Archivo mensual: noviembre 2015

“Cartas a Milena”, de Franz Kafka

“¡Milena, que bien se está a tu lado!”
«Alianza Literaria, en su Biblioteca de traductores publica Cartas a Milena de Franz Kafka con traducción, introducción y notas de Carmen Gauger

Cubierta de: Cartas a Milena

Cubierta de: Cartas a Milena

Milena Jesenská y Franz Kafka se conocieron de un modo casual. En el otoño de 1919, Milena, que vivía en Viena, había hecho una visita esporádica a Praga, su ciudad de origen. Allí, ella y su marido se reunieron en un café con un grupo de literatos, Kafka entre ellos. Milena aprovechó aquella ocasión para indicarle que tenía intención de traducir sus relatos al checo. Éste fue el punto de partida de una relación amorosa tan apasionada como sorprendente.
Kafka se enamoró de la joven Milena, trece años más joven que él, sin conocerla. La había visto aquella única vez en el café de Praga y, como asegura en una de sus primeras cartas, no recordaba los rasgos de su cara, solo su figura, su vestido, cuando ella se movía por entre las mesas del café.

“Caigo en la cuenta de que no recuerdo propiamente ningún detalle preciso de su rostro. Solo cómo se marchó por entre las mesas del café, su figura, su vestido: eso aún lo veo.”  (Abril de 1920).

Milena Jesenská

Milena Jesenská

Así empezó su relación. Milena, mujer muy culta y de vivo temperamento, vivía en la Viena postimperial con su «matrimonio en lenta disolución»; Kafka, lo hacía en Praga. Sus encuentros sólo podían ser esporádicos. Las cartas ayudaron a superar la separación y se convirtieron en documentos de una pasión que fue creciendo a lo largo del tiempo que duró.
En julio de 1920 Kafka viaja a Viena, donde pasa cuatro días con Milena. Estos días estarán entre los más felices de su vida.

“Por favor, Milena, no me sorprendas llegando de lado o por la espalda, yo tampoco voy a hacerlo.”

Cartas a Milena reúne la correspondencia que Kafka le dirigió a Milena Jesenska, entre 1920 y 1922. La primera carta comienza como una novela. Leídas todas juntas se convierten en una novela de amor apasionado y desesperado. Al margen de la poca frecuencia de sus encuentros, sus amores son esencialmente epistolares, como los de Werther o los de Kierkegaard. Las cartas no sólo nos muestran la transición de una amistad que empieza por intereses literarios mutuos para convertirse en sentimental, sino que revela también de forma excepcional la sensibilidad e intimidad emocional del autor checo. Kafka murió en 1924, Milena veinte años después, en el campo de concentración de Ravensbrück.

Ahora quiero dar voz a la traductora Carmen Gauger, que en la fantástica introducción nos dice: “No son pocos los comentaristas que ven en las Cartas a Milena de Kafka no un complemento de su obra literaria, sino una parte de ella: una novela de amor, con una sola voz. Justamente en esta «sola voz» estriba para mí, como traductora, su principal dificultad.”
Está claro, no tenemos ninguna carta de la mujer a la que iban destinadas las suyas. Nos faltan los textos ante los que él reacciona, y al ser la materia de las cartas de naturaleza más espinosa —sus miedos e inhibiciones sexuales, por ejemplo— que la de otros intercambios epistolares, Kafka no se expresa siempre con esa prosa fluida y grata con la que escribe a Felice Bauer, su primera novia, sino que a menudo es un estilo fragmentario, alusivo, muchas veces elíptico, oscuro y nebuloso. Pero no por eso menos fascinante.

Cartas a Milena incluye también casi la totalidad de las cartas que escribió Milena a Max Brod entre 1920 y 1924, que ofrecen una imagen muy viva de Milena y traslucen su actitud (ambivalente en ocasiones) frente a Kafka.
Así como el Artículo necrológico de Milena sobre Franz Kafka.

Franz Kafka en 1906

Franz Kafka en 1906

El autor:
Franz Kafka es uno de los escritores más importantes de todos los tiempos. Nacido en Praga, en 1883, siempre escribió en alemán. Es el autor de obras tan conocidas como La metamorfosis, El castillo y El proceso en las que denuncia la agobiante burocracia, la violencia física y psicológica, la alienación… Su obra ha sido una de las más influyentes de la literatura universal, especialmente en el expresionismo, existencialismo y en el moderno realismo mágico. Su peculiar estilo literario y las situaciones surrealistas que aparecen en sus obras, unidos a algunos aspectos de su vida, han sido y son objetos de su vida, han sido y son objeto de múltiples estudios y discusiones académicas en busca de su interpretación.

La traductora:
Carmen Gauger es una de las más relevantes traductoras españolas, especialmente del alemán. Es licenciada en filología clásica, románica y francesa por las universidades Complutense de Madrid, de Tubinga y de Friburgo. Ha sido lectora de lengua y literatura españolas en la Universidad de Tubinga y, desde 1972, catedrática de bachillerato (latín, francés y español) en Friburgo. Entre otros muchos autores, ha traducido a Thomas Mann, Golo Mann, Georg Büchner, Hans Küng, Franz Kafka, Carl Jung, Victor Klemperer, Joachim Festo, Christa Wolf, Ernest Jünger, Rainer Maria Rilke, Joseph Roth, Theodor Fontane, Peter Handke…

El libro:
Cartas a Milena (título original: Briefe an Milena, 1920-1922) ha sido publicado por Alianza Editorial en su Colección Biblioteca de Traductores. Con traducción del alemán,introducción y notas de Carmen Gauger. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 381 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en español titulado “La última historia de Franz Kafka”.

Para saber más:

Franz Kafka en Wikipedia

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa

“Marley estaba muerto”, de Carlos Zanón

Carlos Zanón Premio Dashiell Hammett 2015
presenta
sus particulares cuentos de Navidad

Cubierta de: Marley estaba muerto

Cubierta de: Marley estaba muerto

Dentro de un mes justo celebraremos el día de Navidad, y la Navidad es una fiesta importante para Carlos Zanón, no tanto por la fiesta en sí, sino porque le habría gustado escribir Cuento de Navidad de Charles Dickens.
La Navidad ha llegado a los catorce relatos que componen Marley estaba muerto pero, siendo esto territorio Zanón, no encontraremos reencuentros familiares en torno a un belén o un árbol engalanado, no se comerán polvorones ni turrones, no sonarán villancicos como banda sonora, nadie festejará que le ha tocado el Gordo rociando con cava a los reunidos frente a una administración de lotería, los niños no jurarán haber visto a Papá Noel por la ventana ni la Misa del Gallo elevará el espíritu de los presentes. NO. Lo deja claro la voz que agoniza desde la primera historia, Gotham y Gotham.
A los protagonistas de estos cuentos parece aguardarles el mismo destino que a los camellos que en la Noche de Reyes visitan el domicilio de la pareja de Lavabo azul: pan duro. Pero quien más quien menos alberga el deseo del Charly de Anoche soñé que alguien me amaba: “Y eso sí, mañana será bueno. A partir de mañana lo dejará todo. A partir de mañana será jodidamente bueno”. Canciones desgarradoras, polvos tristes, corazones incendiados, peleas sucias y amores malditos se dan cita en estos viajes al fondo de la noche o de la locura o de una Barcelona de calles mojadas que confirman la potencia narrativa y la estimulante cartografía de un autor a contracorriente.

Ahora dejaré hablar al autor: “Casi todos los cuentos tienen una banda sonora o visual aunque a veces sean tuberías que no se vean. Gotham y Gotham es de alguien que ya solo es algo, un personaje, que se muere y que no lo entiende. Solo se nutre de sí solo. Cree ser original pero en el texto samplea frases de Apocalipsis Now o de una canción de PJ Harvey y Thom Yorke que planea por todo el cuento. Fairytale of Madrid nace del villancico de los Pogues y Romeo 99% es una fábula muy Tom Waits. El cuento Marley estaba muerto conserva el principio y final del cuento de Dickens y el resto quise que fuera una pesadilla sin sentido a lo David Lynch. Tio Noel Loco lo rematé con un bonus track de Wild at heart, creo. Tenía la idea de alguien que celebra siempre la Navidad durante el año y el personaje pirado de Lynch me dio lo que me faltaba.
En todas las historias hay gente que quiere ser amada, que busca alguien que le entregue la parte de cariño, paz, amor que le está siendo negada. Gente que utiliza la violencia o es violentada para entrar en el círculo, para no desaparecer tras la puerta de un piso en esta gran ciudad. Gente que se necesita pero que no se quiere, que utiliza la violencia para retener a alguien por miedo a estar solo. No me di cuenta hasta terminarlo que el libro trataba mucho y desde diferentes puntos de vista el tema de la violencia doméstica. Amarse mal. Engancharse a un amor tóxico. Importar a alguien.
Creo que estos cuentos participan del mismo mundo que mis anteriores libros pero he tratado de hacer cosas distintas: utilizar el humor, el surrealismo, lo absurdo, la ternura, desembozar la tercera persona que siempre utilizo como una primera, desnudarme más, arriesgarme, saltar al vacío. Preferí hacer un libro emocional y casi hecho a tiras antes que algo cerrado y perfecto. Vaciarte los bolsillos y ver que tienes antes que dar un sentido a todo y cerrarlo en un cuento impecable. No soporto aburrirme, sentirme atrapado.”

“Pase lo que pase con Marley estaba muerto me ha encantado la cara que se suele poner cuando me preguntan de qué va mi libro y yo les digo: es un libro de cuentos… de Navidad.”

Carlos Zanón

Carlos Zanón

El autor:
Carlos Zanón (Barcelona, 1966) es poeta, novelista, guionista, articulista y crítico literario. Publicó sus primeros poemas a principios de los ochenta y, además de haber aparecido en varias antologías, ha editado hasta la fecha varios volúmenes elogiados por la crítica especializada: El sabor de tu boca borracha (1989), Ilusiones y sueños de 10.000 maletas (1996), En el parque de los osos (2001), Algunas maneras de olvidar a Gengis Khan (Premio Valencia de Poesía 2004), Tictac tictac (2010), Rock´n´roll (2014) y la antología Yo vivía aquí (1989-2012). Como novelista, debutó en 2008 con la obra Nadie ama un hombre bueno, a la que siguió un año después Tarde, mal y nunca (Premio Brigada 21 a la Mejor Primera Novela Negra 2010). No llames a casa (2012) lo asentó como uno de los referentes de la novela negra española, mereciendo el Premio Valencia Negra a la Mejor Novela Negra del Año, posición consolidada con Yo fui Johnny Thunders (2014), que se alzó con el premio Salamanca Negra 2014, el Novelpol 2015 y el Dashiell Hammett 2015. Su obra ha sido traducida y publicada en Estados Unidos, Holanda, Francia, Italia y Alemania. Carlos Zanón es también colaborador habitual en varios medios de comunicación -entre ellos el suplemento Babelia del diario El País- y letrista, destacando sus temas para Alicia Golpea, grupo del cual fue integrante durante la primera mitad de los noventa.

El libro:
Marley estaba muerto ha sido publicado por la Editorial RBA en su Colección Serie Negra. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 240 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:

http://www.carloszanon.com/   (Web oficial de Carlos Zanón)

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra