“La pirámide inmortal” de Javier Sierra

El secreto egipcio de Napoleón.
El amor como la única herramienta eficaz para vencer a la muerte.

“El 13 de agosto de 1799, a las seis y medía de la mañana en punto, Napoleón Bonaparte salió por sus propios medios del vientre de la Gran Pirámide de Giza. Kléber fue el primero en advertirlo y en comprobar el lamentable aspecto que presentaba el general de los ejércitos franceses de Oriente. El gigante se acercó a él para socorrerle y le hizo una pregunta que, durante los años siguientes, muchos otros le formularon en privado:
     —Mi general, ¿qué os ha sucedido?
     El corso respondió entonces lo mismo que respondería hasta su exilio y muerte en la isla de Santa Elena:
     —Aunque os lo contara, no me creeríais”.

Cubierta de: La pirámide inmortal

Cubierta de: La pirámide inmortal

Esta historia empieza en 2001, cuando su protagonista, Javier Sierra, por aquel entonces ya un joven y prometedor periodista, cumple treinta años y decide convertirse en escritor a tiempo completo. Contaba con su voluntad, con sus obras anteriores y con un tema que le había estado obsesionando durante mucho tiempo: la muerte como nuestro destino inevitable. ¿Adónde vamos cuando la vida se acaba? ¿Qué queda de nosotros después de que nos hayamos ido? ¿Existe, acaso, una posibilidad, por pequeña que sea, de escapar a nuestra condena?

Para tratar todas estas cuestiones y escribir una novela que fuera tan profunda como entretenida, Javier decidió ambientar su nueva obra, a la que planeaba llamar La pirámide inmortal, en el antiguo Egipto, una cultura centrada en la muerte para la que la pirámide de Giza actuaba como símbolo de la voluntad humana de trascender el tiempo. Pero esa pirámide, por muy atractiva que fuera como escenario, no iba a ser suficiente para atraer la atención del lector; así que, tras haber estado explorando las posibilidades de la ficción para tratar los misterios irresolutos de la historia, Javier decidió tomar como punto de partida algo que le ocurrió a Napoleón Bonaparte dentro de la pirámide. Y, igual que hizo años después en El maestro del Prado, conectó la trama a una experiencia personal transformadora que tuvo en 1997, cuando logró pasar una noche dentro de la pirámide igual que Napoleón había hecho siglos atrás. Pero Napoleón no fue el único en pasar “la transición” en la pirámide, pues Julio Cesar, Alejandro Magno o Jesús de Nazaret también lo hicieron.

Pero Javier Sierra siempre creyó que El secreto egipcio de Napoleón merecía una segunda vida. Así que, con el toque maestro que había ido desarrollando durante los años, la transición de periodista a escritor, lo reescribió, haciéndolo menos oscuro, eliminando algunos personajes, aclarando ciertos puntos de la trama; lo retituló según sus propósitos originales; lo convirtió en un libro que, dice, desea que los lectores reciban como si de una novedad se tratase.

Javier Sierra ante la Gran Pirámide de Keops

Javier Sierra ante la Gran Pirámide de Keops

En La pirámide inmortal, Javier Sierra nos cuenta también la estancia de Napoleón en Nazaret, donde tuvo una misteriosa reunión con los sabios azules que le indicaron que era el elegido para para ser el siguiente “inmortal”:
     —Ocurrirá tres días antes de vuestro trigésimo cumpleaños, en la Gran Pirámide de Giza, en la réplica del santuario de Toth.
     —¡El santuario de Toth! ¡La pirámide primordial!

Alquimistas, hechiceros, bailarinas egipcias, viejos maestros descendidos de las montañas y grandes personajes históricos competirán con él en la búsqueda del tesoro más preciado: la fórmula de la vida eterna.

No quiero contar más. Quiero que lo leáis pues es una fuente de inspiración para quienes buscan algo más que entretenimiento en un relato de intriga.

Lee las primeras páginas.

Javier Sierra y Guillermo Lorén junto al templo de Debod en Madrid.

Javier Sierra y Guillermo Lorén junto al templo de Debod en Madrid.

El autor:
Javier Sierra Albert nació en Teruel, España, el 11 de agosto de 1971. Visitó por primera vez Egipto hace dos décadas. Quedó tan impactado por los misterios de la cultura faraónica que desde entonces no ha dejado de viajar a ese país en busca de lo que él llama «las grandes respuestas». En 1997 pasó una noche a solas en el interior de la Gran Pirámide y allí creyó comprender la razón que llevó a Napoleón Bonaparte a someterse a la «prueba» de la que habla este libro. En 2002 publicó El secreto egipcio de Napoleón, del que nace la novela que el lector tiene ahora en sus manos. La pirámide inmortal no solo es la versión revisada de aquella obra, sino un replanteamiento radical de sus principales enigmas.
Javier Sierra nos tiene acostumbrados a novelas que plantean soluciones a misterios históricos formidables como La cena secreta, El ángel perdido o El maestro del Prado. Sus libros se publican en más de cuarenta países y han cautivado ya a millones de lectores.
Vive en Madrid. Tiene dos hijos. Y una colección de cuadernos de viaje llenos de ideas para sus próximas aventuras literarias.

El libro:
La pirámide inmortal ha sido publicado por Editorial Planeta en su Colección Autores Españoles e Iberoamericanos. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 352 páginas.

 Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el booktrailer de La pirámide inmortal.

Booktrailer de ‘La pirámide inmortal’

 

Para saber más:

Página oficial de Javier Sierra
Aplicación para iPad “Javier Sierra”
Aplicación para iPhone de “Javier Sierra”
Facebook de Javier Sierra
Twitter de Javier Sierra

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s