mandamientos sobre cómo enamorar, La importancia de la atracción, Males de amores y Eso de la modernidad. Aporta teoría e interesantes investigaciones.

EL CEREBRO ENAMORADO es una lectura apasionante para entender esta epidemia que recorre el mundo y que nos lleva, cuando enfermamos, a estar en las nubes, con la mirada perdida y una sonrisa bobalicona en la boca: la del amor. Esperemos que no se cure a pesar de la mascarilla.

El autor:José Ramón Alonso Peña
José Ramón Alonso Doctor por la Universidad de Salamanca. Catedrático y Director del Laboratorio de Plasticidad neuronal y Neurorreparación del Instituto de Neurociencias de Castilla y León. Ha sido Rector de la Universidad de Salamanca, investigador posdoctoral y profesor visitante en universidades de Alemania y Estados Unidos. Conferenciante invitado en universidades de España, Alemania, Suecia, Chile, Dinamarca, Argentina, Colombia, Perú, Turquía y Estados Unidos. Director de de 15 Tesis Doctorales, 12 de ellas Premio Extraordinario de Doctorado. Ha publicado 17 libros y más de 140 artículos científicos en las principales revistas internacionales de su especialidad. Escribe frecuentemente sobre divulgación científica y el mundo universitario en prensa española (El País, ABC, El Mundo, Expansión,…) Ha ganado el Concurso internacional Teresa Pinillos de divulgación científica de la Universidad de La Rioja, el Premio Prisma al mejor libro de divulgación científica del año 2012 y el Premio Fray Luis de León de ensayo así como varios concursos de relatos, microrrelatos y cuentos.

El libro:
El cerebro enamorado. Los mecanismos neuronales del amor ha sido publicado por Editorial Espasa en su Colección de No Ficción. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 224 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el el vídeo Neuromitos. No te creas ni media palabra conferencia pronunciada por José Ramón Alonso.

.
Para saber más:
https://jralonso.es/

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia y tecnología, Ensayo - Crítica literaria, Literatura, Por Maudy Ventosa