“Tesla y la conspiración de la luz” de Miguel A. Delgado

Mucho más que una novela de aventuras.

Cubierta de: Tesla y la conspiración de la luz

Cubierta de: Tesla y la conspiración de la luz

Mi primer contacto con Miguel Salgado fue leyendo sus libros y sus artículos. El 16 de enero de 2013 escribí sobre unos libros muy importantes que había publicado la Editorial Turner titulados Yo y la energía (2011) y Firmado: Nikola Tesla (2012), ambos de Miguel A Salgado y Nikola Tesla. El genio al que robaron la luz (2012) de Margaret Cheney. El artículo se titulaba Tres libros imprescindibles de-y-sobre Nikola Tesla que ha tenido una amplia repercusión,, y que le gustó al propio Miguel A. Salgado.

El día 2 de octubre tuve la oportunidad de charlar, bueno más bien escuchar, a Miguel A. Delgado, pues es un comunicador nato que no para de hablar y de contar detalles muy interesantes. En esa charla le hice la típica pregunta de ¿Porqué escribiste esta novela? y la respuesta fue contundente.

«Como sabes yo había escrito dos libros de ensayo sobre Nikola Tesla y claro, tenía muchísima documentación, y sobre todo para el segundo Firmado: Nikola Tesla había hecho muchísima investigación, mucha lectura sobre los personajes con los que se había relacionado Tesla, porque para ese libro iba un apéndice en el que había una relación alfabética de la gente que había conocido a Tesla, y lo que descubrías es que la gran mayoría de ellos tienen una novela en si mismos. ¡Ese Nueva York de finales del XIX y principios del XX es fascinante!
Entonces me encontraba con todo ese material, y por otro lado tenía en mente que Tesla era un personaje literario más que uno real, parece alguien salido de un novelista, o de un director de cine, o de un guionista; y sentí que me apetecía hacer algo de ficción sobre Tesla. Lo que pasaba es que volver a contar igual la historia de Tesla, por muy fascinante que sea, no quería pues ya la había contado en anteriores libros y artículos y no me apetecía volver a contarla.

Nikola Tesla

Nikola Tesla

Tenía ganas de hacer algo diferente. Volví a leer, por recordar a un clásico de la ciencia ficción, que me encanta como es Isaac Asimov y su saga de Lucky Starr héroe del espacio, y entonces todo se fue combinando y así fue como acabó surgiendo este libro, queriendo recuperar ese tipo de libros de aventuras y volver a contar la historia de Tesla pero con un “vestido” diferente que lo hacía más fresco. Así es como surgió. Y luego la trama se construyendo.
Tenía muy claro la escena con la que iba a arrancar, que es la llegada del oceánico a la terminal, y tenía muy claro que quería un personaje joven, pues en típico de las novelas de aventuras ese personaje que realiza un proceso de aprendizaje, digamos de iniciación, y me acordé de ese fragmento del libro de O’Neill (ver final del libro) que cuenta la anécdota de Tesla que pidió a un mensajero que se llamaba Kerrigan para que le llevara un sobre a Mark Twain, el cual llevaba muerto algún tiempo.
Ya tenía todas las piezas, se encajaron y a partir de ahí empecé a construir la novela poniendo unas reglas internas que yo tenía que cumplir:
1ª.- Tenía que basarme en las ideas de Tesla, tanto en los inventos que se llevaron a término, como en los que no llegaron a terminarse, que son todavía más fascinantes.
2ª.- Que tenía que jugar, en la medida de lo posible con personajes reales.

Y así es como surgió, una mezcla de muchas cosas. Se lo conté a Silvia (mi editora) y le encantó. Apostó por ello y …, aquí estamos».

Nikola Tesla ha visto como en los últimos tiempos su nombre ha sido reivindicado y se ha puesto en marcha todo un movimiento para otorgarle el lugar que se merece en los libros de texto y los manuales de historia de la ciencia y la tecnología.

Miguel A. Delgado y Guillermo Lorén

Miguel A. Delgado y Guillermo Lorén

Precisamente, España vivirá este otoño uno de los eventos más importantes que se le hayan dedicado al inventor con la inauguración de la mayor y más ambiciosa exposición en torno a su figura, que abrirá sus puertas en el Espacio Fundación Telefónica de la Gran Vía de Madrid, con más de 900 mcuyo contenido ha sido comisariado por Miguel A. Delgado, autor de la novela, y María Santoyo. Una gran muestra que por primera vez incluirá objetos personales del inventor y material nunca visto antes procedente del Nikola Tesla Museum de Belgrado. La exposición se inaugurará el 13 de noviembre de 2014, y estará abierta hasta el 15 de febrero de 2015.

Junto a la iniciativa popular que ha salvado lo que queda de Wardenclyffe, su laboratorio, que recaudó más de un millón de dólares en sólo diez días en 2012 en la mayor iniciativa de crowdfunding hasta la fecha, y el auge de los deportivos eléctricos de la empresa Tesla Motors, propiedad del multimillonario Elon Musk y que está revolucionando la industria del automóvil, Tesla está cada vez más presente, en un cumplimiento de su famosa y premonitoria frase: “el presente es suyo, pero el futuro, por el que tanto he trabajado, me pertenece”.

En el libro se hace mención  incluso a que Tesla intentó contactar con extraterrestres: Ni siquiera hemos conseguido contactar con los marcianos [Pag. 244]; y se le compara con otros grandes héroes de ficción: Como el profesor Challenger, como el capitán Nemo, como Clovis Dardentor, como Impey Barbicane, como John Carter, como Tom Sawyer, como el joven Jim Hawkins … [Pag. 408]

Como punto final transcribo un artículo publicado por el diario barcelonés La Vanguardia en el año 1933: La «energía cósmica» de Tesla.
La energía cósmica. Un viento que puede revolucionar el mundo (Exclusivo de «La Vanguardia».) Nueva York, 2 de noviembre de 1933 (por cable) – El famoso inventor del ramo de la electricidad Nikola Tesla, anuncia haber descubierto un principio en virtud del cual la energía cósmica puede ser aplicable al funcionamiento de la maquinaria y de esta manera eliminar todos los combustibles, por cuánto la fuente de energía está presente en todas partes en cantidades ilimitadas. Puede ser transmitida por alambres o sin ellos a cualquier parte del mundo. Tesla cree que su descubrimiento estará en breve dispuesto para entrar en la fase del desenvolvimiento comercial práctico. United Press.

El libro es entretenidísimo y no defraudará a nadie que lo lea, pues Miguel comentó: Yo quería hacer una novela para todo el mundo, aunque no conociera a Tesla.

Lee las primeras páginas.

Miguel A. Delgado.

Miguel A. Delgado.

El autor:
Miguel Ángel Delgado, periodista, escritor y crítico de cine, ha sido profesor de cinematografía en la Universidad Francisco de Vitoria, colaborador en LaButaca.net y ha publicado dos volúmenes dedicados a Nikola Tesla en la editorial Turner: “Firmado: Nikola Tesla” (2012) y “Yo y la energía” (2011, 4 ediciones, 6.000 ejemplares vendidos). Otras publicaciones: “Ya no se hacen películas como las de antes… pero no importa” (Laria, 2009); “Trece por docena” (Caballo de Troya, 2005). Colaborador en medios como El Correo, La Vanguardia y La Razón.

El libro:
Tesla y la conspiración de la luz ha sido publicado por la Editorial Destino en su Colección Áncora y Delfín. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 428 páginas. Al final del libro y firmado por Miguel A. Delgado, figura un pequeño texto titulado La verdadera historia de Edgar Kerrigan.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo de Miguel A. Delgado titulado:

Los Nikola Tesla españoles: Miguel A. Delgado at TEDxRetiro


Para saber más:

Los inventos de Tesla.

En el libro titulado  Miguel A. Salgado tiene un ensayo introductorio titulado “Superhéroe Tesla”, del cual extraigo las:

9 razones por las que Nikola Tesla debe ser reivindicado

1.      Nikola Tesla es el descubridor de la aplicación más importante derivada de la corriente alterna, el motor de inducción polifásico, el verdadero responsable de que la electricidad pasara de ser un fenómeno más o menos llamativo y apasionante a ser una verdadera fuerza que transformó los medios de transporte y la vida cotidiana. Tanto es así, que su diseño original apenas ha cambiado en la mayor parte de los motores eléctricos existentes.
2.        La tecnología creada por Nikola Tesla fue la única capaz de iluminar grandes ciudades y enviar la electricidad a miles de kilómetros de distancia; gracias a ella, los tímidos balbuceos puestos en marcha por Edison tuvieron un impulso definitivo cuando la compañía de George Westinghouse, utilizando las patentes de Tesla, ganó el concurso para iluminar y electrificar la Exposición Colombina de Chicago de 1893, la aún hoy impresionante Ciudad Blanca.
3.        Gracias a Nikola Tesla fue posible construir la primera gran central hidroeléctrica del mundo, situada en las cataratas del Niágara, y capaz de suministrar energía a un quinto de la población estadounidense al poco tiempo de su inauguración, en 1896. 
4.        Nikola Tesla exploró las posibilidades de la “luz fría”, y sus investigaciones fueron cruciales para el desarrollo de lo que más tarde hemos conocido como fluorescentes. 
5.        Nikola Tesla fue uno de los primeros en alertar sobre la escasez de los recursos energéticos. Cuando la industria derivada del petróleo apenas empezaba a extenderse y prácticamente no existía lo que hoy conocemos como conciencia ecológica, ya advirtió de la necesidad de explorar otras fuentes de energía en principio inagotables, como la solar, la eólica o la geotérmica. 
6.        Nikola Tesla comprendió, con mentalidad visionaria, las posibilidades que ofrece la transmisión inalámbrica de electricidad. Fruto de sus descubrimientos, en 1898 hizo la primera demostración pública de un barquito dirigido por radiocontrol (que, por cierto, no interesó a nadie), e hizo innumerables demostraciones a visitantes ilustres en su laboratorio de lámparas y bombillas que se encendían en ausencia de cable alguno, respondiendo a la energía con la que llenaba el ambiente de la sala. 
7.        A partir de sus investigaciones, vio clara la posibilidad de una telegrafía sin hilos que, en última instancia, no es otra cosa que lo que hoy conocemos como radio. Registró una serie de patentes que se revelaron cruciales para que Marconi pudiera transmitir, en 1901, la primera señal radiofónica trasatlántica, que fue la letra “S”. En 1943, y como consecuencia de la controversia que rodeó la paternidad del invento de la radio, el Tribunal Supremo de Estados Unidos reconoció que Marconi había pirateado las patentes de Tesla para crear su prototipo, y le negó todo derecho sobre el invento para otorgárselo a Tesla (algo que no pudo disfrutar porque, para entonces, llevaba varios meses muerto). 
8.        Como un proyecto de mucho mayor calado que el creado por Marconi, Tesla inició tímidamente la construcción de una red que cubriría todo el planeta enviando grandes cantidades de energía a cualquier parte del globo, a un coste verdaderamente reducido. Un sistema que, además, permitiría la transmisión de mensajes, imágenes y sonido, en una cobertura general que adelantaba el concepto de aldea global que McLuhan establecería varios decenios más tarde. El primer escalón en esta magna obra tendría que haber sido la torre de Wardenclyffe, cuya construcción inició en Long Island en 1901 con financiación del poderoso John Pierpont Morgan, y que nunca se culminó porque el propio Morgan, sin dar nunca una explicación satisfactoria, dejó de sufragarlo. 
9.        El número de inventos e ideas, patentadas o no, por Tesla a lo largo de su vida (unas trescientas) le convierten en uno de los cerebros más visionarios y capaces de la historia. Porque, más allá de que algunas de sus propuestas resultaran descabelladas, las intuiciones que le hicieron entrever líneas de investigación, artefactos y conceptos que solo con el paso del tiempo han empezado a explorarse ofrecen un sorprendente grado de acierto, como si el futuro se esforzara en parecerse al que él imaginaba: de las diversas aplicaciones de la transmisión inalámbrica de que disfrutamos hoy en día (de la radio a la telefonía móvil, del wi-fi a la aún incipiente “witricidad”, la electricidad sin cables), a los aparatos de despegue vertical, las bobinas Tesla, la turbina sin aspas, las elucubraciones sobre comunicación interplanetaria, las tecnologías capaces de alterar el tiempo atmosférico o provocar terremotos, etc. 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s