“Enuma Elish. El poema babilónico de la creación”, edición de Rafael Jiménez Zamudio

«Traducción, introducción y notas de Rafael Jiménez Zamudio»

“Es muy posible que el poema fuese el producto de una Babilonia nacionalista en tiempos de Nabuconodosor I (1125-1103 a.C.)”
[Rafael Jiménez en la presentación]

Cubierta de 'Enuma elish'

Cubierta de: ‘Enuma elish’

La historia comienza con los primeros años de asiriología pues fue recuperado por el arqueólogo inglés Austen Henry Layard en 1849 (en forma fragmentaria) en la arruinada Biblioteca de Ashurbanipal en Nínive, y dado a conocer el 14 de marzo de 1875 po r George Smith en un artículo publicado por el Daily Telegraph. La obra dividida en siete tablillas fue la recensión canónica empleada por los escribas que consideró a Babilonia el centro del mundo y a Marduk su divinidad suprema. Pero esta idea de supremacía no fue solo de los babilonios, sino también de los asirios, quienes sustituyeron al dios Marduk por su dios Assur.
El Enuma Elish tiene alrededor de mil líneas y está grabado en el antiguo babilónico en siete tabletas de arcilla, cada una con entre 115 y 170 líneas de escritura cuneiforme sumerio-acadio. La mayor parte de la tableta V nunca se ha recuperado, pero, aparte de esta laguna, el texto está casi completo.

Esta epopeya es una de las fuentes más importantes para comprender la cosmovisión babilónica. Sobre las siete tabletas, describe la creación del mundo, una batalla entre dioses centrada en la supremacía de Marduk , la creación del hombre destinado al servicio de las deidades mesopotámicas y termina con un largo pasaje alabando a Marduk. Se desconoce su propósito original principal, aunque se sabe que una versión se ha utilizado para ciertos festivales. También puede haber habido un elemento político en el mito, centrado en la legitimación o primacía de Mesopotamia sobre Asiria . Algunas versiones posteriores reemplazan a Marduk con el dios primario asirio Assur como comenté anteriormente.

Del poema Enuma Elish existen varias copias tanto de Babilonia como de Asiria. La versión de la Biblioteca arqueológica de Ashurbanipal data del siglo VII a. C. La composición del texto probablemente data de finales del segundo milenio antes de Cristo, o incluso antes, de la época de Hammurabi durante el Antiguo Período Babilónico (1900 – 1600 a. C.). Algunos elementos del mito están atestiguados por ilustraciones que datan, al menos, de la era de Kassite (aproximadamente entre los siglos XVIII y XVI a. C.).

Es interesante conocer el contenido de las siete tablillas:

  • Tablilla I.
    La creación del universo: cosmogonía y teogonía.
  • Tablilla II.
    El dios Ea tiene noticia de los preparativos de Tiamat para la guerra y se dirige al encuentro de Anshar, su padre. Ni Anu ni Ea, aterrorizados, se sienten capaces de enfrentarse a Tiamat. Entonces Marduk entra en escena dispuesto a liderar el enfrentamiento contra Tiamat.
  • Tablilla III.
    Anshar convoca a Kaka, su visir, para enviarlo a Lahmu y Lahamu con el fin de poner en conocimiento de ellos y de todos los dioses la amenaza que suponen Tiamat y su corte. Tras los fracasos de Ea y Anu, toda su esperanza está depositada en Marduk, que se ha ofrecido como héroe y guerrero contra los propósitos de Tiamat. Los dioses convocados en una festiva asamblea fijan el destino de Marduk confiriéndole la autoridad suprema.
  • Tablilla IV.
    Cuando los padres de Marduk y toda la asamblea de los dioses lo reconocen como el dios supremo, él decide enfrentarse a Tiamat y a sus huestes. Tras ceñirse de armas imponentes, Marduk consigue la victoria y se hace con la Tablilla de los Destinos al tiempo que edifica en las regiones celestiales el Esharra para que sirva de morada a los dioses Anu, Enlil y Ea.
  • Tablilla V.
    En esta tablilla se relata como tuvo lugar la organización de las estrellas, los planetas y la configuración de los límites del año.. Como punto de referencia para el movimiento de los astros Marduk establecerá su propio planeta Neberu. Una vez reguladas las posiciones de la Luna y el Sol, Marduk pone en relación las diversas partes del cosmos. La tablilla finaliza con un diálogo entre los dioses y Marduk en el que se proclama su realeza, al tiempo que el rey de los dioses crea una estancia entre los cielos y la tierra donde los dioses puedan tener un lugar de reposo y hospedaje para cuando se reúnen en asamblea.
  • Tablilla VI.
    Una vez que Marduk ha departido con Ea y ha escuchado los consejos de este último, se decide la creación del hombre. Esta creación del ser humano hará posible que los dioses puedan descansar de sus labores alcanzando así un estatus más elevado. Los dioses señalan a Kingu como el instigador de la revuelta, por lo que será sacrificado y su sangre será un componente esencial para la creación del ser humano.
  • Tablilla VII.
    Tablilla consagrada a la proclamación de los nombres de Marduk.

El libro tiene 200 páginas, de las que el poema Enuma elish solo ocupa 72. El resto es un estudio magnífico dividido en una completísima introducción, una amplísima bibliografía y un muy útil Índice de términos y nombres propios.

Un bajorrelieve que se cree que es de Marduk y Tiamat de un templo en Nimrud data de la leyenda al menos durante el reinado de Ashurnasirpal II (883–859 a. C.)

Un bajorrelieve que se cree que es de Marduk y Tiamat de un templo en Nimrud data de la leyenda al menos durante el reinado de Ashurnasirpal II (883–859 a. C.)

Sinopsis de la editorial: 
Enuma elish
es una hermosa composición poética y muy elaborada cuya finalidad es exaltar al dios Marduk como divinidad preeminente del panteón babilonio, tras haber derrotado a la diosa Tiamat y haber liberado a los dioses del sometimiento a la diosa. Marduk, tras su victoria, es descrito como el organizador del universo e inspirador de la creación del ser humano, teniendo a Babilonia como centro de ese universo. Es muy posible que el poema fuese el producto de una Babilonia nacionalista en tiempos de Nabucodonosor I (1125-1103 a.C.). Muchos estudiosos vieron en él un canto dirigido a justificar un poder único y absoluto a partir de una asamblea de iguales arraigada desde tiempos antiguos. Esta obra ejerció una decisiva influencia tanto en la Biblia como en las teogonías y cosmogonías occidentales que articularon sus relatos apoyados en la mitología mesopotámica, contrayendo de este modo con ella una deuda tan impagable como hoy día desconocida.

El libro:
Enuma elish (en cuneiforme: 𒂊𒉡𒈠𒂊𒇺) ha sido publicado por Ediciones Cátedra en su Colección Letras Universales, 558. Traducción, introducción y notas de Rafael Jiménez Zamudio. Encuaderndo en rústica, tiene 200 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que se nos cuenta la historia de Enuma elish.

.
Para saber más:
Enuma elish en Wikipedia.
List of Mesopotamian deities.

Tablillas del Enuma-Elish – Museo Británico

Tablillas del Enuma-Elish – Museo Británico

3 comentarios

Archivado bajo Arte, Biografías, Curiosidades, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa

3 Respuestas a ““Enuma Elish. El poema babilónico de la creación”, edición de Rafael Jiménez Zamudio

  1. Antonio J. Beltrán Arnau.

    Algunos piensan que el relato bíblico del Génesis es una “copia” o “plagio” del Enûma Elish acadio, aunque la verdad es que nada más lejos de la realidad. Es más, ninguno de los tres relatos acadios que tenemos se parecen al Génesis bíblico, a excepción de la muy particular, peculiar y sui géneris percepción del Diluvio Universal que tenían los acadios, y que relatan en la Epopeya de Gilgamesh y en el relato poema del Atrahasis, ambos acadios también. No tienen nada en común los unos con el otro. Ni siquiera entre ellos mismos (los acadios). Personalmente los conozco y por eso es que aseguro además, que se puede demostrar lo que estoy diciendo.
    Solo daré un dato significativo. El Enûma Elish acadio data del año 1200 a.C. y el Génesis bíblico es mucho más antiguo; en concreto se escribió en el año 1513 a.C. (313 años antes), con lo cual, si hubo uno que copió o plagió al otro, sería el Enûma Elish al relato del Génesis bíblico y no al revés, ya que repito, el relato del Génesis bíblico es mucho más antiguo. De todas maneras, me reafirmo en que no se parecen en absoluto, ni tienen nada en común que no sea trivial y sea realmente significativo. Si quieren más datos, con todo el gusto se les proporcionará. Un saludo.

    • Larry

      El Enuma Elish es babilónico, no acadio. Hay diferencias importantes que debes revisar.

      • Antonio J. Beltrán Arnau.

        En el sentido estricto de la palabra, sí, es verdad, si tenemos en cuenta bajo qué imperio se escribió (el babilonio). No obstante, si tenemos en cuenta que los babilonios son descendientes directos del imperio acadio, el cual se dividió para dar origen a los imperios asirio y babilónico, los cuales compartían inclusive el mismo idioma original e inicial, el acadio, entonces, decir que el Enûma Elish es acadio no sería del todo incorrecto, porque además, está escrito, incluido su título, en acadio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s