“Hombres buenos”, de Arturo Pérez-Reverte

“Sería de justicia recordar que, en tiempos de oscuridad, siempre hubo hombres buenos que, orientados por la Razón, lucharon por traer a sus compatriotas las luces y el progreso… Y no faltaron quienes intentaban impedirlo.” [Pág.37]

Cubierta de: Hombres buenos

Cubierta de: Hombres buenos

“Han sido designados para traer la Encyclopédie de París el bibliotecario, don Hermógenes Molina, y el brigadier de Marina retirado don Pedro Zárate ,” [Pág. 38]
A finales del siglo XVIII, cuando dos miembros de la Real Academia Española, el bibliotecario don Hermógenes Molina y el almirante don Pedro Zárate y Queralt , recibieron de sus compañeros el encargo de viajar a París para conseguir de forma casi clandestina los 28 volúmenes de la Encyclopédie de D’Alembert y Diderot, que estaba prohibida en España, nadie podía sospechar que los dos académicos iban a enfrentarse a una peligrosa sucesión de intrigas, a un viaje de incertidumbres y sobresaltos que los llevaría, por caminos infestados de bandoleros e incómodas ventas y posadas, desde el Madrid ilustrado de Carlos III al París de los cafés, los salones, las tertulias filosóficas, la vida libertina y las agitaciones políticas en vísperas de la Revolución francesa.

Nos lo cuenta Arturo Pérez-Reverte en las primeras páginas de su último libro Hombres buenos: “Los descubrí al fondo de la biblioteca, sin buscarlos: veintiocho volúmenes en cuerpo grande, encuadernados en piel de color castaño claro desvaída por el tiempo, maltratados por dos siglos y medio de uso. No sabía que estaban allí —buscaba otra cosa y había estado curioseando en los estantes—, y me sorprendió leer en su lomo: Encyclopédie, ou dictionnaire reisonné. Se trataba de la primera edición. La que empezó a salir de la imprenta en 1751 y cuyo último volumen vio la luz en 1772.”
La imaginación de Arturo Pérez-Reverte hizo el resto. Y el resultado ha sido magnífico. Un homenaje a la Real Academia Española, y un homenaje a la Ilustración y a la razón; una novela de aventuras, histórica, de traiciones, de mentiras y engaños. 
Los dos académicos contarán en París con un aliado, el abate Salas Bringas Ponzano; pero en Madrid tendrá dos terribles enemigos, los también académicos Justo Sánchez Terrón y Manuel Higueruela; cuya mano ejecutora durante el viaje de nuestros Hombres buenos a París, y regreso es “Un tipo de recursos, y con los escrúpulos justos. Raposo se llama… Pascual Raposo. Es listo y peligroso, como su apellido”. [Pág. 47]

La novela tiene escenas y escenarios realmente entretenidos como el ataque a los académicos por los salteadores de caminos en el viaje de ida o el duelo con un amante de Margot Dancenis; y naturalmente la recuperación final de la Enciclopedia, robada, ya en el regreso a España.

No quiero terminar esta reseña sin escribir unas lineas que el autor dedica a Miguel de Cervantes, y su entorno y que me parecen muy acertadas.
“Por la ventana de la alcoba (de don Hermógenes Molina), con sólo levantar los ojos, el bibliotecario alcanza a ver el convento de las Trinitarias, que está al extremo de la calle. Y no hay ocasión en que mire por esa ventana, concluye, que no se sienta inundado de melancolía. La rancia, deprimida e inculta nación que tanto necesita ideas que ilustren su futuro resume buena parte de sus dolencias endémicas tras aquellos muros de ladrillo. Miguel de Cervantes, el hombre que más gloria dio a las letras hispanas y universales, yace ahí mismo, en una fosa común. Sus huesos vueltos al polvo se perdieron con el tiempo. Murió poble, abandonado de casi todos, arrojado al olvido por sus contemporáneos tras una vida desdichada, sin apenas gozar del éxito de su libro inmortal. Lo trajeron desde su modesta casa, a dos manzanas de aquí, en la esquina de la calle de Francos con la del León, sin acompañamiento ni pompa alguna,  y fue enterrado en un rincón oscuro del que no se guardó memoria. Ninguneado por sus contemporáneos y solo reivindicado más tarde, cuando en el extranjero ya devoraban y reimprimían su Quijote, ni siquiera una placa o una inscripción recuerdan hoy su nombre. Triste símbolo, aquellos anónimos muros de ladrillo, de toda una nación inculta dormida entre los escombros de su pasado. Amarga lección póstuma, esa tumba olvidada. La de aquel hombre bueno, soldado en Lepanto, cautivo en Argel, de vida desgraciada, que alumbró la novela más genial e innovadora de todos los tiempos.”

Estamos pues ante una novela en la que comparten páginas personajes históricos, y otros ficticios, pero todos bailan espléndidamente al compás que marca muy elegantemente don Arturo Pérez-Reverte.

©Jeosm Photography

©Jeosm Photography

El autor:
Arturo Pérez-Reverte Gutiérrez nació en Cartagena, Murcia, España el 25 de noviembre de 1951. Fue reportero de guerra durante veintiún años y en este tiempo ha cubierto, entre otros conflictos, la guerra de Chipre, diversas fases de la guerra del Líbano, la guerra de Eritrea, la campaña de 1975 en el Sahara, la guerra del Sahara, la guerra de las Malvinas, la guerra de El Salvador, la guerra de Nicaragua, la guerra del Chad, la crisis de Libia, las guerrillas del Sudán, la guerra de Mozambique, la guerra de Angola, el golpe de estado de Túnez, etc. Los últimos conflictos que ha vivido son: la revolución de Rumania (1989-90), la guerra de Mozambique (1990), la crisis y guerra del Golfo (1990-91), la guerra de Croacia (1991) y la guerra de Bosnia (1992-93-94).
Es autor, entre otras novelas, de El húsar, El maestro de esgrima, La tabla de Flandes, El club Dumas, Territorio Comanche, La piel del tambor, La carta esférica, La Reina del Sur, El pintor de batallas, Un día de cólera, El asedio El tango de la Guardia Vieja; y de la ya legendaria serie histórica Las aventuras del capitán Alatriste. Es miembro de la Real Academia Española desde el año 2 003, ocupando el asiento “T” mayúscula.

El libro:
Hombres buenos ha sido publicado por la Editorial Alfaguara en su Colección Hispánica. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 586 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que Arturo Pérez-Reverte es entrevistado en el programa de televisión española “Página 2” con motivo de su último libro Hombres buenos.

Arturo Pérez-Reverte presenta su novela “Hombres buenos”


Para saber más:

http://www.perezreverte.com/

1 comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

Una respuesta a ““Hombres buenos”, de Arturo Pérez-Reverte

  1. Pingback: La bibliografía de “Hombres buenos” « Biblioteca Gerardo Diego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s