“El ratón que comía gatos” de Gianni Rodari (ilustraciones de Emilio González Urberuaga)

Cuento infantil para niños a partir de 4 años.

Hay que tener cuidado cuando se quiere chulear… no vayas a ser tú el chuleado
 
Cubierta de: El ratón que comía gatos

Cubierta de: El ratón que comía gatos

El ratón que comía gatos es una apuesta segura, si sois peques porque os va a encantar y os va a divertir muchísimo y si sois mayores… pues también, claro. Pero es que solo hay que ver los nombres que hay debajo del título para saber que vamos a toparnos con una historia divertida e interesante para cualquier tipo de público.
Por un lado el genial Gianni Rodari, quizá uno de los mejores contadores de historias de los últimos tiempos y por el otro el no menos genial Emilio González Urberuaga, uno de nuestros mejores ilustradores y claro, al juntarse los dos solo pueden saltar chispas para dejarnos uno de esos álbumes que siempre tendréis en las manos y que querréis regalar una y otra vez, tenerlo en la estantería de vuestra biblioteca y sacarlo de vez en cuando para contárselo a los amigos, a vuestros hijos y cuando pasen muchos, muchos años, a vuestros nietos.
Porque este es un cuento ideal para contar, ratones y gatos siempre dan mucho juego y eso de que un listillo quiera pasarse de listo… pues eso, que a todos nos gusta que a los chulos, de tanto en tanto, les bajen los humos, ¿a que sí? Una historia blanca y muy divertida, con un ratón de biblioteca, muchos ratones de desván, algunos libros, animales… ¡y un enorme gato!
El protagonista es un ratón de biblioteca que presume de conocer el mundo y un buen día visitó a sus familiares del desván; los pobres vivían en su ático sin ver nada del exterior. Estos ratones se sorprenden cuando oyen a su primo contar que se comió un gato, un perro lobo, un rinoceronte, un árbol de Navidad…, pero no reparan en lo que les dice respecto a su sabor: “A mí me sabían a papel y tinta”.
.
Gianni Rodari

Gianni Rodari

El Autor:
Gianni Rodari nació en Omenga, Italia en 1920. Hijo de padres panaderos y huérfano de padre desde los nueves años, fue criado a partir de entonces por una tía y después educado en internados y seminarios. Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, finalizó sus estudios de Magisterio y comenzó a trabajar como periodista en el diario Cinque Punte.
Sus primeros textos literarios aparecieron en publicaciones como L’Ordine Nuevo firmando con el pseudónimo Francesco Aricocci. Pasó por varias publicaciones hasta que finalmente se incorporó y dirigió la revista mensual Il Giornale del Genitori. Con su pseudónimo publicó una recopilación de leyendas populares, Leyendas de nuestra tierra, y dos cuentos de corte fantástico: El Beso y La señorita Bibiana.
Cuando trabajaba para el diario L’Unitá descubrió su vocación como escritor para los más pequeños. De aquella época (finales de los 40) nacieron las primeras narraciones cortas, humorísticas, coplas y retahílas ligadas a la poesía popular italiana y sus primeros libros para niños: El libro de las retahílas y Las aventuras de Cipollino.
 Pronto se convirtió en uno de los mejores escritores para niños. En los años 60 recorrió las escuelas italianas para contar historias, pero también para escuchar a los niños. Esta actividad culminó en la reescritura y publicación de Gramática de la FantasíaIntroducción al arte de contar historias. En 1970 recibió el Premio Andersen.
Sus libros, cargados de humor, imaginación y una fantasía desbordante, no escaparon a una crítica del mundo actual con un lenguaje muy pintoresco, espontáneo y en ocasiones comprometido. Falleció en Italia en 1980. (Fuente: la editorial)
.
Emilio González Urberuaga

Emilio González Urberuaga

El ilustrador:
Emilio González Urberuaga nació en el verano de 1954 en Madrid. Pasó varios años trabajando en un banco, hasta que dio el salto a las artes plásticas como grabador, estampador, grafista, impresor y pintor. A partir de 1982 comenzó a dedicarse a la escritura e ilustración infantil. Su extraordinaria imaginación y agudo sentido del humor se ven reflejados en sus dibujos, logrando que el lector simpatice rápidamente con sus entrañables personajes. Podemos encontrar sus trabajos tanto en color como en blanco y negro, convertidos en referente nacional e internacional de la ilustración. Considera al ilustrador checo Stépan Zavrel (1932-1999) uno de sus maestros artísticos y los cursos de la escuela que lleva su nombre, que tienen lugar cada verano en Sarmede (Italia), como una de las experiencias profesionales más ricas.
Junto a sus trabajos en literatura infantil, Urberuaga ha colaborado con periódicos, revistas, agencias de publicidad, así como en libros de texto. Sus dibujos han alegrado los textos de diversos autores punteros, publicados en importantes editoriales españolas y foráneas. Sin ir más lejos, sus libros se han traducido al francés, italiano, inglés, japonés, coreano, holandés, finés y lituano, entre otros idiomas, y ha expuesto en Francia, Italia y Alemania, además de en España.
Es especialmente conocida su colaboración con la autora Elvira Lindo, con quien Urberuaga fue responsable gráfico de la imagen de Manolito Gafotas, uno de los personajes más célebres de la narrativa infantil de nuestro país, y de Olivia, la protagonista de la colección Cuentos de ahora de SM. Algunas de sus ilustraciones se guardan en el Gabinete de Estampas de la Biblioteca Nacional, en la Fundación Juan March, en la Caja de Ahorros de Granada, en el Museo del Dibujo Castillo de Larres, el Museo del Milenario de Sofía (Bulgaria) y en diversas colecciones privadas.
 Entre los galardones que ha recibido se encuentran el Premio CCEI de Ilustración 2001, por Oh, qué voz tiene el león, premio del que también fue finalista en 2006, por El secreto de Óscar; el Premio Crítica Serra d’Or 2008 en la categoría infantil, por Dos fils, y la inclusión en la Lista White Ravens 2009 de la Internationale Jugendbibliothek de Múnich, por Discurso del oso, una obra con texto de Julio Cortázar, ganador del Premio Nacional de Ilustración en 2011. (Fuente: la editorial)
.
El libro:
El ratón que comía gatos (título original:  Il topo che mangiava i gatti) ha sido publicado por la Editorial SM en su Colección Albumes ilustrados. Traducido del italiano por Carla Balzaretti. Encuadernado en tapa dura y gran formato, tiene 32 páginas.
.
.
Para saber más:
 
 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura infantil y Juvenil, Literatura, Narrativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s