“A la rueda, rueda… Antología de folclore latinoamericano”, por Pedro Cerrillo (Ilustraciones de Noemí Villamuza)

Para jóvenes a partir de 9 años.

“Antología de poemas latinoamericanos de cinco tipos diferentes: Adivinanzas, Canciones escenificadas, Suertes, Burlas y Trabalenguas, en las que los niños, a un tiempo, pueden ser emisores y receptores.”
.

Cubierta de A la rueda, rueda...

Cubierta de: ‘A la rueda, rueda…’

Lo que, comúnmente, denominamos Cancionero Infantil es un conjunto de composiciones líricas populares y tradicionales, cuyo proceso de transmisión es oral, y que ofrecen las mismas características que las demás creaciones literarias de tradición popular: son anónimas, son patrimonio común de una colectividad y existen variantes o versiones de una misma canción, como resultado de la frecuente reelaboración que se produce a lo largo de su transmisión; son, por tanto, variantes colectivas y anónimas.
Los niños, como componentes de una comunidad, han intervenido en la aceptación y perpetuación de la obra folclórica del mismo modo que lo han hecho los adultos, pero, además, lo han hecho como un colectivo con intereses, prácticas y gustos propios; ello ha provocado, con el paso de los años, la existencia de un caudal lírico de tradición específicamente infantil que contiene variados temas y diversos tonos.
La Poesía Lírica Popular, como cualquier manifestación literaria de transmisión oral, está en permanente peligro de desaparición; por eso, es fundamental que, entre todos, contribuyamos a su fijación, sobre todo en unos momentos, como los que vivimos desde hace ya unos años, en que su práctica no es tan habitual como antaño.
En el caso del Cancionero Infantil no podemos desaprovechar las ventajas que comporta un destinatario como el niño, que aún no se ha habituado a determinadas convenciones sociales ni a prácticas lúdicas de corte pasivo: de todos modos, no debemos olvidar que, en el proceso de perpetuación oral de una obra literaria, no solo intervienen el emisor y el destinatario sino también el conjunto de la comunidad en que esa obra se produce, que va a ser la que, finalmente, haga posible esa perpetuación o, por contra, su desaparición, con su aceptación o con su rechazo.
El Cancionero Infantil, con su propia caracterización literaria y sus diversas manifestaciones —siempre en función del contenido y del propósito con que cada composición se interpreta—, aporta al conjunto de la Literatura elementos temáticos y estructurales especiales, habiendo resistido la presión de esos agentes externos con notable firmeza, sin duda porque los niños han tenido más fidelidad con el pasado que los adultos.

En esta antología se han incluido composiciones de cinco tipos diferentes: Adivinanzas,
Canciones escenificadas, Suertes, Burlas y Trabalenguas.
Algún lector podrá decir que faltan las Nanas y los Primeros juegos mímicos. Y tendrá razón. No aparecen porque son composiciones que se dirigen al niño más pequeño (al que todavía no habla o está empezando a hacerlo), y necesitan obligatoriamente la intervención del adulto, que es quien dice la cantinela, mientras que las Adivinanzas, Canciones escenificadas, Suertes, Burlas y Trabalenguas son composiciones en la que los niños son emisores y receptores al mismo tiempo.

El autor:
Pedro Cerrillo vive en Cuenca. Es profesor de literatura en la Universidad de Castilla-La Mancha y director del Cepli (Centro de Estudios de Promoción de la Lectura y Literatura Infantil). Desde hace años ha centrado su trabajo en el estudio y la difusión de la literatura infantil, con especial dedicación a la poesía de tradición popular.

La ilustradora:
Noemí Villamuza nació en Palencia en 1971. Se decidió a estudiar Bellas Artes al dejar el instituto, y luego se especializó en diseño gráfico. Su primer libro ilustrado es Óscar y el león de Correos, que recibió el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil. Para ella ilustrar para niños supone algo tan maravilloso como recuperar esa infancia perdida que se renueva con fuerza, unida a los conocimientos y experiencia del adulto. En 2002 recibió el Premio Nacional de Ilustración.

El libro:
A la rueda, rueda… Antología de folclore latinoamericano ha sido publicado por la Editorial Anaya en su Colección Sopa de Libros. Encuadernado en rústica, tiene 96 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
http://www.amigosdelibro.com/entre-amigos/item/47-pedro-c-cerrillo
http://www.noemivillamuza.com/

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura infantil y Juvenil, Literatura, Narrativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s