“El coleccionista de libros” de Charlie Lovett

“Y esa pintura, mucho más antigua que Amanda, su madre o su abuela, no podía ser su retrato. Pero lo era”

Cubierta de: El coleccionista de libros

Cubierta de: El coleccionista de libros

Esta frase la podemos leer en la página 14 del libro y da pie a una rocambolesca aventura en la que encontramos el amor, el odio, la ambición y la codicia a partes iguales, mientras se desgrana el apasionante mundo de los libros y de los coleccionistas de piezas literarias antiguas.
Esta historia comienza cuando Peter Byerly se recupera de la pérdida de su amada esposa, Amanda, fallecida nueve meses antes en Carolina del Norte  donde ella y Peter habían  desarrollado gran parte de su vida de casados. Su psiquiatra le recomendó que viajara a Inglaterra una temporada.
Peter es ante todo, librero y se encuentra en la ciudad Galesa de Hay-on Wye (famosa por ser una “Ciudad del libro”, igual que  Urueña en España). Es miércoles 15 de febrero de 1995. Había visitado Hay muchas veces, pero esa era la primera ocasión en la que iba solo. Después de un rato a la puerta de una librería, por fin se decide a entrar en ella, y en un estante, a la altura de sus ojos, ve el lomo de un libro encuadernado en piel azul oscuro. Saca el libro de la estantería y lee el título: Investigación de la autenticidad de ciertos documentos misceláneos, de Edmond Malone, editado en 1796, primera edición. Lo abrió, y entre sus páginas apareció un papelito de unos diez centímetros, que por la mancha que dejó en las hojas dedujo que llevaba allí al menos un siglo. Más por costumbre que por curiosidad, lo desdobló.
“El agudo dolor que le atravesó el pecho casi hizo que dejara caer el libro al suelo” [Pag. 13]. El rostro que estaba dibujado era el de su mujer, Amanda. Era una acuarela  firmada de manera casi imperceptible con las iniciales «A.H.». Deslizó el dibujo en un libro y veinte minutos más tarde salía de la librería sosteniendo dos pesadas bolsas, una en cada mano.

Peter, obsesionado por averiguar quiénes fueron el autor y la mujer del retrato, se embarca en una investigación que le permitirá resolver uno de los debates más controvertidos de la historia de la literatura: la verdadera identidad de las obras atribuidas a William Shakespeare.
El coleccionista de libros se desarrolla en tres marcos temporales bien diferenciados: por una parte, en la actualidad, en 1995, vemos el presente de Peter, cómo se siente, cómo va evolucionando su dolor y especialmente, cómo lleva a cabo la investigación tanto del retrato como del famoso manuscrito. En segundo lugar están los capítulos que nos llevan hasta 1983, año en el que Peter llega a la universidad de Ridgefield, donde comenzará sus estudios sobre literatura y sus trabajos como restaurador y archivador de libros antiguos. Será en la biblioteca donde por primera vez verá a Amanda, y sentirá amor a primera vista nada más posar su mirada en ella por primera vez… A lo largo de los capítulos que van desde 1984 hasta 1994, se nos describirá detalladamente la preciosa historia de amor que tuvieron Amanda y Peter desde el primer momento en que se conocieron. El tercer marco temporal en el que están ambientados el resto de los capítulos, retrocede hasta el año 1592: en esos capítulos nos codearemos con los grandes autores de la época, se nos da una cuidada descripción temporal y espacial de aquellos tiempos en los que vivieron, y se nos cuenta poco a poco, la historia de todas las manos por las que fue pasando el famoso manuscrito que algún día ayudará a probar, o no, que Sahakespeare fue el autor de todas y cada una de sus obras.
La posibilidad de encontrar una obra largamente desaparecida, Pandosto, una obra escrita por Robert Greene y que podría probar que las obras de Shakespeare fueron efectivamente escritas por el gran escritor inglés aparecerá ante sus manos como si fuera la búsqueda del Santo Grial. Peter se sumerge entonces en una arraigada rivalidad entre dos familias inglesas, los Alderson y los Gardner, mientras descubre de la mano de Liz Suthcliffe a un extraño escritor que es posible que sepa quién es A.H., la misteriosa firma de la acuarela victoriana.

Y no quiero contar más. La novela de Charlie Lovett entreteje magistralmente la historia del arte y la historia literaria con una historia inquietante de romance y engaño. Alternando entre la época de Shakespeare, la era victoriana, y el día de hoy, Lovett ofrece tanto una crónica conmovedora del regreso de un viudo destrozado al mundo de los vivos, y un saludo al poder mágico de los libros.

El libro es fantástico, y se lee casi de un tirón, pues a los que nos gustan los libros, y sobre todo los libros que hablan de libros, los devoramos casi con devoción.

Charlie Lovett

Charlie Lovett

El autor:
Charlie Lovett nació en Winston-Salem, Carolina del Norte, en 1962 y es hijo de un profesor de Inglés. Pasó los veranos en las montañas rurales de Carolina del Norte. En 1984 entró en el negocio de libros antiguos con su primera esposa, Stephanie. Casi al mismo tiempo empezó a coleccionar seriamente los libros y otros materiales relacionados con Lewis Carroll, autor de Alicia en el País de las MaravillasCuando dejó el negocio de los libros en la década de 1990, continuó siendo un coleccionista de libros, y ahora tienen una gran (y creciente) colección de libros y artefactos raros (y no tan raros) conectados a Lewis Carroll y su mundo (su más reciente adquisición importante es la propia máquina de escribir 1888 de Lewis Carroll). Ha escrito cinco libros sobre Lewis Carroll e innumerables artículos. Ha sido presidente de la Sociedad de Lewis Carroll de América del Norte, y director de la sede en Londres de Lewis Carroll Revisión. Ha dado conferencias sobre Lewis Carroll en los EE.UU. y Europa, en lugares como la Institución Smithsonian, la Universidad de Harvard, UCLA y la Universidad de Oxford.

El libro:
El coleccionista de libros (título original: The Bookman’s Tale, 2014) ha sido publicado por el sello Plaza & Janés en su Colección Éxitos. Traducido del inglés por Damián Alou Ramis, 2014. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 394 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo de penguininabluebox titulado:

REVIEW: The Bookman’s Tale


Para saber más:

http://charlielovett.com/

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s