Archivo diario: 4 04Europe/Madrid septiembre 04Europe/Madrid 2018

“Cartas (1604-1633)”, de Lope de Vega

Edición de Antonio Carreño

«Las cartas de Lope de Vega escritas para el duque de Sessa cubren gran parte del arco de la vida del autor.»
.
«O deberíamos decir las cartas de Belardo a Lucilo, los seudónimos del escritor y de su destinatario.»

Por Ricardo Martínez.
.

Cubierta de CARTAS (1604-1633) de Lope de Vega

Cubierta de Cartas (1604-1633) de Lope de Vega

Para el caso, este interesantísimo libro-testimonio reúne al menos dos bondades: la una el proceder su redacción de la pluma de uno de los escritores con lenguaje más limpio, precioso y sencillo de cuantos haya dado el llamado Siglo de oro español (a mayores, sea dicho, el autor un gran amador, lo que añade atributos más  o menos explícitos al lenguaje literario) La otra, que se trate de discurso de correspondencia, esto es, que se guarde en ese tono confidencial, libre, inteligente y deliberado que encierran las cartas. Y quepa recordar aquí que la literatura epistolar supone una  de las representaciones más sinceras para conocer por dentro el alma de quien dice.

A todo esto habría que añadir que el texto viene avalado por un trabajo minucioso, ordenado y preciso de quien pasa por ser un estudioso muy concienzudo del citado siglo español, labor demostrada ya con creces en su edición de la obra de Góngora, cual es el caso de Antonio Carreño. Decir, eso sí, que acaso el título bien pudiera ser: Cartas al duque de Sessa, por cuanto éste es el destinatario casi exclusivo de todo el epistolario y el que no corresponde, qué pena, al autor con sus propias cartas, razón por la cual desvirtúa la definición de correspondencia (y el intercambio habrá que pensar que, de uno u otro modo, lo habrá habido)

Volviendo al principal del libro, el texto, es claro que sus virtudes aparecen por doquier. Incluso al margen de los asuntos que competan a escritor y destinatario, lo que añade un bis de provecho al curioso lector. Por ejemplo cuando Lope alude a la presencia de Góngora en la Corte, un Góngora famoso ya no solo por sus textos, sino conocido por su, antes, inquina declarada hacia nuestro cura mujeriego. Pero he aquí que Lope, con gallardía, elude memorias innecesarias: “Otra vez me he visto con el de Góngora, que acaso le hallé por la tarde con el Almirante. Está más humano conmigo, que le debo haber parecido más hombre de bien de lo que él me imaginaba”

En las cartas, tal vez como cabría esperar, ese realismo sutil que sitúa en el tiempo toda circunstancia humana tiene aquí una dúctil y alusiva cita en la Comparación entre doña Sutilísima (¿Flora?) y Jacinta, las dos amantes del duque y consejos de Lope con unas quintillas burlescas: “Tan sutil entendimiento,/ y el artificio a la pinta,/ causara gran perdimiento;/ gracias a Dios y a Jacinta,/ que nos puso en salvamento// Que tal flaqueza tuviese,/ fue por que el alma se viese,/ y que aunque más le pesase,/ aun carne no le quedase/ para que espíritu fuese// Dejástela con razón,/ más como el gusto la abrasa,/ ya que de fornicación/ no es espíritu, se pasa/ a ser de contradicción// Vos dejastes un arfil/ de alcorza, por más sutil/ sujeto; mas yo me holgara/ que a Jacinta se pasara/ lo puto con lo sutil” Un ejemplo de lenguaje rico en una circunstancia real y material connotativa de una vida amena, de equívoca moral, simpática y verosímil.

        España siempre irredenta para la imaginación, sobre todo la que se entretiene en las ‘virtuosas’ cosas del amor

Lope Félix de Vega Carpio. Obra atribuida a Eugenio Cajés. C. 1627

Lope Félix de Vega Carpio. Obra atribuida a Eugenio Cajés. C. 1627

El autor:
Lope Félix de Vega Carpio (Madrid, 25 de noviembre de 1562-ibidem, 27 de agosto de 1635)​ fue uno de los poetas y dramaturgos más importantes del Siglo de Oro español y, por la extensión de su obra, uno de los autores más prolíficos de la literatura universal. 
El llamado Fénix de los ingenios​ y Monstruo de Naturaleza (por Miguel de Cervantes) renovó las fórmulas del teatro español en un momento en el que el teatro comenzaba a ser un fenómeno cultural de masas. Máximo exponente, junto a Tirso de Molina y Calderón de la Barca, del teatro barroco español, sus obras siguen representándose en la actualidad y constituyen una de las cotas más altas alcanzadas en la literatura y las artes españolas. Fue también uno de los grandes líricos de la lengua castellana y autor de varias novelas y obras narrativas largas en prosa y en verso.
Se le atribuyen unos 3000 sonetos, tres novelas, cuatro novelas cortas, nueve epopeyas, tres poemas didácticos y varios centenares de comedias (1800 según Juan Pérez de Montalbán). Amigo de Francisco de Quevedo y de Juan Ruiz de Alarcón, enemistado con Luis de Góngora y en larga rivalidad con Cervantes, su vida fue tan extrema como su obra.

El libro:
Cartas (1604-1633) de Lope de Vega en edición de Antonio Carreño ha sido publicado por Ediciones Cátedra en su Colección Letras Hispánicas. Encuadernado en rústica sin solapas, tiene 688 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que Javier Docampo Director del Departamento de Manuscritos, Incunables y Raros de la BNE nos habla de la adquisición de unas cartas de Lope de Vega al duque de Sessa.

.
Para saber más:

Lope de Vega en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.
Lope de Vega en Wikipedia.
.

Lope de Vega

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa, Por Ricardo Martínez