“Los Románov 1613-1918”, de Simon Sebag Montefiore

«Un viaje a través de 300 años de la dinastía Romanov, un viaje a través de la brutalidad, el sexo y el poder.»
.

cubierta-de-los-romanov-1613-1918

Cubierta de: Los Romanov 1613-1918

El presente libro es un fascinante estudio del carácter y los efectos devastadores del poder absoluto sobre la personalidad. En parte es la historia de una familia, de sus amores, matrimonios, adulterios e hijos, pero no es como otras historias de ese estilo: Las familias reales son siempre extraordinarias porque el poder dulcifica y contamina la química familiar tradicional (el atractivo y la corrupción del poder a menudo se imponen sobre la lealtad y los afectos de la sangre). 
Es esta una historia de monarcas, de sus familias y sus cortesanos, pero es también un retrato del absolutismo en Rusia; e independientemente de lo que piense cada uno de Rusia, su cultura, su alma y su esencia han sido siempre algo excepcional, una naturaleza singular que una sola familia tenía la pretensión de personalizar. Los Románov se han convertido en la definición misma no solo de dinastía y magnificencia, sino también de despotismo, hasta el punto de constituir una parábola de la locura y la arrogancia del poder absoluto. Ninguna otra dinastía, excepto la de los Césares romanos, ocupa un lugar semejante en la imaginación de la gente y en la cultura popular, y se supone que tanto una como otra enseñan cómo actúa el poder personal, ya sea en el pasado o en el presente. No es una coincidencia que el título de «zar» derive del nombre César, del mismo modo que el término ruso para designar al emperador es simplemente la palabra latina imperator.

“De una dinastía de 20, los seis últimos fueron asesinados, dos por estrangulamiento, uno apuñalado, otro víctima de una bomba y dos a balazos.”

Los Románov viven en un mundo de rivalidad familiar, de ambición imperial, de esplendor escandaloso, de excesos sexuales y de sadismo depravado; es un mundo en que de repente extraños de oscuros orígenes que afirman ser monarcas difuntos renacidos, en el que las esposas son envenenadas, los padres torturan y matan a sus hijos, los hijos matan a sus padres, las esposas asesinan a sus maridos, un santón, envenenado y muerto a tiros, resucita, aparentemente, de entre los muertos, barberos y campesinos ascienden a los puestos más encumbrados, se coleccionan gigantes y criaturas monstruosas, se lanzan enanos contra la pared, se besas cabezas decapitadas, se cortan lenguas, se arranca la carne del cuerpo a golpe de látigo, se empala a la gente; nos encontramos emperatrices ninfómanas y locas por la moda, ménages à trois con lesbianismo incluido, y un emperador que mantuvo la correspondencia más erótica escrita nunca por un jefe de estado.
Pero también es un imperio construido por conquistadores de corazón de piedra que se adueñaron de Siberia y de Ucrania, que tomaron Berlín y París, un imperio que produjo a Pushkin, a Tolstói, a Tchaikovski y a Dostoyesvski; una civilización de una cultura eminente y una belleza exquisita.
Los Románov produjeron dos genios políticos, los llamados «Grandes», Pedro y CatalinaPedro el Grande, el tirano borracho y asesino, gigante físicamente y reformador político; y Catalina la Grande, la apasionada princesa alemana que derrocó a su propio marido para convertirse en el estadista más sobresaliente de una edad de oro, fueron los dos más grandes gobernantes de Rusia.

Hay un episodio de la historia de los Románov en el que Simon Sebag Montefiore se expande como buen historiador y mejor narrador. Es el capítulo que en el libro lleva el título de “La conspiración”, y corresponde al magnicidio del zar Pedro I: Entraron en su habitación mientras el zar Pablo I dormía. Le apalearon, le rompieron la mejilla y le aplastaron un ojo, lo golpearon como locos y le estrangularon. Acabaron con su vida, pero no fue suficiente. Le golpearon  la cabeza contra el suelo.
Nicolás I censuró a Pushkin, se nombró a sí mismo Gendarme de Europa y luchó en la guerra de Crimea con Gran Bretaña. Finalmente, Nicolás II y Alexandra, a pesar de su feliz matrimonio y la tragedia de su hijo hemofílico, resultaron ser demasiado ineptos para salvar a Rusia de la Gran Guerra y revolución.

Esta es la historia de cómo Rusia se convirtió en el país que hoy conocemos. Simon Sebag Montefiore muestra que el imperio de autócratas y sus pequeñas camarillas siempre han dominado la historia de Rusia, desde el primer zar Románov en 1613, a través de la magnificencia de Pedro y Catalina y el torpe declive de Nicolás II, de los zares rojos –Lenin y Stalin en el siglo XX- y la presidencia autoritaria de Putin en el siglo XXI.

“Una tarde, en su palacio de Novo-Ogarionovo, su residencia principal situada a las afueras de Moscú, Putin preguntó a sus cortesanos quiénes eran «los traidores más grandes de Rusia». Antes de que pudiera recibir respuesta, él mismo contestó: «Los criminales más grandes de nuestra historia fueron esos peleles que tiraron el poder al suelo, Nicolás II y Mikhaíl Gorbachov, que permitieron que quienes lo recogieran fueran una pandilla de histéricos y de locos». Putin prometió entonces: «Yo no abdicaré nunca».    [Pág. 838]

La magnífica edición realizada por el sello Crítica se ve complementado por una importante cantidad de fotografías tanto en blanco y negro como en color; así como con una amplia bibliografía, las notas correspondientes, una lista de ilustraciones y un importante índice analítico.

Lee y disfruta de un fragmento del libro.

simon-sebag-montefiore

Simon Sebag Montefiore

El autor:
Simon Sebag Montefiore nació en Londres, Reino Unido el 27 de junio de 1965; estudió Historia en el Gonville & Caius College de Cambridge. Durante la década de 1990 viajó por toda la antigua Unión Soviética, especialmente por el Cáucaso, Ucrania, Asia central y escribió sobre Rusia para el Sunday Times, el New York Times y el Spectator, entre otros periódicos. Ha presentado documentales para la televisión y ha escrito dos novelas, así como algunos ensayos, entre los que destacan King’s Parade (1991) y Prince of Princes: the Life of Potemkin (2000), nominado a premios de biografía Samuel Johnson, Duff Cooper y Marsh. En Crítica ha publicado Llamadme Stalin (2007), La corte del zar rojo (2004), Titanes de la historia (2012) y Jerusalén. La biografía (2011).

El libro:
Los Románov 1613-1918 (título original: The Romanovs 1613-1918, 2016) ha sido publicado por la Editorial Crítica en su Colección Serie Mayor. Traducido del inglés por Joan Rabasseda. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 958 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en inglés donde el autor habla sobre Los Románov 1613-1918.

Para saber más:
http://www.simonsebagmontefiore.com/

el-zar-nicolas-ii-y-su-familia-fotografia-alamy

El zar Nicolás II y su familia. Fotografía: Alamy

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s