“El jugador” de Fiodor Dostoievski

Solo tengo que plantarme con firmeza una vez, ¡y podría cambiar el curso de mi vida en una hora! Lo principal es la fortaleza de carácter.

Fiódor M. Dostoievski, El jugador

Cubierta de: El jugador

Cubierta de: El jugador

La vida de Fiodor Dostoievski no fue fácil, es más, podríamos decir que fue atormentada. Desde la muerte de su padre a manos de sus siervos, las muertes de su primera esposa, la de su hermano Mijaíl y las de sus hijos, hasta la deportación a Siberia, la epilepsia, los problemas con la justicia, el enfisema pulmonar y sobre todo la ludopatía y las sempiternas deudas, acabaron con su vida antes de poder cumplir los sesenta años.
Sin embargo, como nos dice Sergi Bellver en el prólogo, Dostoievski fue un ser de una fortaleza telúrica, que se levantó siempre de cada revés del destino con el trabajo. Le salvaba , literalmente, la escritura. Regresó del presidio y del servicio forzado en el ejército como un escritor nuevo, más consciente de todo lo que le rodeaba y de su propio camino, para escribir una serie de libros en torno a ese calvario que culminarían ya en la madurez con Recuerdos de la casa de los muertos. Se enfrentó a la soledad y a la culpa tras la muerte de su esposa y de su hermano con Memorias del subsuelo y Crimen y castigo; y superó el desamor de su musa Polina y afrontó su adicción con El jugador.

Las deudas acuciaban de tal modo a Dostoievki a inicios de 1866, que optó por una solución desesperada. El editor Stellovski le recibió con una sonrisa que se amplió de oreja a oreja cuando Dostoievski estampó su firma en un maquiavélico contrato: a cambio de una nueva novela recibiría tres mil rublos que él ni siquiera tocaría para que fueran directamente a sus acreedores. Ésa era la única forma en que no se los gastaría en la ruleta. Hasta ahí, todo normal. La sonrisa del editor tenía que ver con lo que ocurriría si no podía cumplir el plazo pactado: primero una multa, que se añadiría a sus deudas; y si, pasados unos días más, no tenía esa novela, Dostoievski perdería todos los derechos sobre sus obras anteriores. Era una pérdida terrible. 
El plazo marcado era de VEINTISÉIS días. Dostoievski no se rindió; su mente iba más rápido que la mano y eso era un problema. Pero sus amigos le ayudaron enviándole a una taquígrafa: Anna Grigórievna Snitkina, que llegó a convertirse en su segunda esposa.
Dostoievsky dictaba Crimen y castigo por las mañanas y El jugador por las tardes. ¡Y cumplió el plazo! El día de su entrega, sin embargo, el administrador de la editorial aseguró no haber recibido el aviso pertinente por parte de Stellovski, ante lo cual Dostoyevski se vio obligado a constatar la entrega –con acuse de recibo legal– en una comisaría.

El jugador es una de las novelas de Dostoievski más entretenidas y satíricas, así como un retrato tragicómico de la adicción al juego. Alekséi Ivánovich, un tutor que trabaja para la familia de un general ruso, pasa con ellos una temporada en Ruletenburg, y observa desde una posición privilegiada los intentos de la misma por sobrevivir, abocándolos a la más sórdida decadencia. Justo cuando las cosas parecen a punto de arreglarse, ocurre un hecho inesperado que da al traste con las esperanzas de futuro de la familia, y precipita la resolución de los amoríos del general, y del propio y desesperanzado amor de Alekséi Ivánovich por Polina Aleksándrovna. Repleta de giros del destino y súbitos cambios de fortuna, El jugador es un magnífico ejemplo del genio de Dostoievski para describir vidas desesperanzadas, manipulación, falta de escrúpulos, y estados emocionales llevados al límite.

Fiódor Dostoievski

Fiódor Dostoievski

Fiódor Mijáilovich Dostoievski (ruso: Фёдор Михайлович Достоевский) nación en Moscú, Rusia, el 11 de noviembre de 1821 y murió en SanPetesburgo el 9 de febrero de 1881. Es autor de un cuarteto de novelas —Crimen y castigo (1866); El idiota (1868); Los demonios (1872); y Los hermanos Karamázov (1880)— consideradas como obras clave de la literatura no solo rusa sino mundial. A sus obras menores, como la novela corta El jugador (1866) no les falta el genio que caracterizó al autor.

El jugador (título original:  Игрок, Igrok, 1866) ha sido publicada por la Editorial Nevsky. Prologada por Sergi Bellver y con magnífica traducción de Vladímir Aly. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 192 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Basada en la novela de Dostoievski, Sebastian Bieniek dirigió en 2007 la película alemana The Gamblers de la cual pongo el trailer oficial.

The Gamblers Los Jugadores Die Spieler by Sebastian Bieniek

Y aunque no tiene nada que ver (salvo el título) con la novela de Dostoievski no me resisto a incluir en esta reseña la canción The Gambler interpretada por Kenny Rogers.

 

1 comentario

Archivado bajo Literatura, Narrativa

Una respuesta a ““El jugador” de Fiodor Dostoievski

  1. Melissa

    Acabo de terminar de leer El jugador de Dostoyevski. Me fascinó notablemente y me dediqué a buscar información disponible de esta maravillosa obra. Este es un gran artículo, felicitaciones. Lo primero que leí de este autor fue Noches blancas, un pequeño libro que me abrió las puertas a su mundo creativo fascinante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s