“Cuentos de fantasmas” de M.R. James

 El nombre de Montague Rhodes James evoca lo mejor de la literatura sobre fantasmas, y con él llega a su apogeo el cuento de fantasmas clásico.

Hay que felicitar a la Editorial Siruela por recuperar este título para su fondo que fue publicado por primera vez en la Colección El ojo sin párpado allá por el año 1988. Es una pena que en esta edición no se haya incluido el prólogo de Juan Antonio Molina Foix 

Cubierta de: Cuentos de fantasmas

Cubierta de: Cuentos de fantasmas

Lovecraft incidió en la teoría de M. R. James según la cual «un cuento de fantasmas debe tener un marco que resulte familiar en la época moderna para acercarse lo más posible a la esfera empírica del lector. Sus fenómenos espectrales, además, deben ser malévolos más que beneficiosos, ya que la emoción que hay que suscitar ante todo es el miedo. Por último, debe evitarse escrupulosamente la jerga de seudociencia del “ocultismo” si no queremos ver ahogado el encanto de la verosimilitud casual en una pedantería nada convincente»

M.R. James no era un escritor al uso, escribía estos cuentos por puro entretenimiento, como alivio de sus trabajos intelectuales. Admiraba al escritor irlandés Sheridan Le Fanu, siendo ésta quizás la influencia más representativa en sus obras. Su vida fue la de un anticuario preocupado por la continua investigación del pasado, entre viejos manuscritos, clases y reuniones docentes, visitas a antiguas ruinas, bibliotecas polvorientas e iglesias dejadas de la mano de Dios. No contrajo nunca matrimonio ni tuvo hijos. La universidad, Eton, y los libros constituyeron toda su existencia. Fue medievalista de prestigio contrastado, lingüista y estudioso bíblico. Tradujo el Apocryphal New Testament (Nuevo Testamento Apócrifo) en 1924. También como paleógrafo catalogó muchas de las colecciones manuscritas de Cambridge, una tarea que le llevó 40 años completar.

Si para muchos M.R. James es el mejor escritor de ghost stories, James trata siempre de distanciarse del fantasma victoriano, característicamente lívido, estático y digno de compasión por su desdicha. Las apariciones espectrales de James son manifestaciones abominables, criaturas cuya procedencia no puede ser sino el infierno, son a veces extravagantes e incluso ridículas sin llegar a caer en la comicidad: seres inefables cuasi monstruosos.
En sus relatos abunda un sano humor socarrón y un atisbo de aclaración racional para los misterios que se nos muestran, detalle también desconocido en la literatura del género hasta la fecha, aunque, en sus propias palabras, “este resquicio debe ser tan estrecho que apenas sea practicable”, para que así el relato no pierda fuerza ni quede reducido a una mera sugestión enfermiza de sus protagonistas en un momento dado de la trama.

“Los fenómenos espectrales deben ser malévolos más que beneficiosos, ya que la emoción que hay que suscitar ante todo es el miedo”; adiós, pues, a fantasmas dignos de compasión y “debe evitarse escrupulosamente la jerga técnica del ocultismo o pseudociencia, con objeto de que la verosimilitud casual no se vea ahogada por una pedantería nada convincente”. Por eso, además, en todas sus historias muestra de forma despreciativa sus excelsos conocimientos en las diversas materias que marcaron su vida. Sus protagonistas son como él hombres apacibles, comedidos, íntegros, sin sospechosos antecedentes relacionados con sucesos paranormales: arqueólogos “Aviso a los Curiosos”, anticuarios “El Diario de Mr. Poynter”, paleógrafos “El Maleficio de las Runas”, latinistas “El Tesoro del Abad Thomas”, estudiosos de la Biblia “El Tratado Middoth”, historiadores “El número 13”, bibliotecarios, y demás personajes relacionados con sus propias inquietudes… Del mismo modo, también sus escenarios, además de comunes y reconocibles para sus contemporáneos, cabría calificarlos de pertenecientes a ambientes eruditos, reflejando su propio hábitat natural: bibliotecas, archivos olvidados, iglesias, cementerios, posadas rurales alejadas de la ciudad… Escenarios donde él se sentía a gusto, transmitiendo al lector su propio amor por esos sitios. 
La documentación de los ambientes es minuciosa, pero falsa: se inventa libros, manuscritos o citas en latín que dieran mayor calado a los sucesos que se narraban en sus cuentos, mecanismo que copiaron de él autores posteriores.

Si comenzaba con Lovecraft, voy a terminar con el cuando dice: “El espectro habitual de M.R. James es delgado, enano y peludo: una abominación perezosa e informal de la noche, a medio camino entre la bestia y el hombre… este espectro tiene una constitución de lo más excéntrica: es un rollo de franela con ojos de araña, o una entidad invisible modelada con las ropas de una cama cuyo rostro lo forma una sábana arrugada”.

Contiene los relatos:
 – Ratas (Rats) [Traducción] de Carlos Gardini y Mirta Meyer
La fuente de los lamentos (Wailing well) [Traducción] de Ana Poljak
El tesoro del abad Thomas (The treasure of abbot Thomas)  [Traducción] de Carlos Gardini y Mirta Meyer
El diario de Mr. Poynter (The diary of Mr. Poynter) [Traducción] de Carlos Gardini y Mirta Meyer
El fresno (The ash-tree) [Traducción] de Carlos Gardini Mirta Meyer
Aviso a los curiosos (A warning to the curious) [Traducción] de Carlos Gardini Mirta Meyer
El grabado (The mezzotint) [Traducción] de José Luis López-Muñoz
Dos médicos (Two doctors) [Traducción] de Carlos Gardini Mirta Meyer
El tratado Middoth (The tractate Middoth) [Traducción] de Carlos Gardini Mirta Meyer

El número 13 (Number 13) [Traducción] de Carlos Gardini Mirta Meyer
La casa de muñecas (The haunted dolls’ house) [Traducción] de Carlos Gardini Mirta Meyer
El maleficio de las runas (Casting the runes) [Traducción] de Carlos Gardini y Mirta Meyer
El cercado de Martin (Martin’s close)  [Traducción] de Ana Poljak
Corazones perdidos (Lost hearts) [Traducción] de Carlos Gardini y Mirta Meyer
Cuento nocturno (An evening entertainment)  [Traducción] de Ana Poljak
Límites de propiedad (A neighbour’s landmark)  [Traducción] de Ana Poljak

 

M. R. James

M. R. James

El autor:
Montague Rhodes James nació en la rectoría de Goodnestone, Kent, Inglaterra el 1 de agosto de 1862, y falleció en Eton, el 12 de junio de 1936) fue director del colegio de Eton y decano del King’s College en la Universidad de Cambridge. A lo largo de su vida se interesó por la arqueología, la paleografía, la filología y las antigüedades. Consagrado al cuento de fantasmas solo como afición al margen de su magna obra académica, sus obras más conocidas dentro del género son Ghost Stories of an Antiquary (1904), More Ghost Stories of an Antiquary  (1911), A Thin Ghost  (1919) y A Warning to the Curious  (1925). Gran reivindicador del escritor irlandés Sheridan Le Fanu, fue a su vez fue reivindi­ca­do por H. P. Lovecraft (Siruela ha ­incluido uno de sus cuentos en la antología El horror según Lovecraft ).

El libro:
Cuentos de fantasmas (los títulos originales y sus traductores figuran más arriba) ha sido publicado por la Editorial Siruela en su Colección Nuevos tiempos. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 337 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo (en inglés) de la BBC titulado:

MR James: Ghost Writer

Para saber más:

A CHRONOLOGICAL LISTING OF M.R. JAMES’S GHOST STORIES

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Narrativa, Literatura. Fantasía y Ciencia Ficción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s