“Las aguas de la eterna juventud”, de Donna Leon

Donna Leon, Premio Pepe Carvalho 2016 a toda su trayectoria

«La ignorancia de la ley es la peor condena»

Cubierta de Las aguas de la eterna juventud

Cubierta de: Las aguas de la eterna juventud

El comisario Guido Brunetti cumple veinticinco investigaciones bajo la pluma de una de las damas del crimen, Donna Leon. Parece que fue ayer cuando en 1992, hace ya veinticuatro años , publicó Muerte en la Fenice o mejor dicho Death at La Fenice pues ella escribe en inglés aunque viva en Venecia.Desde entonces ha publicado un libro por año. Este año le ha procurado a nuestro estimado comisario un caso verdaderamente difícil.

“Siempre había odiado las cenas de gala y aborrecía tener que acudir a aquélla. A Brunetti le resultaba indiferente conocer de antemano a algunos de los asistentes sentados a la larga mesa, y el hecho de que el acontecimiento se celebrase en casa de sus suegros —y, en consecuencia, en uno de los palazzi más hermosos de toda la ciudad— tampoco disminuía su irritación. Su esposa y su suegra lo habían presionado para que aceptara, pues, según ésta, su estatus en la ciudad daría cierto lustre a la velada”.

Con estas frases comienza la novela, y por culpa de esa cena se tendrá que reabrir un caso que ha permanecido quince años cogiendo polvo el los archivos de la policía.
El comisario Brunetti investiga el extraño caso de Manuela, una joven treintañera que, años atrás, a los quince años, estuvo a punto de morir ahogada. Su abuela, la condesa Demetriana Lando-Continui, gran amiga de la condesa Donatella Falier madre de Paola la  esposa de Brunetti, desconfía de la versión policial, según la cual la joven se arrojó a las aguas de Venecia. Cerca ya de los noventa años, la abuela de Manuela no quiere morirse sin conocer la verdad .
El punto de partida para la investigación de Brunetti es Pietro Cavanis, el único testigo, un borracho desmemoriado al que la policía en su momento no dio crédito. La joven quedó seriamente perjudicada, atrapada en una eterna juventud por una lesión cerebral irreversible. La anciana condesa se niega a aceptar esta versión, y después de quince años de inacción solicita a Brunetti que investigue.

Pero para encontrar esa verdad necesitaba  más gente:
“Había empleado gran parte de la semana anterior en un asunto que no conducía a ninguna parte y, no obstante se las había arreglado para involucrar no solo a otra commissario, sino también a un juez, a su superior el vicequestore Patta y a la secretaria de éste, la signorina Elettra.     [Pág. 206]

El comisario buscará al verdadero culpable entre los archivos y rincones de una Venecia masificada por el turismo, recelosa de la nueva inmigración y sin expectativas para los jóvenes. Sólo la muerte de Pietro Cavanis, único testigo del incidente un día antes de su cita con el comisario para desvelarle lo poco que su alcoholismo le permite recordar, logrará que se desmadeje un enredo en el que la hipocresía, una incompetencia policial inverosímil y la maldad son algo más que cómplices.

Si uno se pregunta el porqué del éxito de las novelas de Donna Leon, la respuesta está en la pulcritud con la que escribe. No necesita mucha sangre, ni vísceras para introducir al lector en la trama que investiga Brunetti.

Lee las primeras páginas.

Con Donna Leon

Con Donna Leon

La autora:
Donna Leon nació en Nueva Jersey, Estados Unidos,  el 28 de septiembre de 1942. En 1965 estudió en Perugia y Siena. Continuó en el extranjero y trabajó como guía turística en Roma, como redactora de textos publicitarios en Londres y como profesora en distintas escuelas norteamericanas en Europa y en Asia (Irán, China y Arabia Saudita). Protagonizadas por el comisario Brunetti, ha publicado, siempre en Seix Barral, las novelas Muerte en La Fenice (1992), que obtuvo el prestigioso Premio Suntory a la mejor novela de intriga, Muerte en un país extraño (1993), Vestido para la muerte (1994), Muerte y juicio (1995), Acqua alta (1996), Mientras dormían (1997), Nobleza obliga (1998), El peor remedio (1999), Amigos en las altas esferas (2000) —Premio CWA Macallan Silver Dagger—, Un mar de problemas (2001), Malas artes (2002), Justicia uniforme (2003), Pruebas falsas (2004), Piedras ensangrentadas (2005), Veneno de cristal (2006), Líbranos del bien (2007), La chica de sus sueños (2008), La otra cara de la verdad (2009), Cuestión de fe (2010), Testamento mortal (2011), La palabra se hizo carne (2012), El huevo de oro (2013), Muerte entre líneas (2014), Sangre o amor (2015) y Las aguas de la eterna juventud (2016).
Es también autora del libro de ensayos Sin Brunetti (Seix Barral, 20 06) y prologuista de la atípica guía Paseos por Venecia (Seix Barral, 2008). Sus libros, traducidos a veintiséis idiomas, incluido el chino, son un fenómeno de crítica y ventas en toda Europa y Estados Unidos. Desde 1981 reside en Venecia.

El libro:
Las aguas de la eterna juventud (título original:  The Waters of Ethernal Youth, 2016) ha sido publicado por la Editorial Seix Barral en su Colección Biblioteca Formentor. Traducido del inglés por Maia Figueroa Evans, 2016. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 333 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con casa del Libro.

Para saber más:
Sitio web oficial de Donna Leon en el Reino Unido

portada_las-aguas-de-la-eterna-juventud_donna-leon_201511231634

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s