“Un verano chino. Viaje a un país sin pasado”, de Javier Reverte

«Javier Reverte recorre la China de nuestros días de este a oeste, de norte a sur y de oeste a este, en un largo periplo que se inicia en Pekín y concluye en Shanghái»

Cubierta de Un verano chino

Cubierta de: Un verano chino

“Al dejar atrás la aduana y entrar en el gran vestíbulo del aeropuerto de Pekín, entre la multitud de gente, vi a una persona de baja estatura que me hacía señas y daba alegres saltitos, sonriendo con alborozo. Vestía una camiseta de la selección española de fútbol, su pequeña melena estaba cortada a tazón, gastaba gafas de miope y en su rostro punteaba un acné juvenil. Se llamaba Xiao Yishuang, tenía veintisiete años y era la persona que habíamos contratado como intérprete y guía para nuestro viaje por china”.
De esta forma, no podía ser de otra, comienza la nueva novela de Javier Reverte, Un verano chino.

Javier Reverte es un viajero infatigable, un «mochilero por gusto», como a él le gusta decir. El viaje que ha inspirado este libro no es el primero que realiza el autor al gigante asiático, pues el primero fue a comienzos de los años 80 y se encontró un país muy pobre, recién salido del maoísmo y asfixiado por una industrialización mal planteada. Todos vestían muy parecido, con una guerrera bien ceñida al cuello, y apenas había transporte público. Sobre la segunda vez que viajó a China Reverte comentó: “Ya en mi viaje anterior no me gustó lo que vi, una China industrializada. Me he sentido siempre un marciano, porque ni les entiendo ni me entienden”.

Con Javier Reverte

Con Javier Reverte

Han pasado casi 30 años, y Javier Reverte se ha encontrado un país muy distinto, obsesionado por la riqueza.
Para este viaje Reverte utiliza trenes, autobuses, aviones y barcos, en un viaje en el que se asoma, entre otros lugares, al Tíbet, al nacimiento, el curso y la desembocadura del rio Yangtsé, y a la aldea donde nació Mao Tsé Tung (Hunan). Como de costumbre, Reverte se adentra en páginas de la historia del país cuando éstas le parecen emocionantes o interesantes.
Y su particular mirada serena, tierna y perpleja, y en este caso cargada de un gran sentido del humor, impregna constantemente las páginas de este relato.
La China de hoy constituye el paisaje de Un verano chino: un retrato certero, en ocasiones duro, de un país complejo cuyo futuro no es fácil de prever y cuyo pasado ha sido destruido casi en su totalidad. Se trata además de un libro cargado de sentido del humor que hará reír a carcajadas en más de una ocasión.

Una de las cosas que resaltó Javier Reverte durante la entrevista, y que menciona en el subtitulo del libro: Viaje a un país sin pasado, es “el acabar con la cultura tradicional”. “Todo empezó en la época de Mao, esa intención de crear un hombre nuevo, cambiar de un país agrícola a uno industrial o quemar pagodas, vació el campo y mató de hambre a veinte millones de personas. Dando la espalda a su pasado, los chinos han asesinado a la poesía tradicional que era capaz de recitar un campesino, según contó Somerset Maugham, y han convertido en circo la elegancia del teatro chino”.
También comentó que “El terrorismo está acabando con un era dorada de fronteras abiertas”.
También se cuenta una historia de amor en el libro, pero para conocerla tendréis que leer el libro.

El autor:

Javiuer Reverte

Javier Reverte durante la presentación del libro

Javier Martínez Reverte nació en Madrid, en 1944, ha pisado los cinco continentes, ha navegado el Índico, el Pacífico y cruzado el Atlántico entre Europa y América en dos ocasiones; ha costeado el Ártico de Este a Oeste por el mítico Paso del Noroeste, y embarcado en un buque de investigación que le llevó hasta las islas Svalbard. Ha atravesado el canal de Panamá en un carguero y puesto el pie en la isla del Cabo de Hornos. Ha descendido el Amazonas desde su nacimiento hasta su desembocadura, recorrido en barco el curso del Alto Nilo, y viajado a bordo de un transbordador en el río Congo, en la misma ruta que realizó Joseph Conrad a finales del siglo XIX. Conoce las fuentes de los dos Nilos, ha seguido los caminos literarios de escritores como Homero -en la Grecia clásica- o de Jack London -remando 750 kilómetros en el río Yukón- o de Mark Twain -en el Mississippi- y se ha internado en las inmensas llanuras africanas en busca de sus sueños infantiles. Ha surcado las aguas de los lagos Victoria, Tanganika y Tana, y se ha acercado en una larga marcha de varios días, a pie, desde Mararal hasta las orillas del lago Turkana. En decenas de trenes y autobuses ha transitado por los parajes de medio mundo. Ha vivido en Londres, París, Lisboa, Nueva York, Roma y Westport (Irlanda).
Ha dirigido, junto con Andoni Jaén, Carta a Sasha, un cortometraje sobre los campamentos de refugiados saharauis en Tindouf (Argelia), que ha merecido cerca de una decena de premios en festivales nacionales internacionales.

El libro:
Un verano chino. Viaje a un país sin pasado ha sido publicado por la Editorial Plaza y Janés en su Colección Obras Diversas. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 256 páginas y 25 fotografías.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo realizado durante la presentación del libro a la prensa.

Para saber más:

Javier Reverte en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Viajes y tiempo libre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s