Archivo diario: 25 de agosto de 2017

“El lagarto negro”, de Edogawa Rampo (seudónimo)

Traducción de María Lourdes Porta Fuentes

«Una aventura del detective Kogoro Akechi»
.

Lagarto negro

Cubierta de: ‘El Lagarto negro’

Aunque publicada originalmente en 1934, El lagarto negro conserva toda la frescura y dinamismo de las mejores novelas del género negro, pues el detective Kogoro Akechi es un maestro de la deducción y la lógica.
Verdadero icono de la novela policíaca japonesa, la celebridad de Edogawa Rampo se extendió también fuera de su país. El lagarto negro no es sólo una de sus obras más emblemáticas, sino también un claro ejemplo de la figura del investigador entendido como gran maestro de la deducción y de la lógica, en la línea magistral trazada por el Auguste Dupin de Poe y el Sherlock Holmes de Conan Doyle. Pero el talento de Rampo fue aún más allá y, bajo la influencia del pulp estadounidense, combinó como nadie la tradición del género con una acción trepidante, por momentos extrema, y siempre aderezada con un sentido del humor que sedujo a miles de lectores y convirtió esta novela negra en un fenómeno auténticamente popular.

La historia nos sumerge de inmediato en la lucha sin cuartel entre dos enemigos acérrimos, cuya admiración y fascinación mutuas son un acicate para mantener una rivalidad irreconciliable. Así pues, Kogorō Akechi —el inmortal personaje de Rampo, un detective de prodigiosa materia gris, capaz de solucionar cualquier caso con su brillante interpretación del escenario del crimen y un don para anticiparse al siguiente paso de sus rivales— ha de enfrentarse a la pérfida y sensual madame Midorikawa, quintaesencia de la femme fatale, apodada «el Lagarto Negro» por el espectacular tatuaje que luce en un brazo. Midorikawa padece la necesidad enfermiza de coleccionar los objetos más bellos del planeta, y cuando se propone conseguir la joya más preciada de todo Japón, la fuerza que la empuja no es tanto el afán de satisfacer su deseo como la oportunidad de retar a Akechi y demostrarle que su inteligencia es superior a la de él.

“El duelo está servido.”

Rampo sigue este pulso entre el bien y el mal por tierra, mar y aire. Lujosas habitaciones de hotel, atracciones turísticas, barcos e islas privadas sirven de marco de un juego entre el gato y el ratón en el que los papeles del fuerte y el débil no dejan de cambiar de manos. Una sucesión de trucos, golpes de efecto y ases en la manga jalonan este clásico, donde convergen el tributo al sabueso de la novela inglesa de los años veinte y el avance de recursos luego explotados por Ian Fleming en el ciclo de James Bond. Todo ello aderezado con un exotismo deliciosamente naíf y, para quien desee buscarlo, un alambicado subtexto de perversión, donde dos temas de fondo de la novela como la eugenesia y el feminismo tienen su correlato en la sociedad actual.

En este autor hay varias curiosidades como su seudónimo: Edogawa Rampo no es otra cosa más que el nombre de Poe pronunciado en japonés, pues Ranpo fue un gran admirador de escritores de misterio occidentales, especialmente de Edgar Allan Poe. Muchas de sus novelas involucran al personaje detective de Kogorō Akechi, quien en sus libros posteriores fue el líder de un grupo de detectives conocido como el Shōnen tantei dan (少年探偵団 lit. El grupo de los jóvenes detectives).

Una gran novela policiaca para pasar un muy buen rato de lectura.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Edogawa Ranpo

Edogawa Ranpo / Hirai Tarō

El autor:
Edogawa Rampo, (江戸川 乱歩) seudónimo de Hirai Tarō (平井 太郎) (1894-1965) surgido de la pronunciación japonesa del nombre de su admirado Edgar Allan Poe, es considerado unánimemente el escritor más relevante de la edad de oro de la narrativa negra japonesa. Autor prolífico, se le atribuyen hasta sesenta y siete novelas y setenta y seis relatos, entre los que destaca la serie protagonizada por el detective Kogorō Akechi. Durante gran parte de su carrera, Rampo se volcó en la difusión de la novela negra en Japón, lo que lo llevó a fundar la Asociación Japonesa de Escritores de Misterio, de la que surgió el Premio Edogawa Rampo, que hoy sigue siendo el galardón más prestigioso de su país. Su popularidad continúa viva en Japón, con permanentes reediciones de sus libros, así como adaptaciones al cine, la televisión y el teatro.

El libro:
El lagarto negro (título original: Kurokage (黒蜥蜴), 1934) ha sido publicado por el Sello Editorial Salamandra Black, en su Colección Novela negra. Traducido del japonés por Lourdes Porta. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 192 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
Edogawa Ranpo en Wikipedia.

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra