“La forma de las ruinas”, de Juan Gabriel Vásquez

Premio Alfaguara de Novela 2011
Premio Roger Caillois 2012, Francia
Premio Gregor von Rezzori 2013, Italia
Premio Literario Internacional IMPAC de Dublín 2014, Irlanda
Premio Real Academia Española (RAE) 2014 por Las reputaciones

Cubierta de La forma de las ruinas

Cubierta de: La forma de las ruinas

No me extraña que después de haber conseguido tantos premios, Mario Vargas Llosa dijera de Juan Gabriel Vásquez que es “Una de las voces más originales de la nueva literatura latinoamericana”.
La forma de las ruinas es una novela de secretos, tanto personales como de Estado, de investigadores e investigados, de intrigas, verdades ocultas por la historia oficial y conspiraciones, La forma de las ruinas es un viaje apasionante al pasado y al presente de un país que no acaba de conocerse. Una obra profundamente autobiográfica que arrastra con una fuerza compulsiva al lector hacia una intensa exploración histórica, a través de un relato híbrido que intercala fotografías, documentos e imágenes.
Una inquietante reflexión sobre nuestra obsesión por las teorías conspirativas, pero también sobre la manera en que los misterios de la historia pública moldean nuestras vidas privadas. Además, una magistral investigación sobre los dos grandes crímenes que han marcado a fuego la historia colombiana del siglo XX.

La novela más ambiciosa y autobiográfica de Juan Gabriel Vásquez es también una suerte de exorcismo, personal y colectivo, de la violencia de su país. Juan Gabriel Vásquez regresa a los temas que vertebran su trayectoria literaria y que ya aparecían en Los informantes o El ruido de las cosas al caer: la política, la historia y su impacto en las vidas privadas de los individuos. En esta ocasión el autor se enfrenta al episodio más traumático de la historia colombiana del siglo XX: el asesinato del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, abatido a balazos en pleno centro de Bogotá el 9 de abril de 1948. Congresista, ex ministro y ex alcalde de la ciudad, carismático y extraordinario orador, Gaitán era por entonces candidato a la presidencia de la República por el Partido Liberal. Su muerte marcaría un antes y un después de la vida política y social, porque desencadenaría una serie de revueltas en la capital colombiana conocidas como el Bogotazo.
A su vez el magnicidio fue el pistoletazo inicial de varias décadas de violencia que se saldarían con más de más de 300.000 muertos. Y el trauma histórico sería doble porque el crimen, sobre el que se ha especulado y teorizado hasta el hartazgo, de algún modo aún sigue impune. El secreto sobre sus autores intelectuales y móviles se los llevaría a la tumba minutos después del atentado su autor material, Juan Roa Sierra, linchado a pocos metros por la muchedumbre enardecida.
Juan Gabriel Vásquez se enfrenta a ese enigma histórico con una rigurosa y exhaustiva investigación, pero poniendo todo al servicio de la novela. La forma de las ruinas se sirve de los mecanismos y la libertad de la ficción para ir más allá de los hechos, acontecimientos y personajes reales y explorar al máximo sus interpretaciones e implicaciones posibles.
La novela comienza con el arresto en 2014 de un extraño personaje, Carlos Carballo, tras su intento fallido de robar el traje de paño de Gaitán de la casa museo del político. El mismo traje de paño con cuatro funestos agujeros de bala que vestía el día de su muerte. Y al único al que no le sorprende la noticia televisada es al narrador, que no es otro que un escritor colombiano llamado Juan Gabriel Vásquez.
A diferencia de sus obras anteriores, Vásquez se despoja aquí de toda máscara para utilizar su vida personal como material narrativo. Hay capítulos autobiográficos, como el que narra la complicada gestación de sus hijas y el difícil parto de su mujer, o el que cuenta el estallido de una bomba en un centro comercial de Bogotá en 1993, en plena guerra del cartel de Medellín contra el Estado, de cuya explosión se salvó por minutos.
Una valiente decisión que responde a una doble implicación personal con el tema de fondo La forma de las ruinas. Por un lado, la individual, al ser consciente de que aquel célebre crimen político y la violencia derivada de ese incidente formarán parte de la herencia que el escritor dejará a sus hijas. Una implicación que va más allá de su pensamiento individual al sentirse implicado en la historia después de conocer a Carlos Carballo, en un desagradable encuentro fortuito, con los nervios a flor de piel ante el complicado nacimiento prematuro de las mellizas. Y por el otro, la implicación familiar en el suceso histórico, ya que su tío José María Villarral, gobernador de la provincia de Boyacá, fue quien envió los refuerzos de seguridad a la capital colombiana que permitieron restablecer el orden tras los violentos disturbios provocados por el magnicidio. Las historias sobre su tío, el crimen de Gaitán y la violencia subsiguiente acompañarían a Vásquez toda su vida. La forma de las ruinas es, entre otras cosas, un ajuste de cuentas con esas memorias familiares.
En todo caso, una vértebra desaparecida del político asesinado y un pasaje de las memorias
de Gabriel García Márquez Vivir para contarla son los disparadores de una pesquisa histórica hasta límites insospechados. La misma vértebra perforada por un disparo de Gaitán, exhumada en la reapertura del caso en los años 60, que Juan Gabriel Vásquez tuvo en realidad en sus manos. Y el pasaje de las memorias de Gabo que habla de un elegante caballero como instigador del linchamiento del asesino, para acallar posibles confesiones y proteger a los verdaderos responsables del crimen. Pasaje que confirma las viejas sospechas de Carlos Carballo, un hombre atormentado por el misterio del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán por extraños u oscuros motivos y que además dispone de teorías conspiratorias para casi todo, desde el atentado de las Torres Gemelas hasta la muerte de Lady Di.
La obsesión de Carballo por el magnicidio –incluso altera su fecha de nacimiento para que coincida con aquel infausto 9 de abril– despierta a su vez la obsesión del narrador por un hombre que no cree en casualidades ni coincidencias y que ha tejido una larga teoría conspiratoria que conecta el caso de Gaitán no sólo con otro crimen crucial de la historia colombiana, el asesinato del senador liberal Rafael Uribe Uribe el 15 de octubre de 1914, sino también con la muerte en Texas en noviembre de 1963 de John F. Kennedy. ¿Cómo se conectan estos tres asesinatos? ¿Qué ha descubierto Carballo? La cursiodad llevará al escritor a lugares insospechados.

Y como a la vez se trata de una obra que no abandona nunca la ficción, también plantea una bella y aguda reflexión sobre las casualidades, pasiones y azares que gobiernan la historia y sobre la fascinación que producen las teorías conspiratorias, de acuerdo a esa necesidad tan humana de encontrar o fabricar un relato convincente que explique los hechos cuando se oculta la verdad.

Tan ambiciosa como lograda, La forma de las ruinas confirma a Juan Gabriel Vásquez en la cumbre de la mejor narrativa actual en lengua castellana.

Lee las primeras páginas.

Juan Gabriel Vásquez

Juan Gabriel Vásquez

El autor:
Juan Gabriel Vásquez (Bogotá, 1973) es autor de la colección de relatos Los amantes de Todos los Santos y de las novelas Los informantes (escogida por la revista Semana como una de las más importantes publicadas en Colombia desde 1982), Historia secreta de Costaguana (Premio Qwerty en Barcelona y Premio Fundación Libros & Letras en Bogotá) y El ruido de las cosas al caer (Premio Alfaguara 2011, English Pen Award 2012 y Premio Gregor von Rezzori-Città di Firenze 2013). Vásquez ha publicado también una recopilación de ensayos literarios, El arte de la distorsión, y una breve biografía de Joseph Conrad, El hombre de ninguna parte. Ha traducido obras de John Hersey, John Dos Passos, Victor Hugo y E. M. Forster, entre otros, y es columnista del periódico colombiano El Espectador. Sus libros han recibido diversos reconocimientos internacionales y se han publicado en dieciséis lenguas y una treintena de países con extraordinario éxito de crítica y de público. Ha ganado dos veces el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar. En el año 2012 ganó en París el Premio Roger Caillois por el conjunto de su obra, otorgado anteriormente a escritores como Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Ricardo Piglia y Roberto BolañoLas reputaciones fue su cuarta novela. Sus libros se han traducido a 26 lenguas y se han publicado en más de 40 países, con una extraordinaria acogida de crítica y público. La forma de las ruinas es su quinta novela.

El libro:
La forma de las ruinas ha sido publicado por la Editorial Alfaguara en su Colección Hispánica/Contemporanea. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 560 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo de la presentación de La forma de las ruinas en Barcelona. Acompaña al autor Jordi Gracia.

Para saber más:

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s