“Crónica de la guerra europea 1914-1918” de Vicente Blasco Ibáñez, editada por José Manuel Lechado

Edición reducida y comentada de la gran obra desaparecida de Vicente Blasco Ibáñez sobre la Primera Guerra Mundial.

Cubierta de: Crónica de la guerra europea 1914-1918

Cubierta de: Crónica de la guerra europea 1914-1918

     «No hay en la historia de la humanidad guerra alguna que pueda compararse con la presente. Las grandes invasiones de los bárbaros que dieron fina la llamada Edad Antigua; las avalanchas galopantes de los hunos y de las hordas mongólicas; los choques europeos que por su duración recibieron los títulos de guerra de los Cien Años y guerra de los Treinta Años; los avances arrolladores del turco hasta los muros de Viena; las campañas de los reyes españoles contra medio mundo; las conquistas napoleónicas que durante quince años trajeron trastornado al continente; todos los hechos de la historia belicosa de los hombres palidecen y se achican frente a la guerra de 1914.
     »Un día de esta guerra equivale, por sus pérdidas en hombres y dinero, a un mes o un año de las guerras famosas de otros tiempos. Las grandes cabalgadas de jinetes vándalos y hunos, exageradas por el terror de los cronistas y los medios de subsistencia de aquellas épocas, tal vez fueron menos importantes numéricamente que las cortinas de caballería que esparcen como simples avanzadas los ejércitos del presente para ocultar sus movimientos.
     Esta es la primera guerra que hacen los pueblos con ejércitos formados por el servicio obligatorio; el primer choque de naciones enteras puestas sobre las armas. Hasta hace pocos años los ejércitos se contaban  por miles de hombres; hoy se calculan por millones. Antes podían desarrollarse las guerras y durar años y años sin que por esto se paralizase la vida productora de los países beligerantes. Mientras en un lado de la nación peleaban los militares de oficio y una minoría de ciudadanos reclutada por la suerte, el resto del país proseguía sus trabajos ordinarios, sin otra alteración que la de una lógica inquietud por el resultado de la lucha. Muchas veces acababan las gentes por familiarizarse con esta situación anormal. Ahora la guerra paraliza por completo la vida económica, siendo esta catalepsia tanto más profunda cuanto más rica y vigorosa es la nación. Fábricas y talleres se cierran por falta de brazos; todos los hombres,desde los dieciocho años a los cincuenta, van al combate; los ferrocarriles no existen para el tráfico mercantil, pues emplean todo su material en el transporte de combatientes, armas y bestias; los puertos se convierten en lagunas muertas, con archipiélagos de navíos inmóviles y silenciosos, y rosarios de minas sumergidas que obstruyen sus bocas de acceso.
     »Las batallas duran meses y se extienden en un frente de centenares de kilómetros, abarcando los límites de varios Estados. Las vías férreas funcionan incesantemente a espaldas de los ejércitos en lucha transportando a enormes distancias los combatientes, según las imperiosas necesidades de la oportunidad táctica. El mismo soldado que dispara su fusil entre las fronteras de Alemania, Francia y Suiza monta rápidamente en un vagón y va a disparar de nuevo a orillas del mar del Norte. El alemán que pelea en las trincheras de la Champaña se ve tres días después luchando en Polonia a orillas del Vístula.
     »Nunca se han visto chocar y morir tantos hombres juntos en un terreno de operaciones tan vasto. La mitad aproximadamente del género humano está en guerra en estos momentos directa o indirectamente. De los 1.700 millones de seres que constituyen la población del globo, 854millones (entre metrópolis y colonias) se odian y gastan su dinero para exterminarse. 
»¿Cuándo se conoció esto en la historia?

Viñeta de la época

Viñeta de la época

     No siento en absoluto haberos puesto estos párrafos, pues de esta manera comienza Vicente Blasco Ibáñez su Crónica de la guerra europea. En ellos se advierte que el autor veía más allá que otros periodistas de guerra, pues concibe que esta guerra implicaba casi al mundo entero y comprendía que iba a cambiar el rumbo de la historia.
     No es fácil encontrar en las bibliotecas de nuestro país ejemplares de esta obra. Aquí, en Madrid, en la Biblioteca Nacional hay dos ejemplares. La obra consta de nueve volúmenes y solo se la conoce una edición, realizada en Valencia por la Editorial Prometeo entre 1920 y 1930. Es una obra ampliamente ilustrada y con una gran cantidad de mapas.
Hay, con todo, cierta discusión sobre los límites de la autoría de Blasco Ibáñez, sobre si fue él el autor único de toda la Crónica, puesto que a partir del tomo IV se percibe, sin lugar a dudas, una reducción de sus aportaciones personales. Los tres primeros tomos respiran con el estilo característico del valenciano, pero de repente se empantana en una sucesión de partes militares y artículos periodísticos obtenidos de otras fuentes (básicamente Le Temps y L’Illustration). Una situación que no empieza a revertirse hasta el tomo VII, cuando se suceden en Rusia los acontecimientos revolucionarios que, según parece, reavivaron el interés de nuestro autor por la Crónica. A partir de este punto se cierra el paréntesis y vuelve a reconocerse su estilo en el análisis político de la situación hasta el final de la obra.

Un voluntario serbio de 12 años

Un voluntario serbio de 12 años

     Si lo miramos desde un punto de vista estrictamente periodístico comienza a publicar en su editorial valenciana una Historia de la guerra europea en fascículos. Para sus reportajes y fascículos visita los frentes y la retaguardia, adoptando un punto de vista favorable a los aliados. Al mismo tiempo comienza a escribir la novela que le hará famoso en el mundo entero y definitivamente rico: Los cuatro jinetes del Apocalipsis. Le seguirían la novela sobre la guerra en el mar, Mare Nostrum (1918), y otra sobre la retaguardia, Los enemigos de la mujer (1919), que completaría la trilogía sobre la “Gran Guerra”. Según algunas versiones la novela fue un encargo personal del presidente francés Raymond Poincaré a Blasco Ibañez para que escribiera una novela sobre la guerra.

     Es significativo que la Crónica de la Guerra Europea sea una obra olvidada, a pesar de su monumentalidad y de su gran valor histórico. En los libros españoles dedicados a la Primera Guerra Mundial rara vez se cita la Crónica. O más que rara, ninguna vez.
Nos cuenta José Manuel Lechado en la Introducción que: “La intención de este libro no es otra que contribuir en el remedio de esta injusticia y recuperar para todos un relato único que ha pasado desapercibido durante demasiado tiempo”.

     La labor de José Manuel Lechado  ha sido increíble, de muchísimo trabajo, pues resumir nueve volúmenes en apenas 647 páginas es labor agotadora pues es como si de cada diecinueve páginas de la edición original saliera solo una; y de cada cien fotografías solo pudiera elegir una. Minuciosa, completa, detallada y, sobre todo, muy personal, no es sólo un relato impactante de la violencia desatada, sino también un análisis completo de sus circunstancias y motivaciones, de su entorno social, político y humano.

     El presente volumen rescata una obra que Blasco Ibáñez escribió no sólo como un trabajo periodístico, sino como el retrato de una Europa dominadora del mundo pero a la vez empobrecida, dividida y llena de odios, sumida en una eterna crisis económica que pronto derivaría hacia los autoritarismos fascistas. Un buen aviso, cien años después, para un mundo que quizá no haya cambiado tanto como parece; y también una excelente lectura, viva, enérgica, que ofrece un punto de vista poco corriente sobre una de las grandes catástrofes de la historia.

Lee las primeras páginas.

Vicente Blasco Ibañez

Vicente Blasco Ibañez

El autor:
Vicente Blasco Ibañez (Valencia, 1867 – Menton, Francia, 1928) es uno de los grandes escritores españoles de todos los tiempos, y el primer autor de best sellers de nuestro país. Perteneciente a una familia acomodada, su actividad política a favor del ideal republicano (fue diputado en Cortes) le llevó a pasar gran parte de su vida fuera de España en un autoexilio durante el cual emprendió toda suerte de negocios hasta hacer fortuna como escritor y periodista.
Residió sobre todo en Francia, donde le encontró el estallido de la Primera Guerra Mundial, por entonces llamada Gran Guerra, la cual inspiró no sólo su monumental Crónica, sino varias de sus novelas más importantes, entre ellas Los cuatro jinetes del Apocalipsis o Mare Nostrum, que fueron grandes éxitos e hicieron de él un escritor famoso en todo el mundo.
Su oposición a la monarquía y a la dictadura de Primo de Rivera le impidieron regresar a España. Desde Francia combatió activamente al dictador con sus artículos, preconizando para España un modelo de sociedad democrática basado en el republicanismo francés. Debido a una enfermedad pulmonar mal tratada, falleció en el exilio sin llegar a presenciar la proclamación de la República Española. Su trabajo y su obra ―sus escritos políticos más comprometidos y, en particular, su Crónica de la Guerra Europea― fueron silenciados durante décadas por la dictadura franquista debido a su crítica al militarismo alemán.

José Manuel Lechado

José Manuel Lechado

El editor:
Jose Manuel Lechado (Madrid, 1969) es un escritor especializado en ensayo histórico y político. Entre sus obras más importantes se encuentran El camino del CidTraidores que cambiaron la Historia y La globalización del miedo. De sus últimos títulos destacan La Movida… y no sólo madrileña, así como El mal español (historia crítica de la derecha española). Ha ganado, entre otros, el I Premio de Ensayo Obra Social de Caja Madrid, con su libro Globalización y gobernanzas.
Con la Crónica de la Guerra Europea de 1914 recupera para el acervo bibliográfico español una obra maestra de Vicente Blasco Ibáñez olvidada a lo largo de un siglo convulso que comenzó, precisamente, con la Primera Guerra Mundial.

El libro:
Crónica de la guerra europea 1914-1918 ha sido publicado por la Editorial La Esfera de los Libros en su Colección Historia del Siglo XX. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta tiene 648 páginas. El libro cuenta con un epílogo de José Manuel Lechado.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo histórico pues es uno de los pocos documentos históricos de la época en color.

Primera Guerra Mundial en color 1914-1918

Para saber más:

http://www.blascoibanez.es/   (Fundación Centro de Estudios Vicente Blasco Ibañez)

http://www.casamuseoblascoibanez.com/

 

Deja un comentario

Archivado bajo Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s