“Casablanca la bella” de Fernando Vallejo

La lluvia cae sobre Casablanca iracunda, alucinada. Baja el agua por las canoas del techo al patio a trompicones, como llevada de la mano de mi señor Satanás. Quiebra tejas, moja pisos, forma charcos y los charcos lagos. Borbotea de la ira la maldita.

Cubierta de: Casablanca la bella

Cubierta de: Casablanca la bella

Declaraba el autor sobre esta novela: «Yo quisiera que este fuera el último libro y no tener que escribir más. Pero he seguido haciéndolo por pura desocupación. Ojalá esto se acabe rápido, porque mientras tanto, ¿qué hago?».
Así presentada, Casablanca la bella se convierte en la crónica de una mudanza directa al desastre, a una casa en ruinas en la ruinosa ciudad de Medellín. Casablanca, la casa, naufraga. Medellín, la ciudad, naufraga. Y el mismo narrador está naufragando, tomándole prestada la voz a Fernando Vallejo en esta nueva Perorata. Mientras trata de reformar la casa, amuebla una parábola sobre el destino de todas las empresas humanas: el derrumbe.
Fernando Vallejo hace de la rabia un tono y le da forma de novela satírica y atronadora. La narración se construye con fragmentos, pequeños capítulos con cambios de tema repentinos, pues el narrador encuentra a cada pocos párrafos un nuevo problema con la reforma de la casa. Cañerías que revientan, techos que caen, operarios que no llegan a su hora o desarreglan lo que otro ha parcheado, ordenanzas que entorpecen el trámite más sencillo… También el propio lenguaje español, tan paupérrimo que no tiene palabra para la madre con el hijo difunto, recibe su iracundia. Pero el narrador no cede al desaliento y quiere demostrarle a Colombia que no puede con él, así que la casa se convertirá en un disparadero, en una atalaya acañonada.

El autor declaró que «los colombianos se pasan la vida soñando con eso: la casa, la casa de sus sueños. Ahora se conforman con apartamenticos, pero es un sueño del país, y si la casa se derrumba, se derrumbó el sueño.» A ese sueño y a la memoria vuelve el narrador de Casablanca la bella evocando las casas que habitó: son la carcasa que da forma a los recuerdos. La casa de Santa Anita en la que fue feliz y se derrumbó, la Casaloca donde murieron su padre y su hermano, llena de recuerdos, y ahora esta Casablanca que se cae a pedazos mientras tratan de arreglarla.
En Casablanca la bella también están las otras casas del vecindario, pues la superpoblación colombiana, parecida a la superpoblación de otras «cloacas» o de otros países, es un problema capital. A la narración le pasa como a los ambientes hacinados y se le cuelan personajes: un taxista medio mudo, familiares vivos y muertos, obreros, comerciantes de Carrefour y por encima de todos las ratas, las mejores amigas del misántropo narrador. Así avanza a saltos la obra, apartando a codazos a unas voces y quedándose con otras, hacia su belicoso final.
Por encima de todo es una novela de estilo, pues «el estilo es el hombre», así que añadimos algunos fragmentos a continuación.

«Casablanca no es una ciudad, es una casa: blanca como su nombre lo indica, con puertas y ventanas de color café y una palmera en el centro de un antejardín verde. Y así ha sido siempre y así siempre será, incambiada, incambiable, como el loquito de arriba, el que dijo: «Yo soy el que soy». Yo también. Yo soy el que soy».
[…]

«Casablanca era bella, por dentro era la oscuridad de un alma: la del canónigo que vivió con las señoritas hasta que murió, y que les dejó de herencia, instalado en el vestíbulo de la sala, un altar florecido de fotos suyas con los sucesivos papas desde el pérfido Pío XII de los tiempos de Hitler hasta la estulta Benedicta de hoy».
[…]
«Hijos dejó huérfanos, esposas dejó viudas y madres deshijadas, imprescindible vocablo que les propongo a los Señores Académicos de la Lengua para que lo acepten y enriquezcan este idioma paupérrimo en que si un hijo pierde a los padres es huérfano, ¿pero si un padre pierde a un hijo qué es? ¿Un deshijado? Y si un hermano pierde a un hermano, ¿qué es? ¿Un deshermanado? ¡Qué pobreza de idioma! Con razón dijo el gran escritor español Juan José Millás que España es mierda».

Lee las primeras páginas.

© Jairo Ruiz Sanabria

© Jairo Ruiz Sanabria

El autor:
Fernando Vallejo nació en Medellín, Colombia el 24 de octubre de 1942. Estudió filosofía y letras en universidades de Bogotá y dirección de cine en el Centro Experimental de Cinematografía de Roma. Ha vivido gran parte de su vida en México donde ha dirigido tres películas y escrito la totalidad de sus libros: las novelas Peroratas, Los días azules, El fuego secreto, Los caminos a Roma, Años de indulgencia, Entre fantasmas, La Virgen de los sicarios, El desbarrancadero, Mi hermano el alcalde, La Rambla paralela y El don de la vida; Logoi, una gramática del lenguaje literario; La puta de Babilonia, un extenso sumario de los crímenes cometidos por el cristianismo y el Islam; los libros científicos La tautología darwinista y el Manualito de imposturología física; y las biografías de los poetas colombianos Porfirio Barba Jacob y José Asunción Silva. Algunos de estos libros han sido traducidos a una veintena de idiomas. El gran amor de su vida son los animales, y su única causa es su defensa. (Datos: la editorial)

El libro:
Casablanca la bella ha sido publicado por la Editorial Alfaguara en su Colección Hispánica. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 192 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo titulado:

Casablanca la bella, la nueva novela de Fernando Vallejo

Para saber más:

http://www.alfaguara.com/es/autor/fernando-vallejo/

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s