“Vida de Apolonio de Tiana”, de Filóstrato

«Introducción, traducción y notas
de Alberto Bernabé Pajares»

.

Cubierta de 'Vida de Apolonio de Tiana'

Cubierta de ‘Vida de Apolonio de Tiana’

Tengo que reconocer que cuando Alianza Editorial anunció la publicación de la Vida de Apolonio de Tiana del autor griego Filóstrato  me dio una alegría inmensa pues la única edición fiable que conocía era la que publicó la Editorial Gredos en su famosa Biblioteca Clásica Gredos que tenía como asesor para la sección griega a Carlos García Gual y que se encuentra totalmente descatalogada y solo se puede encontrar en librerías de segunda mano.
Pues bien, la edición que Alianza Editorial publica, es la que publicó Gredos, aunque supongo que Alberto Bernabé habrá hecho algunos cambios, pero comparando las dos no he localizado ninguno. 

Lo que si puedo asegurar es que esta —como bien dice Alberto Bernabé en la introducción— es la única traducción directa de la Vida de Apolonio que ve/vio la luz en español, pues la anterior es una versión de la traducción de P. Grimal, dentro de sus Romans grecs et latins, París, 1958 —si bien el autor, J. B. Bergua, se guarda de mencionar este importante extremo— dentro del volumen La novela griega, Madrid, 1965.

“Los devotos de Pitagoras de Samos, dicen de el lo siguiente: que no fue realmente jonio, sino que en tiempos había sido Euforbo en Troya y había vuelto a la vida después de muerto, pero que había muerto conforme a los poemas homéricos; que los vestidos hechos de reses muertas los repudiaba y que se mantenía puro de todo alimento que hubiese estado animado y de los sacrificios cruentos; que en efecto no ensangrentaba los altares, sino que el pastel de miel, el incienso y el entonar himnos era lo que llegaba regularmente a los dioses de parte de aquel hombre; que sabia que los dioses acogían con más agrado cosas de esa índole que las hecatombes y el cuchillo sobre la cesta, y ello porque mantenía relaciones con los dioses.”

De esta forma comienza el libro 1 de Vida de Apolonio de Tiana de Filóstrato que forma parte del renacimiento literario que se da en la literatura griega en el siglo II con autores como Luciano de Samósata o Arriano y que se preocupó ante todo por consolidar la tradición clásica. Época de desconcierto social en que los valores imperantes empezaron a perder fijeza y se comienza a gestar la desintegración del Imperio, es también una época de ruptura del pensamiento racional que provoca curiosas mezclas entre cultura y superstición y, en lo literario, el gusto por lo exótico e inaudito y, como género, por la novela.
Biografía novelada de un curioso personaje del siglo I, la Vida de Apolonio de Tiana es una obra única cuya pintoresca y amena narración recrea la figura de este filósofo y taumaturgo, casi chamán con rasgos orientales, en el que vinieron a confluir otros rasgos del tipo humano que la leyenda forjó en Pitágoras, como las prácticas ascéticas, la veneración religiosa y la capacidad de obrar milagros o maravillas.

Un filósofo vagabundo, probablemente representando a Apolonio de Tiana, quién vivió una parte de su vida en Creta y murió allí. Encontrado en Gortina (siglo II dC tardío), ahora en el Museo Arqueológico de Heraklion, Creta.

Un filósofo vagabundo, probablemente representando a Apolonio de Tiana, quién vivió una parte de su vida en Creta y murió allí. Encontrado en Gortina (siglo II dC tardío), ahora en el Museo Arqueológico de Heraklion, Creta.

Es interesante lo que dice en la introducción Alberto Bernabé sobre la dificultad de saber cómo era Apolonio en realidad, dado que la de Filóstrato es una visión parcial e interesada. Parece evidente que hemos de admitir entre sus rasgos básicos que era un pitagórico que quiso ser un retrato viviente de Pitágoras, preocupado por conservar puros sus preceptos: vegetarianismo, abstinencia sexual, uso de vestimenta de lino y calzado de corteza, etc., interesado por la moralización del culto a los dioses, y amante de la cultura griega, además de ser un inconformista, cuya persecución de la verdad y sinceridad lo hacían entrar en conflicto con el gobierno establecido de su época.
En cualquier caso, era Apolonio, con su aspecto exótico, su amor por lo griego, sus viajes a tierras extrañas y sus cambiantes relaciones con los emperadores, el personaje ideal para una biografía novelesca, como la que emprende Filóstrato.
Para ello contó sin duda con una serie de materiales que el propio Filóstrato enumera al principio de su obra de cuáles son sus fuentes de información para configurar la biografía de Apolonio: tradiciones orales locales, textos del propio Apolonio, concretamente sus cartas y su testamento, y diversos escritos sobre el de Tiana, entre los cuales menciona un libro de Máximo de Egas sobre la estancia del sabio en Egas, otro de cuatro volúmenes de Merágenes, y especialmente un relato del propio Damis, el asirio compañero inseparable de Apolonio. Ninguna de estas tres obras se nos ha conservado, y en cuanto a sus autores, poco ó nada es lo que sabemos.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

El autor:
Lucio Flavio Filóstrato, sofista griego (Lemnos c. 160/170 – c. 249), llamado Filóstrato de Atenas o Filóstrato el Ateniense. La investigación de este autor se ha visto dificultada ante la identidad de nombres de varios Filóstratos de la misma familia así como por la escasez y errores en las fuentes. A ello se añade la imprecisión en la atribución de las distintas obras así como en el número exacto de Filóstratos, que oscila entre 2 y 5. La cuestión dista de estar resuelta definitivamente.
Probablemente hijo de sofista, dada la transmisión frecuente de dicha actividad en esa época entre padres e hijos. Se citan entre sus maestros a Proclo de Naucratis, Hipódromo de Larisa, Demiano de Éfeso y Antípatro de Hierápolis. Será posiblemente este último el introductor de Filóstrato en el círculo de la emperatriz siria Julia Domna, esposa de Septimio Severo. Debió colaborar en sus trabajos desde comienzos del siglo III, siendo precisamente la Vida de Apolonio un encargo en vida de la emperatriz. A la muerte de la emperatriz escribió un tratado titulado Vidas de los sofistas.
Se le atribuyen asimismo el Heroico,unas Cartas,un Gimnástico y unos Cuadros. Es quizá también autor de un diálogo: el Nerón.

El libro:
Vida de Apolonio de Tiana ha sido publicado por Alianza Editorial en su Colección Clásicos de Grecia y Roma. Introducción, traducción y notas de Alberto Bernabé. Encuadernado en rústica, tiene 582 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
Filóstrato en Wikipedia.
Apolonio de Tiana en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s