Archivo diario: 31 enero, 2022

«El hombre más feliz del mundo», de Eddie Jaku

♦La inspiradora historia de un superviviente del Holocausto
que encontró la esperanza en el lugar menos esperado♦

«Era Kristallnacht, La Noche de los Cristales Rotos… () … Ciudadanos de a pie, nuestros amigos y vecinos desde el día que nací se sumaron a la violencia y los saqueos. ¿Qué les había pasado a mis amigos alemanes para convertirse en asesinos?… () … Cuando me subieron a un camión, con el rostro empapado de sangre mezclada con lágrimas, dejé de enorgullecerme de ser alemán para siempre.»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

Cubierta de 'El hombre más feliz del mundo'

Cubierta de: ‘El hombre más feliz del mundo’

Eddie Jaku, que nació en 1920 como Abraham Salomon Jakubowicz, en Leipzig –una de las ciudades más progresistas y avanzadas del mundo, foco artístico y cultural de Alemania, fuente de inspiración para músicos, poetas y filósofos–, ha decidido compartir su historia con las futuras generaciones. Comenzó a dar charlas primero a niños judíos, más tarde era requerido en colegios de toda Australia y, por último, habló en centros cívicos y empresas. Ahora la Editorial Planeta publica en España su vida y reflexiones; ahora que se ha convertido en El hombre más feliz del mundo.

Pasaron muchos años hasta que este Ingeniero Mecánico –alemán y judío– fuera capaz de sacar fuera el dolor tan grande que albergaba su corazón roto, porque su dignidad estaba mancillada y su confianza en el ser humano destruida. El sufrimiento y las pérdidas eran tan grandes que no era posible hablar de ello. Pero había que enseñar al mundo los peligros del odio y se dio cuenta que, al hacerlo, no estaba compartiendo su dolor, sino su esperanza. Ya tiene más de cien años, y todavía continúa haciéndose las mismas preguntas: ¿Por qué? ¿Por qué? ¿De qué sirvió tanto sufrimiento? ¿Tenéis alma? ¿Tenéis corazón? ¿Cómo puedes explicarte lo irreal?

Su familia se sentía orgullosa de ser alemanes, de pertenecer a un pueblo educado, trabajador y emprendedor que cumplía las leyes. Hasta que perdieron la Gran Guerra y la economía y el bienestar del que había disfrutado se desmoronó. Se necesitaba un chivo expiatorio, alguien a quien poder echar las culpas, y Hitler se lo proporcionó, cuenta Eddie. Y esas personas tan educadas, civilizadas y amables que cumplían las leyes, perdieron totalmente la capacidad racional para distinguir entre el bien y el mal. Cuesta admitir que miles de personas civiles “normales”, de la noche a la mañana se convirtieran en monstruos que se regocijaban con el sufrimiento ajeno, puesto que hay muchos testimonios de gente que puso en peligro su vida para ayudar a los refugiados; pero sí hubo una enorme mayoría que permaneció impasible y que, con su silencio, se convirtió en cómplice del genocidio, de las torturas, de los saqueos, de los asesinatos. Débiles y con miedo. Masa fácilmente manipulable tanto como para bajar la cabeza como para actuar, delatar y disfrutar con el dolor ajeno. La Alemania de 1938, transformada por completo, sin ética, sin respeto, sin dignidad humana. Pero no todos los alemanes habían perdido la razón.

El drama de Eddie Jaku había comenzado cuando tuvo que vivir lejos de su familia, con una identidad falsa, para poder estudiar su ingeniería; pero aún no sabía lo que vendría después. La pesadilla real comenzó en Buchenwald –“el Bosque cantor”, por los gritos de los prisioneros que eran torturados allí: comunistas, presos políticos, eslavos, masones y judíos–. Consiguió huir a Bélgica, que acogía refugiados y es de nuevo arrestado porque allí era alemán, cuando en Alemania era judío… ¡Qué ironía! Merksplas, Gurs, una época feliz con su familia en el ático de Bruselas y un tren que los lleva al infierno, a Auschwitz II-Birkenau. El rótulo de la entrada rezaba: “Arbeitmachtfrei”, “El trabajo os hará libres”. ¡Perverso! De repente había perdido todo: mi familia, mis posesiones, la fe que me quedaba en la humanidad. Me robaron la dignidad… solo era el número 172338.

Como dice Viktor E. Frankl, psicólogo que también sobrevivió al Holocausto, en su libro El hombre en busca del sentido, al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas –la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias– para decidir su propio camino. A igual que a Eddie, nunca pudieron arrebatarle su yo más íntimo, su libertad interna. Y ninguno de los dos se lanzó contra las alambradas electrificadas.

¿Cómo se puede seguir adelante cuando no se quiere vivir? Estoy segura de que siempre es gracias al amor que te brindan las buenas personas. Un pedazo de pan que lanza una mujer al tren que pasa sin detenerse, una mirada rápida que muestra empatía, un leve roce en la mano que solo tú notas, el recuerdo de tus padres, el amigo que te anima a seguir…

Eddie Jaku juró que aprovecharía al máximo cada minuto de su vida. Se enamoró y tuvo hijos, y las heridas, poco a poco fueron sanando. Se propuso que sería feliz, amable, servicial y bondadoso, con lo que tenía. Porque, la vida es maravillosa si eres feliz.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

©© Tim Bauer

©© Tim Bauer

El autor:
Eddie Jaku nació en 1920 en Leipzig y Estudió Ingeniería mecánica. Durante la Segunda Guerra Mundial fue arrestado por los nazis y llevado a los campos de concentración de Buchenwald y Auschwitz, donde le hicieron trabajar como ingeniero. Tras varios intentos, en 1945 logró escapar de una marcha de la muerte y fue rescatado por unos soldados americanos. Después de vivir un tiempo en Bélgica, en 1950 se trasladó a Australia con su familia, donde vive felizmente desde entonces. Eddie lleva 74 años casado con Flore. Tienen dos hijos, nietos y bisnietos. Falleció el 12 de octubre de 2021 en Sidney, Australia.

El libro:
El hombre más feliz del mundo (título original: The Happiest Man on Earth, 2020) ha sido publicado por Editorial Planeta en su Colección No Ficción. Traducción de María del Mar López Gil, 2021. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 240 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

En esta bonita y emocionante charla, el auto-proclamado «hombre más feliz de la Tierra», Eddie Jaku, comparte su historia de amor y supervivencia.

.
Para saber más:
Eddie Jaku en Wikipedia.

.

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Historia, Literatura, Por Maudy Ventosa