“Yo fui LA ELEGIDA. Los hijos de Amets”, de Begoña Ameztoy

“Solamente dentro de un sueño se puede vivir en el presente, en el pasado y en el futuro, incluso todo al mismo tiempo…”

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

Cubierta de 'Yo fui LA ELEGIDA'

Cubierta de: ‘Yo fui LA ELEGIDA’

Pintora, retratista, periodista, escritora…se define como guionista principalmente; y yo añado, intuitiva, enérgica, creativa, inteligente y divertida; Begoña Ameztoy Mendibe acaba de publicar su último libro, Yo fui la elegida –Ediciones Beta III Milenio- , segunda parte de El señor de las Maravillas. El final queda abierto, los secretos no se han desvelado del todo ni la periodista, Mara, ha terminado de desentrañar los misterios que rodean a su atípica y tortuosa familia, aunque parece que, por fin esta vez, el bueno se queda con la chica… pero no se si realmente es cierto, porque, me dice Begoña, no me gusta que las historias acaben bien; me gusta que acaben mal.  Una tercera parte resolvería todos los enigmas, y espero y deseo que la escriba pronto.

Charlo por teléfono con la autora, única manera de relacionarnos en este momento (estamos en plena pandemia de coronavirus). Es una excelente comunicadora y se nota que tiene oficio, no solo como escritora sino también como periodista. La escritura para ella siempre es un reto y confiesa que, escribo rapidísimo, soy guionista y creo que se me nota. Amante de los libros de pensamiento, de filosofía, de física cuántica… -no de novelas-, escribe una historia de casi cuatrocientas páginas, narrada en primera persona por Maravillas, Mara, que pone de manifiesto las contradicciones y la personalidad poliédrica de esta periodista –mismo oficio que la autora- que busca en las raíces de su familia ese territorio desconocido de su infancia que su mente se niega a reconocer y asumir. Pertenece a la saga de la familia Amets, que cuenta con un largo historial de iluminados y locos. Posee poderes extrasensoriales y habla con muertos. Se propone escribir la historia de su familia, pero para ello debe contar con la aprobación de la abuela Úrsula, ya fallecida.

Viajamos con Mara a Filipinas, donde el bisabuelo Cecilio Asparren cayó en las garras de la inquietante y hermosa niña prostituta Manay; al sofisticado París donde hay un rico llamado Jacques Cartier que se enamora de Victoriana Lizarralde; a la Euskal Herria profunda con la casa Amets – Izarra-, el caserío Urureta, Ulía, sus leyendas mágicas y sus brujas visionarias y bondadosas; al moderno San Sebastián donde vive Mara… pero sobre todo, viajamos al corazón de una mujer, en el fondo, atormentada por sus relaciones equivocadas y su egoísmo, y unos sentimientos de culpa no resueltos que se niega a reconocer blindándose con una coraza que apenas la protege, porque es fácil herirla. Su pecado es la soberbia de sentirse especial. Su defensa, el ataque sin piedad.

Es un libro de sentimientos; de relaciones complicadas, difíciles y a veces tóxicas. Vínculos entre mujeres extrañas y especiales; de antepasados retorcidos y complejos; de madres e hijas que no se quieren; de primas que tienen deudas pendientes; de amigas que ocultan envidias y traiciones; de cortas relaciones de pareja, que muchas veces no se basan en el amor, sino en la comodidad, la conveniencia y la mentira… el interés está presente en todas las relaciones, hasta en las más elevadas, por supuesto, en las amorosas, en las afectivas y en todo… Y también de contrastes, del miedo al pasado y, no obstante, el afán de saber, de recuperarlo; de dureza y a la vez de vulnerabilidad; de fortaleza y de fragilidad… parece, incluso, que hay un afán de búsqueda de expiación del pecado de soberbia o de ajuste de cuentas con la sociedad. Ficción, magia, realismo y mucha imaginación. Y tal vez algo más… porque como dice la autora un verdadero escritor creo que solo tiene que escribir sobre sí mismo; y además, pretender y conseguir que su vida, a los demás, les resulte apasionante; si no, no sirve… cuando le pregunto si ella también habla con los muertos, me contesta entre risas que no, que si ya eran aburridos vivos, imagínate cómo serán muertos…

Begoña no suele dedicar sus libros, y si lo hace es porque los aludidos tienen que merecerlo muchísimo… Este es el segundo que dedica al escultor Oteiza, por el que sintió un profundo respeto, cariño y admiración. Que fue mutuo, porque, asegura, él la distinguió con su amistad y estima y también respeto intelectual; afirma que admiro sobre todo la inteligencia, me parece un bien tan preciado, tan precioso… la manera mágica de entender la vida… Oteiza era un tipo de una inteligencia salvaje, fantástica y era un creador nato; era un tipo brillante, era un tipo original, rápido, era… ¡fantástico!  Fiel amiga, Begoña, la admiración y el cariño perviven a la ausencia.

Hay otro personaje que aparece en la novela que también existió; se trata de Maritxu Guller, casada con un rico suizo del que toma el apellido. Aunque la relación que describe en la novela es ficción, manifiesta que era una mujer muy especial y que la valoraba mucho. El resto de los personajes, pueden existir, o no; o tal vez se parezca a alguno que está cerca…, o no; deberá juzgarlo el lector porque aquí se acaban las pistas.

Directa, rápida, con buenos diálogos… Lo mejor de mi novela es lo fácil que se lee, eso es una virtud. Para mí es importante que el lector se sienta un poco cómplice y que le apetezca seguir leyendo. Y por supuesto, que guste a su autora, que además de sincera e intuitiva, es presumida y coqueta. Mujer de raza.

Espero que hayas comenzado a escribir ya el tercer tomo y quiero que, como apuntas, el chico bueno y guapo se quede con la chica. Y por supuesto, que se cierren las heridas. Tal vez no sea tan importante acabar la historia de la familia como que la protagonista haga las paces consigo misma y encuentre el sosiego y el reconocimiento que merece. La escritura es una manera de materializar los deseos. Como los maleficios; si se escribe, se cumple.

El miedo es inútil, no vale para nada, lo que hay que procurar es sobrevivir. Y sobre todo, ser feliz. ¡Enhorabuena por tu obra!

PERSONAJES:

  • Maravillas, Maravi, Mara, protagonista y narradora en primera persona. Periodista. Nació en la misma fecha que su tía Maravillas, de quien tomó el nombre. Siente que es la elegida y que tiene que contar la historia de la familia, pero necesita la aprobación de su abuela Úrsula. Entiende la revelación como predestinación. Tiene experiencias extrasensoriales; se dio cuenta de ser especial el día que murió Jacinta. Es impulsiva, huye hacia adelante. Se muestra egoísta y soberbia, incluso a veces déspota y poco reflexiva. No es capaz de establecer relaciones sólidas y duraderas. No quiere ser un individuo más de la manada. Había borrado su infancia de la memoria, y cuando empieza a escribir, vuelven los recuerdos.
  • Cloti, es la atenta y cotilla vecina de Mara. Se define a si misma como una mujer amargada y llena de rencor. Es una persona muy triste que vive la vida de los demás. Protectora con Mara. La “Vieja de la mirilla”. Llama a su ex meapilas y maricón. A pesar de todo, su corazón es grande, aunque ya esté arrugado.
  • Olga es su mejor amiga. Se marchó a Madrid a vivir con el fiscal. Intuitiva y de sabios consejos. Cuando vuelve a San Sebastián, las relaciones entre ellas cambian. Sensible, tiene “psíquicos naturales”. Pero seguirá siendo la persona que mejor la entiende y conoce.
  • Miguel Villalba es un guapo ertzaintza. En su momento, Mara no fue capaz de quererlo, aunque puso empeño… ahora si. Lo abandonó en el peor momento. Le cuesta volver a confiar en ella aunque lo desea. Es el bueno.
  • Úrsula, la abuela. Siempre fue déspota y egoísta. Mara no se fía de ella y no cree que después de muerta haya cambiado. Ella era su favorita. Parió siete hijos (Jacinta, Salomé, Francisca, Brígida), pero los únicos que le importa son sus tres hijos subnormales: Casiano, Bibiano y Maravillas. No sabe besar.  Cuando se aparece a Mara, afirma que: “la protegida ha nacido en mi rama”.
  • Cecilio Asparren es el bisabuelo, le llamaban El Moro. En Filipinas, la niña prostituta Manay le contagió la sífilis. Estuvo en la hacienda de Liu Xinjiang. La penitencia que le impone el fraile es hacerse cargo de un niño huérfano. Ya en Navarra, se casó con Teodora Aranzábal para poder adoptar al abuelo Graciano, también llamado El Moro. Cecilio y Teodora levantaron en Izarra la casa Amets, donde vivieron (malvivieron) y murieron sus descendientes.
  • Demetrio Araquistain es un intelectual, erudito, estudioso de la obra de Oteiza. Tiene manos blancas y gordezuelas. Fraile dominico que tiene en su poder un documento que relata la vida del bisabuelo en Filipinas, Cecicio Asparren, El Moro.
  • Antoine, rico, pendiente de los caprichos de Mara; la necesita a pesar de lo borde que llega a ser con él. Nunca se escandaliza de las cosas que le dice. Socio de su primo Marcos.
  • Arroiz, inspector de la ertzaintza y jefe de Miguel, es un hombre atormentado y amargado por un divorcio muy difícil. Le quiere como a un hijo. Misógino.
  • Jorge Oteiza, es uno de los máximos exponentes de la Escuela Vasca de Escultura. Viejo, rico y famoso. En la novela, es muy amigo de Mara, la respeta intelectualmente y la define como “demasiado poliédrica”. Es su relación más especial y sana. Escribió Quousque Tandem.
  • Brígida es la madre de Mara, del caserío de Irureta. Su pueblo es Goño.
  • Gregorio, el padre era albañil y alcohólico; muere en el cementerio de un infarto cuando estaba cavando una tumba. Cayó dentro.
  • Jacinta, la hermana mayor de Brígida vive con su marido Genaro Zaldua en el caserío Urureta. Epileptica, sus ataques cursan con aura. Se quemó parte del rostro en uno de sus ataques. Parecía una niña vieja, sin arrugas. Muere incendiando el caserío.
  • Marcos, es uno de los primos de Mara y hermano de Lorena. Socio de Antoine. Mara lo califica como tontolaba.
  • Manay, Margarita… consiguió llegar a la clase alta de Manila. Niña de una maldad insondable. Fue la primera concubina de Liu Xinjiang. La madre de él, Tzu Tzie acude al fraile porque sabe que le está matando. Una bruja, una lamia. Degolló a Zipas y amenazó a Cecilio con acusarle a él si ella decía algo en el burdel donde trabajaba. Mata sin piedad.
  • Victoriana Lizarralde, Vicky, bisabuela de Mara, madre de Úrsula, la abandona y se marcha a París, donde conoce a Jacques Cartier. Tiene amigos esotéricos…
  • Hermidio Etura, fraile dominico vasco hizo un retrato de la niña y obligó a Cecilio a casarse. Su manuscrito le costó la exclaustración de por vida. Allí también se detalla la vida de Cecilio Asparren.
  • Hermes Alcorta es amigo de Demetrio, el fraile. Conoce la escritura domótica y jeroglífica. Su mirada es inquisitiva, tiene entre 50 y 60 años, tez oscura, delgado. Satisfecho de sí mismo. Siniestro. Pertenece al lado oscuro.
  • Carlos Olaizola, su anterior pareja, es un individuo chulesco, tóxico, de los que te roban la energía. Dio una paliza a Miguel. Es mediocre y vulgar.
  • Maritxu Guller es la Bruja de Ulía. Su tacto es suave y deslizante y es quién la ha aleccionado con los espejos… le dice que a los muertos nunca les demuestres ni tu miedo ni tu inseguridad. Los muertos son como los vivos, necesitan conocer tus puntos débiles. Mara dice que es una anciana bondadosa. Confía en ella y le pide consejo.

Y Anselma, la partera de Lizarra; y el abuelo Graciano; y las otras primas; y Maese Jacob… y muchos más que tendrás que ir descubriendo…

SINOPSIS:
Maravillas Asparren, la protagonista de esta singular historia, se adentra en los retorcidos laberintos de su memoria para recuperar su infancia perdida y llevarnos de la mano a través de un mundo misterioso, tan inverosímil como cierto. Circunstancias extraordinarias y desconcertantes, acontecimientos inexplicables que conforman la geografía humana de la inquietante saga familiar de LOS HIJOS DE AMETS.

Apariciones, ensoñaciones y tradiciones ancestrales del Valle de Beriain, en lo más profundo de la barranca navarra, se entremezclan hasta conformar un universo único que la autora ya anticipó en El Señor de las Maravillas.
En Yo fui la elegida nos permite conocer la deriva de unos personajes que se mueven entre el realismo mágico, el relato gótico y la novela de aventuras, cuya historia parece no tener fin.

Begoña Ameztoy

Begoña Ameztoy

La autora:
Begoña Ameztoy
es escritora y pintora. Comenzó escribiendo, pero su inquietud artística le llevó a simultanear la literatura con movimientos culturales en el País Vasco. Ha sido guionista de TVE para comedias de situación (“sircoms”) y tertuliana en numerosos programas de televisión, como Crónicas Marcianas. Ejerce como columnista de El Diario Vasco de San Sebastián desde 1992.

Algunos de sus libros publicados son:El Círculo, El Asesino de Baltimore, El Ángel, Escuela de Mujeres, Amor Caliente-Sexo Frío, Cuarentonas, Superwoman, Inmortal, El Sueño de Orión o El Señor de las Maravillas.

El libro:
Yo fui LA ELEGIDA. Los hijos de Amets ha sido publicado por Ediciones Beta III Milenio en su Colección Novela. Encuadernado en rústica, tiene 392 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro

Como complemento pongo un vídeo en el que Begoña Ameztoy nos habla de su libro ‘Yo fui LA ELEGIDA. Los hijos de Amets’.

.
Para saber más:
Begoña Ameztoy en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s