“Un hombre decente”, de John le Carré (seudónimo)

«Un hombre decente’ es un retrato escalofriante de nuestro tiempo, ahora desgarrador, ahora de humor negro, que nos cuenta con una tensión inquebrantable el mejor cronista de nuestra época.»
.

“Habría querido decirle que me consideraba un hombre decente,
pero era demasiado tarde.”
[Pág. 366]

 

Cubierta de 'Un hombre decente'

Cubierta de: ‘Un hombre decente’

Han pasado casi 60 años desde que John le Carré  publicara la primera novela de espías Llamada para el muerto con la presentación del célebre agente George Smiley. Ahora con 88 años en una hazaña de resistencia imaginativa publica su novela número veintiséis, Un hombre decente, que comienza descaradamente con un desafío de bádminton: Nat, cerca de la jubilación y aún más cerca de la redundancia debido a su incapacidad para aceptar la autoridad, está obsesionado con este deporte de raqueta. Pertenece a un tipo de gimnasio peculiarmente elegante (léase: totalmente británico), el Athleticus Club de Battersea, donde hay un turno para los partidos, un vestidor y algún tipo de bar donde el campeón del club, naturalmente Nat, se retira a beber unas pintas de cerveza.
Por eso no se sorprende cuando un tipo llamado Ed (Edward Stanley Shannon) le pide, y casi le suplica, medirse con él en un partido. Nat no es capaz de rechazar esta oferta, y fijan una fecha. No importa que Ed sea más joven pues Nat con su experiencia consigue mantener imbatible su estatus de número uno. Este será el comienzo de una relación deportiva que tras cada sesión concluye con vehementes charlas en la barra alrededor de unas cervezas. Hasta aquí, todo parece normal. Pero hay un pequeño detalle: Nat trabaja para el servicio de inteligencia británico, lo que de forma automática hace que cualquier sospecha de casualidad en su vida, desaparezca de un plumazo.

“¿me está tendiendo una trampa,
intenta sonsacarme o comprometerme?”
[Pág. 78]


Le Carré ofrece una historia para nuestros tiempos, repleta del clásico condimento de traición, travesuras secretas del estado y fragilidad humana de ojos tristes, todo horneado en un thriller contemporáneo que está inspirado en parte por las maquinaciones de la Ucrania del siglo XXI, hoy más que nunca la encrucijada fatal de la política del gran poder.

La novela se articula a través de dos lineas argumentales que, en apariencia, discurren en paralelo, pero que se cruzan a través de los personajes y de acontecimientos puntuales.
Por un lado seguimos los avatares de la ‘Operación Rosebud’, iniciada por Florence en “El Refugio” y que interesa al todopoderoso Departamento Rusia. En ella se sigue la pista a un millonario ucraniano con conexiones en Moscú, en el entorno de Putin. Una amante despechada puede ser la clave del asunto.
Por otro, vivimos la relación personal de Ed y Nat, y sus consecuencias cuando se involucran Prue y Florence. Es la trama en la que Le Carré destila su enfado con el Brexit y con el ascenso de personajes imprevisibles como Trump o Putin.

Nat, (Nathaniel) de 47 años, ha sido miembro del Servicio de Inteligencia de Gran Bretaña durante 25 años, “en Moscú, Praga, Bucarest, Budapest, Tbilisi, Trieste, Helsinki y, más recientemente, Tallin, reclutando y dirigiendo agentes de todas las tendencias”. Su dedicación a su carrera lo ha convertido en un “esposo y padre ausente de facto” para su esposa, la abogada de derechos humanos Prue (Prudence Stoneway), y para su hija Steff (Stephanie), que no están contentas, y ahora que está de regreso en Londres, necesita hacer las cosas bien.  Nat sospecha que podría estar a punto de ser despedido pero, en cambio, se le pide que supervise “El refugio”, una subestación destartalada de la “Oficina” con sede en Camden, que cuida a desertores e informantes de bajo grado (esto me recuerda, salvando distancias, a la novela Caballos lentos de Mick Herron).

El único destello de luz en el equipo es la joven Florence, que tiene la mirada puesta en el Departamento Rusia y en un oligarca ucraniano involucrado en oscuros tejemanejes. Entonces, cuando se descubre, a través de uno de los reclutas de “El refugio”, que puede tener la intención de traicionar a su país, Nat se sorprende y está decidido a descubrir lo que realmente está sucediendo, buscando contactos de su pasado.
Uno de los que busca es Arkady, anteriormente un doble agente, ahora un gángster-oligarca. Arkady denuncia a Trump y al Brexit aún más exageradamente que Ed: “¿Sabes qué es Trump?” “Dímelo tú”. “El que le limpia la mierda a Putin. Hace por el pequeño Vladi todo lo que el pequeño Vladi no puede hacer por sí mismo: cagarse en la unidad europea, cagarse en los derechos humanos, cagarse en la OTAN … ¿Y que hacéis los británicos? Le chupáis la polla y lo invitáis a tomar el té con vuestra reina.” [Pág. 183]Y así sucesivamente. Por lo tanto, Le Carré entregó hábilmente lo que le gustaría decirse a sí mismo a los personajes entretenidos y poco fiables que ha imaginado.  

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

John le Carré ©Nadav Kander

John le Carré ©Nadav Kander

El autor:
John le Carré, seudónimo de David John Moore Cornwel nació en Poole, Dorset, Inglaterra, 19 de octubre de 1931, y estudió en las universidades de Berna y Oxford. Impartió clases en Eton entre 1956 y 1958. Perteneció al cuerpo diplomático británico entre 1960 y 1964 y sirvió brevemente en el servicio de inteligencia británico durante la Guerra Fría. Los últimos cincuenta años ha vivido de su pluma.
John Le Carré no admite ningún tipo de premio literario ni títulos ni distinciones, habiéndolos rechazado en numerosas ocasiones. A pesar de todo, algunas instituciones persisten en premiarle, como el Instituto Goethe, que le otorgó en 2011 la Medalla Goethe.
La obra de Le Carré ha sido llevada en numerosas ocasiones al cine y la televisión, destacando producciones como El topo, El sastre de Panamá, El jardinero fiel, El hombre más buscado o El infiltrado. Investido doctor honoris causa por la Universidad de Oxford y escogido por la revista Time entre los cincuenta escritores británicos más importantes de 1945 en adelante, reparte su tiempo entre Londres y Cornualles.

El libro:
Un hombre decente (título original: Agent Running in the Field, 2019) ha sido publicado por la Editorial Planeta en su Colección Planeta Internacional. Traducción de Benito Gómez Ibáñez, 2019. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 367 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo titulado In conversation with John le Carré. El autor habla con Mark Phillips sobre su última novela de intriga, Un hombre decente, que examina cómo el público británico está siendo “engañado por personas con intereses privados” en la búsqueda del Brexit.

.
Para saber más:
https://johnlecarre.com/
John le Carré en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s