“Big data. La revolución de los datos masivos” de Viktor Mayer-Schönberger y Kenneth Cukier

 “cada década hay un puñado de libros que cambian la forma en la que ves todo. Este es uno de esos libros”  Lawrence Lessig

Cubierta de: Big data

Cubierta de: Big data

Este libro es candidato al Premio que cada año Financial Times otorga al mejor libro sobre el mundo de los negocios.

El objetivo básico del texto es explicarnos una nueva forma de pensar, de ver el mundo, que se basa en el Big data, en la enorme capacidad que tenemos hoy en día de recoger y analizar datos para sacar conclusiones.

Bienvenidos a Big data, la idea de que podemos hacer con una gran cantidad de datos, cosas que simplemente antes no podíamos cuando teníamos menos. El cambio de escala conduce a un cambio en el estado. Se da un vuelco a la naturaleza del negocio, la forma en que funciona el gobierno y la forma en que vivimos, desde la salud a la educación. Big data cambiará nuestra forma de pensar sobre el mundo y nuestro lugar en él.

Google no tenía en mente que su buscador fuera un corrector ortográfico. Y aún así, todos los días, miles de personas teclean palabras en su página, no para hacer una búsqueda, sino para saber cuál es su ortografía correcta, en vez de usar un diccionario.
Lo que probablemente no saben (o sí), es que están haciendo uso de una de las mayores bases de datos del lenguaje actualizadas al instante. Por eso si escribes con errores lo que estás buscando, el algoritmo se da cuenta y te pregunta si no quisiste decir otra cosa, colocando la palabra que cree que es correcta porque muchas personas la escribieron antes que tú.
Los datos masivos están presentes cada vez más en nuestras vidas, y sin embargo apenas nos damos cuenta de sus aplicaciones. Cuando empiezas a conocer cómo funcionan, qué posibilidades se abren y cómo se están usando ya, no puedes dejar de verlos en todas partes, o mejor dicho, en muchos sitios donde no te imaginabas. Y te preguntas también por sus usos futuros. 

CaptchaAntes de seguir quiero explicar una cosa. Todos hemos tenido que escribir alguna vez esa serie de números y letras deformes que técnicamente se llama Test CAPTCHA. CAPTCHA es el acrónimo de  Completely Automated Public Turing test to tell Computers and Humans Apart (Prueba de Turing pública y automática para diferenciar máquinas y humanos). Este test es controlado por una máquina, en lugar de por un humano como en la Prueba de Turing, por ello consiste en una prueba de Turing inversa. Cada vez que escribimos las letras y/o los números y le damos a aceptar le estamos diciendo al ordenador central que no somos una máquina, que somos un humano. Parece ciencia ficción, pero el algoritmo utilizado nos indica que es inteligencia artificial.

Aún no somos conscientes de los cambios que la tecnología puede deparar en nuestras vidas: el llamado Big data, que nos permitirá gozar y analizar información detallada sobre casi cualquier asunto, dará lugar a “epifanías” que de otra manera no se habrían podido descubrir. El Big data, alertan los autores, tiene sus peligros, como la posibilidad de que la predicción exacta del futuro nos acuse de cosas que no hemos hecho (como si de Minority Report se tratase) o que olvidemos que, por mucho que intentemos controlar todas las variables, siempre habrá algo que se nos escapará.

En un mundo de escasez de información nos habíamos  acostumbrado a pensar mediante hipótesis: lanzábamos una idea posible, la confirmábamos con unos pocos datos recogidos al efecto y, gracias a este proceso, determinábamos la causalidad, el por qué de los fenómenos. Con el Big data la causalidad pierde terreno a favor de la correlación. La correlación se basa en cuantificar la relación estadística entre dos valores de datos. No sabemos por qué pero nos damos cuenta de que cuando sucede una cosa muy probablemente sucede otra.
En mi opinión, esta nueva manera general de explicar y ver el mundo pone en crisis los fundamentos de toda la cultura occidental desde los griegos a la ilustración. Los clásicos siempre nos dijeron que debíamos comprender, conocer los motivos que provocaban la existencia de un fenómeno. Frente a este enfoque tradicional la nueva mentalidad que nos proponen Mayer y Cukier pasa por aceptar el desorden y la imprecisión del mundo para ser capaces de hacer más predicciones. Mientras que la causalidad nos ayudaba a entender lo que sucedió en el pasado, la correlación nos lleva a poder, en gran medida, predecir el futuro. El cambio cuantitativo que nos traen el aluvión de datos nuevos se vuelve cualitativo y radical.

«Una vez que se ha datificado el mundo, escriben Viktor Mayer-Schonberger y Kenneth Cukie los usos potenciales de la información no tienen más límite que el ingenio personal».

La justificación del anonimato por la masa es la misma pantalla argumental que utilizan los gobiernos de EE. UU. y la UE tras las revelaciones del ex consultor de la CIA Edward Snowden sobre la existencia de un programa de vigilancia exhaustiva de las comunicaciones. Cuando hace unos meses se conoció que el sistema de rastreo PRISM recopilaba nuestros datos personales, este fue el consuelo ante el asalto a nuestra privacidad. El acceso de los gobiernos a las redes —con la complicidad de las compañías que instalan las líneas de internet a escala global y de las grandes empresas tecnológicas— solo les proporciona, decían, los denominados metadatos, es decir, el asunto de nuestro email, los destinatarios o las llamadas telefónicas realizadas. La puntita nada más. Las últimas revelaciones, en cambio, indican que programas como XKeyscore han permitido a los servicios secretos acceder al historial de navegación y el contenido de los correos de millones de ciudadanos.

«Como el gobierno nunca sabe a quién va a querer escrutar», escriben los autores del libro Big Data, «recopila, almacena y garantiza el acceso a la información, no necesariamente para vigilar a todo el mundo todo el tiempo, sino que para que cuando alguien caiga bajo sospecha, se hallen en condiciones de investigar de inmediato en vez de tener que empezar a reunir información desde cero». Bajo esta perspectiva, los ciudadanos hemos pasado a formar parte de una especie de granja de sospechosos. Ante el ojo de Sauron todos somos potenciales Frodos camino del Monte del Destino y aceptamos la vigilancia con resignación de apacibles hobbits. Ni una pataleta, ni un mal gesto, ante el tipo que manosea tus pantorrillas en nombre de tu seguridad. Una década de medidas descabelladas nos han enseñado a sonreír desnudos ante el escáner mientras Saruman el blanco ve películas en el castillo de Abbottabad. Y a aceptar con gratitud que al buscar en Google información sobre ollas y mochilas se presente la unidad antiterrorista en tu casa.

¡Que Dios nos coja confesados! Seguro que saben ya, hasta la talla de “slip” o “braga” que utilizamos.

Los autores:

Viktor Mayer-Schönberger

Viktor Mayer-Schönberger

Viktor Mayer-Schönberger nació en Austria en 1966. Aunque estudió derecho en la Universidad de Salzburgo, doctorándose en 1991, parece que desde joven tuvo una especial inclinación por los ordenadores. Con veinte años había desarrollado ya dos softwares de éxito en su país: Ikarus y Virus Utilities. Su trayectoria viene también marcada por sus viajes y estancias en el extranjero. En 1989 se graduó en la Harvard School of law. A estas dos inclinaciones anteriormente mencionadas unió la economía, pasando por el London School of Economics. Este cóctel de intereses le ha llevado a trabajar en diversos campos: derecho de la información, economía de redes, gobernanza en entornos virtuales, e-gobierno y “big data” o almacenamiento y gestión de bases de datos masivas. En su escrito de 2009 “Delete: the virtue of forgetting in the digital age” (no traducido al español por lo que he podido averiguar), ha defendido el derecho al olvido en la era de la información.

Kenneth Cukier

Kenneth Cukier

Kenneth Cukier tiene un perfil más periodístico. Suponemos por los referentes biográficos que es británico, Cukier ha vivido mucho tiempo en Asia, siendo corresponsal de “The Economist” en Tokyo. También ha sido editor de tecnología en el “Wall Street Journal” en Hong Kong. Anteriormente fue corresponsal del “International Herald Tribune” en París y editor de tecnología del “The Economist” en Londres. En el terreno académico ha sido investigador en el “Harvard’s Kennedy School of Government”. Sus campos de investigación y actividad pública se han centrado en internet, la tecnología y las relaciones internacionales. Sin duda estamos ante un periodista tratamundos, globalizado y especializado que le sirve de útil contrapunto al más académico Mayer.

El libro:
Big data. La revolución de los datos masivos (título original: Big Data: A Revolution That Will Transform How We Live, Work, and Think) ha sido publicado por la Editorial Turner en su Colección Noema. Traducido del inglés por Antonio J. Iriarte Jurado, Encuadernado en rústica con solapas, tiene 276 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo de GE_ Europe titulado:

Minds + Machines Europe 2013 – Keynote speech by Kenneth Cukier

Para saber más:

http://www.vmsweb.net/

http://www.cukier.com/

1 comentario

Archivado bajo Ensayo - Crítica literaria, Literatura

Una respuesta a ““Big data. La revolución de los datos masivos” de Viktor Mayer-Schönberger y Kenneth Cukier

  1. Hola Guillermo, excelente post sobre el libro.

    Creo que lo más interesante del mismo es su abstracción del mundo tecnológico y su enfoque en el impacto del Big Data en la sociedad en que vivimos y en el mundo.

    El tema de eliminar la causalidad para pasar a la correlación de eventos es claramente. Predecir lo que va a suceder mediante modelos predictivos simplificará ampliamente la toma de decisiones tanto en empresas como en los estados gubernamentales.

    Siempre y cuando los datos sean utilizados de buena fe, será algo positivo.

    Te dejo un saludo,

    Carlos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s