Archivo diario: 27 27Europe/Madrid diciembre 27Europe/Madrid 2019

“El infinito en un junco”, de Irene Vallejo

Irene Vallejo, Premio El Ojo Crítico de Narrativa por
«El infinito en un junco».

«La invención de los libros en el mundo antiguo»
.

¿Cuándo aparecieron los libros? ¿Cual es la historia secreta de los esfuerzos por multiplicarlos o aniquilarlos? ¿Qué se perdió por el camino, y qué se ha salvado? ¿Por qué algunos de ellos se han convertido en clásicos? ¿Cuantas bajas han causado los dientes del tiempo, las uñas del fuego, el veneno del agua? ¿Que libros han sido quemados con ira, y qué libros se han copiado de forma más apasionada? ¿Los mismos?

Cubierta de 'El infinito en un junco'

Cubierta de: ‘El infinito en un junco’

Por todas estas preguntas, y muchas más, este relato es un intento de continuar la aventura de aquellos cazadores de libros que los faraones de Egipto mandaban por todo el mundo conocido para completar y enriquecer la Biblioteca de Alejandría

El infinito en un junco es un ensayo que explora el misterioso surgir de la escritura y la sed de libros. Una indagación sobre el origen de este invento fascinante que ha protegido a las palabras en su travesía por el espacio y el tiempo.
Irene Vallejo, con fluidez y permanente asombro, relata las peripecias de este objeto inverosímil que mantiene vivas nuestras ideas, hallazgos y sueños: el libro. A lo largo de estas páginas nos adentra en la aventura de su nacimiento y en el inventario de sus formas en el tiempo: de humo, de piedra, de tierra, de juncos, de seda, de piel, de harapos, de árboles y, ahora, de luz —los ordenadores—.
Este ensayo es, además, un libro de viajes por el mundo antiguo. Una ruta con escalas en los cañaverales de papiro junto al Nilo, en los campos de batalla de Alejandro, en las primeras librerías, en las más antiguas escuelas donde se enseñó el alfabeto, en los palacios de Cleopatra, en los talleres de copia manuscrita, en las hogueras donde ardieron remotos libros prohibidos, en los pórticos donde anónimos lectores descubrieron la pasión de leer, en la grupa de inquietantes jinetes a la caza de manuscritos, en la Villa de los Papiros horas antes de la erupción del Vesubio y en el escenario del crimen de Hipatia.
Un itinerario por los caminos tortuosos y extraños que conducen desde las primitivas tablillas de arcilla a la Biblioteca de Alejandría, cimiento de la aldea global de Internet. Es, a la vez, un relato íntimo entreverado con evocaciones literarias, vivencias personales y antiguas historias siempre vigentes: Heródoto y los hechos alternativos, Aristófanes y los procesos judiciales contra humoristas, Tito Livio y el fenómeno fan, Sulpicia y la voz literaria de las mujeres. Una reflexión sobre el valor de los clásicos, escrita por una autora que se asoma sin miedo y con entusiasmo a los avatares de las humanidades que aún dibujan las rutas de nuestro futuro.

El fallo del jurado formado por los escritores Manuel Longares, Manuel Vilas, Clara Obligado, Natalia Cerezo (El Ojo crítico de Narrativa 2018) y Use Lahoz (Premio El Ojo crítico de Narrativa 2012 y colaborador del programa), junto a Alberto Martínez Arias (director de ‘El Ojo Crítico’) y Berta Tapia, responsable del Área de Cultura de los Informativos de RNE, señalan que esta obra es “un viaje a la cuna del pensamiento y del conocimiento, a través de la historia de los libros. Una defensa del mundo clásico. Una narración basada en una investigación minuciosa que nos conduce a las raíces de las civilizaciones de Grecia y Roma, conectándolas con la actualidad”.

Bueno, no quisiera terminar esta reseña sin hacer un pequeño alto en el epílogo del libro que la autora ha titulado Los olvidados, las anónimas. “Un pequeño ejércitos de caballos y mulas se aventura cada día por las resbaladizas pendientes y quebradas de los montes Apalaches, con la alforjas cargadas de libros. Los jinetes de esta tropa son, en su mayoría, mujeres —amazonas de las letras—…”.
Esta historia me interesó mucho y encontré, en su día, un libro que narraba la historia de estas amazonas increíbles escrito por Heather Henson y titulado La señora de los libros. Hay muchos sobre el tema, pero este me gustó especialmente.

El libro se complementa con una amplísima bibliografía y un índice onomástico realmente útil.

En este enlace, además de leer el prólogo del libro podrás ver el interesante índice del libro.

Irene Vallejo ©Santiago Basallo

Irene Vallejo ©Santiago Basallo

La autora:
Una noche de infancia, sentado a la orilla de la cama, su padre le contó el encuentro de Ulises con las sirenas, y ahí empezó todo. Irene Vallejo Moreu (Zaragoza, 1979), atraída desde la niñez por las leyendas de Grecia y Roma y el luminoso mundo mediterráneo, tuvo la idea de estudiar Filología Clásica, carrera que culminó con el Primer Premio Nacional Fin de Carrera. En 2007 consiguió el Doctorado Europeo por dos universidades —la Universidad de Zaragoza y l’Università degli Studi di Firenze— con una tesis sobre el canon literario grecolatino. Su primer ensayo, de corte académico y centrado en el poeta latino Marcial, obtuvo el Premio al Mejor Trabajo de Investigación de la Sociedad de Estudios Clásicos.
Es columnista semanal y colaboradora habitual en el Heraldo de Aragón. Sus primeros artículos de prensa se publicaron bajo el título El pasado que te espera (Anorak, 2010). Años después apareció una segunda antología, Alguien habló de nosotros (Contraseña, 2017), fruto de un singular periodismo filosófico que trenza los temas del presente y las enseñanzas del mundo antiguo, libro que ya ha alcanzado la tercera edición.
Su primera novela, La luz sepultada (2011), obtuvo la Mención Especial del Jurado en el Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza, y retrató en clave de suspense la irrupción de la guerra civil. La segunda, El silbido del arquero (Contraseña, 2015), es una peculiar novela histórica con ecos homéricos y virgilianos, que ha alcanzado la quinta edición. Sus relatos breves han sido seleccionados para varias antologías, entre ellas La mascota virtual (Alfaguara, 1998) y Hablarán de nosotras (Libros del Gato Negro, 2016). Su temprana vocación literaria ha sido reconocida, entre otros, con el Premio Los nuevos de Alfaguara en 1997, con el Premio Búho de los Amigos del Libro y con el Premio Sabina de Plata en 2017.
Desde 2015 celebra frecuentes coloquios con estudiantes en colegios e institutos de toda España, participa en actividades de fomento de la cultura y colabora con el proyecto Believe in art, que introduce el arte y la literatura en hospitales infantiles. También ha publicado dos libros infantiles: El inventor de viajes (2014), con ilustraciones del artista José Luis Cano, y La leyenda de las mareas mansas (2015), con acuarelas de la pintora Lina Vila. Hoy, sentada a la orilla de otra cama menuda, relata mitologías a un niño pequeño. Y ahí, una vez más, es donde empieza todo.

El libro:
El infinito en un junco ha sido publicado por Ediciones Siruela en su Colección Biblioteca de Ensayo / Serie mayor,105. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 450 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo muy completo en el que Irene Vallejo nos habla de su libro El infinito en un junco.

.
Para saber más:
Irene Vallejo en Wikipedia.
https://twitter.com/irenevalmore
https://www.facebook.com/irenevallejomoreu/

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa, Nombramientos y Premios