Archivo diario: 24 mayo, 2021

“La Cisterna de Nur”, de José Miguel Guallar (con entrevista al autor)

«…La energía femenina, en términos reales, es lo más parecido a un volcán en erupción permanente: modifica, transforma, destruye, arrasa y… así regenera… (…). Atañe tanto a mujeres como a hombres…»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

Cubierta de 'La Cisterna de Nur'

Cubierta de: ‘La Cisterna de Nur’

José Miguel Guallar, “que surfeaba workshops con directivos pilotando proyectos transformadores en empresas líderes”, tras sus dos últimas publicaciones, Magister Navis y Markus Leonthier, afronta su obra, tal vez, más ambiciosa y que se debía a sí mismo. Una novela en la que resulta imposible no percibir al consultor de estrategias en cambio y transiciones; advertir su curiosidad por todas las ciencias que tienen en su diana a las personas; disfrutar de su inagotable sabiduría, acumulada a golpe de lectura y trabajo; aprovecharse de su condición de viajero irredento que descubre e incorpora el poso que subyace en el alma de los habitantes que encuentra en cualquier parte del mundo… LA CISTERNA DE NUR -Independently published-.

Me reúno con el autor un trece y martes, un excelente día para hablar de este libro que pasa de la novela al ensayo por la profundidad de los postulados y posicionamientos que incorpora ante problemas actuales como feminismo, igualdad, inmigración, integrismo… y el bagaje social y cultural que contiene nuestra memoria genética, nuestra historia no solo como individuos, sino como especie. Y como no, admirada por su visión futurista como un Julio Verne más, anticipando y dando soluciones a los problemas demográficos que se avecinan generados por el cambio climático. ¿Visionario, futurólogo, científico…?

Maudy.- La Cisterna de Nur se acaba de publicar, pero tengo entendido que es un proyecto antiguo… 
Guallar.- Tiene tiempo, y sobre todo, muchas dudas en su estructura, en los personajes, en la forma de concebir el relato… Me ha costado mucho. Se trata de ver cómo una mujer, una profesional, puede transformarse cuando tiene por encima, alrededor y por debajo, fuerzas que la desbordan, en lo político, en lo social, en lo demográfico… Al final va hacia adelante porque no trata de comprender todo. Eso la hubiera dejado en su sitio. Nur -un nombre turco que le puso su madre y que significa luz, es una demógrafa alemana, exquisitamente profesional, que marca muy bien la frontera entre lo persona y lo profesional, hasta que las fronteras, como en toda Europa, se van desdibujando. Es la historia de alguien que va encontrando mentoras, mujeres absolutamente libres, que han conquistado la libertad como mujeres, como profesionales…

M.- ¿Es un libro de mujeres fuertes?
G.- A mí me gustan esas mujeres; son muy fuertes y entiendo que sobrecojan. Son mujeres de carácter, capaces de mover el punto de impacto. Esa parte íntima que, si se nos sacude, todo nuestro ser se sacude también. Se relaciona con mujeres hasta que encuentra la gran mujer, la que más odiaba, su madre Damla, que la abandonó junto con su padre, y estableció una vida diferente de libertad y de amor sin ella. Fue el tributo. Conocerla le conmociona. En ese viaje, toma también conciencia de un lugar extraordinario: la Cisterna de Estambul (también llamada Palacio Sumergido).
Al lugar donde Nur trabaja, en Madrid, sobre la gran migración europea de un millón de holandeses que se verán anegados por las aguas, los jóvenes demógrafos la llaman La Cisterna, porque abras lo que abras solo encuentran una cosa: agua. En el fondo, el trabajo, las raíces sentimentales, su madre… funcionan sobre ella como ácidos que la van haciendo… Cada vez que la tentación de cargarse de muchos conceptos existenciales le asalta, porque está desbordada, ella hace lo mismo con mucha elegancia y mucha simplicidad, da un paso adelante, y toma decisiones con una limpieza excepcional en momentos críticos. Da un paso adelante. No es la más lista, no quiere ser la más lista, no quiere sorprender ni a varones ni a mujeres. Quiere dar un paso adelante, empujar la acción.

M.- De nuevo, tiene mucho que ver con tu experiencia profesional en el mundo de la empresa, la toma de decisiones, el poder elegir entre varias opciones, el mirar hacia adelante, la dureza en la hay que trabajar cuando tienes muchas cosas en contra, superar obstáculos, alejarte de personas tóxicas y traidores…
G.- Pues sí, la vuelco, eso es verdad y lo que ocurre es que siempre, a cada decisión en un plano determinado, al menos dejo enunciado o intuido el otro plano, que no está presente, pero está implicado… y por eso, además de mujeres poderosas en su vida, aparecen dos hombres muy singulares; uno, un jefe de Estado Mayor, hecho del todo, que la adopta, pero también la estira hacia arriba sin que se dé cuenta. Cada vez que tienen contacto, él ya está de vuelta, pero considera que es una mujer valiente y le va señalando; y el otro es un abogado de Estambul que le va adentrando, como un guía, en los entresijos y laberintos emocionales complejos, a los que, sin su mano no podría llegar. Al final te das cuenta de que lo único que puedes hacer para tomar una buena decisión, es no querer tomar la mejor, porque siempre hay otro elemento implicado que está por arriba. La humildad hace que ella, a pesar de todo, tire hacia adelante, en lo emocional, en lo profesional, en lo mental, en dejar cosas atrás…

M.- ¿De dónde te nacen estas mujeres tan fuertes? ¿Qué modelos son los tuyos?
G.- Mi abuela Miguela, analfabeta, empresaria, una mujer que era juez de paz en Calatayud, a pesar de no poder serlo por ser mujer, pero todo el mundo le asignaba situaciones complejas, como aquella de un maltratador brutal… yo no sabía en qué consistía su fuerza, pero aplacaba a aquel tipo que era un bestia. Quería que yo la acompañara. Mi madre, mi abuela, mi madrina… Toda mi vida fue un gineceo, del que tuve que salir huyendo para no ser abducido por tanta mujer fuerte, porque el resto de los hombres…

M.- Tus mujeres fuertes salen en otras novelas…
G.- Claro, claro… a mí la mujer me da seguridad. No me intimida. Es la diferencia que tengo respecto a muchos que tienen que estar haciendo oposiciones, a mí me da seguridad…

M.- ¿En qué lugares geográficos transcurre la novela? Turquía está muy lejos…
G.- Turquía es un punto muy lejano. Todos tenemos lugares recónditos que nos estremecen y que no sabemos por qué. Solamente hay que entrar… empieza como un escalofrío y agita nuestro ser…; hay algo de conocimiento y no va a ser cómodo el primer contacto… Cuando Nur llega a Turquía, encuentra una madre guapísima, lista, gran empresaria audiovisual que había abandonado a su padre y a ella… Entonces tiene que incorporar… Pero esa madre le guarda un gran regalo; es alguien que le dice que en sí misma ya tiene el tesoro que le corresponde rescatar… y todo sucede como una revelación dulce, sutil, sin elementos de mucho atrezo espiritual en la Cisterna de Turquía como escenario. Yo la he visitado varias veces y es estremecedor, maravilloso.

M.- Hablabas también de Zamora, ¿qué ocurre en Zamora?
G.- Zamora es uno de los puntos de España que está en suicidio demográfico -expresión de los demógrafos-, que conciben la tierra como un movimiento de flujos constantes de demografía. Nur es demógrafa y ha estudiado en Estocolmo con uno de los grandes y sabe que Zamora está rodeada de todo el suicidio demográfico; pero sabe también que tiene las condiciones básicas para un asentamiento extraordinario. Tiene el río Duero, tiene el río Esla, tiene salida por Oporto, Vigo y por el puerto de Asturias; naturalmente tiene Ave… Cuando se avecina un gran desastre por las inundaciones, no solo del mar sino también de Rin, en un tercio de Holanda, un millón de holandeses tienen que venir a otros lugares para reasentarse. Ella dirige este reasentamiento. Zamora es uno de ellos.

M.- Cómo es el feedback que estás recibiendo de los lectores…
G.- Me dicen que la acción se vuelve trepidante y cuando uno vuelve a tomar aliento aparece otra historia, y otra historia… están los Servicios de Espionaje de Europa, los yihadistas, los ultras de derecha del norte de Europa… un montón de cosas que desbordan a la protagonista. No le queda otra cosa, no puede pararse a contemplar si puede o no puede con esas fuerzas, ¿no?, lo que puede es caminar, lo que puede es tener cintura, ayudar a aquella gente que ha venido a su vida, arrimar el hombro y discernir quiénes son los grandes hijos de puta que están para obstaculizarle en su acción.

M.- En tres palabras, en unas frases… ¿Cuál es el mensaje de tu libro?
G.- Tu nuevo camino está en los pies; pon uno delante de otro. Como Nur

M.- ¿Y dónde dejamos el corazón?
G.- El corazón está mal colocado, hay que ponerlo en los pies; en la acción, en caminar…

M.- ¿Y la cabeza?
G.- Yo creo que ella es inteligente, no necesita darle todos los días un trocito de pan. Así que, si la consideramos menos, pues mejor.

M.- ¿A quién va dirigido tu libro? A qué tipo de lectores…
G.- A mí. Yo lo escribí de espaldas al público. Lo escribí para mí, y me gustó. Y lo que sufrí, me gustó mucho también, y todas las arbitrariedades que padecí con editores, con prejuicios de personas que lo leían y consideraban que tal… Ese libro al final…, claro que hay lectores y me gusta ahora todo lo que dicen y cómo está funcionando, pero el libro, ya me tocaba, ¡me lo dediqué!

M.-… No es un camino fácil para los lectores… Has pensado también que se van a llevar algo, una enseñanza… lo que te has llevado tú, porque cada uno se lleva una cosa…
G.-… Un tipo astuto, una mujer astuta… Que la astucia presida su inteligencia; porque la astucia es un camino paralelo que resuelve muchas cosas, da atajos, y esta novela está llena de claves de astucia. La vida requiere también astucia. Por cierto, en el gran libro de viajes, el protolibro de viajes, que era la Ilíada aparece como personaje y da nombre a la Odisea, OdiseoUlises-, al que llamaban el astuto, es un pequeño tributo. Nur da claves… porque con astucia, se pueden resolver cosas inmensamente complicadas…

José Miguel Guallar y Maudy Ventosa

José Miguel Guallar y Maudy Ventosa

Es una novela llena de guiños, no solo implícitos como el de Homero que nos cuenta el autor, sino con alusiones y sentencias a un montón de escritores, psicólogos, matemáticos, físicos… que tenían algo que decir en la trama para afianzar o explicar una idea o un giro argumental, y que dejan patente el enorme trabajo de investigación que ha llevado a cabo Guallar para escribir esta historia ambientada en varias ciudades, Estocolmo, París, Madrid, Zamora, Salamanca o Turquía. Ciudades que ha recorrido el autor impregnándose de su magia para llegar a entenderlas en una simbiosis perfecta. Y un guiño a los zamoranos: una ciudad especialmente limpia es una ciudad que preserva bien su pasado. Y Zamora está muy limpia, y sus habitantes visten como los de Kansas de domingo…

La Cisterna de Nur es también un homenaje a las mujeres que no se paran ante las adversidades; aunque arrastren heridas profundas. Poniendo el corazón en los pies… A veces las personas fuertes lo son por lo que llevan dentro de sí y por lo que les aportan los que las quieren. Pero su temple, en parte, les viene por lo que nadie les dio y tuvieron que conseguir solas… como dice Damla a Nur, que por fin encontró a la madre. Ahora tiene que elegir si su corazón continúa odiándola, o si decide saber quién fue y conocer sus sueños.

Esas mujeres, saben también que todos los días, varias veces mejor, había que mirar al cielo y hablar con él. “Sin decir, no hace falta decir. Solo mirarlo y después dejar que nos mire. El cielo siempre acoge y nunca juzga”. Sobre todo, cuando encuentran tierra interior para echar raíces y asentarse.

No cambias Guallar. Siempre nos mandas tareas.

PERSONAJES:

  • Nur Reymann, en 2003 dirigía la unidad de Protección Civil de la Unión Europea. Le conceden una beca en el Instituto Karolinska-Fundación Gapminder para estudiar un Máster en Demografía Global. Siendo Técnico Superior va a París, hasta que es nombrada directora de demografía del proyecto Las Cuatro Rosas… un proyecto sin precedentes. Es una mujer guapa, que mide un metro ochenta y trabaja su cuerpo en el gym.
  • Viktor, tiene un peligroso magnetismo animal. Engulle a las mujeres que atrae. A Nur le recuerda el olor a pan recién hecho…
  • Daniella Ullman, es amiga y casera de Nur en Estocolmo. Tiene setenta años. Cuenta la terrible historia de la guerra de Yemen y el papel dramático de las mujeres violadas por los hutíes.
  • Hans Rosling, del Instituto K-Fundación Gapminder, es puro entusiasmo. Rompió mitos demográficos y estadísticos presentándoselos a los no eruditos de manera comprensible. Orienta a Nur hacia la Unión Europea.
  • Sus amigos en París: Pierre, el perpetuo adolescente de restaurante Boutique de Vins de París y Delia, profesional de la moda con la que siempre reía a pesar de tener más años que Nur. Muy intuitiva en su trabajo. Su marido, Gerald Belrose, eleva a Nur a la Vicepresidencia de Gestión de Crisis, en la Agencia de Demografía de la UE en París. Se convierte en jefe, mentor, amigo y protector. Siempre está. Conoce su potencial y quiere hacerla crecer.
  • Lotte Hansen, subdirectora de Defensa en Holanda. Es equilibrada y sencilla, inteligente y madura; su fuerza no está a la vista.
  • Alfred Wolf, lleva veinte años de servicio activo en el Ministerio de Asuntos Exteriores de la UE y en el SIAC, los servicios de inteligencia de la UE, desde que se fundó.  Muy inteligente y con formación de élite para moverse entre las sombras. Tiene un enorme afán de protagonismo y su estilo es impositivo y desconsiderado.
  • Anton Delf, Empresario. Tiene el pelo rubio, y manos grandes con vida propia. Formado en Alemania por instructores de inteligencia militar. Supone confianza y apoyo para Nur.
  • Damla Uzkinay, su madre. Volvió a Esmirna con su familia cuando se separó de Cornelius, el padre. Dejó también a su hija nacida en Alemania, sin luchar por una custodia que no iba a conseguir. De rostro enigmático y labios perfectos que transmiten carácter. Mujer muy bella.
  • Auguste Timberlake, es matemático, estadístico y su hombre de confianza. Experto en boxeo. Estudió en Cambridge. Ingresó en la Cátedra Lucasiana cuyo titular era Stephen Hawking. Su madre, holandesa, Caireen, administró su talento para el estudio, al igual que hizo con el dinero familiar.
  • Pedro Fuentes, es el jefe del Estado Mayor del Ejército español. General. Tiene una hija, Patricia, que siempre le pone a dieta.
  • Edurne Bengoa, cuarenta años, licenciada en Medicina y Farmacia. Fue directora de organización en Nepal con la OMS, se contagió de cólera… siguió trabajando… Llevó proyectos de gran responsabilidad en el Ministerio de Seguridad Alimentaria.
  • Brenda Camoens, contratada para el área de analistas. Estudió urbanismo en París; se especializó en desarrollo y crecimiento de ciudades. De piel oscura, de brasileña; agente encubierta para la UE en Molenbeek, un barrio en el centro de Bruselas, corazón yihadista. Tiene cincuenta y un años.
  • Oscar Liebowitz, es chileno de tercera generación en Francia. Estudió Ingeniería de Software en la Escuela Politécnica de París. Continuó en Múnich bases de datos y sistemas distribuidos. Estricto con las normas y poco sociable. Excelente profesional. Un tipo indescifrable. Pasa a director del área de Ingeniería en La Cisterna.
  • El coronel César Córdoba es cien por cien militar. Estuvo dos años en USA. Fue profesor de la Escuela Estado Mayor y pertenece a un grupo llamado Elcano. Buena formación en geoestrategia y terrorismo islamista. Tiene rostro de hombre antiguo.
  • Juan Cantera, abogado, es un tipo grande y tiene una dehesa en Zamora. Cuando se arregla resulta tan guapo como un lobo joven…
  • Levent Kandemir, tiene ochenta y un años, pero su voz no parece la de un hombre mayor. Es socio-director de CHK Law Office, de Estambul. Tiene un encargo de Damla. Muy importante para Nur.
  • Otto es el hermano pequeño de Damla, veinte años más joven que ella. Un hombre retraído y tímido, pero lleno de luz. Rechazado por su padre, se formó en Japón. Estuvo secuestrado seis meses por kurdos. Ahora produce series y películas. Es delgado, de barba cana a pesar de tener cuarenta años… Sobrio, de mirada profunda con sus ojos grises azulados.

Y muchos más…

Sinopsis de la editorial.
Una gran parte de la superficie de Holanda está amenazada por los desbordamientos del Rin que afectan al veinte por ciento de su población. La UE prepara la mayor migración de su historia: un millón de holandeses serán reubicados en cuatro zonas de España: las denominadas «Cuatro Rosas». Es el momento de los grandes demógrafos, como Nur.
A la vida de esta llegan, a veces con extrema violencia, las contradicciones sin resolver de la UE con los ultras y los yihadistas. Convive con los oscuros manejos de los servicios secretos, bebe en Estambul en las fuentes de su identidad, sufre un amor turbador y adictivo y es bendecida por otro amor maduro que se extiende en su vida como el horizonte.
La vida de Nur correrá pareja a la de un millón de holandeses obligados a dejar una tierra en peligro y a construir espacios donde el asombro conviva con la esperanza.
Novela hilvanada a la perfección en la que se suceden todo tipo acontecimientos, ya prefigurados en el mundo nuevo en el que entramos.

«Desde que tengo memoria —nos dice José Miguel Guallar— siempre he estado subido a la tabla de las narrativas. Surfeando workshops con directivos, pilotando proyectos transformadores para empresas líderes o escribiendo ensayos, artículos y novelas».
Un ejercicio profesional apasionado y largo como consultor de estrategia de cambio y transiciones, le permitió a José Miguel Guallar comprender que no hay metodología, sistema o herramienta que asegure o controle la transformación de las personas.
Su experiencia con colectivos en situaciones de transformación y su curiosidad hacia distintas disciplinas de las ciencias sociales, lo han conducido de manera natural a la escritura: desde artículos y libros técnicos o diseñar workshops de narrativas hasta el mundo de la novela. Argumentos poderosos y originales envuelven sus obras. Entre sus últimas publicaciones encontramos historias noir empresariales altamente perturbadoras o podemos conocerle íntimamente en su obra Magister Navis, donde el autor se descubre y nos abre la cáscara de la derrota para encontrar otras dimensiones de triunfo y sentido.

José Miguel Guallar

José Miguel Guallar

El autor:
Un ejercicio profesional apasionado y largo como consultor de estrategia de cambio y transiciones, le permitió a José Miguel Guallar Ballesteros comprender que no hay metodología, sistema o herramienta que asegure o controle la transformación de las personas.
Su experiencia con colectivos en situaciones de transformación y su curiosidad hacia distintas disciplinas de las ciencias sociales, lo han conducido de manera natural a la escritura: desde artículos y libros técnicos o diseñar workshops de narrativas hasta el mundo de la novela. Argumentos poderosos y originales envuelven sus obras. Entre sus últimas publicaciones encontramos historias noir empresariales altamente perturbadoras, Markus Leonthier I, o podemos conocerle íntimamente en su obra Magister Navis, donde el autor se descubre y nos abre la cáscara de la derrota para encontrar otras dimensiones de triunfo y sentido. La Cisterna de Nur es su última novela.

El libro:
La cisterna de Nur ha sido publicado por la Editorial Independently published y editado por Adrián Naranjo. Encuadernado en rústica, tiene 428 páginas.

Como complemento pongo un vídeo en el que José Miguel Guallar nos habla de su novela La cisterna de Nur.

.
Para saber más:
https://www.facebook.com/jmiguel.guallar

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa