“El chico de las bobinas”, de Pere Cervantes

«Un conmovedor thriller de espionaje y represión política
en torno al séptimo arte»

«Un homenaje a las mujeres que enseñaron
al mundo como sobrevivir»
.

Cubierta de 'El chico de las bobinas'

Cubierta de: ‘El chico de las bobinas’

Mucho más que el eje de una trama de intriga y espionaje en la posguerra, el séptimo arte es el objeto del apasionado homenaje que rinde Pere Cervantes con El chico de las bobinas a esa fábrica de sueños que se convirtió en la verdadera fuente de la educación sentimental de toda una generación. Además de constituir el único refugio luminoso del que disponían aquellos chavales de las décadas de los años 40 y 50 a las durísimas inclemencias de la posguerra. Ese explícito canto de amor al cine en la novela toma cuerpo en un puñado de cintas inolvidables como La diligencia de John Ford, Gilda de Charles Vidor, El mago de Oz o Murieron con las botas puestas, entre otras. Pero especialmente en la versión clásica de Ana Karenina, interpretada por Greta Garbo y dirigida por Clarence Brown para la Metro Goldwyn Mayer, que se estrenó en España en 1936, en cuya voz en off de doblaje Nil encontrará quizá alguna respuesta.

En todo caso, el gran acierto de Pere Cervantes en la novela es el de convertir esa metáfora del cine como refugio de los sueños en la dura posguerra en una realidad. De la mano del proyeccionista y gran amigo Bernardo Mas, Nil descubrirá en un oculto pasaje del barrio de Sant Antoni la pequeña librería La Gran Mentira de Leo González, dedicada al séptimo arte, en cuyos sótanos un círculo de cinéfilos republicanos mantienen viva la llama del cine con una sala de proyecciones clandestina. Un verdadero refugio de los sueños, libre de la censura franquista, en donde El chico de las bobinas quizá también descubra el amor.

Pere Cervantes construye una lograda y conmovedora epopeya narrativa. Una obra que conjuga a partes iguales el ritmo trepidante de la novela de misterio o el thriller de espionaje a finales de la Segunda Guerra mundial, la reconstrucción histórica de una Barcelona, implacable y cruel para los derrotados de la Guerra Civil y, a la vez, la enternecedora novela de aprendizaje en torno a un chiquillo mutilado apasionado por el cine, superviviente de una guerra, que se hace muchacho en tiempos oscuros de violencia y privaciones, pero que está dispuesto a todo por alcanzar un sueño. No en vano Pere Cervantes organiza la trama en cuatro partes, ubicadas temporalmente en los años 1945, 1947 y 1949, a medida que Nil Roig se hace mayor, para acabar la última parte, a la manera de un breve colofón de la historia, ubicada en un luminoso y entrañable futuro cercano.

“Barcelona, la ciudad de los cines cerrados, merecía una novela que los hiciera resucitar. Y eso es justamente el propósito de El chico de las bobinas, un homenaje a esos cines de barrio que tantos corazones heridos curó durante la posguerra. Una cuenta pendiente de las palabras con las imágenes. La tristeza que me invadía cada vez que una sala de cine cerraba definitivamente, me llevó a querer escribir El chico de las bobinas, un thriller histórico ubicado en unos años donde el dolor por lo perdido se mitiga bajo la luz de un proyector.”      [Pere Cervantes]

Sinopsis de El chico de las bobinas:
Barcelona, 1945. Nil Roig es un chiquillo que se pasa el día en bicicleta transportando de un cine a otro viejas bobinas de películas. El día de su decimotercer cumpleaños es testigo de un crimen cometido en el portal de su casa. Mientras el asesino huye después de haberlo amenazado de muerte en caso de no mantener la boca cerrada, el moribundo le entrega el misterioso cromo de un actor de cine de la época; un objeto perseguido y anhelado por un excomandante de la Gestapo y un policía sin escrúpulos. El hecho de que el moribundo le dé el cromo a Nil pronunciando el nombre de David, el padre desaparecido del muchacho, arrastrará a este a resolver un secreto del pasado por el que pagará un alto precio.
En una Barcelona de claroscuros, El chico de las bobinas nos habla de la incomparable fortaleza de esas mujeres, víctimas de la guerra, que enseñaron al mundo cómo sobrevivir, y de esas salas de cine de barrio que permitieron soñar en los años de plomo y se convirtieron en refugio de infancias maltrechas.
Un thriller nostálgico cargado de emotividad y misterio que nos muestra la fragilidad y la ambigüedad de la naturaleza humana.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

©Jesús Miguel Cubas Guzmán

©Jesús Miguel Cubas Guzmán

El autor:
Pere Cervantes (Barcelona, 1971) es escritor. Licenciado en Derecho por la UAB, fue Observador de Paz para la ONU en Kosovo y para la Unión Europea en Bosnia-Herzegovina. Es autor de las novelas Rompeolas (2013), No nos dejan ser niños (2014), La mirada de Chapman (2016), Tres minutos de color (2017) y Golpes (2018); las dos últimas han recibido respectivamente el Premio de Novela Cartagena Negra en 2018 y el Premio Letras del Mediterráneo 2018 a la mejor novela negra. 
El chico de las bobinas es su nueva novela y ya cuenta con varias traducciones internacionales, entre las que destacan las de Alemania e Italia.

El libro:
El chico de las bobinas ha sido publicado por Ediciones Destino en su Colección Áncora & Delfin, 1496. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 542 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo grabado por LaSexta Televisión en el que Pere Cervantes nos habla de su novela El chico de las bobinas.

.
Para saber más:
http://www.perecervantes.com/

Deja un comentario

Archivado bajo Historia, Literatura, Literatura, Narrativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s