Archivo diario: 23 septiembre, 2019

“Naranja de sangre”, de Harriet Tyce

«Un perturbador y absorbente thriller que explora el poder
del deseo, los celos y la venganza.»

Maudy VentosaReseña escrita por Maudy Ventosa.

Los actos tienen consecuencias….
Es la frase preferida del psicoterapeuta de la historia. Casi siempre es verdad, los actos tienen consecuencias para todos, no solo para los demás. Seguro que esto lo olvida más de uno…

Cubierta de Naranja de sangre

Cubierta de: ‘Naranja de sangre’

Narrado en primera persona, Naranja de sangre, ópera prima de Harriet Tyce irrumpe con fuerza en el mundo de los thriller que bucean las infidelidades, el maltrato físico y psicológico, la culpa, la venganza y la autodestrucción que provocan las adicciones.

Para la OMS, la adicción es una enfermedad física y psicoemocional que crea una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación. Es lo que siente nuestra protagonista, Alison, hacia el alcohol, y por ende, hacia Patrick, el procurador, el amante con el que mantiene una relación tóxica que le crea una tremenda infelicidad y grandes dosis de sentimientos de culpa.
Siempre hay una excusa para ir a tomar una copa cuando se trabaja mucho y con presión. Es lo que hace el grupo de colegas que comparten tareas y profesión con Alison; abogados, procuradores, administrativos y becarios. Se ha conseguido la libertad condicional de un cliente, logras que a otro le absuelvan, o te adjudican tu primer caso de asesinato… ¡hay que celebrarlo! Pero una copa nunca es suficiente, es la manera de empezar, no puede parar a pesar de saber que está mal. Un dependiente nunca admite que lo sea, porque está seguro de que lo puede controlar. Siempre la próxima vez… una noche más y lo dejo. Y otra vez llegar tarde a casa y el remordimiento de dedicar poco tiempo a la familia, sobre todo a esa niña preciosa que la quiere y añora.

Una noche más y lo dejo… la bebida y la relación, sus dos adicciones. Alison quiere a Matilda más de lo que puede expresar, pero no tanto como para dejar a Patrick. Esa relación está cargada de vergüenza…

De manera paralela, se intercalan y avanzan dos historias, la del caso de asesinato de Edwin y la vida de la abogada protagonista. Hay muchos datos en común en ambas historias que estremecen porque nos estamos acostumbrando a escucharlos demasiadas veces en la vida real. El maltrato en el ámbito familiar –tanto psicológico como físico-, la bebida, el odio, la posesión, la venganza y algo más duro aún: el convencimiento de haber fracasado como madres de ambas mujeres. Esa labor no la consiguen los cónyuges en un día, es el trabajo de minar la confianza y autoestima de las víctimas hasta que acaban creyendo que la culpa es suya, que ellas lo han buscado. Labor de zapa destructiva y pertinaz bien organizada. Sentimiento de culpa en ellas y ausencia absoluta de la misma en ellos. Es posible pensar entonces que la huida o el asesinato es la única solución para salir de este horror. ¿Este último es el camino que encuentra Madeleine?

La autora nos adelanta las claves del desenlace, pero no consigues desentrañarlas hasta que el círculo se cierra y llegas al final. ¿O era la vuelta al principio?

Una novela fácil de leer que contiene escenas eróticas. Quieres avanzar porque esperas una reacción de las protagonistas que no llega. Cuesta identificarse con los personajes de esta historia, tal vez con la única excepción de Madeleine, que se ha declarado culpable de apuñalar varias veces a su marido.
Alison refleja la mirada más sórdida del alcoholismo, bares cutres, ojos rojos, balbuceos, copas caídas, vómitos. Asco. Y es sexo obsesivo y poco gratificante, consentido o no, violento, que te destruye. Pero que no dejas.

Al final, los malos son malos y los buenos, buenos. Por lo menos, redimibles. Todavía hay esperanza.

PERSONAJES:

  • Alison es abogada, barristers como dicen en Londres. Lleva quince años de ejercicio y no se toma vacaciones. Ha trabajado en el Tribunal de la Corona, en el de Apelación y en el Central de lo penal. Está casada y tiene una hija. Siente que es difícil y egocéntrica y que ha mentido y sido infiel a su marido y que bebe y fuma cuando debiera estar con su hija.
  • Carl Bailey es el marido de Alison. Perdió su trabajo. Es psicoterapeuta y también lleva terapia de parejas y adicciones sexuales en su consulta. Dedica mucho tiempo a cuidar el hogar y a la hija de ambos, y a impedir que Alison altere a Tilly. Y por supuesto, a demostrarla lo mala madre que es.
  • Patrick Saunders es procurador y amante de Alison, aunque no quiere que se acerque a él en público, sobre todo cuando está borracha. Le gusta dominar y no suele entender cuando le dicen que no.
  • Madeleine Smith dice que mató a su marido. Rebanó el amor, lo trinchó y lo apuñaló… Tiene un hijo de catorce años, James, y vive ahora con su hermana Francine. Sus padres eran diplomáticos y ella todavía conserva la clase. Es alta y delgada, con una melena suave y fuerte. Lleva joyas elegantes y discretas. Transmite cierta fragilidad. Bebedora.
  • Edwin era el marido de Madeleine, socio mayoritario de una compañía estadounidense. Dominante y posesivo. Eligió la carrera por ella y maneja toda su vida mientras su mujer le deja hacer. Mantiene con su esposa e hijo una relación absoluta de control.
  • Matilda, Tilly, tiene seis años y es preciosa y obediente. Quiere mucho a sus padres, y le gustaría tener un gatito.

Y Sankar y Robert, los abogados treintañeros; y Mark el secretario; y Chloe, procuradora; y Caroline Napier, consejera de la reina; y Alexia…. y más…

SINOPSIS de la editorial:
Solo una noche más y lo dejo.

Alison tiene un marido entregado, una hija adorable y una carrera en ascenso como abogada: le acaban de confiar su primer caso de homicidio. Pero bebe demasiado. Descuida a su familia. Y mantiene una aventura que raya en lo obsesivo con un colega al que le gusta traspasar los límites.
Lo hice. Yo lo maté. Debería estar encerrada.
Su cliente no niega que apuñaló a su marido. Quiere declararse culpable. Y, sin embargo, hay algo en su historia que no encaja. Salvar a esta mujer podría ser el primer paso para que Alison logre su propia salvación.
Te estoy viendo. Sé lo que estás haciendo.
Pero alguien conoce sus secretos. Alguien que quiere que Alison pague por lo que ha hecho y que no parará hasta que lo haya perdido todo.

«El ‘domestic noir’ se hace más visceral, adictivo y oscuro
de la mano de
Harriet Tyce

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Harriet Tyce

Harriet Tyce

La autora:
Harriet Tyce creció en Edimburgo y estudió Lengua Inglesa en la Universidad de Oxford antes de hacer un curso de adaptación a Derecho en la Universidad de la City. Ejerció como abogada criminalista en Londres durante casi una década. En la actualidad, está haciendo un doctorado en Escritura Creativa en la Universidad de Anglia del Este. Vive en el norte de Londres. Naranja de sangre es su primera novela.

El libro:
Naranja de sangre (título original: Blood Orange, 2019) ha sido publicado por la Editorial Suma de Letras fuera de colección. Traducido por Ana Momplet Chico. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 368 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el booktrailer del editor.

.
Para saber más:
https://www.harriettyceauthor.com/

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra, Por Maudy Ventosa