«El medallón de fuego», de Carla Montero

«… para mí lo es y creo que para la mayor parte de mi generación también: son nuestros abuelos. Vivimos con ese sentimiento de estupefacción, de incomprensión, de vergüenza colectiva. El arrepentimiento y la culpabilidad por lo que pasó, por lo que Alemania le hizo al mundo, es casi una asignatura en las escuelas. Pero es algo abstracto y, como tal, manejable. Lo malo es cuando se convierte en personal, cuando lleva tu apellido…»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

Personajes ya conocidos para los lectores de La Tabla Esmeralda ven como sus vidas se cruzan de nuevo en esta trepidante historia de Carla Montero, EL MEDALLÓN DE FUEGO, publicado por Plaza & Janés Editores.

Cubierta de 'El medallón de fuego'

Cubierta de: ‘El medallón de fuego’

Hasta el Templo de Salomón y una de las figuras alegóricas del ritual masónico que intervinieron en su construcción se remonta la autora para dar comienzo a la leyenda del Medallón de FuegoEl Medallón de Hiram–. Una gema que desprende un brillo verdoso, con un relieve que simula un dragón, circundado por unos símbolos extraños… No parece una joya de mucho valor, entonces, ¿cuál es la razón del asesinato del mecenas de arte italiano Giancarlo di Orbetello y que en el lugar del crimen aparezcan símbolos del Medallón? Comienza la búsqueda de este objeto misterioso que ya fue pintado en el cuadro El Astrólogo.

Carla Montero realiza una extraordinaria labor de documentación porque la novela se desarrolla en lugares y transcurre en momentos históricos tan importante como dolorosos; tanto que marcaron la historia de Europa, y casi del mundo. Nuestra protagonista, la joven experta en arte Ana García-Brest, vive en Madrid, en el barrio de Chamberí, pero habrá de retroceder al final de la Segunda Guerra Mundial para empezar a vislumbrar el camino que recorrió el Medallón de Fuego y las personas que estuvieron implicadas en custodiarlo.

Se narra el terrible asesinato de la familia Románov en la casa Ipátiev a manos de los revolucionarios bolcheviques, en la que solo quedó el olor de la sangre tras despojarles de las últimas joyas que guardaban en sus ropas; la salida de España con rumbo a Rusia de varios miles de niños durante la Guerra Civil Española, para los que la guerra no terminó al acabar la contienda, ya que, al no poder regresar a su hogar, vivieron también la invasión alemana de su país de acogida. Algunos vuelven siendo ya mayores, a partir de 1954. Otros deciden no hacerlo; España ya no es su país, no la conocen.

Berlín es tratado como un personaje principal; vencido, humillado, destrozado y finalmente invadido por el ejército ruso. Una población hambrienta en la que se dispara el número de suicidios, que intenta sobrevivir a las violaciones masivas de sus mujeres, a la miseria, al estraperlo, a la prostitución… Porque después de la guerra, no viene la paz. Viene la posguerra… Fue extraño llegar a Alemania y darse cuenta de que los niños la miraban con terror, que las mujeres que gritaban mientras los soldados rusos las violabas, que los ancianos que lloraban impotentes ante el asesinato de los suyos y el saqueo de sus hogares también eran alemanes. Los críos que los nazis habían convertido en soldados, los prisioneros famélicos, enfermos y heridos, la gente corriente destrozada por la guerra… todos ellos se parecían más a los rusos que a los alemanes, al menos que a esos alemanes a los que ella odiaba. Eso es lo que sucede cuando termina la guerra: que una vez abatidos los frentes de soldados monstruosos, aparecen los seres humanos, rusos o alemanes, da lo mismo…

Narra el papel activo de la mujer en la guerra, ya que el ejército rojo fue el único que admitió mujeres para combatir en primera línea del frente –además de las milicianas que lucharon en la Guerra Civil española–. Seguro que la tarea de estas pioneras no fue sencilla, ni tampoco el regreso a casa. ¿Quién va a querernos cuando volvamos a casa? La guerra hace de los hombres héroes y de las mujeres putas. Ellos ya no querrán mujeres manchadas por la guerra.

Pero entre tanto dolor, guerra y traición, el amor y la amistad tendrán un papel destacado. Al igual que el espolio y la desaparición y saqueo de obras de arte. Para encontrar algunas, contamos con los mejores investigadores. Y es que, aunque nuestra experta en arte entienda que este debe estar accesible a todo el mundo, también entiende a los coleccionistas privados, porque una vez que se ha contemplado una obra de arte en solitario, ya nada es igual.

La autora utiliza la voz narrativa de Ana en primera persona para hablar del presente, y narrador omnisciente para hablar del pasado.

Mantuvimos una conversación muy interesante con Carla Montero que se publicará, en este blog, mañana. Nos da claves sobre su obra y sobre su arduo proceso de investigación y creación y no evita hablar con entusiasmo de su trabajo. Creo que no debes perdértela.

PERSONAJES:

  • Ana García-Brest, tiene casi treinta años, y sin un proyecto vital aún. Siente debilidad por los dulces. Es funcionaria del Cuerpo Facultativo de Conservadores de Museos en excedencia. Su padre es galerista y marchante. Teo, es su mejor amigo, quien le abre los ojos. Pareja de Toni; es vasco y buen cocinero.
  • Martin Lohse es cortés y educado con aspecto de estudiante; alto, corpulento, rubio, grandes ojos azules, pestañas largas y rostro aniñado. Belleza andrógina. Lleva un reloj Louis Moinet, de titanio y acero, que cuesta quince mil euros. ¿Es un buscador de leyendas? Nació en Frankfurt y estudió Historia del Arte.
  • El Doctor Alain Arnoux, de la European Fundation for Looted Art, fue pareja de Ana y se instalaron en Francia cuando se casaron. Buscaba obras de arte desaparecidas. Pero esa es otra historia.
  • Katya María Arriaga lucha en el frente; testigo de horrores, como Yulia Kotiakova –técnica sanitaria– su amiga, su hermana. Construye su familia a base de retazos de las historias de los demás. Cuando su tío fue asesinado va a vivir con la familia de Yulia. Ya no es ni rusa ni española. Tiene los ojos verdes de gato. Es muy guapa. Su madre, rusa, fue miliciana en la guerra de España.
  • Ramiro García Abad, va a Berlín a estudiar en la facultad de Arquitectura de la Universidad Técnica; le pilla la guerra. Es amigo de Cornelius, el anticuario de gafas de pequeños cristales redondos, bajito, muy amigo de su padre. Allí se enamora de la judía Ilse, que nos aporta una visión indispensable sobre el sufrimiento de los que perdieron absolutamente todo.
  • Peter Hanke, habla perfectamente ruso y alemán; es alto, delgado, con la cara llena de cicatrices; su mirada es dura. Hijo de Walther Hanke. Conoció a Gerda, de piel de porcelana, mezcla de femme fatale y madre amantísima.
  • Konrad Köller, tiene una de las fortunas más importantes de Europa; alemán. Fue pareja de Ana durante cinco años y, a pesar de todo, sigue obsesionado con ella y no quiere dejarla ir, o tal vez quiera seguir utilizándola. Greta Köller es su hermana, elegante, media melena, guapa.
  • Y también Irina y su hermano Anton Egorov, que ayudan a Ana desde Rusia; y Fiódor Petrovich Voikov, profesor de mineralogía en la universidad de Leningrado y conservador del Hermitage y miembro del equipo a cargo de la colección de joyas imperiales, de la sala de diamantes. Tutor de una niña española; y muchos más…

SINOPSIS:

Una antigua reliquia que marcará el curso de la Historia.
Una búsqueda trepidante por toda Europa.
Regresan los protagonistas de La Tabla Esmeralda.

Madrid, actualidad. Ana García-Brest, experta en arte, recibe la llamada de Martin, el joven y misterioso buscador de tesoros a quien conoció fugazmente durante la búsqueda de El Astrólogo en La Tabla Esmeralda. Han asesinado a un magnate italiano y un poderoso tesoro está en peligro: el Medallón de Hiram, una reliquia mágica que perteneció al arquitecto del templo de Salomón. Nadie conoce el paradero exacto de la pieza y Martin necesita la ayuda de Ana para encontrarla. Ambos emprenderán una trepidante búsqueda por toda Europa enfrentándose a infinidad de peligros, pues muy pronto descubrirán que ellos no son los únicos que desean hacerse con la reliquia.
Berlín, 1945. En los estertores de la Segunda Guerra Mundial, los destinos de cuatro personas están a punto de cruzarse con consecuencias imprevistas para el Medallón de Hiram: un sanguinario nazi que rastrea un Berlín en ruinas con la obsesión de hacerse con el medallón; un joven español, estudiante de arquitectura, que se ve envuelto en una intriga insospechada; un ingeniero alemán que está en el punto de mira del servicio de inteligencia ruso, y una francotiradora del ejercicio soviético que guarda un importante secreto.

¿Estás preparado para descubrir el secreto
del Medallón de Fuego?

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Carla Montero con Maudy Ventosa

Carla Montero con Maudy Ventosa

La autora:
Carla Montero (Madrid, 1973). En el plano académico, soy licenciada en Derecho y diplomada en Administración de Empresas; también me hubiera gustado ser licenciada en Historia, pero como nunca me he dedicado en serio, me he quedado en una simple aficionada, eso sí, muy aficionada. En el plano personal, soy madre de cuatro hijos y esposa de un solo marido durante veinticuatro horas al día; el resto del tiempo, escritora.

Con mi primera novela, Una dama en juego, gané el Premio Círculo de Lectores de Novela, un premio muy especial para mí, porque un jurado compuesto exclusivamente por lectores, personas ávidas de libros con los que pasar un buen rato, pensó que mi historia merecía la pena ser publicada. Hasta la fecha, con más de 40.000 ejemplares vendidos y alguna que otra traducción, quiero creer que no se equivocaron. Desde entonces, he publicado cuatro novelas más: La Tabla Esmeralda, La piel dorada, El invierno en tu rostro y El jardín de las mujeres Verelli. Son muchas las ideas que pululan por mi cabeza esperando a convertirse en historias y, llegado el punto de tener que escoger una para una nueva novela, asomaron algunos de los personajes de La Tabla Esmeralda, recordándome que su relato no había terminado, que aún tenían algo más que decir. Durante esta década muchos lectores, libreros e incluso mis editores me lo han ido sugiriendo: «¿Por qué no nos cuentas qué sucedió después?». Pero no soy amiga de forzar las cosas, todo tiene su tiempo y su momento y esa nueva aventura de Ana y Alain no estaba aún madura. Hasta ahora. Ellos mismos me han susurrado que su historia ya estaba preparada para narrar cómo continúa.

Esa es la semilla de El Medallón de Fuego, que da frutos en su justa temporada para mayor deleite de quienes en su día disfrutaron con La Tabla Esmeralda, así como de aquellos que hoy se adentren por primera vez en el universo de una novela que ha enamorado a cientos de miles de lectores.

El libro:
El medallón de fuego ha sido publicado por la Editorial Plaza & Janés en su Colección Éxitos. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 608 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que Carla Montero nos habla de su libro El medallón de fuego.

.
Para saber más:
https://www.facebook.com/Carla.Montero.Oficial/
https://twitter.com/carlamonterom

Deja un comentario

Archivado bajo Historia, Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s